CleanTech NOW! And the winner is…

Después de poco más de media hora deliberando, el jurado del CleanTech NOW! ha empezado a repartir los premios de esta primera edición. Basándose en las fortalezas y las posibilidades de mejora de cada uno de los cinco proyectos, el premio al proyecto más innovador es para Birzitza por su modelo de negocio, por la solidez del proyecto y los datos objetivos en los que se han sustentado. Todo un ejemplo de que lo importante no sólo es tener una buena idea, como dijo Einstein, el éxito es un 1% de inspiración y un 99% de expiración. Felicidades Birzitza, ¡esperamos teneros pronto en Onda Vasca!

Siguiente parada, el Innobasque Exchange de julio!

CleanTech NOW! Showcase, ideas de futuro

Después de una breve presentación de los proyectos y el jurado por parte de Luis Manero los 10 proyectos elegidos presentaron proyectos de lo más variado para adaptar nuestro día a día a las nuevas tecnologías y a las tecnologías limpias.

La primera propuesta (Ahorro y eficiencia energética) hizo un análisis de las posibilidades de ahorro en una tarifa energética de una compañía real. Tras analizar la factura (todo un ejemplo de matemáticas aplicadas al alcance de muy pocos) el ponente demostró que un estudio exhaustivo de las diversas ofertas del mercado así como el consumo detallado en cada momento de las empresas pueden redundar en un enorme beneficio. Una vez realizado el proyecto decidieron ponerlo en marcha con una reducción de los fluorescentes que iluminaban la zona de trabajo de la empresa, reajustaron la tarifa de gas, las necesidades energéticas de cada momento, la estructura productiva de la zona industrial de la factoría, los sistemas de reutilización energética y de residuos de la empresa lo que tras una inversión mínima -hemos de aprender que el dinero no se gasta en una mejora, se invierte por los beneficios a medio y largo plazo que trae sobre el sujeto- y consiguieron una amortización en menos de un año del problema económico de la empresa. El jurado, por cierto, espetó al emprendedor a que paquetizara las soluciones que creó para esta compañía y se animara a convertir su proyecto individual en una empresa de soluciones energéticas industriales.

El segundo proyecto (ASCOEN), de Jon Andoni Conde y Unai Gómez, tiene como objetivo el ahorro energético como necesidad económica y legal -por las normativas ambientales de la UE-. Con un cliente objetivo diversificado en empresas y viviendas, ASCOEN propone una consultoría energética que se centrará en el estudio de las instalaciones de los edificios para personalizar el ahorro energético posible en cada caso. Las soluciones aplicadas se traducirían en la consecución del certificado energético (necesario en pocos meses del mismo modo que ya lo es para productos como electrodomésticos y neumáticos) mediante una red de PYMES asociadas a su proyecto que se encargaría de mejorar la rentabilidad de la infraestructura mediante un análisis pormenorizado de cada punto de consumo energético. Preguntado sobre cómo poner en marcha la empresa, Gómez dijo tener unas expectativas «realistas» que le permiten minimizar la inversión inicial.

La tercera propuesta de la mañana corrió a cargo de Birzitza, una empresa de Santurtzi que se ha centrado en el reciclaje con beneficios para las personas que reciclan -y no sólo para las empresas que se llevan los materiales-. Con un proyecto que incluye 15 contenedores ubicados en supermercados locales y que cuentan con una pantalla táctil y un expendedor de tickets que permiten personalizar el depósito y que sirve para dar «puntos» a los ciudadanos comprometidos. Para promover el reciclaje la suma de puntos permite que cada persona consiga regalos a través de sus tickets en establecimientos adheridos -libros, entradas de cine, viajes, etc.- de modo que la acción verde redunde en un beneficio para todos: el comercio atrae clientes, Birzita consigue materiales para reciclar (plástico) y el individuo premios. La segunda parte del proyecto tiene que ver con el transporte del plástico hasta la empresa que trabaja el material. Para reforzar el proyecto Birzitza presentó los datos de una encuesta realizada en Ezkerraldea según la cual el 90% de los ciudadanos reciclaría más si obtuviera algo a cambio. El proyecto podría funcionar con una inversión de 18.000€. El estudio de viabilidad denota un benefico neto de 0,70€ por kilo y los datos oficiales de Ayuntamiento de Santurtzi. A partir del segundo año la empresa sería absolutamente viable y no necesitaría de ningún tipo de subvención pública para funcionar. El modelo es similar a la de la catalana Garbi (que trabaja con latas y botellas) que ha contrastado su éxito lo que sumado a que Euskadi es la zona del Estado donde más se recicla, su futuro está garantizado (piensan en pasarse a otros residuos e, incluso, su expansión mediante franquicias). Excelente.

