Ultrabooks, ¿cuáles son la referencia del mercado?

Hace pocos días Xiaomi dio un paso más para convertirse en uno de los fabricantes de referencia del mercado tecnológico: el lanzamiento de su nuevo ultrabook, el Mi Notebook Air tiene en el punto de mira a todos aquellos consumidores que buscan el diseño de Apple (al menos en cuanto a forma), un buen rendimiento -las especificaciones son, sobre el papel, notables- y una relación calidad-precio puntera.

Si unimos esta noticia a los datos de estancamiento del mercado de tabletas debido a que su tasa de renovación por parte de los usuarios es «lenta» (desde nuestro punto de vista, razonable), nos encontramos con que los portátiles ultraligeros son el nuevo filón por el que las empresas de hardware esperan crecer durante los próximos meses.

Es por eso que hemos querido hacer una recopilación de todo lo que nos han deparado los últimos meses en este nicho. ¿Cuáles son los ultrabook de referencia en el mercado?

  • MacBook y MacBook Air. El primero es la gran apuesta de Apple en el mercado de portátiles. El segundo es el creador de este nicho de mercado. Y eso son palabras mayores. El Air es pequeño, ligero y cuenta con una autonomía sobresaliente lo que lo convierte en uno de los mejores en su tarea de ser una herramienta perfecta de trabajo en cualquier situación. Aunque carece de las últimas tecnologías de la casa de la manzana (la pantalla Retina) su precio de 999 euros para el equipo de 11 pulgadas, 4 GB de RAM y 128 de almacenamiento SSD lo convierte en el portátil más accesible de su catálogo. Por su parte, el nuevo MacBook, sin apellido, cuenta con un tamaño aún menor, un hardware más rápido, potente y silencioso además de un peso aún más bajo. Su handicap es su precio de acceso de 1.499€ para el modelo con procesador M3. Solo macOS puede enjugar la diferencia.
  • HP Spectre. Si tuviéramos que definirlo con una sola palabra esta sería prodigioso. Por diseño, por acabados, por especificaciones, por concepto. Es uno de los mejores productos en la historia de la compañía que aúna una enorme potencia con un envoltorio ultraligero (1,1 kilos) que es, además, el más fino del mercado. Escalonado en dos precios (1.499 y 1.799 euros) en función de que escojamos un procesador i5 o i7 -siempre cuenta con 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento en estado sólido. Su único punto débil es su tarjeta gráfica integrada que desentona con la velocidad del conjunto. Aunque es cierto que no está pensado para gamers.
  • ASUS ZenBook. Uno de los pesos pesados del mercado gracias a su excepcional relación calidad-precio. No es el más potente pero es mucho más que suficiente para un usuario medio gracias a su procesador Intel i5, sus 4 GB de RAM, 128 GB de disco duro SSD y las 13 pulgadas de su pantalla. Su autonomía llega -justo- hasta las 7 horas. Unas cifras similares (menos la batería) a las de un MacBook Air, solo que por 699€. Un motivo más que suficiente para tenerlo en cuenta a la hora de buscar candidatos.
  • Microsoft Surfacebook. Más cercano a un dos en uno que a un ultrabook y a la espera de que la segunda versión llegue a nuestro mercado -la primera solo la podremos comprar a través de la web estadounidense de Microsoft- este equipo es una delicia por su potencia. Se nota que la teoría del equipo hecho a medida para el desarrollador de software funciona: es rápido y estable como ningún otro equipo con Windows. Disponible con hasta 1 TB de capacidad, 16 GB de RAM y una resolución de pantalla de ¡3.000×2.000! (el panel tiene 13,3 pulgadas) pone en aprietos a cualquier rival. Eso sí, el rendimiento se paga y esta versión cuesta casi 3.000 euros. La de acceso, con un procesador i5, 128 GB de capacidad de almacenamiento y 8 GB de RAM se queda en 1.300€. Un problema serio para sus compañeros de plataforma. Sobre todo si la segunda versión es capaz de contener los precios.
  • Dell XPS. La empresa de Michael Dell siempre se ha caracterizado por lanzar productos excelentes. Sin término medio. Y la familia XPS es el mejor ejemplo de cómo competir -por arriba- con el Spectre o el Surfacebook-. Lo más curioso es que el precio exagerado de sus rivales hace que el suyo sea competitivo. Por 1.499 euros ofrecen un equipo con procesador i5, 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento SSD con un factor determinante: la pantalla Infinity Edge con resolución de 3.200×1.800 píxeles. Una vez más cojea la tarjeta gráfica pero si consiguen afinar el tiro en este apartado conseguirán el mejor equipo del mercado con diferencia por rendimiento, precio y tamaño. Muy a tener en cuenta.
  • Mi Notebook Air. El objetivo (para nosotros erróneo) del fabricante chino sigue siendo crear réplicas de gran calidad del catálogo de Apple con un precio más atractivo y un buen rendimiento. Disponible en 12,5 y 13,3 pulgadas su gran apuesta -una vez más- es su precio: desde 500 y 680 euros, respectivamente. Sabedores del punto débil de sus rivales, los chinos han implementado una tarjeta gráfica GeForce 940 MX que trabajará junto con un chip i5, 8 GB de RAM, 256 GB de almacenamiento SSD, una batería que nos da 11,5 horas de autonomía y cuenta con carga rápida hasta el 50% y un panel FHD. Solo la durabilidad del equipo puede suponer un pero al dispositivo pero su precio puede subsanarlo más que de sobra para un usuario medio.

