Volkswagen, al liderazgo por la seguridad y la tecnología

Cuando hace casi una década Volkswagen se propuso ser el primer fabricante mundial en 2018 la distancia que lo separaba de General Motors y Toyota era prácticamente insalvable. Su presencia fuera de Europa no estaba tan consolidada como los anteriores y su identificación con las mecánicas diésel -incluso la de su fabricante premium Audi. la colocaba ligeramente por detrás de los titanes del motor.

Sin embargo, una excelente estrategia de optimización de los procesos de producción -las plataformas modulares-, una política más agresiva en el lanzamiento de productos, una importante inversión en incrementar la calidad de todas sus marcas (especialmente Skoda y SEAT) y una acertada estrategia deportiva (DTM, Le Mans, Dakar y WRC) así como la adquisición de fabricantes como Ducati, Porsche y la firma Italdesign Giugiaro la fueron dotando de mayor relevancia en todos los mercados.

El exitoso lanzamiento de los motores TSI y las cajas de cambios de doble embrague, así como multitud de asistentes que si no siempre eran pioneros sí solían mejorar los ya existentes fueron la guinda para un proyecto que se ha adelantado a 2015. Durante el primer semestre de 2015 el Grupo VAG se ubicó en el primer puesto de los fabricantes por delante de Toyota. El año pasado la distancia que los separó fue mínima pero la fortaleza que ha mostrado en el renacido mercado estadounidense y su crecimiento sostenido en China -en Europa sus marcas dominan el mercado con mano de hierro- han sido definitivos.

Pero como rezan muchos deportistas de élite, lo más difícil no es asaltar el liderato sino mantenerlo. Y precisamente por eso, en el mismo comunicado en el que celebraban su posición de relevancia anunciaron que desde finales de 2015 la mayor parte de los modelos de todos sus fabricantes que lleguen a los concesionarios estadounidenses contarán con sistemas de prevención de accidentes como el frenado automático o la detención total del vehículo en caso de que se prevea una colisión.

Es cierto que no todos los modelos tendrán de serie estas tecnologías -en los segmentos más bajos será opcional- pero el hecho de que estén en catálogo los colocan con cierta ventaja sobre sus rivales japoneses, coreanos y estadounidenses. Además, desde enero de 2016 todos los modelos de la casa contarán entre sus tecnologías de infotainment con los sistemas CarPlay de Apple y Android Auto de Google para poder conectarse automáticamente con smartphones y smartwatches de última generación.

En definitiva, parece que después de los anuncios de Volvo de implementar sistemas de seguridad permanentes a través de Inteligencia Artificial en todos sus modelos a partir de 2020 y del Grupo VAG de volver más inteligentes y seguros sus modelos la industria europea ha comprendido que el mejor modo de seguir siendo referente mundial en su sector es seguir añadiendo valor a sus gamas.

La única pega que ponemos a estos anuncios es que, a pesar de que el centro neurálgico de Volkswagen (tanto en ventas como en desarrollo tecnológico) está en Alemania, no hay fecha de lanzamiento de estas novedades y mejoras de seguridad y tecnológicas para los automóviles en los demás continentes. Esperemos que no tarden en llegar.

iOS 9, sus novedades una a una

Ha recibido críticas por su continuismo y por la falta de novedades rompedoras. Sin embargo, el cambio en la plataforma móvil de Apple ha sido más que considerable gracias a la implementación de nuevas funcionalidades y a la mejora integral de algunas de las más célebres del universo de la manzana. Ahora, con más tiempo desde su presentación en el WWDC os desgranamos las novedades que los californianos han preparado para los iPhone y iPad.

  • Siri y Spotlight, comunícate con iOS. El asistente de voz más célebre del mercado da un paso adelante para comenzar a aprender del usuario y ser más proactivo. Proponernos posibilidades para mejorar la experiencia de uso. Por su parte, el buscador del sistema también se vuelve más potente para permitir más acciones que antes y, sobre todo, para aumentar el catálogo de respuestas.

  • Nueva gestión de las aplicaciones. Desde la operabilidad entre aplicaciones -Notas es la que más gana al poder «nutrirse» de casi cualquier otra app para añadir contenidos- hasta el empleo de Deep links (una de las demandas más exigidas por los desarrolladores). La multiventana, el modo Picture in Picture para ver un vídeo mientras tenemos otra aplicación abierta o los teclados QuickType para facilitar la introducción de datos son solo algunas de las mejoras más evidentes y necesarias de esta edición de iOS.