El siguiente turno nos presentó a Bizi Moving Green desarrollado en la Universidad de Mondragón. Con un sistema de aplicaciones para smartphones el proyecto pretende crear un billete único que potencie el transporte público en las ciudades. Mediante un sistema que abarata el precio del transporte para los clientes más fieles, el programa geolocaliza al individuo y lo ubica respecto a los transportes públicos más cercanos (incluidos sus horarios) y le ayuda a generar rutas. Un ajuste de «favoritos» permitirá compartir y repetir rutas y, además, añade crear nuestro camino a partir del ocio (tiendas, restaurantes, cines…). Gracias a un perfil personalizado cada usuario será capaz de controlar su gasto de transporte público. El modelo de negocio se centra en unos proveedores que permiten tener actualizada la aplicación y dos tipos de clientes: el ayuntamiento que lo contrata y las empresas que querrían publicitarse. La unión de ideas como Passbook, Neverlate o FourSquare en un mismo programa se plantea como una buena forma de fidelizar la movilidad verde.

La última exposición, a cargo de Dema, nos mostró un panel de Fluoruro de Polivinilideno y que gracias a su composición química permiten recoger energía de la vibración que la lluvia genera sobre su superficie se convierte en energía (algo excelente en regiones como Euskadi). Mediante un sistema muy sencillo de transmisión de energía el formato de los alumnos del Instituto San Jorge permite el abastecimiento de la red eléctrica de un modo completamente limpio. Aunque su capacidad energética es limitada -aún está en fase de desarrollo y están en contacto con los departamentos de I+D+i- sus posibilidades de desarrollo son enormes.

Es hora de que el jurado delivere!

CleanTech Now, el turno de la nueva generación

Después de tres días cubriendo el presente y el futuro inmediato de las nuevas tecnologías desde el CleanTech Forum de Bilbao ahora le toca el turno a la cantera. Mañana, 19 de abril, desde las 9 de la mañana 300 jóvenes universitarios y de Formación Profesional nos mostrarán en la Alhóndiga de Bilbao (Plaza Arriquibar) sus proyectos de fin de carrera y empresariales relacionados con las tecnologías limpias.

El evento, de acceso libre y completamente gratuito, estará apadrinado por Innobasque y será presentado por Estíbaliz Hernáez (Viceconsejera de Innovación y Tecnología del Gobierno Vasco), Itziar Alkorta (Viceconsejera de Universidades e Investigación), Marta Ajuria (Delegada Adjunta de Comercio y Turismo del Ayuntamiento de Bilbao), Txema Villate (Director General de Innobasque) y los estudiantes Javier Gaminde y Nerea Alkorta).

El CleanTech Now contará con dos actividades:

El GreenINN, un taller donde los estudiantes podrán crear servicios y productos sostenibles para las empresas colaboradoras. Y el CleanTech Showcase donde pordrán presentar sus proyectos empresariales y de fin de carrera y en el que el ganador del concurso será premiado con un programa de formación en materia de emprendimiento.

El jurado estará compuesto por Roberto Salcines de Bulka, Óscar Valdivieso de B+I Strategy y Leire Bilbao directora de tecnología y estrategia del Gobierno Vasco, José Antonio Consuegra de La Caixa y Jorge García del Arco de Flipover. Txema Villate, de Innobasque cerrará el grupo de expertos encargados de otorgar el premio.

