StartUps Euskaltel, el puente entre los emprendedores y la tecnología

Euskaltel siempre se ha caracterizado por su continua apuesta por nuestro territorio (dotarlo de una infraestructura tecnológica puntera en Europa) y por ser una empresa tractora de otras compañías de alto valor añadido en Euskadi. Precisamente por eso hace medio año presentó en Derio un programa estratégico, llamado StartUps Euskaltel, que abre las puertas de la compañía a emprendedores e iniciativas innovadoras con el fin de convertirse en un puente entre éstas y los sectores productivos.

Especialmente dirigido para empresas centradas en el Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial, Ciberseguridad, tecnologías en red y comunicaciones, WiFi y 5G y el desarrollo de contenidos y aplicaciones para el nuevo decodificador de la empresa, el programa subraya «el compromiso de Euskaltel con el desarrollo y la transformación digital de la sociedad vasca».

Por eso, el proyecto busca desarrollar nuevas ideas, productos y servicios pensados para hacer la vida de las personas más fácil y para potenciar la competitividad de las empresas.

Éste no es el único proyecto de este tipo en el que participa la empresa. De esta forma, Euskaltel ya forma parte del programa acelerador Bind-4.0 en el que se establecen relaciones contractuales entre empresas tractoras y start ups de todo el mundo con un formato cliente-proveedor en el que se busca un beneficio para ambas partes mediante una transferencia de ideas/tecnología y otra de potenciales clientes y la entrada a un mercado más grande.

Para formar parte de esta primera edición es necesario que la empresa esté radicada en Euskadi, forme parte de alguno de los programas de aceleración o incubación de empresas de las entidades colaboradoras y tener una antigüedad de menos de tres años. De forma progresiva, StartUps Euskaltel acabará colaborando con todas las aceleradoras del territorio y permitirá consolidar aún más el ecosistema de innovación vasco.

Entre los beneficios de las empresas seleccionadas estará el acceso a estructuras de telecomunicaciones, servicios y equipos del Data Center de Euskaltel. Además, se podrá participar en los procesos de compra del grupo, programas de formación, workshops, espacios publicitarios, etc. Se busca dar el empujón que necesitan estas pequeñas empresas al principio para acabar consolidándolas. Una forma de apoyar al emprendimiento en Euskadi que busca generar oportunidades de negocio y alto valor añadido en el ámbito local.

Noticia recomendada por Binary Soul

Euskal Encounter 2017, vuelve la macroparty al BEC

Un año más, y ya van 25, el BEC se ha vestido de gala para recibir a uno de sus eventos más multitudinarios: el Euskal Encounter en el que más de 5.700 aficionados y profesionales de la informática ha puesto a prueba una infraestructura que no para de crecer y que este año contó con  5.024 ordenadores en red con una conexión de 40 Gbps, 96 horas de actividad ininterrumpida y 50.000 euros en premios. Todo ello en los más de 35.000 metros cuadrados que los organizadores han reservado para una edición que promete seguir batiendo récords.

El pabellón 5 del Bilbao Exhibition Center se disparó por encima de los 8.000 visitantes (contando curiosos que se acercaron a ver la estampa) en lo que Euskaltel, principal organizador del evento, define como «una de las conexiones más potentes del mundo». De esta forma, la guinda a la celebración de las bodas de plata fueron el circuito de drones y de coches teledirigidos por control remoto.

Según los organizadores el perfil del participante sigue siendo un varón que ronda la treintena -aquellos que vivieron la explosión de la informática a principios de los ’90 como una industria accesible para el gran público- aunque poco a poco se comienza a vislumbrar un cambio de tendencia: las mujeres ya copan el 13% de los usuarios conectados y cada vez son más los mayores que deciden averiguar qué es esta «macroparty» tecnológica.

Usuarios que vienen a jugar con unas velocidades de conexión nada habituales, teras y teras de contenidos audiovisuales descargados, stands con los productos más punteros de la industria y rincones específicos para nuevas tecnologías -como la realidad virtual-. Un maremagnum de cables en los que probar todos los avances y, sobre todo, respirar un ambiente totalmente volcado con la informática, las redes o los eSports.

Sin embargo, más allá de los puntos fuertes que ya hemos visto en otras ediciones, la 25ª edición se ha centrado en la creatividad digital: con un espacio dedicado a las Artes Digitales en el que los asistentes pudieron mostrar sus habilidades con su ordenador, software de última generación y pequeños premios como alicientes para dar lo mejor de sí mismos.

Como un guiño al inicio de las artes gráficas digitales, la Demoscene permitió ver verdaderas obras de arte en esta disciplina artística donde la tecnología y el diseño van de la mano. Las modificaciones de hardware, las competiciones con software libre, competiciones de juegos PC y en consola, concursos de doblaje, así como actividades deportivas hicieron las delicias de los asistentes.

