eBooks, el nuevo soporte cultural se consolida

Casi todas las transformaciones y revoluciones de un sector suelen traer, primero, un momento de excepticismo por parte de los actores del mercado, después una gran sacudida por la aceptación de una buena parte de los consumidores, le sigue una parte de negación del cambio por parte de alguno de esos actores -habitualmente llamados a desaparecer- y, finalmente, un proceso de consolidación y normalización.

Los ejemplos más claros los podemos ver en sectores como la comunicación -prensa o televisión- así como el ocio digital: música, cine y literatura. Esta semana, con motivo de la celebración de San Jorge, nos centraremos en este último sector que parece haber recuperado cifras de crecimiento sostenido gracias al empuje de los dispositivos electrónicos.

Sin embargo, hay mercados (Reino Unido y Estados Unidos) en los que se está dando un fenómeno de lo más curioso: aunque el conjunto del sector crece y las ventas de libros electrónicos crecen en términos absolutos, su cuota de mercado para con la versión tradicional está reduciéndose. ¿Ocurre lo mismo en el nuestro?

Según cifras del propio sector, la salud de las plataformas digitales en el Estado es buena y la tasa de crecimiento interanual se sitúa por encima del 11%. Si tenemos en cuenta la distribución de títulos en castellano en todo el mundo la cifra cae hasta un 6,7% pero sigue siendo un dato muy positivo ya que se trata del séptimo año consecutivo de crecimiento.

Por número de libros vendidos la cifra es ligeramente superior a la facturación pero en ambos casos hablamos de crecimientos por encima del 5% y en el caso de la facturación hemos de tener en cuenta la devaluación de los precios en el mercado latinoamericano.

Es positiva también la subida de la facturación de las empresas con servicios de suscripción como Nubico. El modelo de lectura en «tarifa plana» es el enésimo ejemplo de la buena aceptación de plataformas en streaming en el que el cliente valora poder disfrutar el uso por encima de la propiedad. Spotify o Netflix son las referencias en los otros dos sectores antes mencionados.

Las cifras de ventas de las editoriales tradicionales en formato digital sumaron -sin tener en cuenta los libros de texto, la autopublicación y las ventas en Amazon- los 33 millones de euros. Esta cifra indica la buena salud del modelo, si bien, el crecimiento sostenido que también están viviendo los libros en papel ha evitado que se pudiera dar ese cambio del soporte en papel al digital. Si nos centramos en la facturación de los títulos autopublicados hemos de subir la cifra otros 5 millones de euros.

Según los analistas, uno de los factores claves para el buen rendimiento de los libros electrónicos en el Estado es el precio contenido de los mismos respecto a los tradicionales. En mercados más maduros como en Reino Unido y Estados Unidos el precio medio ha crecido ostensiblemente pasando de los 5,9 a los 7,3€ de media en tan solo dos años (aquí la cifra se mantiene estable entre los 6,8 y 6,4€ en función del año).

Sin embargo, el reto de la piratería (que se queda con casi un 10% de los lectores) así como una incertidumbre al respecto de la evolución de los impuestos relacionados tanto con la cultura como con los soportes digitales hace que el sector esté expectante ante la evolución de la industria en su conjunto y de la digital en particular.

Noticia recomendada por Binary Soul

Durangoko Azoka, espacio cultural y digital

Un año más la Durangoko Azoka ha sido el epicentro de la cultura vasca durante la primera semana de diciembre. Un escenario perfecto en el que durante cinco días en el que la creatividad, la historia, la tradición y las nuevas tecnologías han ido de la mano para subrayarnos en un entorno cada vez más gloablizado y mostrarnos al mundo como una cultura de vanguardia.

Con más de 110.000 visitantes, la 52 edición de la Azoka volvió a estar dividida en varios espacios (ocho) temáticos entre los que destacó de nuevo Kabi@, un entorno volcado con la digitalización que bajo el lema «ha pasado de ser a actuar» ha buscado señalar la importancia de la comunidad.

La «plaza digital» contó el primer día con una «Gamer Gela» y con el exitoso «Game Erauntsia» en el que los videojuegos vascos volvieron a tener un lugar de privilegio para mostrar al público -pequeños y mayores- que hay vida más allá de los grandes estudios internacionales y que cultura y nuevas tecnologías pueden y deben ir de la mano.

