AirPods, analizamos el periférico más polémico del año

Cada vez que Apple actualiza un dispositivo hay un debate enorme. O bien porque quita cosas (los puertos del MacBook Pro, por ejemplo) o bien porque hace evolucionar otras -¿un smartphone sin puerto de auriculares?-. No solo no han sido los primeros (el premio es para el Moto Z) sino que parece la evolución lógica en un fabricante que siempre ha apostado por unir sus equipos sin cables así como la de un mercado que exige periféricos (desde ratones a impresoras pasando por wearables) totalmente autónomos y portátiles.

Es por ello que cuando se anunció el iPhone 7 sin jack de auriculares y se presentaron los AirPods como evolución de los legendarios EarPods analistas, fanboyshaters y redes sociales se enzarzaron: ¿un dispositivo de casi 1.000 euros sin jack? -poco importaba que se incluyeran unos EarPods con conector lightning-, ¿un gasto extra de 179€ por unos auriculares inalámbricos? Además, su lanzamiento parecía demorarse semana tras semana lo que hizo que muchos sentenciaran que algo no iba bien.

Por eso vamos a analizar si realmente estos auriculares merecen la pena. Lo primero que hemos de barajar es cuánto tiempo dedicamos a escuchar música, televisión, podcasts, etc. en nuestro dispositivo. Si casi no lo hacemos es más que suficiente cualquier auricular con cable. ¿El motivo? La batería del smartphone nos durará mucho más y el coste de adquisición será nulo -todos los teléfonos vienen con un juego-. Si en cambio pasamos mucho tiempo disfrutando de las plataformas en streaming y cualquier otro contenido multimedia debemos tener en cuenta otros factores. Uno de los principales, la comodidad, es la que hace que cada vez más usuarios se decanten por auriculares bluetooth.

Si entramos dentro de ese perfil, ¿por qué motivo hemos de decantarnos por los AirPods en vez de por otros modelos que se venden incluso en la web de Apple? El primer punto a su favor es la integración. No existe en el mercado ni un solo periférico que tenga una integración mayor con su ecosistema que estos pequeños dispositivos.

Basta con abrir la caja de los AirPods para que se despliegue en la pantalla del equipo iOS o macOS un pop up con el icono de «conectar» que una vez pulsado nos vincula los auriculares a todos los dispositivos de nuestro ecosistema mediante iCloud. Eso significa que no tendremos que hacer nada para disfrutarlos con nuestro iPhone, iPad, iPod, iMac, MacBook, Apple Watch, etc.

Cualquier usuario del ecosistema Apple sabrá que el hardware no siempre es lo más importante. La visión de Steve Jobs se centraba en lo que la tecnología puede hacer por nosotros -y no al revés- y eso se traduce en que lo más importante es la sencillez de uso. Todo ha de ser intuitivo: por eso los AirPods dejan de sonar cuando nos quitamos uno de ellos, son capaces de saber si estamos utilizando uno o los dos (incluso si nosotros llevamos uno puesto y otra persona el otro) y, sobre todo, por Siri.

Es cierto que este año parece ser el año de Alexa, el asistente virtual de Amazon; pero también es cierto que a día de hoy ningún asistente por voz está mejor integrado con su ecosistema que Siri. No solo por cómo trabaja con aplicaciones nativas sino por su espectro de aplicaciones de terceros compatibles que no paran de crecer. Mapas, FaceTime, música, deporte… todo al alcance de nuestra voz de una forma mucho menos geek que hablar con nuestro teléfono o nuestro reloj.

Y, una vez más, volvemos al mundo sin cables que la empresa de la manzana lleva años planificando: gracias a la evolución de watchOS, la suma Apple Watch más AirPods se antoja definitiva. Incluso cuando practicamos deporte. Es cierto que no son resistentes al agua pero también lo es que su diseño hace que sean mucho más seguros de lo que parecen -es prácticamente imposible que se caigan mientras corremos o andamos en bicicleta, por ejemplo-. Eso nos permite gestionar nuestra actividad, cómo nos desplazamos y la música que oímos (con Apple Music la integración es aún mayor) sin necesidad de sacar el iPhone del bolsillo… o de casa.

