Chromecast, Chrome se suma al streaming

La próxima guerra en Silicon Valley no se librará en el automóvil (a esa le quedan todavía de tres a cinco años), ni entre los dispositivos móviles (esa lleva abierta desde 2007) ni en el deporte -los wearables aún son vistos por muchos usuarios potenciales como dispositivos extraños-. La próxima batalla está enfrente del sofá.

Con los mercados de contenidos multimedia más importantes migrando de las operadoras a las plataformas en streaming, son cada vez más las tecnológicas que están lanzando al mercado sistemas de smart TV. Dispositivos que llevan un paso más allá la experiencia que ofrecen los propios fabricantes al contar con el apoyo de toda la infraestructura de ocio de Microsoft, Google y Apple.

De todas las opciones que hay en el mercado, sin duda, Chromecast es una de nuestras favoritas por todo lo que nos ofrece (y por lo poco que cuesta). Increíblemente sencillo, tremendamente eficaz y sorprendentemente rápido solo necesitamos un smartphone o tablet desde el que lanzar contenidos al televisor, tener el Chromecast conectado al puerto correspondiente y tener descargada la extensión Google Cast.

Pero parece que los de Mountain View quieren que la experiencia sea aún más intuitiva y rápida y pretenden incluir una nueva funcionalidad dentro de Chrome lo que permitiría al usuario no necesitar de ningún tipo de extensión para poder trabajar con el mirroring. Aunque esta novedad aún no está disponible en la actual versión en curso del navegador, sí que se encuentra en la versión beta para desarrolladores.

Para los que tengáis curiosidad por probarla solo es necesario abrir la versión beta de Chrome (en este enlace la podéis descargar) y buscar chrome://flags/#media-router lo que desactivará la extensión de Google Cast y dejará disponible la opción Media Router para volcar los contenidos de una pantalla a otra.

Aunque aún no hay fecha de lanzamiento, la implementación de este servicio -similar al AirPlay de Apple y su Apple TV- es todo un guiño para aquellos que utilizan el navegador de Google como centro de toda su experiencia en internet y en los dispositivos móviles. Una forma de convertir a Google y su periférico en nuestro centro de ocio digital y doméstico.

Premios 2015: mundo digital

Probablemente no tengan tanto impacto mediático como las dos categorías anteriores, sin embargo, han cambiado por completo nuestros hogares. Se trata de dispositivos domésticos que nos hacen la vida más fácil y sin las que ya no entenderíamos nuestras viviendas.

Mejor ordenador de sobremesa Apple iMac 2015

Sencillamente espectacular. Su calidad de construcción es superlativa. Su pantalla colosal y con una resolución (la versión Retina) incomparable. Además, la nueva versión de OS X (El Capitán) le ha venido como anillo al dedo. Todo es más rápido y fluido y la simbiosis con iOS es cada vez mayor. Lo mejor de todo es que desde su versión básica de 21,5 pulgadas y tecnología sRGB Full HD el rendimiento es sobresaliente. La competencia tiene mucho trabajo por delante si quiere desbancarlo.

Mejor ordenador portátil Apple MacBook Pro Retina


La versión portátil del anterior es, probablemente, el mejor portátil que ha hecho hasta la fecha la empresa de Cupertino. Una vez más, la calidad de la pantalla es superlativa, la construcción está muy cuidada y el diseño es intachable. Detalles como el Force Touch así como todas las herramientas de software pensadas para trabajar en labores de diseño lo hacen la referencia en este segmento. Además, hace ya tiempo que OS X es un entorno cerrado e incompatible. Una inversión que durará años.

Mejor dispositivo de hogar digital Philips Hue Bridge 2.0

Probablemente las casas inteligentes sean el mayor anhelo tanto de los consumidores como de los fabricantes. Hogares en los que gestionemos mejor el consumo energético: la luz, la calefacción, los electrodomésticos. Una forma limpia y práctica de ahorrar. Sin embargo, es algo que, por desgracia, aún está más lejos de lo deseado. Philips es una de las empresas que más está apostando por volver inteligentes las casas «antiguas» ya construidas y su nuevo Hue Bridge (que ahora es compatible con iOS y Android) nos permite tener una mejor gestión de la luz de nuestra casa por muy poco dinero. Se merece un premio.

Mejor tecnología en el coche Volvo XC90

No es solo su motor híbrido (eso lo analizaremos el viernes) sino toda la carga tecnológica que lo rodea. El sistema Sensus Connect es una nueva forma de conectar un coche a lo que le rodea: más allá de nuestro smartphone o tableta, lo une a otros vehículos, le ayuda a comprender el tráfico, adaptar automáticamente los sistemas de seguridad de abordo. Además, los experimentos que la empresa sueca ha llevado a cabo de conducción autopilotada en este modelo nos hace pensar que será uno de los primeros europeos en «andar solo». Un verdadero buque insignia.