Ordenadores, 2015 confirma el cambio de ciclo

Hace ya cinco años que Steve Jobs proclamó el inicio de la era post PC. El cofundador de Apple anunciaba a bombo y platillo que la llegada de las tabletas (él se refería al iPad) y la continua mejora de prestaciones de los smartphones haría que cada vez más usuarios dejaran de lado los ordenadores. ¿Tenía sentido cargar con un objeto de dos kilos o más -los de precio accesible- solo para consultar el correo electrónico, navegar por internet y movernos por las redes sociales? ¿Esperar un «lento» arranque, depender de pesados programas y sus actualizaciones, etc.?

Muchos dijeron que Steve Jobs se había pasado de frenada. No era la primera vez que hacía un análisis tan «visionario» pero esta vez parecía condenado a equivocarse. Un ordenador podía hacer mucho más que un smartphone vitaminado. Evidentemente hay tareas que no están reservadas para una tableta -y casi tampoco para un híbrido- pero el gran público (todos nosotros al salir de trabajar) sí pueden desenvolverse con cualquier dispositivo que cuente con las especificaciones de un smartphone medio -ya no tenemos que buscar una tableta premium- y una buena colección de aplicaciones.

Precisamente por eso, si atendemos a las últimas cifras de ventas de ordenadores publicadas al respecto del año 2015 podemos decir que se confirma el cambio de ciclo. A pesar de las novedades del mercado, de sus prestaciones cada vez mayores, sus precios cada vez más bajos y la continua evolución del sector hacia modelos híbridos, el mercado parece haberles vuelto la espalda.

Windows 10 y su política de actualizaciones no está ayudando mucho al sector (más adelante explicaremos por qué), pero el solapamiento de funciones con los equipos móviles -cada vez más potentes y solventes- está siendo la puntilla definitiva.

Si nos centramos en los fríos números encontraremos datos de IDC y Gartner, dos consultoras especializadas que aunque no nos dan cifras idénticas sí tienen porcentajes de evolución similares. Las tablas que os presentamos a continuación (tomadas de las web de Xataka).