¿Tienen handicaps estos AirPods? Por supuesto. El primero, como suele ser habitual en casi cualquier equipo de Apple, su precio. 179€ es un precio respetable no solo para unos auriculares, sino casi para cualquier accesorio (hay smartphones que valen menos). Sobre todo porque la calidad de audio no es la mejor del mercado. Hay auriculares por ese precio mejores. Si bien es cierto que todos los auriculares inalámbricos bajan mucho su calidad de sonido respecto a sus equivalentes con cable y el salto no es exponencial respecto a la competencia. Sobre todo porque se trata de auriculares intraauriculares y no de equipos externos mucho más voluminosos y con mejores sistemas de cancelación de ruido.

Apple ha implementado en los AirPods la tecnología beamforming que se centra en mejorar la voz y en cancelar ruidos externos para dar uno sonido más nítido. El problema es que, a falta de nuevas actualizaciones del software del chip W1 no se aplica mientras escuchamos música y solo lo hace con las llamadas.

El sistema de carga es también muy intuitivo: se carga la caja donde se guardan y esto hace que siempre que estén en ella sumen autonomía. La caja se carga gracias a un puerto lightning convencional y en muy poco tiempo (poco más de una hora) dan una autonomía de más de seis horas para los auriculares. El sistema de carga rápida garantiza tres horas de autonomía en tan solo 15 minutos «enchufados».

Por cierto, para los que piensen que es fácil perderlos (son muy pequeños), ya hay una aplicación iOS que permite saber dónde está el AirPod extraviado. ¿Y si tienes un equipo Android? Aunque no todo funciona tan fluido como con el iPhone, siguen contando con un excelente sistema de carga, un sonido cálido centrado en los medios y un buen puñado de funciones que por ahora la competencia no solo no tienen sino que ni se le acerca -los más parecidos son los PowerBeats 3… también de Apple-.

Apple 2013, el gigante se renueva

Esto que veis en la imagen de apertura del post es, probablemente, el dispositivo más esperado de Apple. Después de que el gigante californiano adquiriera Loewe (fabricante de televisores de alta gama que hasta entonces trabajaba con Philips), aumentara sus lazos con LG para fabricar paneles de última generación -en detrimento de los acuerdos con su rival Samsung- y mejorara sustancialmente el software de su Apple TV, los rumores sobre un iTV se han disparado. El frío recibimiento por parte de los críticos del iPhone 5 y del iPad Mini (no así por parte de los clientes), además, exige de los de Tim Cook un nuevo producto que maraville al mundo y después de revolucionar la industria de los contenidos de ocio, transformar la televisión sería un buen paso.

 

Sin embargo, hoy nos centraremos en todos los dispositivos renovados que ha lanzado la empresa con mayor capitalización del mercado para saber si el reinado de los californianos corre peligro.

 

 