  • Aprendiendo de lo que le rodea. Un iPhone ha de ser paradigma de movilidad. Y para eso ha de facilitarnos nuestro día a día con un sistema de mapas que -por fin- esté a la altura. Añade buscador de líneas de transporte público, tiendas, restaurantes, etc. La unión con Car Play es ya total y permite que muchas de las funcionalidades del terminal pasen al coche. Y todo ello con una autonomía de hasta tres horas más que con iOS 8 gracias a una mejor gestión de recursos. ¿Podrá el iPhone 6S por fin pasar todo un día lejos del enchufe sea cual sea su uso?

  • Más ligero. Apple siempre ha defendido que con una buena gestión de iCloud, los 16 GB de su configuración más básica de los iDevices era más que suficiente. Sin embargo, iOS 8 ocupaba nada más y nada menos que 4,6 GB. iOS 9 se queda en unos escasos 1,3 GB que no solo garantizan más espacio, sino también más velocidad del conjunto. Además, la llegada de una app nativa de iCloud hará mucho más fácil gestionar esos 5 GB adicionales que tan complicados se le hacen a algunos usuarios.

  • Ajustes. Ya no solo es más sencillo encontrar los parámetros que queremos personalizar sino que también disfrutaremos de más ajustes para que el iPhone sea aún más un dispositivo a medida. La vibración, las notificaciones, la accesibilidad, la seguridad -será más sencillo blindar nuestro teléfono con nuevos sistemas de seguridad (un PIN de 6 cifras en vez de 4, por ejemplo)-, el modo ahorro, la calidad de la imagen de la pantalla, los contactos en los email, etc.

  • Más libertad para los desarrolladores. Desde la tipografía hasta las opciones de gestión de los sensores del terminal. Todo queda en mano de los desarrolladores para explotar mucho más las posibilidades de iPhone y iPad. Todo para poner en un aprieto a aquellos que no saben si decantarse por Android (totalmente maleable) o iOS (más seguro y estable). Sobre todo si tenemos en cuenta que además de la experiencia de uso, los de Cupertino han puesto la tilde en mejorar Metal para que la fluidez de las aplicaciones -incluidos juegos- de un gran salto.

CarPlay, la respuesta de Apple

 

 

Si el CES de Las Vegas fue el lugar idóneo para que Google presentara el modo en el que piensa entrar en los coches (al menos en los Audi), el Salón del Automóvil de Ginebra -uno de los más relevantes del calendario- ha sido el escogido por Apple para presentar su CarPlay o, lo que es lo mismo, la versión definitiva de lo que Honda llamó hace meses iOS in the car.

 

CarPlay (sin ninguna «i» delante, suponemos que para evitar problemas con ciertos fabricantes) es el resultado de varios años de trabajo entre la empresa de Cupertino y Ferrari, Mercedes y Volvo y de la colaboración estrecha con BMW, Ford, General Motors, Honda, Hyundai, Jaguar, Land Rover, KIA, Mitsubishi, Nissan-Renault, PSA Peugeot-Citroën, Subaru, Suzuki y Toyota para que los usuarios de un iPhone tengan un sistema de infotainment totalmente reconocible e intuitivo que les sirva para convertir su coche en una prolongación de su terminal.

 

El entorno integrado -como lo denominan en Cupertino- permite realizar llamadas, utilizar Apple Maps, escuchar música y gestionar mensajes mediante la pantalla táctil y Siri, el asistente de voz de la casa. Para los que les parezcan pocas (lo son teniendo en cuenta que el catálogo de apps para iOS supera holgadamente las 750.000), calma, la empresa de Tim Cook dijo que ya está dando soporte a terceros como Spotify y iHeart Radio para que puedan entrar de lleno en nuestros habitáculos.

 

Los modelos que incorporen CarPlay contarán en el volante con un botón específico para comunicarnos con Siri lo que nos permite un acceso de garantías al sistema multimedia que nos proponen. De momento está disponible sólo para aquellos iPhone que soportan iOS 7 y cuentan con el conector Lightning (5, 5C y 5S), aunque se da por hecho que en breve llegarán adaptadores para los otros cables de conexión y puede que incluso para hacer compatibles a otros dispositivos.

 

De momento, entre los grandes del sector sólo hay una ausencia destacada, el Grupo Volkswagen que, mediante Audi, ya anunció que su estrategia a corto plazo es realizar una simbiosis entre sus sistemas de ocio y conectividad abordo y Android. Una apuesta arriesgada (la mayoría de los fabricantes antes mentados están barajando ofrecer un entorno compatible con ambos ecosistemas) para un gigante que pretende ser el líder mundial en 2018.