Mejor centro de ocio Google Chromecast 2.0


Es cierto que los más críticos dirán que es menos capaz que el nuevo Apple TV. Que su catálogo de aplicaciones es más pequeño de lo deseado y que solo da el do de pecho cuando está vinculado a otros dispositivos. Sin embargo, el Chromecast 2.0 no solo mejora en todo a la primera versión sino que muestra a las claras cual es el camino que seguirá Android en nuestras televisiones. Además, sigue teniendo un precio imbatible, es increíblemente fluido y gana capacidades con cada actualización. ¿Qué más se puede pedir?

Mejor innovación doméstica Cargadores sin cables de Ikea

La idea de crear un conjunto de baterías externas compatibles con iPhone y Samsung Galaxy de diferentes generaciones para cargar nuestros equipos sin necesidad de cables ya denota el interés que tiene Ikea por ofrecer algo diferente. Pero la idea de crear una familia de muebles con sistema de carga inalámbrico que solo nos pide que posemos nuestro dispositivo sobre el signo «+» para cargarlo es fantástica. Muy pocas empresas entienden mejor que los suecos el sentido de funcionalidad doméstica. Y con productos como estos siguen demostrándolo.

Chromecast, Google se pone (aún más) serio

Hace poco más de un mes Google presentaba todo su arsenal de novedades de cara a la campaña navideña y el comienzo de 2016. Aunque, cómo no, los Nexus y Android M se llevaron casi todas las miradas, hubo un dispositivo que nos pareció especialmente interesante: la versión renovada del Chromecast, uno de nuestros dispositivos favoritos para convertir nuestro televisor en toda una smart TV.

El planteamiento del equipo es tan sencillo que es maravilloso: un dispositivo que por menos de 40€ convierte cualquier televisor con un puerto HDMI en una televisión conectada a internet de forma autónoma y a un panel en el que reproducir cualquier contenido de nuestro smartphone, tableta u ordenador. Compatible con iOS (con Android se da por hecho) las fuentes desde las que reproducir contenidos son enormes: Spotify, YouTube, Netflix, Hulu…

El éxito de la primera versión quedó constatado con la enorme cantidad de desarrolladores que han lanzado aplicaciones específicas para el gadget. De hecho, esto y la implementación de una banda dual (2,4GHz y 5 GHz) que minimiza el jetlag que en ocasiones sufría el otro lo convierten en el adaptador definitivo.

Incluso su diseño ha mejorado. El original era una suerte de PenDrive con un adaptador que a veces hacía su instalación en televisores más antiguos. El nuevo es un disco de plástico de 5 centímetros magnetizado del que sale el cable HDMI. Esto permite instalarlo más fácilmente y que el disco quede fijado donde queramos. Mucho más seguro. Además, para el que quiera que se vea, lo hay en varios colores de lo más llamativos.

Del otro lado del disco hay un puerto microUSB pensado para alimentarlo. Se puede conectar directamente a la corriente eléctrica -adaptador mediante- o bien del USB del televisor… y todo está hecho. Solo queda enlazarlo a cualquier equipo que queramos y comenzar a reproducir nuestros contenidos favoritos.

Los pasos de instalación siguen siendo los mismos (sencillos y eficientes, ¿por qué cambiarlos?). Primero lo conectamos a la red WiFi. En ese momento todas nuestras apps con soporte Chromecast (todas las multimedia relevantes lo son) aparecerán en un pequeño icono. En cuanto instalemos la extensión en nuestro ordenador todos los contenidos que queramos pasarán rápidamente de un soporte a otro a nuestro antojo. De hecho, la nueva aplicación Chromecast que hasta ahora solo permitía gestionar la conexión entre equipos es ahora un centro multimedia que se aprovecha de toda la potencia de búsqueda de Google para disfrutar de los contenidos.

La aplicación racionalizará la búsqueda: sabrá si te refieres a una película, una serie, un documental o un clip. En caso de dudar te dará todas las opciones y te dirá en que plataformas y a qué precio están disponibles para que decidamos cómo y dónde verlo. Para rizar el rizo nos informa incluso de si está disponible en alguna app que no tengamos aún instalada.

Google también ha jugado la baza de los juegos (como se pudo ver en la presentación). Permite crear partidas o sumarnos a partidas multijugador ya iniciadas en las que el dispositivo móvil se convierte en el mando y la pantalla tiene modo dividido para facilitar la interacción entre usuarios.

En resumen un dispositivo con mucho potencial que mejora íntegramente al anterior y que nos deja con ganas de saber qué ocurrirá según le vayan implementando mejoras en el software (le cuesta trabajar con programas de terceros y es incompatible con plataformas como iTunes y Amazon Instant Video, aunque en este caso es más que normal). Si el otro Chromecast ya era una compra acertada, esta actualización es sencillamente brillante y un ejemplo de lo que debemos esperar de las demás grandes de Silicon Valley.