GAIA 2017-2020, Euskadi apuesta por las TIC

El pasado miércoles 15 de febrero la Asociación de Industrias de las Tecnologías Electrónicas y de la Información del País Vasco, GAIA, presentó su plan estratégico para el periodo 2017-2020. Durante el acto, se pudo constatar la apuesta del cluster por las nuevas tecnologías y por convertir el sector TEIC en referente europeo y mundial.

Así, la presentación de las cifras del anterior plan cuatrienial demostró la buena salud del mismo a pesar de haberse desarrollado durante la parte más dura de la crisis económica: crecieron tanto la facturación como el empleo y tan solo la inversión en I+D se resintió en un escenario donde los recortes fueron la tónica en todas las economías continentales.

Apoyadas por la Industria 4.0, la biociencia y las sinergias con las industrias culturales y creativas, el plan 2013-2016 permitió consolidar una serie de colaboraciones interempresariales que permite confiar en un periodo mucho más floreciente hasta 2020 apoyados en una mejor situación económica, y en la puesta en marcha de diferentes estrategias en busca de la especialización inteligente de la industria.

Las metas del nuevo plan estratégico son ambiciosas: hacer que siga creciendo esa especialización inteligente en el que las empresas TEIC son capaces de dar soluciones personalizadas a las demandas de otros sectores; la internacionalización para potenciar la competitividad del conjunto del sector y multiplicar la integración con otros sectores para ganar capacidad financiera, humana y logística. Integrar conocimientos y tecnología permitirá dar un salto cualitativo a la economía de la región.

Bajo la idea de «Smart Industry, Smart Territory, Smart Society» se busca que el empleo del sector crezca un 25%, la inversión en I+D+i un 20% y las exportaciones un 35%. Cifras ambiciosas pero posibles gracias al rápido desarrollo tecnológico y a la capacidad de adaptación que por ahora están mostrando las empresas.

Smart Industry busca la revolución de la industria a través de la transformación digital: desde la automatización de procesos hasta productos inteligentes pasando por servicios telemáticos bajo demanda para los clientes. Smart Territory busca el desarrollo de las ciudades y territorios con una Administración y unos servicios públicos digitalizados y accesibles. Smart Society es el resultado de la digitalización de los modelos sociales incluidas las relaciones interpersonales.

La herramienta principal será la colaboración inter e intra cluster. Gracias a ellas se crearán cadenas de valor que permitan desarrollar soluciones singulares, reconocidas y respaldadas. El papel de Elkargi como financiador será fundamental para el desarrollo de estrategias TEIC e innovación 4.0. Así, también se pondrán en marcha programas de mecenazgo en las que empresas con experiencia apoyarán a las start ups para desarrollarse (y a sus proyectos más ambiciosos) con el apoyo de entes públicos.

Por último, el papel de los Labs será fundamental al definirse como un espacio físico en el que se buscará acercar nuevas tecnologías y propuestas tanto a diversos mercados como a la sociedad. Basquegame, por ejemplo, se antoja como una infraestructura en el que el sector del videojuego vasco podrá demostrar su enorme capacidad para reformularse como clave en los procesos de gamificación en las empresas. Una potente herramienta de capacitación y transferencia de información en el que, además, las start ups podrán testar nuevos sistemas y tecnologías antes de incorporarlos a su cadena de valor.

Tomás Iriondo, director general y coordinador en GAIA nos desgranó, además, algunas de las claves de ese plan estratégico a corto plazo. Preguntado por la inminente Hannover Messe, la feria industrial más grande del mundo con más de 6.000 expositores y de 200.000 visitantes, Iriondo recalcó que el «factor diferencial de la propuesta vasca en la feria es la flexibilidad y el pragmatismo que las PYMES vascas pueden ofrecer en el mercado». De la colaboración de las diferentes PYMES surge la posibilidad de «crear resultados a medida, bajo demanda, a las necesidades del mercado y otras empresas que los grandes no siempre pueden dar».