Desde aquí os animamos a que no os perdáis uno de los eventos divulgativos más importantes del año que sirve para poner un broche de oro al genial CleanTech Forum.

Latinoamérica, el reto de las CleanTechs europeas

20130418-155142.jpg

La última parte del CleanTech Forum tendrá como objetivo analizar el desarrollo de las tecnologías limpias -y la inversión para llevarla a cabo- en Latinoamérica, una de las regiones más dinámicas del planeta:

México, el paraíso que puede ser vergel

La centenaria relación de Latinoamérica con las empresas europeas ha hecho que sean uno de los objetivos para el negocio de las tecnologías limpias. El enorme crecimiento económico de la región así como su enorme cantidad de recursos naturales ha hecho que Estados como Sinaloa sean uno de los focos de interés de multitud de compañías energéticas. Sobre todo porque la incidencia de las energías renovables en su capacidad productiva sea de las más bajas del continente.

Tal es su intención de invertir en la renovación de la generación energética que el representante de Sinaloa (Carlos Balderrama) no ocultó las enormes posibilidades para la explotación hidroeléctrica, el potencial climático para la energía solar o la eólica. Actualmente, Sinaloa produce el 30% de la agricultura de todo México a pesar de contar sólo con el 3% del territorio y el 2% de la población. Esto hace que el potencial de su biomasa para conseguir combustibles limpios sea casi ilimitado.

El primer paso en el cambio energético lo dieron con la regulación en 2007 del efecto invernadero (el primer país junto al Reino Unido). Todo ello, unido a un ambicioso plan que convierta el Estado en un generador neto de energía limpia en 2027, convierten a la primera economía de Centroamérica en un destino perfecto para las inversiones de las principales empresas CleanTech.

Brasil, la potencia se independiza

Brasil, uno de los países de moda en el panorama internacional también mostró su enorme potencial como destino preferente para las inversiones internacionales. La séptima economía mundial (y una de las que se espera que crezca más rápidamente) genera el 44% de la energía que consume gracias a la hidroelectricidad, el etanol -fundamental para el transporte del gigante carioca y que proviene de la caña de azúcar- y a otras energías que provienen de uno de los espectros energéticos más diversificados. Todo esto permite, según la filial brasileña de Iberdrola Renovables que su coste por megavatio hora sea mucho más bajo que en otras potencias como China, Estados Unidos o Europa.

La liberalización del mercado así como la colaboración entre la iniciativa privada y los organismos públicos han hecho que la energía eólica se haya convertido en la tercera gran fuente de energía de Brasil. Ello se traduce en un mix energético de lo más equilibrado e innovador, así como un coste de la electricidad mucho más bajo al que hay en otros países. El papel del Banco de Desarrollo y los incentivos fiscales y de la tarifa de transmisión también han sido decisivo para que haya 71 parques eólicos y más de 140 en construcción este mismo año.

Las políticas públicas de inversión en investigación, desarrollo e innovación para adaptar la tecnología a las condiciones propias del país así como unas condiciones con una gran cantidad de empresas en competencia hacen de la segunda economía americana uno de los mercados más apetecibles para la inversión de las grandes corporaciones europeas.

Laura de Fonseca Porto, la responsable de Iberdrola Renovables en el país también hizo un llamamiento ante la necesidad de mano de obra cualificada en esta materia así como para crear una red de transmisión energética similar a la que hay en Europa y que es todo un desafío por el enorme tamaño (casi tan grande como toda la UE) de Brasil.

Minas Gerais, una potencia dentro de otra potencia

Una de las regiones más relevantes en el desarrollo energético del gigante sudamericano es Minas Gerais. Ubicado en el sureste del país este Estado invertirá 16.000 millones de dólares en dos años para desarrollar una agencia de innovación que se ocupe de nuevas tecnologías, sostenibilidad, ciencia, defensa, etc. La Agéncia Brasileira da Innovaçaõ aportará, así mismo, un fondo de otros 23.500 millones de dólares para incentivar el sector privado en áreas claves para el desarrollo social y económico del Estado donde se ubica Belo Horizonte y que sólo es superado en población por São Paulo y Río de Janeiro.

