Samsung Galaxy, todo al tres

Que Samsung es un gigante de la electrónica de consumo es algo que no sorprende a nadie. Que se ha convertido en el dominador absoluto del mercado de telefonía gracias a su enorme gama de productos y a la gran acogida que estos tienen en todos los países donde están presentes, tampoco. Que la familia Galaxy es la única que ha conseguido hacer frente -con mucho éxito- a los emblemáticos iPhone de Apple es una realidad. Ahora, sin embargo, algo ha cambiado. Los coreanos parecen tomar como ejemplo a los estrategas de Cupertino para lanzar su último producto, el espectacular Galaxy SIII.

 

Lo primero que llama la atención del nuevo terminal es todo el ruido mediático que ha generado -casi tanto como el de cualquier dispositivo con una manzana mordida-. Los 2.000 invitados presentes en el lanzamiento supieron además, de primera mano, que la multinacional asiática va a crear una red de minitiendas por todo el mundo para vender sus móviles y sus accesorios -esto también nos suena-. Otra de las curiosidades del lanzamiento es el distanciamiento de los coreanos de Google, su gran aliado y el compañero de viaje sin el que no podrían haber llegado a la cima del negocio.

 

Parece que en Seúl se preparan para que los de Larry Page anuncien su vuelco con Motorola -es de suponer que más pronto que tarde comenzará a ser el fabricante favorito de los de Mountain View después de lo que pagaron hace unos meses por comprarlo-. La única referencia es que el nuevo dispositivo trabaja con Ice Cream Sandwich. Nada más. Hasta el interfaz lo han personalizado por completo.

 

Los recordatorios a los californianos -de Apple se acordaron mucho- vinieron de la mano de la presentación de algunos de los accesorios “oficiales” como son la carcasa con activación automática del terminal y, sobre todo, del sistema de reconocimiento por voz.

 

Es como Siri, parece Siri y no lo ocultan (por qué si tanto éxito ha tenido). Sin embargo, esta vez la copia supera al original en un aspecto: entiende más idiomas. Entre ellos el castellano. Por lo demás, el funcionamiento es muy parecido. Permite enviar correos electrónicos, mensajes, añadir citas al calendario, buscar en internet -Google, cómo no-. S Voice es un gran salto adelante que hará que los de Cupertino tengan que ponerse las pilas para mejorar su sistema.

 

En cuanto a las características del terminal destaca su potentísimo procesador de cuatro núcleos que mueve rápidamente su cámara HD con disparador sin demora; permite visionar imágenes maravillosas en su pantalla HD Super AMOLED de 4,8 pulgadas y hace que el sistema operativo parezca casi tan liviano como iOS.

 

Respecto al envoltorio, pesa 133 gramos. Muy poco para todo lo que equipa. Además, hace un guiño a la primera versión del Galaxy S con una forma ligeramente redondeada por detrás donde, eso sí, sobra el plástico que da sensación de poca calidad. Un Galaxy S Plus pinta mucho mejor por mucho menos precio.

 

Otra de las novedades que agradecerán todos aquellos que se animen a leer revistas y libros en el terminal -su generosa pantalla no llega a la del Galaxy Note pero permite leer un buen rato sin fatigarnos- es el SmartStay. El sistema, basado en el eye tracking emplea la cámara frontal para detectar los movimientos de nuestros ojos y pasar de hoja automáticamente cuando sepa que estamos en la parte inferior de la página… o desplazará la barra lateral en una página web mientras la leemos.

 

En cuanto a la conectividad -uno de los puntos fuertes de los Samsung frente al iPhone- los coreanos han añadido a la compatibilidad LTE el sistema AllShare Play que, vía WiFi o conexión DLNA, nos permite acceder a archivos o contenidos remotos. Para mejorarlo -y a falta de un sistema como iCloud o el futuro servicio de LG- la empresa nos regala 50 gigas en Dropbox durante los dos primeros años del terminal. Mucho más que suficiente para jugar con fotos, textos y archivos.

 

En general se trata de un terminal potente que se vuelve a erigir como estrella indiscutible de los Android y como el único capaz de plantarle cara al iPhone. Muy por encima de los Lumia de Nokia y a años luz de cualquier BlackBerry del momento -veremos BlackBerry 10 que puede hacer para recortar distancias-. Por cierto, por primera vez no habrá que esperar una eternidad para hacerse con uno, el 29 de mayo comenzará a comercializarse en el Estado. Bien por Samsung. ¡Qué ganas de que se presente el iPhone 5!

Megaupload, ¿hay alternativas?

Como bien dijimos ayer, Kim Schmitz, fundador en 2005 de Megaupload, fue, en cierto modo, uno de los pioneros del cloud computing. Su servicio permitía subir y descargar contenidos a la cuenta de un usuario en sus servidores desde cualquier lugar. Sólo se necesitaba un dispositivo conectado a la red. El calibre de la innovación de esta idea es tal que Amazon, Google, Microsoft o Apple tardaron más de cinco años en crear su equivalencia legal. Resulta llamativo que se haya descubierto que Megaupload estuviera preparando un sitio de música al margen de las discográficas en el que los artistas se llevarían el 90% de los ingresos e, incluso, una parte de las suscripciones para aquellas canciones que se descargaran a coste cero.