  • MacBook Pro: el portátil de gran capacidad de Apple recibe varias mejoras en cuanto a su pantalla (recibe la resolución de los paneles Retina) y a su capacidad de almacenamiento gracias a la tecnología flash que permite acceder más rápida y eficazmente a los contenidos almacenados. Además, los procesadores Intel de última generación permiten un modelo mucho más ligero, delgado y con mayor presencia. Aunque su precio es más alto de lo esperado -los Air se encargan del acceso a la gama- son, sin duda, los portátiles más potentes y deseados del mercado.
  • iMac: tener en su catálogo el único ordenador de sobremesa del mercado que aumenta sus ventas, el único todo-en-uno que sigue atrayendo a los clientes y mejorarlo es todo un reto. Sin embargo, los de Apple son expertos en dar un giro más de tuerca a sus equipos. En este caso se han centrado en aumentar las prestaciones de la pantalla (que de momento no es Retina Display), conferirle un formato panorámico más marcado para disfrutar de películas y contenidos de vídeo, mejorar los procesadores de sonido; aumentar el potencial de los motores gráficos y de los procesadores de tercera generación de Intel y, de paso, hacer que el diseño sea aún más atractivo, moderno, elegante y estilizado. Si ha eso le unimos la tecnología FusionDrive que aúna la velocidad de una unidad de almacenamiento Flash con la capacidad clásica de los discos duros en estado sólido, tenemos una máquina a la que la palabra potencia se le queda corta. Por cierto, para los que critican que no lleva unidad de lector óptico de DVD, ¿lo necesita una empresa que genera el 30% de sus ingresos gracias a iTunes?
  • iPod Nano: es cierto que gracias a la eclosión de las tabletas y los smartphones los iPod, la base sobre la que creció el «imperio» de Apple, está en horas bajas. Pero también es cierto que sigue siendo el reproductor de contenidos multimedia que más se vende en el mundo. El nuevo Nano rompe la tendencia de los anteriores y gana tamaño (y el famoso botón de Apple) para conseguir una pantalla multitouch mucho más completa que en las dos generaciones anteriores. Además, como viene siendo habitual en la casa, incorpora todas las mejoras de la casa: EarPods, pantalla con más resolución, nueva antena de radio y optimizadores de sonido. Excelente para aquel que quiera entrar poco a poco en el universo Apple.
  • iPod Touch: con ustedes la mayor pesadilla de la PSP y la PS Vita. La consola móvil más vendida del mundo es el MP5 de Apple. La semilla sobre la que se generó el iPhone hereda las nuevas dimensiones (cuatro pulgadas es mucho mejor para jugar), pantalla Retina (otra dimensión de calidad de imagen para cualquier dispositivo de este tipo), más de 750.000 aplicaciones disponibles, juegos a, como mucho, 6€ y una tarjeta gráfica mejorada, así como un procesador mucho más potente. Todo ello actualizable con nuevos software que permitirán al usuario ver la TDT, consultar el correo electrónico, escuchar música, etc… por un precio mucho más recatado que en las anteriores consolas. Una maravilla que ha mejorado en todo respecto al anterior. Por cierto, su nivel de personalización es cada vez mayor. Ahora la carcasa admite varios colores. Un acierto.
  • EarPods: muchos usuarios de dispositivos Apple nos quejábamos del bajo rendimiento de los anteriores EarPhones. La calidad de los reproductores era excelente, sin embargo, los «cascos» dejaban mucho que desear. De este modo, fuimos muchos los que migramos a fabricantes como Sennheiser. Consciente de ello, los ingenieros de sonido de la casa se pusieron manos a la obra para diseñar unos altavoces portátiles de primera. Desde su forma ergonómica hasta las aperturas para un mejor flujo de aire dentro del equipo hacen que la mejora del audio sea mucho más que evidente desde las versiones anteriores. Todo un acierto que hará que los auriculares blancos vuelvan a ser algo más que un signo de distinción («llevo un iDevice original…»). Os recomiendo ver el vídeo de cómo se diseñaron. No tiene desperdicio.
  • iPad Mini: toda una declaración de intenciones de la era post Steve Jobs. Una tableta pequeña que detenga el éxito de ventas del Kindle Fire HD y de Nexus 7. No cuenta con el último procesador de la casa ni tampoco con la pantalla Retina, pero es más ligero, bonito, pequeño y barato que nunca. Por poco más de 300€ se tendrá acceso a todo el universo de la AppStore y, de paso, se podrá hacer lo mismo que con el grande. La única duda que surge en Cupertino es si aumentará las ventas de la familia iPad o sólo canibalizará las de los iPads de gran tamaño -en el blog intuimos que las horas del iPad 2 están contadas-. Seguro que muchos esperaban más, como las carencias que explicábamos antes, pero seguro que lo que no esperaban era este precio, realmente competitivo para Apple.
  • iPad: quizá el lanzamiento más polémico de Apple en los últimos años. Sólo siete meses después de presentarnos el Nuevo iPad (nunca iPad 3), los de Cupertino lo han mejorado considerablemente incluyendo el nuevo conector Lightining y el potente procesador A6X, el mejor de la historia de la empresa y, según ellos, el doble de eficiente y poderoso que el A5X que equipaba la anterior generación -si es que esto es un iPad 4-. Para más polémica, mantienen el precio y descatalogan la versión anterior. Seguro que han enfadado a muchos fans. Aún así, ahora más que nunca, es la mejor tableta grande del mercado. Sólo el Galaxy Note II, por diferente, puede hacerle competencia.
  • iPhone 5: bajo el lema oculto de «cambiarlo todo para que nada cambie», Apple ha seguido la tendencia del mercado -en vez de generarla- y ha aumentado hasta 4 las pulgadas de la Retina Display de su teléfono estrella. Más ligero, más esbelto, más delgado, más rápido, más eficiente, más autónomo, con nuevas aplicaciones dedicadas y, sobre todo, con los pésimos Apple Maps. Objetivamente no son tan malos… si no se implementaran en un terminal que en su gama más alta se acerca peligrosamente a los 900€ libre. Aún así, con el Galaxy SIII y el Xperia T, el mejor smartphone del mercado -aunque esta vez le salva el sistema operativo-.
  • iOS 6: desarrollar un programa totalmente apto para tabletas de dos tamaños y smarphones, que sea capaz de aceptar órdenes por voz, sea estable, prácticamente a inmune a los virus, que admita más de 750.000 aplicaciones y que acabe hibridándose completamente con los ordenadores no parece suficiente para la empresa que ha destituido a su jefe de iOS por el enorme fallo de Apple Maps. Ahora lo desarrollara el encargado de OS X, lo que nos garantiza más unión entre entornos. A día de hoy, sigue siendo el programa móvil de referencia… por mucho que le pese a Google.
¿Qué os parecen las novedades?