Sus características climatológicas y geográficas, explicó Evaldo Ferreira, miembro de la Secretaría para la Ciencia, Tecnología y Educación del Estado de Minas Gerais, unido a su intención de centrarse en el apoyo a las start ups es el gran atractivo que los inversores internacionales deben ver en su apuesta de futuro.

Ferreira puso como ejemplo la red de innovación existente en Euskadi para crear un polo de la excelencia especializado en innovación medioambiental en su región y que permita convertir este Estado poco industrializado y tecnificado en una referencia en toda Sudamérica.

Perú, en continuo progreso

Fiorella Molinelli, portavoz de OSINERGMIN, se centró en mostrar la enorme evolución que ha vivido el país en los últimos 10 años. Con un crecimiento sostenido del 6,4% anual del PIB y un incremento del 6% durante los próximos años (1,5% más que Chile, siguiente economía); una positiva evolución de la inversión extranjera y mejores calificaciones de la deuda que la de sus países vecinos (con la excepción de Brasil) el que hace poco era uno de los países más pobres del Cono Sur se muestra ahora como una economía al alza que está apostando fuertemente por las energías limpias (eólica, solar y geotermal).

Los planes del país pasan por una revisión quinquenial de la matriz de generación energética con el fin de reforzar cada vez más las energías verdes y minimizar la dependencia energética de una economía en plena expansión. Si a esto le unimos políticas de estímulo a las energías limpias así como una fiscalidad ventajosa, Perú parece estar por la buena senda para apuntalar correctamente su desarrollo económico.

Una vez más, la biomasa, la energía solar, eólica e hidroeléctrica jugarán un papel fundamental dentro de la estrategia CleanTech de esta región latinoamericana. El compromiso de la administración para minimizar el impacto sobre el medio ambiente así como para independizar energéticamente el país lo convierten en un destino ideal para las inversiones.

Colombia, en busca de un cambio necesario

Con una situación similar a la de México, el representante de la puerta de entrada de Sudamérica, Santiago Madriñán, mostró su preocupación por la salvaje deforestación que está viviendo Colombia. Su especial orografía (con altas montañas y enorme extensiones vírgenes) así como su emplazamiento geográfico (atravesado por el ecuador) hacen que las condiciones del país sean completamente diferente a la del resto del subcontinente.

Sin embargo, estas características tan extremas son las que hacen que Colombia pueda aprovechar fuerzas de la naturaleza (enormes cuencas hidrográficas) para generar energía limpia: el 80% proviene de la hidroelectricidad y el resto del gas. Sin embargo, la necesidad de diversificar más su matriz energética así como de importar el know how adecuado hace que sea un lugar especialmente atractivo para la inversión extranjera.

La biodiversidad de Colombia (una de las mayores del planeta por kilómetro cuadrado), además, explicó Madriñán, hace que sea el escenario óptimo para implantar todo tipo de industrias limpias. Sin duda, las ayudas gubernamentales a la inversión privada, la intención de potenciar el biodiésel y el largo camino por recorrer harán que sea una buena zona para invertir.

En resumen, Latinoamérica se muestra como una región del planeta con casi todos los ingredientes necesarios para atraer la inversión de startups y grandes fondos de inversión relacionados con las tecnologías limpias: una regulación clara que aboga por el riesgo compartido y las joint ventures, grandes recursos naturales, una economía en expansión y con gran capacidad de inversión así como un margen de mejora tan grande como la intención de dejar un pasado menos brillante atrás.

Bilbao, ejemplo de evolución

Pocas veces es posible disfrutar en una misma noche de un clima espectacular (sorprendente para ser Bilbao), un marco incomparable (cualquiera que haya disfrutado del Guggenheim a puerta cerrada me entenderá), una cena sobresaliente -el Guggie son más que obras de arte- y unos compañeros de mesa de renombre. Ayer yo tuve la suerte de que las estrellas se alinearan (Innobasque mediante) y poder compartir plato y conversación con una buena colección de gurús de las tecnologías limpias -y de hacia dónde va nuestra pequeña pelota azul-.