Ambas consultoras colocan en el mismo orden a los fabricantes. El primero es Lenovo que durante el último trimestre del año comercializó 15,4 millones de ordenadores, casi uno más que Hewlett Packard. A mucha distancia se encuentra Dell con 10,2 millones y un colchón de más de cuatro millones con respecto a ASUS. En quinto lugar muy cerca del cuarto se encuentra Apple con 5,6 millones de Macs vendidos.

No osbtante, si hacemos caso a los crecimientos relativos al periodo 2014-2015 veremos que todos los fabricantes se dejan entre un 1% y un 10% de las ventas y un buen trozo de su cuota de mercado (el porcentaje se agrava en los «otros» constructores). En el «mundo Windows» solo ASUS parece mantener el ritmo algo mejor que los demás. Y decimos esto porque, curiosamente, la empresa que anunció la caída de los PCs entre los usuarios medios es la única que sobrevive y sigue creciendo y ganando cuota de mercado.

Como decíamos antes, la mala implantación que está teniendo Windows 10, todavía por debajo de Windows 8 y Windows 7; la política de actualizaciones del sistema operativo, que ha levantado multitud de críticas; la baja tasa de refresco de los PCs al ser equipos que cada vez se usan menos y sobre todo, el crecimiento exponencial de iOS y Android en 2015 tanto en unidades vendidas como en capacidades de sus dispositivos son la puntilla y todo un problema para Microsoft, la gran perjudicada con este negocio.

Dell-EMC, ¿qué hay detrás de la mayor fusión de la historia?

Lo que fueron rumores durante semanas cristalizó el día 12 de este mes como la mayor operación del sector tecnológico de la historia: Dell llegó a un acuerdo con EMC para absorberla por 67.000 millones de dólares (unos 59.000 millones de euros) que deja en un juego de niños la compra de Broadcom por Avago Technologies y sus 37.000 millones de dólares. Pero, más allá de cifras escandalosas, ¿qué hay detrás de esta unión histórica?

Antes de seguir analizando los pormenores de la fusión presentemos a cada uno de los participantes. Fundada en 1984 por Michael Dell, Dell factura cada año 57.000 millones de dólares. Sin embargo, sus dos principales negocios están ahora mismo en una encrucijada. Por un lado, los PCs siguen bajando sus ventas trimestre tras trimestre ante el cambio de hábitos de los consumidores -mucho más dispuestos a dejarse su dinero en dispositivos móviles-. El último trimestre, por ejemplo, las ventas se dejaron un 7,7% a nivel mundial respecto a 2014. Por otra parte, el negocio de los servidores deja cada vez menos márgenes debido a la presión de fabricantes asiáticos como Huawei o ZTE.

EMC, por su parte, se creó en 1979 y está especializada en software y sistemas de administración y almacenamiento de información (cloud computing) dos herramientas clave en la era de los Big Data. Aunque su presencia en el mercado es similar a la de otros antiguos gigantes del hardware como IBM o HP, su facturación de poco más de 24.400 millones de dólares el año pasado la colocaba como uno de los «mordiscos» más apetecibles del mercado.

Dell y EMC ya tenían una historia de colaboraciones desde 2001 y no son nuevos los rumores sobre una fusión o compra entre las mismas. Ahora que se ha hecho realidad se crea la mayor empresa de servicios informáticos del planeta. Líder en suministro de servidores, dispositivos de almacenamiento, virtualización (la firma VMware seguirá como empresa independiente en su cotización y su gestión pero también forma parte del conglomerado) y ordenadores, así como en la gestión y almacenamiento de datos.

El objetivo de Michael Dell es claro: crear una «central de soluciones para empresas». Es la respuesta a un momento en el que la demanda se ha endurecido y la mayoría de las firmas buscan refugiarse en los servicios de negocios ante la perdida de beneficios en la electrónica de consumo en manos de las «nuevas ricas» de Silicon Valley.