Uno de los ejemplos que recalcó fue el de la Basque Open Innovation Platform que busca crear un «ecosistema industrial vasco» en la que estén conectadas las «empresas tractoras, los innovadores, la Administración, los Parques Tecnológicos, la universidad y las empresas». Un factor diferencial ya que, si la Industria 4.0 requiere de una integración vertical, el desafío de seguir siendo competitivos requiere también de una «integración horizontal». Para ello será necesario, según el coordinador, «tender puentes digitales, conectores en las fases de preproducción, producción y post producción». Para ello, las TEIC serán cruciales ya que la plataforma requiere de una «comunidad de desarrolladores con un claro espíritu territorial que potencien el ADN industrial de la sociedad».

Para ello será necesario una readaptación de todos los actores económicos y, en este escenario, la industria del videojuego puede tener un papel fundamental. «Siendo conscientes de la imposibilidad de competir en el mercado tradicional de los videojuegos -donde el papel de Londres, Tokio o Los Ángeles parece indiscutible-, las empresas tienen la posibilidad de crecer mediante alianzas con la industria». Para ello deben reenfocarse hacia «los serious games, la capacitación y el empleo de nuevas tecnologías como la realidad virtual y la realidad aumentada». Y aquí es donde tendrá un papel relevante una herramienta como Basquegame donde todos podrán aprender de todos y podrán buscar alianzas estratégicas para ganar competitividad.

Noticia recomendada por Binary Soul

Durangoko Azoka, la nueva cultura vasca se consolida

Un año más, la cita más importante de la cultura vasca tiene una cita en Durango. Desde el día dos al seis de diciembre los ocho espacios de la Azoka han sido testigos de mesas redondas y coloquios, con especial relevancia para los creadores, el mundo audiovisual, la cultura digital (genial como siempre Kabi@), el aprendizaje, las artes escénicas y las retransmisiones en streaming.

El evento, demostración desde hace más de medio siglo de la evolución de la cultura vasca y el euskera, puso especial énfasis en las demandas de contenidos de las nuevas generaciones. De la cultura como aprendizaje y como ocio y, sobre todo, demostró la apuesta de los creadores de contenidos por las nuevas tecnologías como herramientas de distribución de la lengua y la identidad cultural.

Es por ello que hubo un espacio dedicado a Wikipedia y sus contenidos en euskera -con talleres de edición-, una apuesta por las redes sociales, cursos de programación (Python), mesas de debate sobre internet y, cómo no, un espacio para el ocio digital y los videojuegos.

Con una llegada cada vez más masiva de jóvenes (muchos de ellos estudiantes), la Feria se muestra como una cita ineludible para aquellos que quieres mostrar las nuevas formas de ocio y cultura para la generación millennial euskaldun. Una vez más, tanto las distribuidoras «clásicas» como los medios de comunicación y las start ups quisieron estar presentes para mostrar sus propuestas.

El cambio generacional entre los asistentes (algunos medios hablan de la media de edad más baja hasta la fecha) quedó plasmado también en los productos que demandaban en los stands de las distribuidoras y editoriales donde algunos juegos como Sorginen Kondaira -que gozó de una gran aceptación en la feria del año pasado- fueron muy solicitados.

La presencia de Game Erauntsia, comunidad de aficionados a los videojuegos, consolida el espacio euskaldun dentro de esta enorme industria y, sobre todo, confirma la demanda del mercado de contenidos diferentes al mainstream que aúnen cultura y ocio.

Euskal Encounter, una vez más de récord

No es fácil encontrar (en el Estado) encuentros tecnológicos que superen las dos décadas. Menos aún es dar con uno que año tras año bata sus récords -y son unos cuantos- y todavía más complicado dar con uno que sea referente mundial en su campo. El BEC ha sido testigo durante el pasado fin de semana del Euskal Encounter, un evento que tiene con creces todas esas características.

