Navidad 2015, los mejores regalos tecnológicos

Un año más lanzamos nuestras ideas navideñas para que Olentzero, Santa Claus y los Reyes Magos tengan una buena lista para regalarnos a todos en función de nuestros gustos y nuestras aficiones. ¿Os pedís alguna?

  • Para aquellos que no entienden la vida sin moverse y hacer deporte les proponemos que encarguen una buena partida de las Fitbit Charge HR. Su funcionamiento es sencillo e intuitivo y lejos de monitorizar toda nuestra actividad a modo pro, nos permite saber cómo y cuánto nos movemos en cualquier momento del día y de la noche. Una forma inteligente de controlar nuestra salud apoyándonos en una gama de productos de lo más variada y la mayor comunidad 2.0 de fitness del mundo. Ofrece mucho por muy poco dinero. ¿Qué más se puede pedir?
  • Una de las decisiones más difíciles para los gamers es qué plataforma seguir. Nosotros lo tenemos claro, aunque la Xbox One es un centro de ocio incomparable, la calidad de títulos y la potencia gráfica de la PlayStation 4 es incomparable. Con la industria enzarzada en una guerra por asombrarnos más que nunca -desde las historias hasta la resolución o la música y las increíbles campañas de marketing- los chicos de Sony siguen siendo la referencia. Star Wars Battlefront, Fallout 4, Call of Duty: Black Ops III, Assassin’s Creed Syndicate, Gran Turismo, God of War III, Uncharted, Batman Arkham Knight, etc. nunca se vieron y se oyeron tan bien. Para vosotros, jugadores.
  • Hay amantes de la música que anhelan el sonido «perfecto» con una imagen retro. Lo mejor de dos mundos: conectividad total, sonido 2.0 fluido sin interrupciones con bajos profundos y agudos limpios envuelto en un diseño a la altura de los mejores. Philips lo ha conseguido con el modelo ORT7500/10 que reinterpreta la legendaria Philetta e incluye tecnología Bass Reflex, DAB con sincronización automática, entrada de audio multiplataforma, bluetooth, etc.
  • Cinéfilos y fans de las series que no podéis separaros ni un momento del séptimo arte y la gran pantalla, por fin se han escuchado vuestros ruegos y Netflix ya ha llegado. Su catálogo, aunque todavía está creciendo, ofrece una buena cantidad de series en exclusiva y promete mejorar cuando se acaben los contratos de emisión de Canal Plus. Su aplicación es fluida e intuitiva. Su precio es mucho mejor que el de cualquier operador clásico (el máximo son 11,99€ con cuatro pantallas simultáneas y resolución 4K) y sus posibilidades de uso casi ilimitadas. El regalo definitivo para aquellos que quieran algo diferente y totalmente personalizable.
  • Siempre hay gente que piensa que la versión 2.0 es mejor que la analógica. Desde un electrodoméstico hasta un juguete. Y el tiempo, al final, parece darles siempre la razón. Para ellos, para los geeks os proponemos el juguete digital definitivo: un dron. Hay uno para cada bolsillo (desde los espectaculares Bebop Drone de Parrot hasta los más que solventes Droni Stream con cámara de Imaginarium). Una nueva forma de divertirse y ver el mundo. Un regalo de lo más original.
  • Para que los más pequeños vayan cogiendo el gusto por la innovación y la tecnología les proponemos una inscripción para la edición 2016 de la First Lego League. Hay una gran cantidad de proyectos científicos diferentes en los que participar y con los que aprender sobre ciencia, tecnología y trabajo en equipo. Una experiencia única que puede traducirse en una beca. Perfecto para jóvenes entre 10 y 16 años, si en casa hay alguno más pequeño con intereses de este tipo, la JrFLL es la mejor opción. Algo para compartir y recordar.

Philips PicoPix, en la palma de tu mano

El último dispositivo en llegar a nuestras manos -literalmente- ha sido el sorprendente Philips PicoPix PPX 4350, un proyector de bolsillo que destaca por su calidad de construcción, su ligereza y una conectividad sobresaliente. Un complemento perfecto tanto para aquellos que desean hacer presentaciones (trabajo) como para aquellos que quieren aprovechar todo el potencial de los dispositivos móviles de última generación y poder enseñar sus contenidos en cualquier lugar.

Hardware, muy bien pensado

Cuando recibimos el paquete nos llamaron la atención dos cosas: lo pequeño que era y lo poco que pesaba. Por mucho que se trate de un pico proyector cabe perfectamente en la palma de la mano y no será problema llevarlo en el bolsillo. Además, el equipo está construido con materiales que realzan su diseño y dan mucha sensación de robustez. En la línea de Philips.