Como siempre, una operación de estas características tendrá «daños colaterales» en forma de departamentos completos solapados entre ambas compañías. El año pasado EMC se vio obligada a despedir a casi 1.000 trabajadores en unos recortes que vio necesarios para seguir siendo competitiva ante HP, Cisco -la única grande que no ha movido ficha recientemente en forma de fusión- y Oracle (probablemente las dos firmas más afectadas por el nuevo gigante).

A pesar de los titulares sensacionalistas sobre los millones de dólares que se espera que facture la nueva empresa algunos analistas consideran esta operación un movimiento a contracorriente. Sobre todo si recordamos que no hace mucho que IBM cedió a Lenovo su división de ordenadores o que HP anunció hace meses que se «partirá» en dos sociedades más pequeñas centradas cada una de ellas en diferentes áreas de negocio: hardware y gestión de datos. Incluso eBay anunció recientemente su separación de la división de pagos online: PayPal.

La duda es cuántos serán los despedidos afectados por la fusión, cómo redundará esto en terceras empresas que trabajaban con la empresa de gestión de servidores (Google o Amazon, por ejemplo) y qué tiene en cabeza Michael Dell para volver a revolucionar el mercado como lo consiguió en los ’90 al ser el primer fabricante que permitía crear ordenadores a medida y su compra directa sin intermediarios.

Ordenadores y dispositivos móviles, las cifras de 2014

La industria tecnológica, sin duda, es una de las que más crece y más factura. Después de las cifras millonarias de beneficios de Apple, los récords de ventas de Samsung (como grupo no su división de móviles) y el crecimiento exponencial de la implantación de smartphones durante los últimos meses, nos llegan también las cifras de crecimiento de los ordenadores -sostenidas por primera vez en casi un lustro-. Por eso es momento de recapitular y averiguar cuáles han sido los principales fabricantes de smartphones y ordenadores durante el último año.

Smartphones, un invitado «inesperado»

Hemos repetido muchas veces que el negocio móvil, aunque millonario, no reporta beneficios a la mayoría de los fabricantes. El nicho más suculento, el de los terminales inteligentes, está copado, prácticamente, por dos fabricantes. Dos propuestas antagonistas pero igual de válidas que no dejan hueco a los rivales. Por un lado, Apple sigue remontando de la caída de prestigio, ventas y beneficios, que vivió durante los últimos meses de 2013. Por otro, Samsung, claro dominador del universo Android, empieza a notar la presión de una Apple que empieza a jugar con sus mismas reglas y los fabricantes chinos, cada vez más capaces y mucho más competitivos en precios.

En 2014 se comercializaron en todo el mundo 1.301,1 millones de smartphones, un 27,6% más que el año anterior. El enorme empuje del iPhone 6 (que ha batido todos los récord de ventas) y la democratización de los precios de estos dispositivos ha hecho que su implantación comience a ser un estándar mucho más allá de los mercados maduros.

Así, Samsung ha conseguido igualar (mejora levemente) sus ventas respecto al año anterior al llegar a los 318,2 millones de terminales vendidos (un 0,6% más y un 24,5% de cuota de mercado, que baja desde el 31%). Muy por detrás de los coreanos se coloca el gigante de Cupertino. Apple ha disparado sus ventas un 25,5% hasta llegar a los 192,7 millones de iPhone vendidos y un 14,8% de la cuota de mercado.

Por detrás se coloca el gigante chino Huawei que ha superado los 73,6 millones de terminales vendidos (un 50,4% más que en 2013 para un 5,7% de la cuota de mercado) y Lenovo (al que hay que sumarle las ventas de su adquisición Motorola) que ha llegado a los 70 millones de smartphones, un 54% más y una cuota del 5,4%.

El Top 5 lo cierran los coreanos de LG con 59,2 millones de teléfonos vendidos (gracias a su fortaleza en su mercado doméstico), un 24% más. La empresa se queda con un 4,6% del negocio. Sin embargo, estas cifras reflejan que los demás fabricantes, que en 2013 tenían un 40% del mercado, han crecido un 44,2% interanual para llegar a los 45,1 millones de teléfonos vendidos. ¿Han resucitado Sony o HTC? Nada más lejos de la realidad.

