Noruega, la polémica por apagar su FM

A partir de 2017 Noruega será el primer país que apague su red de FM e implantar la transmisión digital de audio (DAB) con el fin de quintuplicar su cifra de canales. El paso, previsto en el protocolo europeo Eureka 147, se empezó a contemplar en los años 90 con el nacimiento de las radio fórmulas de música non stop y los canales de noticias 24 horas. Sin embargo, aunque siempre se ha hablado de sus ventajas -y su desarrollo en países como Bélgica o Reino Unido supera el 98%- todavía ningún país se había atrevido a dar el paso de eliminar la FM.

El apagón, promulgado por el parlamento nórdico en 2011, se da en un momento en el que la cobertura del DAB es del 99,5% de la población noruega y dos tercios de los hogares cuentan con sistemas de recepción adaptados. Al menos según las cifras de Digital Norge, representante de las emisoras públicas NRK y las principales privadas: Bauer Media y P4.

El responsable de comunicación de Digital Norge explica en un post de la asociación que la conversión se llevará a cabo con una cobertura mucho mayor que la digitalización de la televisión y que el único escollo que tendrán los oyentes será actualizar la radio de sus coches. De este modo, la ventaja de disfrutar de 25 canales en vez de 5 no solo supondrá un empujón a la industria sino también a la expansión de nuevos modelos y contenidos.

El motivo por el que se decantaron por potenciar esta tecnología es porque la geografía del país hace imposible dar una cobertura del 100% a través de internet y «porque la capacidad de las redes móviles no permitiría que todos los noruegos pudieran escuchar la radio a la vez», en palabras de Oyvind Vasaasen, portavoz de NRK en Digital Norge, para El País. Sin embargo, hay varias voces que rebaten esta teoría.

Lars Nyre, profesor de Estudios Mediáticos de la Universidad de Bergen, defiende que el DAB se estructura a partir de las relaciones con la Unión Europea de Radiodifusión que busca «que los grandes grupos se aseguren una posición dominante en el futuro». Asimismo, asegura que el proyecto solo pone en riesgo las iniciativas locales y públicas ya que no podrán competir en igualdad de condiciones con ellos y mucho menos con ofertas como las de Spotify, Podcasts y el desarrollo de los medios multimedia en internet.

Svein Larsen, dirigente de la Norsk Lokalradioforbund, una de las principales asociaciones de radios locales en el país, la eliminación de la FM solo beneficia al ente público que no tendrá que seguir financiando la doble distribución y a los dos principales grupos privados del país (por cierto en manos extranjeras) que se garantizan una posición dominante al menos hasta finales de la próxima década y aglutinan el 96% de la oferta radiofónica.

Técnicamente el DAB es el menos malo de los sistemas. Es cierto que flaquea en la recepción en interiores de edificios pero también lo es que no existe una alternativa que mantenga sus ventajas (poco consumo, posibilidad de desdoblar canales y crearlos temporales -pop up-, facilidad de navegación, fortaleza frente al pirateo, etc.). Además, bien planteado, en teoría, debería obligar a acuerdos entre competidores para poder lanzar nuevos canales. El problema es cuando el reparto es similar al desastre que tenemos en el Estados en el que en vez de nacer nuevos canales la TDT se ha convertido en un vertedero de repeticiones de los grandes canales.

¿Por qué aún así la televisión ha conseguido migrar a un modelo digital y la radio no? Hay varios motivos: en primer lugar la capacidad de internet para soportar la enorme demanda de radio en el continente. De media 440 millones de europeos consumimos 3 horas de radio diarias. ¿Puede hacerse esto desde la web de forma eficiente sin perder contenidos? Es un reto.

Por otra parte, la UE siempre ha visto la televisión como un negocio boyante que regular y por eso se dio una fecha de apagón para todo el continente. Sin embargo, la radio se ve como algo local lo que invita a pensar que aunque todo acabará siendo digital, durante bastante tiempo convivirán varias tecnologías. Mientras los grandes mercados: Reino Unido, Alemania, Francia y España no tengan «prisa» parece que la migración será gradual.