Transmisiones automáticas, las grandes desconocidas

Durante muchos años los europeos conducíamos coches «manuales» porque nos gusta conducir y los americanos «automáticos» porque sus carreteras son rectas y el combustible es mucho más barato. Sin embargo, la cuota de mercado de automóviles equipados con transmisiones automáticas se está disparando… con el precio del petróleo más alto que nunca y sin que nos hayan allanado el continente. ¿Qué está pasando entonces? ¿A caso ya no nos gusta conducir?

Una transmisión automática -o caja de cambios automática- es una caja de cambios que puede encargarse por sí misma de cambiar la relación de cambio o marcha automáticamente a medida que el vehículo avanza. Así, mediante un sistema hidráulico, se van seleccionando cada uno de los engranajes epicicliodales que forman el sistema -los de las cajas manuales son engranajes paralelos-.

La pieza fundamental de cualquier caja automática es el convertidor de par. Esta pieza reduce las revoluciones del vehículo hacia la entrada del cambio hasta que se igualan mientras el vehículo gana velocidad  hasta que el par motor del vehículo y el de la caja de cambios son iguales -y se pueden engranar-.

Cada uno de los engranajes antes nombrados representa una «marcha», las cuales se acoplan y desacoplan gracias a unos frenos y unos embragues de discos múltiples que se accionan con presión hidráulica.

El sistema decide la marcha adecuada en función de la carga de trabajo del motor (físicamente depende de la posición del pedal del acelerador) y de la propia velocidad del vehículo. Es por ello que, tradicionalmente, el consumo de estos vehículos solía ser superior frente a un modelo manual conducido por un experto que siempre llevaba el motor en el rango de revoluciones que mejor aprovechaba el par del mismo.

Tipos de transmisiones


El gran paso en el desarrollo de estos sistemas llegó de la mano de las empresas japonesas NSK y Nissan, las cuales desarrollaron hace unos años las transmisiones variables continuas. La principal diferencia entre las CVT (su acrónimo en inglés es Continuously Variable Transmission) respecto a las anteriores reside en que, mientras que en las tradicionales las marchas se cambian entre una serie limitada de desmultiplicaciones, en las CVT el intercambio se da de un modo continuo. Su único punto débil reside en que el momento de par del motor (la fuerza del mismo en cada momento) queda muy limitado, ya que siempre gira en un abanico de revoluciones muy pequeño.

Así, mientras los japoneses se decantaban por este sistema, otros fabricantes -con los italianos de Ferrari y el grupo FIAT en cabeza- se decantaron por las cajas pilotadas. Sus cambios son más rápidos, su durabilidad mecánica mayor y su rendimiento superior a las CVT. Pero los cambios de marcha son excesivamente bruscos. Además, el consumo se ve en ocasiones penalizado por llevar el motor en un rango de vueltas superior al recomendable.

Y, como siempre, llegaron los alemanes en último lugar para, dinero mediante, ofrecernos las que, hasta ahora, son las mejores transmisiones automáticas. Las de doble embrague. Los cambios son tan instantáneos como en las de variador continuo. Su capacidad para rodar en el régimen adecuado muy superior al de cualquier otra caja automática -de hecho, sus consumos son inferiores al de las cajas manuales- y, algunos modelos como los DSG, se pueden usar en modo secuencial -el piloto puede cambiar de marcha manualmente sin necesidad de un pedal de embrague-.

Su funcionamiento mecánico es el más complejo de todos: cuando se enciende el motor, todas las marchas están desacopladas . Cuando seleccionamos el modo automático el sistema prepara los dos embragues. El primero -encargado de las marchas impares- engrana la primera relación y, cuando soltamos el freno, el coche está en disposición de avanzar. El segundo, mientras, prepara la segunda. Así, cuando llegamos a la velocidad adecuada, la transmisión desembraga la primera y… como la segunda ya estaba engranada el cambio es inmediato. Cuando esto ocurre, el primer engranaje prepara la tercera… hasta llegar a la última velocidad.

La transmisión controla si «sube» o «baja» marcha en función de que denote que aceleramos o deceleramos -controla el movimiento de las revoluciones. Frente a los primeros DSG, otras marcas como Ford han introducido sistemas más baratos, como por ejemplo el Powershift Gearbox.

