Edge, la herramienta Adobe para HTML 5

La nueva internet -algunos la llaman 3.0- está a la vuelta de la esquina. Para demostrarlo, Adobe -una de las empresas de software punteras a nivel mundial- ha presentado su nueva herramienta para (en versión gratuita durante el periodo de prueba) para crear animaciones bajo el estándar HTML 5JavascriptCSS -hojas de estilo en cascada-.

La aplicación, que ha recibido el nombre de Edge, pretende entablar puentes entre Flash -el recurso de Adobe para estas creaciones- y HTML 5, la nueva revisión del lenguaje web que se presenta como el gran rival del anterior. De momento, su versión definitiva -y de pago- no está previsto que se comercialice hasta bien entrado el año que viene.

La estrategia de la compañía es compatibilizar ambos estándares de modo que algunas de sus herramientas, como Dreamweaver, ya están preparadas para trabajar tanto con Flash como con HTML 5. Miquel Bada, director de Adobe España explicaba en una entrevista en el [Enlace roto.] recientemente que la intención de los de San José es «dar todo tipo de facilidades a los diseñadores». Aunque también matiza que «una vez esté aprobado el estándar HTML 5 será más limitado en la interactividad que Flash».

Aún así, los californianos tienen claro que una vez sea «oficial» la nueva versión de este lenguaje web se convertirá en el estándar sobre el que trabajar, por lo que adaptarán Flash «10 años más adelantado» -según ellos- y sus demás herramientas a quienes trabajen con él.

Muy en está línea se encuentra Wallaby un básico de Adobe Labs que permite trasladar cualquier contenido Flash a soporte HTML. Es por ello que parece que los de la costa central de California no seguirán el consejo de Steve Jobs -principal detractor de Flash- y migrarán todos sus sistemas a HTML 5. De momento se centran en crear alternativas para ambos modelos. Bada, además, explica que no existe ninguna guerra de tecnologías, ni siquiera con Apple.

Los seis motivos de Jobs para no usar Flash


Precisamente en estas fechas se cumple un año desde que Jobs hizo público los seis motivos por los que se negaba a que su equipos -iPod, iPhone y iPad- funcionaran con lenguaje Flash: «pertenece a la era PC, no a la era móvil»; «es de la época del ratón, no de las pantallas táctiles»; «no es un lenguaje abierto como CSS, Javascript y HTML»-curioso viniendo de una compañía que considera que Android caerá por ser código abierto-; «es inseguro, inestable y el principal responsable de los errores de los ordenadores Mac»; «gasta más batería» y, por último, es «multiplataforma. Apple no puede depender de una tercera compañía a la hora de decidir cuándo entrega herramientas a los desarrolladores». La coletilla vino cuando Jobs le recomendó a Adobe que se dedicara a crear buenas herramientas en HTML 5 en vez de criticar a Apple por «haber dejado atrás el pasado».

La [Enlace roto.] de Adobe no se hizo esperar: «los motivos no son tecnológicos», explicaban, sino que «Apple encierra a consumidores y creadores». De momento Apple sobrevive sin Flash y Adobe sin entrar en los exitosos terminales y tabletas de la manzana. ¿Cuánto durará el divorcio?