Chromecast Ultra, VR y Home, las otras novedades de Google

Si hay algo que Google ha dejado siempre claro a sus competidores es que el móvil es solo uno de sus mercados y que ellos buscan un ecosistema mucho mayor en el que todos sus servicios completen un gran puzzle potenciados por su inteligencia artificial. Hace unos días los medios centraron el foco en los nuevos Pixel pero hubo otras novedades igual de relevantes y, sobre todo, igual de útiles a la hora de convertir en inteligentes nuestros hogares.

Chromecast es uno de sus productos estrella y ha recibido una importante actualización: ahora es capaz de enviar contenido 4K, HDR10 y Dolby Vision a nuestras pantallas y, en caso de que estas no sean compatibles, se encarga de optimizar al máximo el color y la calidad de imagen. El Ultra es hasta 1,8 veces más rápido a la hora de enviar vídeo. Además, incorpora un puerto Ethernet para aquellos que no disfruten de una experiencia WiFi satisfactoria. Su precio, por cierto, sube hasta los 79€.

Compatible con iOS, Windows y, por supuesto, Chrome y Android, Chromecast hará muy buena pareja con otra de las novedades que presentaron los de Sundar Pichai: Home.

Siguiendo con su intención de estar en nuestros hogares, y apoyados por las mejoras de Google Assistant (que cada vez es más diferente entre usuarios gracias a su capacidad para contextualizar), han lanzado su propia versión de Amazon Echo, uno de los productos más exitosos de la empresa de Jeff Bezos.

La idea es que solo con la voz se pueda controlar el ecosistema Google: desde el termostato hasta poner alarmas, pedir ver algo en la televisión, pedir un taxi, escuchar música o mandar un mensaje -colaboran con ella MyTaxi, Pandora y WhatsApp-. La misma inteligencia artificial que ha hecho dar un salto enorme a Fotos y que tan bien han recibido los usuarios es ahora el cerebro que pretende hacernos la vida más fácil sin ser intrusivo.

Precisamente esa IA es la misma que forma parte de Allo, la plataforma pensada para hacer la competencia a WhatsApp y Telegram y una de las pocas manchas en el historial de la empresa del buscador. Si bien es cierto que la distancia en número de usuarios resulta insalvable, saben que si consiguen una tasa de éxito similar a la que tiene Apple con iMessage conseguirán atraer a mucha gente de su ecosistema, aparentemente abierto.

Para el final quedó la realidad virtual. Sabedores de que es ajena para muchos usuarios que no tienen claro si deben o no invertir dinero en unas Oculus o similares, han seguido la estela de Cardboard a la que alabaron: «han hecho una gran trabajo. Para ser una caja de cartón es impresionante, pero sabe a poco». Y a continuación llegó Daydream, su plataforma de realidad virtual en alta definición.

Además, cuenta con una ventaja que no tienen muchos de sus rivales, un sencillo mando -nos recuerda también a cierto mando de la competencia- que de una forma muy intuitiva permite gestionar contenidos en la «otra realidad».

El golpe de efecto es que nace con una potente tienda de aplicaciones en la que no faltarán cabeceras como The New York Times, Hulu, Netflix, CNN, la NBA o The Wall Street Journal. Parece que solo queda una batalla en la que plantar cara de una forma solvente, la de los wearables, pero conociendo a Google, es solo cuestión de meses que presenten algo mucho más que relevante.

Chromecast, Chrome se suma al streaming

La próxima guerra en Silicon Valley no se librará en el automóvil (a esa le quedan todavía de tres a cinco años), ni entre los dispositivos móviles (esa lleva abierta desde 2007) ni en el deporte -los wearables aún son vistos por muchos usuarios potenciales como dispositivos extraños-. La próxima batalla está enfrente del sofá.

Con los mercados de contenidos multimedia más importantes migrando de las operadoras a las plataformas en streaming, son cada vez más las tecnológicas que están lanzando al mercado sistemas de smart TV. Dispositivos que llevan un paso más allá la experiencia que ofrecen los propios fabricantes al contar con el apoyo de toda la infraestructura de ocio de Microsoft, Google y Apple.

De todas las opciones que hay en el mercado, sin duda, Chromecast es una de nuestras favoritas por todo lo que nos ofrece (y por lo poco que cuesta). Increíblemente sencillo, tremendamente eficaz y sorprendentemente rápido solo necesitamos un smartphone o tablet desde el que lanzar contenidos al televisor, tener el Chromecast conectado al puerto correspondiente y tener descargada la extensión Google Cast.