Si miramos la tendencia más inmediata, la del último trimestre, vemos que la perspectiva es bien diferente. Por un lado, la distancia entre Samsung y Apple se queda en un escueto 0,16% del mercado, poco más de 600.000 unidades. Mientras que los coreanos se han dejado un 11% de las ventas en la campaña de Navidad, los de la manzana han llegado a los 74,5 millones de iPhone (10 cada segundo, un 46% más que hace un año).

Lenovo supera por poco a Huawei (crece un 78% frente al «escaso» 41,7% de la marca del abanico rojo) y ambos afianzan sus ventas y su cuota de mercado por encima del 5%. Pero la gran sorpresa está en el quinto puesto. Los chinos de Xiaomi han adelantado por la derecha a todos sus rivales minoritarios para colocar 16,6 millones de terminales y crecer casi un 180%. Ahora su gran reto es seguir creciendo en China, derrocar a Samsung en Asia y superar los 100 millones de unidades vendidas en menos de un año. Incluso Apple es su objetivo. Buscan que los usuarios abandonen los iPhone regalándoles un Mi4 (si tienen una versión anterior al 5S) o un Mi4 Pro (si tienen un 6 o un 6 Plus). Parece una tarea titánica pero viendo su crecimiento en los últimos meses, si algún fabricante puede hacerlo, sin duda es éste.

Ordenadores, duelo de titanes

El mercado de ordenadores también está de enhorabuena. A falta de que se publiquen los resultados de ventas anuales de los principales fabricantes ya podemos hacernos un mapa del estado de salud del negocio.

El primer puesto es para Lenovo. La empresa que primero se quedó con la división de IBM y que ahora se ha hecho con Motorola demuestra que su apuesta por la potencia está siendo premiada en el creciente mercado de ordenadores. En el tercer trimestre de 2014 se hizo con un 20% de la cuota de mercado con un crecimiento interanual del 11%.

En segundo lugar se ubica Hewlett Packard. Dentro de un enorme proyecto de reestructuración, los californianos han conseguido crecer más de un 5% para rozar los 15 millones de equipos comercializados ese trimestre y quedarse con casi un 19% del mercado.

En tercera posición se encuentra Dell. La empresa ha crecido casi un 10% desde el regreso de Michael Dell para superar el 13% de la cuota de mercado y rondar los 11 millones de ordenadores comercializados previa campaña de navidad.

Fuera del podio Acer ha crecido un 11% para superar los 6,6 millones de ordenadores y quedarse con un 8,4% del mercado. Finalmente, Apple sigue viendo como sus MacBook e iMac pasan de ser objetos minoritarios de culto y crecen un 9% las ventas hasta superar los 5 millones de ordenadores. Es cierto que la cifra es muy poco superior a la de ASUS, sin embargo, el rendimiento de su ecosistema y el crecimiento de ventas de sus demás equipos empujan a los de la manzana a los puestos de privilegio.

Portátiles táctiles, los mejores

Si ayer hablábamos de la revolución que han supuesto las tabletas, hoy le toca el turno a los portátiles táctiles. Dispositivos que se reinventan completamente para ganar versatilidad e intentar frenar la caída de ventas ante las tabletas. Aquí os enseñamos los mejores del mercado, no tienen desperdicio:

 

 

