Euskal Encounter 2018, redefiniendo nuestra relación con la tecnología

Un año más, y ya van 26, el BEC se convertirá en uno de los puntos “calientes” del verano a pesar de no ser un destino vacacional. El motivo, como no podía ser de otra forma es el Euskal Encounter, un evento que año tras año sigue creciendo para seguir siendo el referente de todos los amantes y profesionales de las TIC en este rincón de Europa.

Uno de los temas principales de esta edición, que se celebrará entre hoy 26 y el 29 de julio tendrá que ver con la creatividad digital: imágenes, música y programación. Dividido en “Arte digital” y “Demoscene”.

Asimismo, el hardware también tendrá su espacio dedicado al modding -la modificación, cambio y personalización de equipos, componentes, periféricos e incluso mobiliario dedicado a la informática- una de las partes más creativas del sector.

Además, la reunión contará como otros años con su espacio para promover el desarrollo e implantación del software libre o para los videojuegos para PC, consolas o cualquier otros soporte. Son ineludibles su Gymkhana de freeware, así como sus competiciones de juegos como FIFA, Age of Empires, PES, Street Fighter, Just Dance, Minecraft, Tekken, NBA o el tan de moda Fortnite.

Por supuesto, el Opengune volverá a ser ese espacio para asistentes y público en general en el que podremos ver las últimas novedades del mercado informático así como conferencias y talleres para todos aquellos interesados en este universo.

Las charlas sobre ciberseguridad industrial, el uso de nuevos dispositivos por niños, la relación entre arte y ciencia o el desarrollo y potencial de herramientas como Hololens son solo un ejemplo de un cartel que mejora año tras año.

Mención aparte merece el taller sobre empresa digital que cuenta con el apoyo de SPRI y que busca acercar a propios y a extraños la evolución de las nuevas empresas, así como las necesidades de adaptación y el desarrollo de las tradicionales hacia una sociedad y una economía tecnificadas y digitalizadas.

Como es habitual, el evento no tendría lugar sin Euskaltel, proveedor del acceso a internet y de la red local, así como de HP, que proporciona los servidores de datos. Ambos trabajarán para proporcionar a los 5.024 usuarios conectados 20 Gbps.

El Euskal Encounter, además puede jactarse de ser un evento medioambientalmente sostenible que año tras año no solo consigue más fieles en nuestro territorio sino que atrae a profesionales de decenas de países.

Euskal Encounter 2017, vuelve la macroparty al BEC

Un año más, y ya van 25, el BEC se ha vestido de gala para recibir a uno de sus eventos más multitudinarios: el Euskal Encounter en el que más de 5.700 aficionados y profesionales de la informática ha puesto a prueba una infraestructura que no para de crecer y que este año contó con  5.024 ordenadores en red con una conexión de 40 Gbps, 96 horas de actividad ininterrumpida y 50.000 euros en premios. Todo ello en los más de 35.000 metros cuadrados que los organizadores han reservado para una edición que promete seguir batiendo récords.

El pabellón 5 del Bilbao Exhibition Center se disparó por encima de los 8.000 visitantes (contando curiosos que se acercaron a ver la estampa) en lo que Euskaltel, principal organizador del evento, define como “una de las conexiones más potentes del mundo”. De esta forma, la guinda a la celebración de las bodas de plata fueron el circuito de drones y de coches teledirigidos por control remoto.

Según los organizadores el perfil del participante sigue siendo un varón que ronda la treintena -aquellos que vivieron la explosión de la informática a principios de los ’90 como una industria accesible para el gran público- aunque poco a poco se comienza a vislumbrar un cambio de tendencia: las mujeres ya copan el 13% de los usuarios conectados y cada vez son más los mayores que deciden averiguar qué es esta “macroparty” tecnológica.

Usuarios que vienen a jugar con unas velocidades de conexión nada habituales, teras y teras de contenidos audiovisuales descargados, stands con los productos más punteros de la industria y rincones específicos para nuevas tecnologías -como la realidad virtual-. Un maremagnum de cables en los que probar todos los avances y, sobre todo, respirar un ambiente totalmente volcado con la informática, las redes o los eSports.