Una vez encendido podremos compartir contenidos desde cualquier dispositivo fácilmente -es mucho más intuitivo de lo que sus instrucciones indican-. El sistema de proyección de la casa, WavEngine nos da hasta 50 lumens lo que unido a su tecnología LED -más nitidez y menos consumo- permiten proyectar contenido con resolución HD y colores muy conseguidos (destacan por su brillo) en superficies de hasta 60 pulgadas.

Como decíamos antes, se nos antoja un equipo perfecto para «ocio y negocio». Es muy sencillo traspasar contenidos (fotos, vídeos o cualquier multimedia) desde un tablet o un smartphone. Entre su arsenal cuenta con WiFi, miniHDMI, ranura para tarjetas microSD y bluetooth. Es imposible que se le escape ningún enlace.

El equipo incorpora una función Bluetooth audio que permite exportar el sonido a altavoces externos con buena calidad y el adaptador USBQuickLink lo hace aún más versátil. Además, el dispositivo dongle WiFi y el Miracast permiten traspasar contenidos muy rápidamente sin necesidad de cables. En definitiva, un «home cinema» de bolsillo o la herramienta perfecta para exponer proyectos en cualquier situación sin necesidad de complejos equipos informáticos e incómodos cables.

Todo en él se ha pensado mucho desde el punto de vista de la utilidad: el QuickLink también sirve como pulsera de seguridad cuando expongamos contenidos sujetándolo con la mano. También es cargador y el enlace físico para todo tipo de equipos algo más antiguos que no cuenten con conexiones inalámbricas de ninguna clase.

Por último, en un guiño a la autonomía, le han implementado 4GB de disco duro para poder llevar encima contenidos o películas sin depender de dispositivos externos de ninguna clase. Tan sencillo como comprarlas, descargarlas, traspasarlas y proyectarlas donde queramos.  Por cierto, para los amantes del aire libre, el equipo incorpora flash, luz de emergencia y SOS.

Crowdfunding, realidad inmediata

El fenómeno del crowdfunding o micromecenazgo es la cooperación colectiva de un grupo de personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos para conseguir que un tercero lleve a cabo un proyecto u objetivo. Artes como la música ya vivieron a finales del siglo XX episodios en los que este tipo de donaciones permitieron giras como la de Extremoduro en 1989 o la de Marillion en 1997. El cine, también, es una de las industrias que más lo ha empleado para sacar adelante proyectos poco interesantes económicamente para las productoras.

Aunque en el Estado el mercado del micromecenazgo es bastante pequeño (unos 10 millones de euros, 20 céntimos por ciudadano al año), en conjunto hay plataformas que demuestran que este modelo de financiación está más en forma que nunca. Kickstarter, por ejemplo, recaudó durante 2014 850 dólares por minuto: 421 millones de euros para repartir entre 22.215 proyectos de todo tipo.

Más de 4.000 se dedicaron a la música. Una de las primeras categorías en la web (y poblada por músicos independientes) consiguió que muchos proyectos imposibles llegaran a hacerse realidad gracias a las TICs. Cine, literatura y videojuegos fueron las otras categorías de referencia en esta economía del crowdfunding.

Sin embargo, y en lo que nos atañe, la tecnología fue la categoría que más dinero recaudó: nada más y nada menos que uno de cada cuatro euros (106) para crear proyectos como Oculus Rift (realidad virtual) que luego sería adquirido por Facebook por casi 2.000 millones de dólares. Esto ha hecho que Kickstarter se convierta en una de las 500 webs más relevantes de internet y que parezca una de las pocas ajenas a esa catástrofe de recaudación que algunos prevén para estas donaciones a lo largo de 2015.

Son muchos los que opinan que el crowdfunding ha explotado gracias a la crisis económica que nos ha llevado a un concepto mucho más grande de solidaridad pero también se ha convertido en una moda que acabará pasando y los expertos auguran que en un periodo de tiempo corto la recaudación bajará y que sólo los proyectos considerados «estratégicos» conseguirán salir adelante. Los videojuegos, por ejemplo, han visto como sus ingresos medios han bajado de 72.000 euros en 2012 a menos de 30.000 (a pesar de que más títulos han conseguido financiarse).

La web explica que sólo se producirá la evolución lógica en un sistema que ha roto el status quo de la financiación de proyectos. Al final, serán los títulos donde los donantes vean más calidad los que reciban la financiación. «Si hay un proyecto sólido, se lanza en Kickstarter y se anuncia bien en Facebook y Twitter el éxito está asegurado». Ponen el ejemplo de Broken Age, obra de Tim Schafer, que pedía para ponerse en marcha 380.000 dólares y consiguió más de dos millones.

La duda que se plantean algunos inversores es el «retorno» del dinero. Por ejemplo con la compra de la antes mentada Oculus: se puso en marcha con dinero de todos pero sólo unos pocos recibieron la lluvia de dólares. ¿Deberían retornar parte de la inversión a otros proyectos? ¿Debería promocionar ellos la innovación de nuevas promesas? ¿Es sólo la plataforma de algunos que se arriesgan para llegar al estrellato? Pasados los meses lo descubriremos. De momento el crowdfunding amenaza con ser una realidad inmediata… y efímera.