  • Sony Vaio Duo 11: uno de los pocos que permite interactuar con su pantalla con los dedos o con un puntero que viene de serie y que nos permite tomar notas a mano o escribir correos electrónico como si se tratara de un bloc. Su pantalla Full HD de 11 pulgadas es la nota más llamativa de un equipo con procesador Intel Core i5 y 4 GB de RAM. Entre sus puntos fuertes un peso de sólo 1,3 kilos y un precio apetecible: 1.200 euros.
  • ASUS Zenbook UX31A: su presencia es espectacular gracias a su resistente y elegante chasis de aluminio. Su pantalla IPS multitáctil cuenta con retroiluminación LED y gracias a su tecnología ASUS Super Hybrid II puede estar largas temporadas en reposo sin casi consumir energía. Además, en 2 segundos está completamente operativo desde el estado de hibernación. Su peso es también de 1,3 kilos a pesar de que su pantalla sube hasta las 13,3 pulgadas. En su interior trabaja un procesador Intel i7 así como 4 GB de RAM DDR3. ¿El precio? Lo bueno se paga, en este caso, 1.699€.
  • Toshiba Satellite U840T: los que no hace mucho eran los mejores portátiles del mercado ahora tienen que reinventarse ante el empuje de los equipos del sudeste asiático. Toshiba nos propone un modelo con carcasa de aluminio en su primer ultrabook con pantalla táctil que, además, tiene un útil revestimiento antihuellas. Es de los pocos que combina un disco duro de 500GB con una unidad SSD de 32 GB que está pensado para aumentar la velocidad de arranque. Su pantalla no es la de mejor resolución pero tiene un buen tamaño (14 pulgadas) y disfruta de 6 GB de RAM DDR3. Entre sus «peros» un peso de 1,7 kilos (demasiado en un ultrabook). Entre sus virtudes, su procesador i5 y su precio de 999€.
  • Lenovo IdeaPad Yoga: el gigante chino heredero de IBM usa un panel con tecnología IPS multitáctil que garantiza un nivel de detalle en fotografías y vídeos envidiable. Es abatible 360 grados para hacerlo más fácil de manejar y cuenta con un sistema de sonido Dolby Home Theatre que le otorga una gran calidad sonora. En su interior tiene un disco duro de 128 GB SSD un procesador Intel i5 de tercera generación y 8GB de RAM DDR3 que multiplican su velocidad de trabajo. Todo ello en un dispositivo de 1,5 kilos y 1.299 euros. Mucho más que recomendable.
  • HP Xpectre XT TouchSmart: Hewlett-Packard fue una de las primeras empresas que apostó por los ordenadores con pantalla táctil. Ahora su ultrabook es el primero en incorporar un puerto Intel Thunderbolt que permite la transferencia de archivos a velocidades de vértigo. Como siempre, cuenta con tecnología Beats Audio en sus altavoces, una pantalla Full HD de 15,6 pulgadas, está completamente fabricado en metal y cristal y corre con un procesador Intel i5 unido a 4 GB de RAM DDR3. Su precio está ajustado hasta los 1.599 euros. Su única pega es que todo este equipamiento se traduce en 2,15 kilos.
  • Dell Inspiron 15R: si pensabais que nadie podría construir un portátil más barato que Toshiba, la empresa norteamericana os dará una sorpresa. Acabado en aluminio cepillado incorpora un disco de ¡1 TB! de capacidad e incluso una unidad óptica de discos DVD -grabadora-. Tiene una webcam de alta definición con micrófono incorporado. Por cierto, su procesador es un Intel i7 y cuenta con 8 GB de RAM DDR3. La razón de su precio tan asequible (799€) está en la resolución de la pantalla (1.280×720 para un panel de 15,6 pulgadas se nos queda corto) y un peso de 2,2 kilos.
  • Panasonic ToughBook CF-AX2: no es barato. Está dirigido casi exclusivamente al mundo de los negocios gracias a su imagen seria, robusta y a su diseño flip over que permite usarlo como una tableta. Sólo funciona con Windows 8 Pro y tiene una batería intercambiable en funcionamiento. Su pantalla tiene sólo 11,6 pulgadas; su procesador es «sólo» un Intel i5; cuenta con 4 GB de RAM y cuesta 2.178 euros. ¿El motivo? Pesa 1,1 kilos es resistente a salpicaduras, polvo, arena y a caídas a más de medio metro. Todo un ejemplo de solidez.