Pero parece que los de Mountain View quieren que la experiencia sea aún más intuitiva y rápida y pretenden incluir una nueva funcionalidad dentro de Chrome lo que permitiría al usuario no necesitar de ningún tipo de extensión para poder trabajar con el mirroring. Aunque esta novedad aún no está disponible en la actual versión en curso del navegador, sí que se encuentra en la versión beta para desarrolladores.

Para los que tengáis curiosidad por probarla solo es necesario abrir la versión beta de Chrome (en este enlace la podéis descargar) y buscar chrome://flags/#media-router lo que desactivará la extensión de Google Cast y dejará disponible la opción Media Router para volcar los contenidos de una pantalla a otra.

Aunque aún no hay fecha de lanzamiento, la implementación de este servicio -similar al AirPlay de Apple y su Apple TV- es todo un guiño para aquellos que utilizan el navegador de Google como centro de toda su experiencia en internet y en los dispositivos móviles. Una forma de convertir a Google y su periférico en nuestro centro de ocio digital y doméstico.

Miracast, Microsoft salta a la gran pantalla

La llegada de Chromecast supuso un antes y un después en el universo de las televisiones inteligentes. Es cierto que no es un superventas -al menos no en nuestro mercado- pero también es cierto que marca la referencia de cómo traspasar contenidos de nuestro smartphone o tableta a la televisión por muy poco dinero y con mucha fiabilidad.

Microsoft, sabedora de que en la televisión tiene cierta ventaja frente a sus rivales más importantes (Google, Amazon y Apple) gracias a su consola Xbox, ha aprovechado para presentar el pasado martes su Microsoft Wireless Display Adapter.

En la mano recuerda mucho a Chromecast sólo que su diseño se ha variado para, en un extremo, tener el adaptador HDMI y en el otro, unido por un cable, un puerto USB que permite directamente su carga. Un paso menos que en el de Google en el que el usuario tiene que buscar el modo de alimentarlo.

El sentido universal de Windows hace que, con sólo enchufar ambos extremos podamos empezar a enviar contenidos vía streaming a la pantalla desde cualquier dispositivo compatible con Miracast: cualquier PC, tablet o smartphone con Windows 8.1… y gran cantidad de dispositivos Android que ofrecen esta opción.

Este efecto mirroring permite que no dependamos de aplicaciones compatibles para la nueva pantalla ya que Miracast simplemente vuelca cualquier contenido del dispositivo fuente al televisor sin importar el formato. Además, este dispositivo tiene otra gran ventaja: una vez pasado el contenido a la pantalla secundaria permite trabajar en otra aplicación en el primer equipo.

Con un precio de 60 dólares es ligeramente más caro que Chromecast aunque su efecto espejo puede ser determinante para conseguir un buen puñado de usuarios.

Fire TV, Amazon se lanza a por la televisión

 

 

 

Poco después de que Chromecast haya llegado a nuestro mercado; mientras los rumores sobre la renovación del olvidado Apple TV toman fuerza y a la par que dispositivos de pequeños fabricantes copan el mercado de smart tvs, Amazon ha dado un golpe de efecto lanzando Fire TV un pequeño dispositivo que por diseño se encuentra a medio camino del de la manzana y una consola y que ofrecerá películas y vídeos a través de su servicio Prime.

 

El hardware indica que será rápido -siempre y cuando tengamos en nuestro hogar una conexión a la altura-. Un procesador de cuatro núcleos Snapdragon S4 a 1,7 GHz y una GPU Adreno 320 de 2 GB son la tarjeta de presentación de un equipo en el que el diseño se ha cuidado sobremanera. Sólo hay que echar un vistazo al mando: además de bien acabado cuenta con tecnología Bluetooth para no tener que estar apuntando al televisor cuando queramos hacer algo (también incorpora un micrófono y reconocimiento por voz pero se nos antoja un poco raro hablar con el mando de la tele) . La resolución, como era de esperar, Full HD y la compatibilidad es multiplataforma.