Después del cierre de otros servicios similares -en El País anunciaban el día 20 la desaparición de Allostreaming, el equivalente francés de Megaupload- son muchos los internautas que buscan un sistema favorito para disponer de sus archivos en cualquier lugar. Presentamos aquí unos pocos. La mayoría ofrecen una versión gratuita de acceso, sin embargo, para disfrutar de ellos con toda comodidad, recomendamos pagar las pequeñas tarifas que nos exigen para ser clientes premium.

  • Google Docs: integrado en GMail, en teoría su función principal es crear documentos de texto, hojas de cálculo y presentaciones. No obstante, también ofrece la opción de almacenar contenidos que se pueden compartir con sólo enviar un email. El espacio total se comparte con la cuenta de correo, aunque por muy poco precio se pueden ampliar. Por 20 gigas nos pedirán 3 euros anuales. Por 1 terabyte, 210.
  • Minus: el que nació como un rival para Flickr se ha convertido en un portal de almacenamiento que ofrece 50 gigas gratuitos con sólo registrarse. Maravillosa su aplicación para móviles, tiene un funcionamiento muy intuitivo que permite compartir contenidos hasta un máximo de 2 gigas por archivo.
  • iCloud: el eslabón que faltaba para cerrar la cadena Apple. Permite compartir en cualquier lugar de modo instantáneo cualquier archivo que tengamos en un iPad, iPod, iPhone o Mac. Su funcionamiento es muy intuitivo y su capacidad parte de los 5 gigas (gratis). Se pueden añadir 10, 20 o 50 gigas adicionales por hasta 80 euros al año. Para los que les encante disfrutar de la música en cualquier parte, recomendamos iTunes Match, disponible desde la última actualización del portal de Apple. Por sólo 24€ al año se podrán escuchar hasta 30 millones de temas todas las veces que queramos… sin ocupar memoria en ninguno de nuestros dispositivos. Excelente.
  • Dropbox: su funcionamiento es muy sencillo. Basta con crear las carpetas que queremos compartir y dar permisos de acceso por correo electrónico a nuestros contactos. También permite crear una carpeta pública a la que podrá acceder un contacto o cualquier persona -depende de cómo restrinjamos el acceso-. De partida regalan dos gigas que se pueden ir ampliando de 250 en 250 megas trayendo amigos al sistema hasta llegar a un máximo de 8 gigas. Por 50 gigas cobran 8 euros al mes y, a partir de 100, lo consideran una cuenta profesional. Se integra perfectamente con cualquier navegador del mercado y tiene aplicaciones de enlace en la AppStore y Android Market.
  • YouSendit: extendida en el mundo profesional -sobre todo medios de comunicación y agencias de prensa- tiene como mayor ventaja que “libera” las cuentas de correo electrónico. La versión gratuita nos permite enviar archivos de hasta 50 megas -texto- y almacenar hasta 2 gigas. Lo malo es que tiene anuncios publicitarios incrustados. Por 6 euros mensuales ganamos espacio ilimitado y una gran cantidad de herramientas de gestión de archivos y contenidos.
  • RapidShare: otro de los portales en el ojo del huracán baraja la posibilidad de “variar” sus utilidades. Su funcionamiento es el más parecido a Megaupload ya que permite hospedar y compartir archivos muy pesados. Requiere crearse una cuenta de usuario registrado -lo que espantará a más de uno- para poder almacenar y compartir enlaces. La diferencia con Megaupload es que estos caducan. Por casi 10 euros al mes ganamos velocidad y seguridad ya que los mensajes se encriptan.
  • Skydrive: el equivalente Microsoft a Google Docs es un híbrido entre éste y iCloud.com. Permite gestionar archivos y contenidos y compartirlos entre usuarios de Hotmail. Además, permite acceder a ellos desde cualquier aparato con conexión a la red y compatible con las cuentas de Microsoft -todos, de momento-. Sus precios son muy similares a los de la competencia y, también, son recomendables: de entrada ofrece 25 gigas y hasta 100 megas por archivo.
  • MediaFire: otro de los investigados por el FBI se caracteriza por su sencillez. Basta con arrastrar un archivo y soltarlo para trasladarlo donde queramos. La única restricción viene en el tamaño de los mismos: hasta 200 megas en las cuentas gratuitas. Además, en éstas, los enlaces dejan de estar disponibles a los 30 días. Por 6 euros al mes todo esto desaparece -así como la publicidad- y el tamaño por archivo aumenta hasta los 2 gigas. Otros que podrían variar su política de contenidos tras el varapalo a Kim Dotcom.
  • Amazon Cloud Drive: el primer servicio ofrecido al público por una de las grandes. Los usuarios de este servicio de alojamiento de archivos disponen de 5 gigas y pueden aumentar su cuenta a un coste de 1 dólar anual por giga. Junto con este servicio la empresa de Jeff Bezos oferta el Cloud Player que permite acceder a contenidos musicales desde cualquier dispositivo Android con acceso a la red. Este servicio está sólo disponible en Estados Unidos, si bien, parece que su desembarco en Europa no tardará. Sólo tendrán que arreglar sus problemas con los derechos de autor.

Aquí tenéis opciones para los que usabais el servicio como un almacenamiento de archivos en la nube. Espero que alguno os resulte útil. Desde aquí creemos que representan el futuro de la informática.