La vigésimo cuarta edición del evento atrajo a más de 10.600 personas que se acercaron al BEC durante cuatro días para conectar más de 6.000 dispositivos (más de 4.000 ordenadores) que conformaron el décimo súper ordenador del Estado. Las cifras hablan por sí solas: el tráfico de datos ha superado los 3 millones de gigas a una velocidad media de 40 gigabits por segundo. En definitiva, una de las LAN parties más rápidas del mundo.

La edición de este año suponía un enorme reto para los organizadores. Por un lado, se superaba holgadamente la cantidad de dispositivos conectados. Esto para algunos analistas podía ser un problema para mantener el alto nivel de programación de ediciones anteriores. Además, con el fin de acercar más el evento al gran público, se decidió bajar el Opengune del atrio del BEC al pabellón principal. El resultado, sin duda, un éxito. El nivel ha estado altísimo y el impacto en número de visitantes es evidente (más de 2.500).

El concurso Hack It/Solve It (pensado para que los participantes resolvieran una serie de retos de hacking, ingeniería inversa, criptografía, etc) y The Lab -que buscaba la cooperación y el intercambio de ideas entre emprendedores y start ups- han sido nuestras favoritas y, por el número de asistentes uno de los grandes éxitos del evento. Tampoco podemos olvidar el Hackathon que se centró en buscar apoyo para los emprendedores que necesitan un empujón para poner en marcha sus proyectos.

En definitiva una apuesta por el eslogan de esta edición: Growing Communities que subraya el concepto de integración de diferentes comunidades de usuarios que buscan una mejora de sus ámbitos (social, empresarial, educativo, etc.) mediante el uso de nuevas tecnologías de la comunicación y la información.

Los buenos resultados y los comentarios positivos de las iniciativas colaborativas (parte del ADN del Euskal desde su nacimiento hace casi un cuarto de siglo con 25 ordenadores) a buen seguro recibirán un impulso por parte de los organizadores para convertirlo en una de las señas de identidad de la nueva generación de emprendedores y asistentes al evento.

Como siempre, las conferencias y talleres fueron otros de los pilares de un evento en el que cada vez más personas se interesan por el software libre (Linux o programación de redes) así como por entender el funcionamiento de las redes sociales (una de las ponencias más interesantes giró en torno a la publicidad en Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y YouTube).

Noticia recomendada por Binary Soul

Gamificación y turismo, una nueva forma de dinamizar el sector

Ya hemos hablado más veces de la gamificación y de su gran cantidad de aplicaciones en todo tipo de ámbitos: desde la industria hasta la educación. Sin embargo, es importante recordar que, por concepto, la gamificación puede ser empleada en casi cualquier ámbito con el fin de provocar una nueva respuesta por parte del interlocutor (alumno, cliente, quien nos responde en una encuesta, etc.).

Desde hace tiempo el turismo es un sector con gran importancia en Euskadi. Más allá de puntos como Donostia o Zarautz, al turismo «económico» o «administrativo» que se daba en Bilbao o Vitoria se le ha sumado otro que busca en nuestros paisajes, historia, naturaleza o gastronomía y que está ávido, precisamente, de destinos diferentes.

Y como destino diferenciado -lo importante no es el clima como en otras zonas del sur de Europa-, los agentes que forman parte de la cadena de valor del sector han de mostrarse ágiles a la hora de encontrar factores que den valor añadido a su oferta. Y es aquí donde las TICs adquieren un papel estratégico a la hora de atraer clientes y de incrementar su gasto medio en la oferta de cada ciudad sea cual sea su propuesta (grandes museos, naturaleza envidiable, cultura, etc.).

Cualquiera de nosotros que se haya dado un paseo por cualquier punto de nuestra geografía en verano habrá visto que uno de los grandes atractivos de nuestra tierra para con los turistas es el deporte. Competiciones como las regatas de traineras, los haizkolaris y los campeonatos de pelota -algunos de los que se juegan durante las semanas grandes atraen a miles de personas- son motivo más que suficiente para que decenas de miles de turistas nos escojan para pasar sus vacaciones.