 

iTunes y iPod, no todo es iPhone

La presentación del iPhone 5 eclipsó casi por completo el esfuerzo de la empresa de Cupertino por seguir dominando el negocio de la música tanto en lo referente a la comercialización de canciones como en la de sus famosos reproductores portátiles, los iPod.

 

Desde el lanzamiento en 2001 del primer iPod, Apple ha vendido más de 350 millones de reproductores. Lo que comenzó como un potente mp3 con el aroma de producto bien acabado de la manzana se ha convertido en una familia que incluye el exitoso Nano (que vuelve a cambiar por completo), el Classic (todo un disco duro portátil) y el Touch (el inspirador del iPhone allá por 2007).

 

Sin embargo, el aumento exponencial en las ventas del teléfono y la tableta más famosos ha hecho que estos reproductores se vendan cada vez menos. Para revitalizar su comercialización -en una mezcla de aumentar las ventas y de asegurarse clientes si Android acaba ganando la batalla y Windows Phone escala más de lo previsto- han decidido volver a un formato más parecido a los de la cuarta y quinta generación.

 

Ahora es aún más fino: su grosor se queda en unos escasos 5,4 milímetros y le acompaña una pantalla multitáctil de 2,5 pulgadas así como el famoso botón Home que hasta ahora se reservaba para sus hermanos mayores Touch. En cuanto a tecnología, incorpora de nuevo radio FM, podómetro, bluetooth -esto por primera vez- y una batería que ahora soporta hasta 30 horas de reproducción ininterrumpida.

 

 

 

 

 

El iPod Touch hereda el nuevo formato del iPhone. Una pantalla Retina panorámica que gana en nitidez y en finura para que el conjunto pierda grosor. Su peso se queda en 88 gramos, todo un récord que, por ahora, lo coloca por delante de los Galaxy de Samsung y que supone la mitad respecto a los reproductores Walkman de última generación de Sony, estos, eso sí, mucho más pequeños y con menos posibilidades.

 

Ambos modelos se comercializarán con los nuevos y mejorados EarPods de la casa. Como dijimos ayer, no son unos cascos premium, pero su mejora respecto a los famosos blancos de los que ya han comercializado cientos de millones es evidente.

 

Finalmente, iTunes, el centro de toda la galaxia Apple también recibe mejoras. La empresa de Tim Cook ha tenido en cuenta que dos de cada tres compras de música de su tienda se realiza desde los smarpthones y tabletas de la firma. Precisamente por eso se ha rediseñado por completo su funcionamiento -tanto para ordenadores como para iOS- y se ha integrado con Facebook. En el caso de los Macs y PCs, por cierto, se ha integrado con iCloud. La nueva versión, al igual que el esperado iOS 6, estará disponible gratis el 19 de septiembre. Parece que aquí Apple sí que ha echado el resto.