Las conferencias y charlas sobre la industria -los juegos tuvieron especial peso- así como debates sobre contenidos y legislación pusieron el punto serio a un evento que año tras año se reinventa para seguir siendo una referencia en el panorama internacional y continuar alimentando el legado de estas macropartys que nacieron mucho más humildes a finales del siglo pasado en el Norte de Europa.

Noticia recomendada por Binary Soul

FLL Euskadi, el éxito de apostar por los más jóvenes

Decía el filósofo, psicólogo y pedagogo estadounidense John Dewey que «lo ideal no es que un niño acumule conocimientos, sino que desarrolle capacidades» y bajo esta idea se lleva desarrollando desde hace años la First Lego League (FLL), un torneo internacional con formato deportivo que busca potenciar la ciencia y tecnología así como el espíritu creativo e innovador en jóvenes de entre 10 y 16 años.

La finalidad es educar divirtiendo (gamificación) a través de la elaboración de un proyecto científico, el diseño y programación de un robot Lego MindStorms y consolidar los valores de la FLL: el trabajo en equipo, la innovación, la inclusión y la coopertición -la suma de cooperación y competición, competir ayudando y aprendiendo de los demás-.

Este pasado fin de semana tuvo lugar la octava edición de la FLL Euskadi, que se ha convertido en un programa integral de promoción de la ciencia, la tecnología y la innovación entre escolares. Hasta la fecha han participado más de 2.000 escolares y 12 equipos han llegado a los torneos internacionales.

Sin embargo, gracias a la colaboración con la Agencia Vasca de la Innovación-Innobasque, podemos decir que la FLL Euskadi cuenta con algunos factores diferenciales respecto a otras que se celebran en el resto del planeta. Dentro de este proyecto colaborativo participan centros de investigación, voluntarios, empresas, centros educativos y la propia Administración.

De hecho, es el único en el que tanto empresas como centros tecnológicos imparten charlas y visitas a los escolares para que estos conozcan los proyectos de I+D+i que se desarrollan en Euskadi además de los perfiles profesionales asociados a todos estos retos. En definitiva, una forma de dar valor añadido a la competición local y de unir la realidad socioeconómica vasca con el reto internacional FLL.

En esta edición han formado a los escolares Neiker Tecnalia, la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco, Urdaibai Bird Center, Azti Tecnalia, Aberekin, Aquarium Donostia, Animalario SGIkerb de la UPV, la Fundación Hazim, el Basque Center for Applied Mathematics (BCAM), Ertzaintza, Ethological Solutions y Txepetxa Asociación de Anillamiento.

2017, una edición multitudinaria y responsable


Las cifras de la edición de este año han sido sobresalientes. La sede de Euskaltel en Derio fue el marco perfecto para que 500 jóvenes organizados en equipos mostraran a los más de 1.500 asistentes sus propuestas innovadoras. La cita, además, contó con un completo programa de actividades programadas en el Opengune como un taller de drones, una exhibición de la unidad canina de la Ertzaintza o propuestas de start ups como Binary Soul que acercaron con sus nuevos juegos móviles.

Dos equipos de la ikastola Begoñazpi de Bilbao y uno de Axular Lizeoa coparon los tres primeros puestos que dan derecho a acceder a la final estatal desde donde podrán optar a clasificarse para el Open European Championship y al World Festival de Estados Unidos donde se citarán los finalistas de las 1.500 ediciones celebradas en 88 países de todo el mundo y que tenían como reto la forma de mejorar la relación entre animales y personas.

Euskal Encounter, una vez más de récord

No es fácil encontrar (en el Estado) encuentros tecnológicos que superen las dos décadas. Menos aún es dar con uno que año tras año bata sus récords -y son unos cuantos- y todavía más complicado dar con uno que sea referente mundial en su campo. El BEC ha sido testigo durante el pasado fin de semana del Euskal Encounter, un evento que tiene con creces todas esas características.

La vigésimo cuarta edición del evento atrajo a más de 10.600 personas que se acercaron al BEC durante cuatro días para conectar más de 6.000 dispositivos (más de 4.000 ordenadores) que conformaron el décimo súper ordenador del Estado. Las cifras hablan por sí solas: el tráfico de datos ha superado los 3 millones de gigas a una velocidad media de 40 gigabits por segundo. En definitiva, una de las LAN parties más rápidas del mundo.