 

Pero volvamos a los componentes. La prioridad absoluta de Amazon es la velocidad. En la presentación en Seattle aseguraban que triplica a su competidor más rápido. El objetivo es sencillo, minimizar el periodo entre la solicitud del contenido y el momento en el que podemos visionarlo. Precisamente por eso se ha creado un equipo a medida del servicio multimedia en streaming Prime. Es cierto que sólo funciona en Estados Unidos, pero también que los de Jeff Bezos tienen intención de llevarlo a otros países durante los próximos meses.

 

El servicio parece crecer a buen ritmo. Las descargas han crecido un 350% durante el último año. Lo malo es que como Amazon nunca da cifras absolutas no sabemos si es una cifra lo suficientemente importante como para que Fire TV suponga un verdadero problema a las intocables plataformas de cable.

 

Una vez en funcionamiento, Fire TV nos propone un enorme mosaico donde vemos a golpe de vista todos los contenidos disponibles. Antes de comprarlos podremos informarnos sobre ellos gracias a IMDB, la enciclopedia del cine… que es propiedad de Amazon.

 

Pero el dispositivo no sólo es televisión para adultos. El servicio Free Time (cuesta tres dólares más al mes) está pensado para niños de tres a ocho años. Por 39 dólares se puede comprar un mando de consola para jugar al más puro estilo Xbox (habrá que ver qué títulos hay y su capacidad gráfica pero su coste medio de 1,85 dólares atraerá a muchos clientes) y, además, se puede acceder a los servicios musicales de Pandora y Rdio. ¿Su precio? 99 dólares, el mismo que Apple TV pero mucho más que Chromecast (35). De momento, aunque parezca que Prime si podría llegar a algunos mercados europeos no hay planes de expansión de Fire TV. Un pena.

Smart TVs, cuatro regalos para convertir tu tele en un centro de ocio

 

 

Casi todos los televisores de gama media (todos los de gama alta) que se comercializan hoy en día tienen conexión a internet y un buen puñado de aplicaciones que les permite denominarse SmartTVs. Son el siguiente paso en la unificación de los diferentes dispositivos inteligentes que nos rodean y la gran apuesta de las tecnológicas para volver a ser el centro de ocio doméstico (cada vez pierde más protagonismo frente al consumo personalizado de contenidos online en tabletas y smartphones).

 

Sin embargo, existe un gran parque de televisores con buena resolución de imagen en los hogares que todavía no son, por derecho propio, televisiones inteligentes. ¿Es necesario pedir en nuestra carta navideña una nueva televisión o podemos reciclar a nuestra compañera para ponerla al día? A continuación os damos cinco ideas para actualizar vuestra tele sin tener que comprar una nueva (y por poco dinero).

 

 

  • Apple TV: el pionero es todo un compendio de diseño. Una pequeña caja negro piano con el logo de la manzana grabado y una biblioteca de contenidos multimedia interminable. El dispositivo se encarga de replicar todo iTunes en nuestra pantalla y, gracias al mirroring nos permite volcar cualquier contenido que estemos viendo en nuestro iPhone, iPad o iPod Touch al televisor con una velocidad pasmosa. Es de los más caros pero también el mejor si tenemos un iDevice y si no nos importa pagar por los contenidos que queremos ver.
  • Mini MK 802:  este contrastado stick tiene un procesador a 1 GHz y corre con la versión 4.0 de Android. Es cierto que no es la última pero sí más que suficiente para convertir nuestro televisor en un pequeño PC. Con conexión WiFi, compatibilidad HDMI y 4GB de almacenamiento, este dispositivo de 23 euros es una buena forma de entrar en el universo multimedia para televisiones.
  • Tronsmart CX-919: el dispositivo con peor nombre de la historia es un stick que funciona con Android 4.2.2 tiene un procesador de cuatro núcleos, 2 GB de RAM y 8 GB para almacenar contenidos. Cuenta con puertos USB y HDMI además de una ranura de expansión. Se puede conectar con otros equipos vía Bluetooth o con su propia antena WiFi además de mediante un puerto Ethernet. Una gozada que sólo cuesta 60€.
  • ChromeCast: el Apple TV de Google es un pequeño stick compatible con todas las plataformas móviles (también para equipos con Windows Phone o iOS) que mediante el navegador Chrome nos permite introducir Android e internet en nuestra pantalla doméstica. Sin cables, sin limitaciones, este pequeño dispositivo presentado en verano se puede comprar por sólo 35$ en la tienda de Google.