El aumento de matriculaciones de vehículos con transmisión automática está permitiendo que los precios bajen. Los consumos ya lo han hecho. Parece que conducir -sobre todo en ciudad- será más sencillo -adiós a los coches «calados»- y para los que echen de menos cambiar de marcha: sólo tienen que activar el modo secuencial y jugar con las levas tras el volante. Diversión garantizada. Economía, comodidad y ecología también.

Parrot: seguridad, diversión y tecnología al volante

Si alguno de vosotros se parece a mi, probablemente adoraréis vuestro iPod. Llevar música de calidad en cantidades industriales a cualquier parte… pero si os pasa como a mi y vuestro coche no dispone de una entrada auxiliar y sólo tenéis un reproductor de CD con mp3 (algún defecto debía tener mi maravilloso SEAT LEON I), no os preocupéis. El fabricante de sistemas inalámbricos Parrot tiene la solución ideal: el MKi9100 diseñado específicamente para iPods y iPhone.

El MKi9100 es un sistema inalámbrico válido para cualquier modelo de coche que incorpora un amplificador digital de hasta 20 vatios y que se puede emparejar con hasta diez equipos de reproducción bien vía Bluetooth o con entrada USB.

Gracias a la tecnología Phonebook desarrollada por la marca del loro, podemos sincronizar también toda nuestra agenda de teléfono, lo que nos permite disfrutar de un completo kit manos libres para recibir o realizar llamadas -tened siempre en cuenta las limitaciones de traducción de estos sistemas, no es precisamente el procesador de KITT- hasta un máximo de 8.000 contactos.

Su instalación es relativamente sencilla: el sistema de recepción de señal se integra en el propio equipo de música del vehículo, con lo que podemos aprovechar sin interferencias los altavoces del coche. Por otro lado, la pantalla del sistema nos muestra las listas de reproducción y también -al igual que todo el sistema- prioriza cualquier llamada entrante o saliente sobre la reproducción de música-.

El mando principal, que puede ir ubicado en cualquier parte del habitáculo, posee los mandos de encendido, apagado, volumen, inicio y final de llamada, así como los dos saltos posibles de canción y contacto.

Todo ello, además, por un precio bastante competitivo de 162,99€ en su página web. Una alternativa bastante asequible a cambiar el equipo de audio de nuestro vehículo.

Los mejores automóviles del año

Los que me conocen saben que los coches son mi gran pasión. Compendios de deportividad, tecnología, diseño, potencia y practicidad sobre ruedas. Normalmente son, además, nuestros «primeros chupitos de libertad». Ese lugar secreto que está en todas partes y que nos lleva donde queremos (y el tanque de gasolina y la cartera nos deja). Por eso me dispongo a hacer una lista de los que, para mi, son los mejores de este año 2010 tan convulso para los fabricantes. Espero que os guste y, si no, ¡que me digáis cuál es vuestra lista!

  • Urbano del año:
Ford Fiesta: no es nuevo, pero sí un superventas. Además, este año se va a convertir en uno de los pocos modelos de la marca del óvalo que da el salto y se pone a la venta en Estados Unidos, el país de los grandes todoterrenos. Motores poco gastones, diseño atrevido, un bastidor y un chasis hiperágil y una dirección que le hace parecer un kart. Además, a los pocos rivales a los que no bate claramente en diversión -Ibiza y Mini- sí los gana con un precio imbatible. Tenemos Fiesta para rato.

  • Compacto del año:

Opel Astra: pegarse con los Golf, Focus, León, Mégane y compañía y salir airoso no es tarea fácil. Aumentar las ventas un modelo que parecía haber caído en desgracia por su excesivo tiempo en el mercado tampoco. Pero resucitar a una empresa que estaba en pérdidas y colocarse entre los tres más vendidos en Europa en el primer año de vida sólo por detrás del Golf y el Fiesta y convertirse además en un modelo global tiene mucho mérito. Su única tara es un peso excesivo por la estructura de su plataforma (suspensión Watt en el eje posterior) que lastra a los motores menos potentes. Este año llegará el GTC con un diseño aún más espectacular. Veremos si le sirve para competir con el nuevo Focus.