El jueves 7 se cedió el testigo a las aplicaciones y los teléfonos móviles con iniciativas como AppInventor que permitieron conocer más de cerca el trabajo necesario para desarrollar estos pequeños programas que nos hacen la vida mucho más fácil. También hubo tiempo para hablar de ciberseguridad con talleres en los que se trató la privacidad y la gestión de la seguridad en nuestro entorno.

El viernes 8 le llegó el turno a Wikipedia. La gran herramienta de conocimiento online desde principios de este siglo supone un enorme reto en cuanto a la creación y gestión de contenidos. Precisamente por eso se presentaron charlas en las que se animó a los asistentes a aprender a hacerlo y a poner en valor el enorme trabajo de todos aquellos que hacen posible (con sus errores y virtudes) la gran plataforma online para la democratización del conocimiento.

Con el comienzo del fin de semana, el espacio Kabi@ se centró en la comunidad de contenidos vascos en la red centrándose especialmente en bloggers, operadores, cooperativas y la revolución digital en materia editorial. Una oportunidad, esta última, que permite dar una difusión mucho mayor a las culturas «minoritarias» gracias a la globalización que permite internet.

El domingo, último día de la Plaza Digital tuvo un papel especialmente relevante el análisis de la situación de la mujer en la tecnología. Una temática cada vez más presente en las mesas redondas y que se centra, sobre todo, en la importancia de dotar a los avances técnicos y a los contenidos del punto de vista femenino, así como de aprovechar la enorme capacidad de las nuevas generaciones como se ha hecho en otras disciplinas.

En definitiva, una cita ineludible en el calendario para aquellos que disfrutamos de la cultura, defendemos la nuestra como un elemento diferenciador y entendemos las nuevas tecnologías como la herramienta indispensable para expandirla y democratizarla.

Noticia recomendada por Binary Soul

Geeks, ¿por qué les gusta la tecnología?

Durante mucho tiempo hemos hablado de nuestras capacidades para superar asignaturas del currículo de humanidades (letras) o de ciencias. Algo que, simplemente, dependía de nuestra vocación y gustos así como de ciertas capacidades cuyo origen era desconocido. Lo mismo ocurría con los geeks, personas apasionadas por la tecnología y la ciencia más allá de todo el marketing que, a día de hoy, la envuelve.

Sin embargo, un estudio llevado a cabo por el King’s College de Londres sugiere que los padres de hijos mayores son más inteligentes, se centran más en sus intereses y se preocupan menos por encajar en la sociedad valores asociados, tradicionalmente, a los geeks.

El estudio, publicado en la revista Translational Psychiatry añade que los niños de padres mayores suelen tener ciertas ventajas en relación a la educación y al desarrollo laboral posterior (estudios anteriores solo reseñaban un mayor riesgo de autismo o esquizofrenia).

La muestra del estudio (en el que también participó la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai en Estados Unidos) recogió datos de 15.000 pares de gemelos dentro del Twins Early Development Study (TEDS). Cuando los niños cumplieron 12 años llevaron a cabo un test basado en un «índice geek«. Los datos arrojaron que mientras que los hijos de padres de entre 25 y 34 años obtenían una puntuación media de 39,6, aquellos cuyos padres tenían entre 35 y 44 años sacaron 41 puntos. Para los padres de 50 años el dato se disparaba hasta 47.

El índice aumenta 1,5 puntos por cada 5 años de edad de los progenitores. Los datos se refrendaron del mismo modo en indicadores como la situación económica de los padres, la tasa de desempleo o las calificaciones. Especialmente en áreas como la ciencia, la tecnología, las matemáticas o la ingeniería.

Los miembros del equipo que han llevado a cabo el estudio consideran que, normalmente, una mayor edad en los padres es sinónimo de una mayor estabilidad laboral y, por lo tanto, económica lo que se podría traducir en mejores colegios y mayor facilidad de acceso a entornos culturales enriquecedores para los niños.

Curiosamente, el estudio también arroja que esta relación entre la edad del padre y lo geek que es su descendencia se acentúa mucho más en los niños que en las niñas donde la variación del índice es, en muchos casos, nula.

Durangoko Azoka, la nueva cultura vasca se consolida

Un año más, la cita más importante de la cultura vasca tiene una cita en Durango. Desde el día dos al seis de diciembre los ocho espacios de la Azoka han sido testigos de mesas redondas y coloquios, con especial relevancia para los creadores, el mundo audiovisual, la cultura digital (genial como siempre Kabi@), el aprendizaje, las artes escénicas y las retransmisiones en streaming.