Sin embargo, más allá de los puntos fuertes que ya hemos visto en otras ediciones, la 25ª edición se ha centrado en la creatividad digital: con un espacio dedicado a las Artes Digitales en el que los asistentes pudieron mostrar sus habilidades con su ordenador, software de última generación y pequeños premios como alicientes para dar lo mejor de sí mismos.

Como un guiño al inicio de las artes gráficas digitales, la Demoscene permitió ver verdaderas obras de arte en esta disciplina artística donde la tecnología y el diseño van de la mano. Las modificaciones de hardware, las competiciones con software libre, competiciones de juegos PC y en consola, concursos de doblaje, así como actividades deportivas hicieron las delicias de los asistentes.

Las conferencias y charlas sobre la industria -los juegos tuvieron especial peso- así como debates sobre contenidos y legislación pusieron el punto serio a un evento que año tras año se reinventa para seguir siendo una referencia en el panorama internacional y continuar alimentando el legado de estas macropartys que nacieron mucho más humildes a finales del siglo pasado en el Norte de Europa.

Noticia recomendada por Binary Soul

Euskal Encounter, una vez más de récord

No es fácil encontrar (en el Estado) encuentros tecnológicos que superen las dos décadas. Menos aún es dar con uno que año tras año bata sus récords -y son unos cuantos- y todavía más complicado dar con uno que sea referente mundial en su campo. El BEC ha sido testigo durante el pasado fin de semana del Euskal Encounter, un evento que tiene con creces todas esas características.

La vigésimo cuarta edición del evento atrajo a más de 10.600 personas que se acercaron al BEC durante cuatro días para conectar más de 6.000 dispositivos (más de 4.000 ordenadores) que conformaron el décimo súper ordenador del Estado. Las cifras hablan por sí solas: el tráfico de datos ha superado los 3 millones de gigas a una velocidad media de 40 gigabits por segundo. En definitiva, una de las LAN parties más rápidas del mundo.

La edición de este año suponía un enorme reto para los organizadores. Por un lado, se superaba holgadamente la cantidad de dispositivos conectados. Esto para algunos analistas podía ser un problema para mantener el alto nivel de programación de ediciones anteriores. Además, con el fin de acercar más el evento al gran público, se decidió bajar el Opengune del atrio del BEC al pabellón principal. El resultado, sin duda, un éxito. El nivel ha estado altísimo y el impacto en número de visitantes es evidente (más de 2.500).

El concurso Hack It/Solve It (pensado para que los participantes resolvieran una serie de retos de hacking, ingeniería inversa, criptografía, etc) y The Lab -que buscaba la cooperación y el intercambio de ideas entre emprendedores y start ups- han sido nuestras favoritas y, por el número de asistentes uno de los grandes éxitos del evento. Tampoco podemos olvidar el Hackathon que se centró en buscar apoyo para los emprendedores que necesitan un empujón para poner en marcha sus proyectos.

En definitiva una apuesta por el eslogan de esta edición: Growing Communities que subraya el concepto de integración de diferentes comunidades de usuarios que buscan una mejora de sus ámbitos (social, empresarial, educativo, etc.) mediante el uso de nuevas tecnologías de la comunicación y la información.

Los buenos resultados y los comentarios positivos de las iniciativas colaborativas (parte del ADN del Euskal desde su nacimiento hace casi un cuarto de siglo con 25 ordenadores) a buen seguro recibirán un impulso por parte de los organizadores para convertirlo en una de las señas de identidad de la nueva generación de emprendedores y asistentes al evento.

Como siempre, las conferencias y talleres fueron otros de los pilares de un evento en el que cada vez más personas se interesan por el software libre (Linux o programación de redes) así como por entender el funcionamiento de las redes sociales (una de las ponencias más interesantes giró en torno a la publicidad en Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y YouTube).

Noticia recomendada por Binary Soul