A pesar del riesgo de convertirme en un eco de la famosa Mirilla de El Correo, merecen la pena destacar las maravillosas explicaciones sobre el cambio climático de Stephan Dolezalek (uno de los fundadores del CleanTech Group que ha hecho posible que Bilbao esté estos días en el centro del universo tecnológico) y sus argumentos por los que las tecnologías limpias no deben ser sólo un fin, sino una herramienta para hacer un mundo mejor.

No tuvo tampoco desperdicio el cariño que mostró continuamente Richard Youngman -Director para Europa y Asia del grupo- hacia Bilbao y los organizadores de, según él, «la mejor edición en años del foro europeo»; ni las lecciones de Filipe Barros sobre cómo Brasil está apuntalando su crecimiento -al que todos coincidimos en definir como «revolución silenciosa»- en tecnologías sostenibles sin olvidar nunca los derechos sociales y los retos de futuro de una potencia que mira con ambición su futuro sin olvidarse de los logros de la era Lula-Roussef.

El director de proyectos de la Secretaría Estatal para la Ciencia, la Tecnología y la Educación nos explicó a sus compañeros de mesa los entresijos de un país que mira a China como socio comercial, a Europa como ejemplo social y a Estados Unidos como meta económica. Pueden parecer muchos lugares a los que mirar, pero 400 millones de ojos dan para mucho.

Uno de mis compañeros favoritos fue Assaf Barnea. Tanto él como Stephan me mostraron los entresijos del deporte universitario americano -Assaf ganó un anillo de la NCAA contra la poderosa Georgetown de Dikembe Mutombo y Alonzo Mourning- y Stephan fue olimpista frustrado por el boicot de Estados Unidos a Moscú 80. Además, ambos son ejemplo de cómo un deportista puede reciclarse gracias a la formación hacia un sector tan especializado como la tecnología. Barnea, que fue premiado como uno de los personajes más relevantes del año para el CleanTech Group, es el CEO de Kinrot Ventures uno de los principales inversores en tecnologías relacionadas con el agua en todo el mundo.

En la mesa también estuvo Andreas Stubelius, director de proyectos de la Agencia Sueca de Energía y encargado de coger el relevo del CleanTech Forum para Suecia. Sus palabras antes de subir a recoger el testigo fueron sencillas: «que difícil nos lo habéis puesto». Tanto Javier Sotil de la Corporación Mondragón como un servidor no paramos de explicar a nuestros agradecidos visitantes las peculiaridades que hacen de Bilbao y Euskadi un lugar único. Les encantó nuestra preservación de la lengua. Les sorprendió la regeneración de la ciudad -algunas de las caras cuando vieron qué había antes donde ahora están el Euskalduna, la Torre Iberdrola y el Guggenheim fueron todo un poema- y les maravilló el museo, la comida y la excelente organización que Innobasque ha traído a este evento.

Kai Engelhardt, miembro de Venture Capital o Luis Aguirre-Torres (CEO de GreenMomentun Inc, una de las estrellas del forum) redondearon una mesa en la que hubo premiados, anécdotas, chistes, buena comida, mejores consejos y un sentimiento de agradecimiento a todos los miembros de la Agencia Vasca de Innovación que con su esfuerzo -y el de los del CleanTech Group- han convertido la de ayer en una noche memorable, el CleanTech Forum de Bilbao en un evento que tardarán mucho tiempo en olvidar los que estuvimos y a la innovación y las tecnologías limpias en una referencia y una forma de entender los negocios y la vida.

Gracias Blanca, Ohiana, Aitziber, Leire, Alaitz, Luis y compañía. Se me quedan muchos en el tintero pero, seguro, habéis hecho del forum una experiencia irrepetible además de mostrarnos qué Bilbao podemos hacer y que ninguna ciudad como nuestro Botxo para mostrar lo que el esfuerzo y el saber hacer pueden transformar.

20130418-142223.jpg