El evento, demostración desde hace más de medio siglo de la evolución de la cultura vasca y el euskera, puso especial énfasis en las demandas de contenidos de las nuevas generaciones. De la cultura como aprendizaje y como ocio y, sobre todo, demostró la apuesta de los creadores de contenidos por las nuevas tecnologías como herramientas de distribución de la lengua y la identidad cultural.

Es por ello que hubo un espacio dedicado a Wikipedia y sus contenidos en euskera -con talleres de edición-, una apuesta por las redes sociales, cursos de programación (Python), mesas de debate sobre internet y, cómo no, un espacio para el ocio digital y los videojuegos.

Con una llegada cada vez más masiva de jóvenes (muchos de ellos estudiantes), la Feria se muestra como una cita ineludible para aquellos que quieres mostrar las nuevas formas de ocio y cultura para la generación millennial euskaldun. Una vez más, tanto las distribuidoras «clásicas» como los medios de comunicación y las start ups quisieron estar presentes para mostrar sus propuestas.

El cambio generacional entre los asistentes (algunos medios hablan de la media de edad más baja hasta la fecha) quedó plasmado también en los productos que demandaban en los stands de las distribuidoras y editoriales donde algunos juegos como Sorginen Kondaira -que gozó de una gran aceptación en la feria del año pasado- fueron muy solicitados.

La presencia de Game Erauntsia, comunidad de aficionados a los videojuegos, consolida el espacio euskaldun dentro de esta enorme industria y, sobre todo, confirma la demanda del mercado de contenidos diferentes al mainstream que aúnen cultura y ocio.

Bilbao y Santander, unidas por la cultura y la tecnología

Los pasados 19 y 20 de octubre las ciudades de Santander y Bilbao fueron testigo, respectivamente, de unas jornadas profesionales de intercambio de experiencias en las que se analizaba el papel de las nuevas tecnologías en el horizonte del patrimonio cultural. Dos días que buscaban la actualización y reciclaje de los principales actores que están viviendo una transformación digital y que intercambiaron buenas prácticas del día a día en ambas villas.

Financiadas gracias al programa de ayudas «Bilbao-Santander Tan Cerca 2016» promovidas por el Ayuntamiento de Bilbao y la Fundación Santander Creativa las jornadas versaron alrededor del debate sobre «Tecnología y patrimonio cultural, ¿amor o matrimonio de conveniencia?».

La jornada de Bilbao, a la que asistimos, tuvo como sede el Euskal Museoa de Bilbao y fue inaugurada por Iñaki López de Aguileta, director del Área de Cultura del Ayuntamiento. Por su parte, Manel Miró i Alaix, director del Área de Interpretación del Patrimonio y Contenidos Digitales de Stoa y Araceli Corbo, responsable de la Biblioteca y el Centro de Documentación del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León MUSAC, trataron «la comunicación del patrimonio en el tiempo de las apps» y las «experiencias reales en el uso de la tecnología aplicada en el ámbito de los museos».

Dejaron patente la alta estima que las herramientas tecnológicas tienen en el ámbito cultural ya que son la clave para acercar la cultura (y los formatos más tradicionales de cultura) a las nuevas generaciones. Ambos coincidieron en que estos nuevos soportes son y serán clave para contar historias, para entretener y formar.

Es por ello que mostraron el papel que poco a poco van adquiriendo las aplicaciones móviles a la hora de mejorar la experiencia de los visitantes de los museo y subrayaron el rol que la realidad aumentada y la gamificación en el sector.

Amanda Díaz-Ubierna, responsable de la compañía Amanda Pola; María Elena Riaño, profesora del área de Didáctica de la Expresión Musical en la Facultad de Educación de la Universidad de Cantabria; y Laurent Brunel, fundador de FabLad Santander y artista digital también recalcaron la importancia de la transversalidad entre nuevas tecnologías y cultura son absolutamente fundamentales para que todas las disciplinas sobrevivan, crezcan y se expandan en la sociedad.

En definitiva, las jornadas fueron el punto de encuentro perfecto entre profesionales del sector, estudiantes del ámbito de gestión y comunicación del patrimonio cultural con desarrolladores de aplicaciones, videojuegos y otros formatos digitales.

Noticia recomendada por Binary Soul