Asus O!Play TV, el compañero perfecto

Con el desarrollo fulminante del «internet de las cosas«, los streamers se presentan como la herramienta ideal para convertir nuestra pantalla de televisión en un potente Smart TV con disco duro y acceso ilimitado a la red de redes.

Asus, una de las empresas más dinámicas del sector, nos ofrece el O!Play TV Pro Smart TV Set Drop Box, una evolución de su gama de reproductores multimedia que está dando lugar a equipos cada vez más atractivos y versátiles.

Con un diseño más cuidado que el anterior O!Play HD, se presenta en una caja negro piano con todos los conectores -más adelante veremos que muchos- ocultos tras unas tapas abatibles o en la parte posterior para no desentonar con el televisor, el sintonizador de televisión o el BluRay (la teoría del diseño que «tocábamos» ayer).

Tras la tapa del lado derecho encontramos el alojamiento del disco duro (que aunque no viene de serie es muy sencillo de instalar y que puede ser de hasta 3 TB). A la izquierda, el adaptador para tarjetas SD, MMC, MS y xD) así como los conectores USB (un 2.0 y un 3.0) para conectarnos al ordenador y transmitir rápidamente archivos o para «unirnos» a otros dispositivos externos.

También cuenta con un conector HDMI 1.4 preparado para soportar el ancho de banda que requiere el 3D. La red Ethernet ya es de 1 gigabit lo que facilitará traspasar contenidos desde cualquier ordenador o disco de red local (WLAN). Además, el software hace que si disponemos de WiFi busque siempre la opción más rápida.

A todo ello hay que sumarle las conexiones de vídeo habituales: salida de audio digital -óptica y coaxial-, un sintonizador de TDT integrado y una conexión para monitores específica. Cualquier pantalla servirá para que disfrutemos de los mejores contenidos multimedia.

Además, incluye funciones de SmartTV con acceso a contenidos online como Radio Internet, Picasa, Flickr, RSS y otros servicios «básicos». Además, Asus ha incorporado para esta versión a YouTube y el videoclub online Ace Trax -aunque de momento cuenta con pocas películas… en inglés-. Sólo le falta un navegador completo que nos permita el acceso a internet.

Por supuesto, como el disco duro es extraíble, podrás disponer de tus contenidos donde quieras. Y como trabaja con una red DLNA, también contarás con los archivos disponibles en otros dispositivos conectados a tu red favorita.

También destacan otras funciones como la posibilidad de compartir vídeos y grabaciones de TV en Facebook y YouTube, así como una aplicación para Android que permite mandar contenido desde cualquier teléfono o tableta y que se reproduzca en la pantalla que tenemos asociada al O!Play. Su precio, 199€ lo hace osteniblemente más caro que AppleTV, pero es cierto que te permitirá opciones que en Apple son más cerradas.

Es una gran opción de ocio. A su excelente compatibilidad con archivos se unen grandes especificaciones de conectividad y un buen diseño que no desentonará en tu salón. Además, al integrar TDT se convierte en una maravillosa opción para hacer que cualquier pantalla sea una SmartTV.

Bibliotecas, portales a la red

Existen en el Estado 6.608 bibliotecas -más del 80% de titularidad pública- y todas ellas siguen teniendo una importante influencia en nuestro desarrollo social. Depositarias, en muchos casos, del saber y el conocimiento acumulado durante décadas -algunas de ellas, incluso siglos- por el ser humano, siguen siendo lugar de reunión, trabajo, conocimiento, reflexión y tranquilidad. Ahora, con la eclosión de las nuevas tecnologías y de los dispositivos portátiles son, además, portal de acceso a la red mediante su enorme tejido de puntos WiFi.

Según el Informe Estadísticas de Bibliotecas 2010 llevado a cabo por el Instituto Nacional de Estadística, a finales del año pasado sólo 660 seguían sin tener acceso a Internet. La cifra es algo peor si nos referimos al número de centros con página web disponible para los internautas pues el número casi no llega al 40%. El porcentaje es llamativo si tenemos en cuenta que éstas recibieron más de 323 millones de entradas, un 8,8% más que el año anterior. Las visitas en personas a los centros se quedaron, empero, en 216 millones de personas, una media de 4,7 veces por habitante durante los últimos doce meses.

Navarra fue el territorio con más visitas por habitante con casi 7. En el otro lado de la balanza se sitúa Melilla con 0,7 por ciudadano. Suponemos que el peso de los campus universitarios de la Comunidad Foral habrán sido definitivos en estos resultados.

En 2000, cuando se empezó a estudiar el impacto de la red de redes en las bibliotecas estatales sólo 4 de cada diez disponían de un servicio que, por aquél entonces, quedaba reducido a ordenadores portátiles. Ahora que los teléfonos inteligentes tienen una tasa de penetración en el mercado estatal de casi el 40% -cifra que aumenta exponencialmente cada año- y las tabletas y netbooks se han convertido en dispositivos habituales en nuestros hogares, la demanda de conectividad ha crecido vertiginosamente.

Ciudades WiFi


Las buenas cifras de crecimiento de conectividad móvil acompañan a la cifra de las nuevas Ciudades WiFi en el Estado que llegan ya a las 150. El proyecto, enmarcado dentro de la Agenda Digital Europea para 2012 coloca a muchos de estos municipios a la altura de ciudades como Londres, París, Burdeos o Berlín en Europa.

Al otro lado del Atlántico, Philadelphia, Toronto, San Francisco -y cómo no, casi todo su entorno en Silicon Valley- se suman al proyecto llevado a cabo por las grandes empresas tecnológicas del país -entre las que destacan Google, Yahoo!, Oracle, Microsoft y Apple- para dar cobertura pública en todo el territorio.

Shanghai, en China, es la primera ciudad asiática con una cobertura total WiFi en su superficie. Parece que pronto será posible viajar sin preocuparse por las tarifas de roaming de los operadores.