La edición de este año suponía un enorme reto para los organizadores. Por un lado, se superaba holgadamente la cantidad de dispositivos conectados. Esto para algunos analistas podía ser un problema para mantener el alto nivel de programación de ediciones anteriores. Además, con el fin de acercar más el evento al gran público, se decidió bajar el Opengune del atrio del BEC al pabellón principal. El resultado, sin duda, un éxito. El nivel ha estado altísimo y el impacto en número de visitantes es evidente (más de 2.500).

El concurso Hack It/Solve It (pensado para que los participantes resolvieran una serie de retos de hacking, ingeniería inversa, criptografía, etc) y The Lab -que buscaba la cooperación y el intercambio de ideas entre emprendedores y start ups- han sido nuestras favoritas y, por el número de asistentes uno de los grandes éxitos del evento. Tampoco podemos olvidar el Hackathon que se centró en buscar apoyo para los emprendedores que necesitan un empujón para poner en marcha sus proyectos.

En definitiva una apuesta por el eslogan de esta edición: Growing Communities que subraya el concepto de integración de diferentes comunidades de usuarios que buscan una mejora de sus ámbitos (social, empresarial, educativo, etc.) mediante el uso de nuevas tecnologías de la comunicación y la información.

Los buenos resultados y los comentarios positivos de las iniciativas colaborativas (parte del ADN del Euskal desde su nacimiento hace casi un cuarto de siglo con 25 ordenadores) a buen seguro recibirán un impulso por parte de los organizadores para convertirlo en una de las señas de identidad de la nueva generación de emprendedores y asistentes al evento.

Como siempre, las conferencias y talleres fueron otros de los pilares de un evento en el que cada vez más personas se interesan por el software libre (Linux o programación de redes) así como por entender el funcionamiento de las redes sociales (una de las ponencias más interesantes giró en torno a la publicidad en Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y YouTube).

Noticia recomendada por Binary Soul

Fibra óptica, el revulsivo que internet necesitaba

Parece que los últimos movimientos del sector de las telecos empiezan a dar frutos (positivos). Según las últimas cifras publicadas el mercado estatal cerró en mayo con 2,1 millones de clientes de fibra óptica -la infraestructura de telecomunicaciones digital más potente hasta ahora- y la inercia indica que la tendencia se está acelerando.

Así, durante el quinto mes del año hubo 88.000 nuevas altas para redondear un año natural con 1,24 millones de incorporaciones (casi el doble de los afiliados que ya había). Según la Comisión Nacional  del Mercado y la Competencia, la clave para este tardío despegue ha sido la llegada de Telefónica a muchos mercados así como el empujón de la fusión entre Jazztel y Orange.

Si cruzamos datos con el devenir del ADSL, el informe de de la CNMC arroja la pérdida de 850.000 líneas en el último año gracias al esfuerzo de las empresas para que los clientes migren a la fibra óptica. Si miramos las cifras del principal operador del mercado vemos que Telefónica ha cedido 856.000 líneas de ADSL (dejando su cartera en 4,06 millones) y ha sumado 848.000 clientes de fibra -pasando de 792.000 a 1,64 millones de líneas-.

Las cifras hablan de una pérdida mínima de clientes, algo que no se ha dado, por ejemplo, entre los operadores alternativos que, si bien han mantenido estables sus 4,38 millones sus clientes de ADSL han visto como su cartera de líneas de fibra óptica ha pasado de poco más de 60.000 a más de 447.000 en el mismo periodo.

Mucho más despacio está yendo la consolidación del cable. El HFC ha pasado de 2,07 millones de líneas a 2,29 millones impulsada por la unión de ONO y Vodafone y lo atractivo -donde llega- de su oferta convergente «Vodafone One».

En los últimos días hemos podido ver a través de diferentes comunicados que las grandes del sector han decidido apostar por las redes de nueva generación. Así, Telefónica dijo estar comprometida en llegar al 97% de los hogares antes de 2020 «siempre y cuando la regulación sea la adecuada». Orange, por su parte, dijo querer doblar su cobertura de los 5 millones actuales a más de 10 en 2016 -el papel de Jazztel es fundamental en esta estrategia-.

Hoy día, la oferta de nuevos servicios que demandan más rendimiento ha hecho que la banda ancha esté ya en 13 millones de hogares y, lo más importante, que cada vez sea mayor la demanda de estas «nuevas» infraestructuras digitales. Por compañías, Telefónica sigue siendo la líder del mercado con una cuota del 44,55% (aunque lleva meses sufriendo retroceso); Orange, desde la incorporación de Jazztel, cuenta con un 28,25% y la unión de Vodafone y Ono se queda con el 22,12%. El resto de empresas (Euskaltel, Telecable en Asturias y R en Galicia) suman el 5,07% aunque su cuota de mercado crece constantemente.