  • Berlina media del año:

Honda Accord Type-S: ha sido de las últimas en llegar, pero lo ha hecho rápido. Los 180 cv de su motor de 2,2 litros le han ayudado. Completamente equipado -filosofía japonesa de marca- con unos acabados de gran calidad y unos consumos de menos de 6,5 litros gracias a un diseño que optimiza el coeficiente aerodinámico. Todo ello por unos 35.000€, que aprendan los alemanes.

  • Berlina grande del año:

BMW Serie 5: tras el «polémico» diseño de la edición anterior, los de Baviera se han puesto manos a la obra para hacer frente a sus grandes rivales, el A6 de Audi y el Clase E de Stuttgart. Su diseño es impactante: parece esculpido directamente de un bloque de aluminio. Sus motores impresionantes -ayudados en gran parte por los «Efficient Dynamics» de la marca, van hasta los 580 cv del M5- y su carga tecnológica -hasta 20 asistentes a la conducción- vuelven a hacer de este coche una de las referencias del mercado. Ha vuelto.

  • Monovolumen del año:

Opel Meriva II: allá por el año 2003 Opel se sacó de la manga el coche que creaba un nuevo segmento -el de los monovolúmenes compactos- con el primer Meriva. El segundo también se ha mostrado como un coche revolucionario con sus sistema de puertas invertidas (con pilar B para mantener la rigidez estructural). Su eje trasero con esquema de Watt lo hace tremendamente eficaz en curva y sus acabados siguen la línea del Astra del que hereda plataforma. Dará que hablar.

  • SUV del año:

Ford Kuga Edición Baqueira Beret: tener el mejor diseño entre los SUV no fue suficiente para la empresa de Detroit, que decidió rebajarlo, ponerle faldones, llantas más grandes, darle un color blanco específico y un interior más lujoso… por menos precio. Una edición limitada que se vendió rápidamente y que hizo que este todocamino que se conduce como un Focus fuera aún más líder de ventas. Todo un acierto.

  • Deportivo del año:

Chevrolet Camaro Convertible 2011: 312 caballos sobre las ruedas traseras. Un eje torsional endurecido (dirección, suspensiones, amortiguadores) y un interior más refinado para un coche con el que soñamos recorrer la Road One californiana. Su desembarco en Europa será en 2011. Lo esperamos con impaciencia.

  • Superdeportivo del año:

Mercedes SLS AMG: tener un motor de 6,3 litros detrás de un capó interminable que eroga 571 caballos; sustituir con mucho éxito al SLR McLaren y revivir el mito del alas de gaviota de mediados del siglo pasado mientras protagonizamos la portada de un videojuego (GT5) no es sencillo. Ha aglutinado premios en todos los continentes y parece que lo seguirá haciendo ahora que se revela como la imagen de Mercedes los próximos años. Poder verlo en vivo en un salón del automóvil es ya motivo de peregrinación.

  • Promesa del año:

Toyota FT-86: cuando el primer fabricante mundial -Toyota- y el mejor motorizador bóxer con permiso de Porsche -Subaru- se ponen manos a la obra no puede salir nada malo. Cuatro cilindros enfrentados, dos litros de cubicaje, 200 caballos, un interior deportivo sin estridencias y la posibilidad de un primo híbrido que hará de él el coche que menos contamine de su categoría (5,6 litros a los 100 según los japoneses) por un precio «asequible» -se habla de unos 40.000 euros- hacen que esta promesa se lleve el premio. ¡Esperamos verte pronto!

Producción mundial de automóviles

Recientemente se publicó en el anuario de la revista autopista la lista de los principales fabricantes mundiales de automóviles. La lista sigue encabezada por la japonesa Toyota, seguida de la estadounidense General Motors y la alemana Volkswagen.

El dato más significativo es el de la producción mundial de automóviles que lidera China cada vez con más distancia sobre Japón, segunda potencia, y Estados Unidos, tercera potencia. Tanto la producción como el número de coches por habitante han aumentado a pesar de la importante crisis que azota al sector gracias, sobre todo, al incremento del consumo en China -verdadero motor de este mercado- y otros países emergentes como Brasil. A continuación tenéis las tablas.