Denon AVR-X500 y SYS 5.1, todo fluidez

Después de analizar diferentes opciones de imagen y sonido de algunos fabricantes generalistas hoy nos toca el turno de centrarnos en el complemento perfecto para aquellos que huyan de los todo en uno. En esta ocasión presentamos una dupla del fabricante nipón Denon que formará el equipo perfecto con un reproductor BluRay 3D y una televisión Full HD o 4K con sistema 3D.

El equipo AVR-X500, a pesar de ser el de acceso al catálogo del fabricante brinda una potencia de 140W a cada uno de los canales 5.1 del conjunto SYS-391HT que también os presentamos hoy. En total 800 W de potencia contando el subwoofer que serán una delicia de sonido en cada uno de los visionados que hagamos desde el sofá.

Con cuatro entradas HDMI (una de ellas frontal para conectar si queremos un dispositivo externo -incluido uno móvil-) con compatibilidad 3D y otra salida HDMI, es apto para audios con certificados Dolby True HD y DTS HD. Sus convertidores D/A de 192 kHz y 24 bits trabajan con todos los canales para garantizar un sonido de alto rendimiento, fluido y estable.

Como hemos dicho, este miembro de la familia X de Denon hace un equipo perfecto con el conjunto SYS-391 HT con unos altavoces con un rango de frecuencia de 150 a 20000 Hz y una impedancia de 6 Ohmios, excepto el subwoofer de 100 watios que cuenta con un rango de 35 a 150 Hz y una impedancia de 22 ohmios.

Lo mejor, es que la nueva familia, además, cuenta con un software mucho más sencillo, manejable e intuitivo y unos nuevos displays que permiten una lectura mucho más rápida incluso desde el sofá. Esto, que puede parecer secundario, es un factor fundamental para colocar el conjunto a la altura de los todo en uno, que no ofrecen mejor rendimiento pero sí una experiencia de uso mucho más agradable.

 

Piratería, menos peligrosa de lo que parece

 

 

La piratería ha estado ligada a la creación artística desde hace décadas. Aunque la revolución digital sufrida en los últimos años -unido a la explosión de la informática de consumo- ha hecho que las cifras de copias se hayan incrementado exponencialmente, el impacto de la misma en la industria ha sido siempre objeto de debate desde antes de la era del cassette.

 

Precisamente por ese debate, y por el relacionado con la polémica Ley de Economía Digital del Gobierno Británico, la London School of Economics and Political Science ha publicado el estudio «Copyright & Creation A Case for Promoting Inclusive Online Sharing«. Una de las conclusiones más relevante es que internet -a pesar de potenciar la piratería- a aumentado en mayor medida el público potencial y el consumo real de cine, música y videojuegos.

 

Dos de los pilares de estas conclusiones tienen nombre propio: SoundCloud, donde los músicos pueden colgar sus trabajos con diferentes tipos de licencias -lo que les permite diferentes grados de «comercialización» de su obra- o YouTube, que ha pasado de portal de vídeos al mayor portal de promoción musical de las discográficas.

 

Precisamente por eso, los expertos de la LSE recomiendan a la Administración de Cameron que no siga los pasos de las fallidas leyes francesas contra la piratería -que no sólo no la han reducido sino que han bloqueado parte del consumo de pago- y que derogue o modifique la Digital Economy Act ya que, en última instancia va contra los intereses de los consumidores y, por tanto, de los creadores.

 

Promover el libre movimiento de contenidos entre individuos y minimizar la represión que las empresas proveedoras de servicios en internet aplican sobre los consumidores finales. «Su reformulación, explican, ha de ir encaminada a equilibrar los intereses de los propietarios de los derechos de autor, los proveedores de servicios en internet y los consumidores» ya que «todos puede explotar el potencial de internet lo que redundará en la maximización de la creación de contenidos y un beneficio objetivo para los creadores».

 

Aunque, como explican en El País, no es el primer estudio de este tipo que se publica por parte de una institución académica, sí es el primero publicado por una universidad de esta importancia. Tal es la contundencia del estudio que una de sus conclusiones reza que «los ingresos por ventas digitales, servicios de suscripción, transmisión y actuaciones en directo compensan la disminución de los ingresos por la venta de soportes físicos tradicionales como los CDs».

 

Y los números parecen estar de su lado: la industria del videojuego sigue creciendo -empujada como nunca por el consumo desde dispositivos móviles-, el sector editorial se mantiene estable ante la explosión de los libros electrónicos y los formatos para tabletas y -a pesar de lo que dice la patronal del cine estadounidense, la Motion Picture Association- Hollywood está batiendo récords en sus ingresos: el año pasado creció un 6% hasta los 25.700 millones de euros recaudados en las taquillas de todo el mundo.