Es aquí donde propuestas como Euskal Herriko Pilota Birtuala, que aúna tradición, deporte y realidad virtual -tan en boga hoy día gracias a la apuesta que ha hecho por ella Silicon Valley- se puede convertir en una herramienta de gran valor en algunos de nuestros centros turísticos en las capitales y en otras ciudades relevantes en el sector.

Las nuevas tecnologías y la gamificación deben ser el escaparate que acerque a los turistas a nuevas formas de entender nuestra tierra. El complemento que les anime a pasar más tiempo con nosotros para averiguar de qué se trata ese deporte de gran arraigo y poder verlo en persona.

Deben ser un imán que sirva para atraer a aquellos (cada vez más) que necesitan de una pantalla para comprender una nueva cultura, adquirir más conocimientos previos sobre una ciudad o una costumbre y ser la puerta de entrada de nuestra pequeña tierra a todo el mundo.

 

Bind 4.0, acelerando hacia la innovación

Industria 4.0, innovación y disrupción son términos que ya hemos oído muchas veces como soluciones necesarias a la crisis financiera y de competitividad que lleva azotando a Occidente durante casi una década. Una forma de seguir siendo líderes gracias a un know how que redunde en productos de mayor calidad y construidos bajo unos parámetros de competitividad y sostenibilidad irrefutables.

Sin embargo, el gran reto de esta cuarta revolución industrial no es encontrar las formas técnicas de llevar esto a buen puerto. Al final, la fabricación aditiva, la robótica colaborativa -con equipos industriales en entornos abiertos donde interactúan entre sí y con humanos- o los sistemas ciberfísicos (convertir TICs mediante en máquinas inteligentes las fábricas) son tan inminentes como hace poco lo fue la computación en la nube, el big data, la impresión 3D o la realidad aumentada. Solo hay que darse un paseo por algunas plantas 4.0 como la de Siemens en Alemania.

 

 

Euskadi siempre ha sido uno de los centros de producción industrial más importantes del sur de Europa y tanto instituciones como empresas privadas saben que seguir manteniendo este status requiere de una importante inversión en formación, equipos… y futuro. De ahí el nacimiento del programa de aceleración de start ups Bind 4.0.

Este programa, diseñado por SPRI y el Gobierno Vasco y que cuenta con el apoyo de compañías como ABB, CAF, CIE Automotive, Danobat Group, Euskaltel, Iberdrola, ITP, Mercedes Benz, Michelin y Repsol-Petronor, se apoya en cuatro pilares básicos en este tipo de instituciones público-privadas:

  • Mentoring, gracias al que las nuevas semillas acceden a la formación intensiva y tutorización por parte de algunas de las empresas más importantes del sector con el fin de proponer y desarrollar proyectos de industria 4.0 -incluyendo financiación que puede llegar a los 500.000 euros para llevarlos a cabo).
  • Networking, fundamental a la hora de instaurar una cultura de colaboración interempresarial y de generar un ecosistema de start ups a nivel vasco, estatal y europeo. Proporcionar a una firma joven los contactos adecuados es indispensable para potenciar su crecimiento y garantizar su estabilidad.
  • Financiación, mediante la consecución de contratos de hasta 75.000€ para desarrollar proyectos relacionados con industria inteligente.
  • Equidad, que permite que todas las empresas y proyectos cuenten con las mismas oportunidades a la hora de desarrollar y consolidad sus propuestas 4.0.
Con una duración de 24 semanas, esta iniciativa busca atraer nuevas soluciones de industrialización inteligente a Euskadi para convertir el sector en uno de los puntales en campos como la visión artificial, la seguridad cibernética y los ya mentados anteriormente.
Noticia recomendada por Binary Soul