Producción por países

  1. China:  13.790.994 unidades (+48,3%)
  2. Japón:  7.934.516 unidades (-31,5%)
  3. Estados Unidos:  5.708.852 unidades (-34,3%)
  4. Alemania:  5.209.857 unidades (-13,8%)
  5. Corea del Sur: 3.512.926 (-8,2%)
  6. Brasil: 3.182.617 unidades (-1%)
  7. India:  2.632.694 unidades (+12,9%)
  8. España:  2.170.078 unidades (-14,8%)
  9. Francia:  2.047.658 unidades (-20,3%)
  10. México:  1.561.052 unidades (-28%)

Producción por fabricantes

  1. Toyota-Daihatsu-Hino: 7.234.000
  2. General Motors: 6.459.000
  3. Grupo Volkswagen: 6.067.000
  4. Hyundai-KIA: 4.646.000
  5. Ford: 4.415.000
  6. FIAT-Chrysler: 3.419.000
  7. PSA Peugeot Citroën: 3.042.000
  8. Honda: 3.013.000
  9. Nissan: 2.745.000
  10. Suzuki: 2.388.000
  11. Renault-Dacia-Samsung: 2.296.000
  12. Daimler: 1.448.000
  13. Chana Automobilie Liability: 1.426.000
  14. BMW: 1.258.000
  15. Mazda: 985.000

Vehículos por cada mil habitantes

  1. Estados Unidos: 819
  2. Italia: 693
  3. Canadá: 618
  4. España: 618
  5. Japón: 591
  6. Reino Unido: 579
  7. Bélgica: 559
  8. Alemania: 538
  9. Suecia: 522
  10. Polonia: 497

Respecto a los países emergentes, el Argentina hay 212 automóviles por cada 100 habitantes, en Brasil 141, en China 38 y en India 16. Eso sí, en esto dos últimos países se ha multiplicado por 10 en veinte años.

Neumáticos, tecnología bajo el coche

Como todos sabéis soy un gran amante de los automóviles. Nos aportan la libertad de la movilidad, suelen ser un reflejo de nuestra actitud frente a la vida, solucionan muchos de nuestros problemas y, además, es un placer conducirlos. Siempre he pensado -sé que es algo muy freaky- que se establece un vínculo entre el vehículo y su conductor. Del mismo modo, también se establece un vínculo entre el coche y la carretera. Este bastante más obvio: los neumáticos.

Bridgestone, primer fabricante mundial de neumáticos por delante de Michelín, Good Year y Continental, ha lanzado al mercado su nueva generación de la gama Ecopia, todo un alarde de tecnología para proteger al medio ambiente -reduciendo emisiones- mientras se mantienen las prestaciones.

La empresa japonesa ha decidido hacer un esfuerzo extra para combatir la bajada de prestaciones -sobre todo seguridad y frenada- que normalmente supone el desarrollo tecnológico de los neumáticos dirigido a reducir el coeficiente de rozamiento de la rodada y, por tanto, del consumo y las emisiones.

El secreto de este neumático -que se comercializará en tamaños de 14 y 15 pulgadas con anchos de entre 175 y 195 mm y un perfil de 65-  es el modo en el que han sido dispuestos los diferentes bloques que dan forma al dibujo del modelo EP150. Los bloques centrales estriados en la banda de rodadura permiten obtener una distribución de la presión más equilibrada. Esto significa más fuerza de frenada y una mayor facilidad para circular sobre agua.

Además, los surcos del dibujo de la rueda, con mayor ángulo y más profundidad aumentan la capacidad de expulsión de agua y, por lo tanto, disminuyen la probabilidad de acuaplaning.

En cuanto al ahorro de combustible, la compañía asegura que se debe a la composición del neumático. Su tecnología Nano-Protech controla la interacción entre polímeros, el material de refuerzo y el caucho en el momento de la construcción de cada unidad. Esto garantiza una menor pérdida del compuesto superior -exterior- de la banda de rodadura gracias a un novedoso reparto de partículas de silicio en la superficie de contacto de la rueda.

En cuanto a la estructura física del EP150, su principal característica es la mayor rigidez del bloque gracias al «corte en 3D» en los flancos, y unos hombros más redondeados que facilitan el paso por curva. Os recomiendo que visitéis el microsite del producto. Es pura «tecnología sobre ruedas».