Google, al asalto de Wall Street

 

 

Parece que Google no tiene límites. Poco a poco a conquistado todos los mercados en los que ha participado: buscadores, publicidad, gestores de correo, sistemas operativos, navegación… incluso la batalla del hardware o la de la cotización bursátil, que parecían perdidas hace unos meses frente a Apple y compañía parecen caer poco a poco de su lado.

 

La empresa de Larry Page y Sergey Brin superó la semana pasada a Exxon Mobile como la segunda cotizada más valiosa del planeta. Si un poco antes Apple desplazó a la energética ahora es Google la que rompe la barrera de los 400.000 millones de dólares de valor toda vez que cada acción cuesta más de 1.180 dólares (con una sola podemos comprarnos varios Nexus de todos los tamaños).

 

Desde hace un año la tecnológica ha aumentado su capitalización un 50% para demostrar el giro económico que está dando Estados Unidos -al menos Wall Street- ya que, si por delante de esta histórica del parqué están Apple y Google, justo por detrás cotiza Microsoft. La duda de los analistas ahora es saber si los del buscador podrán superar a los de la manzana cuyos títulos rondan los 520$ y tienen un margen de crecimiento mucho menor.

 

Sin embargo, esta no ha sido la única noticia bursátil de los californianos. Justo el mismo día que anunciaban su venta de Motorola Mobility a Lenovo, la empresa de Larry Page y la multinacional china hicieron público que la primera adquiría un paquete de acciones por el 6% del primer fabricante mundial de ordenadores. La operación, que ronda los 750 millones de dólares es pequeña si la comparamos con los menos de 3.000 que los orientales han pagado por la filial móvil e insignificante si tenemos en cuenta que Google pagó por la misma más de 12.000 millones.

 

En cualquier caso, en un momento en el que la empresa de servicios online se está centrando en la compra de fabricantes de hardware (desde robótica avanzada hasta pequeños dispositivos), a la vez que publica resultados récord: los beneficios han crecido un 17% hasta los casi 10.000 millones de euros.

 

Parece que ni siquiera las continuas multas de la Unión Europea, ni la fuerte resistencia de Apple en el mercado de dispositivos móviles, ni la brecha que aún la separa de Facebook en las redes sociales puede con la empresa llamada a marcar una época. Tanto como en su momento lo hicieron Microsoft o IBM. La duda ahora es cómo la gestionarán.

Apple, la empresa más valiosa del planeta

Hasta ahora habíamos visto a Apple batir todo tipo de récords: medio millón de aplicaciones aprobadas para su AppStore, 15.000 millones de aplicaciones descargadas por los usuarios, 200 millones de usuarios de Mac, récords de beneficios, posee más dinero en efectivo que el Gobierno de Estados Unidos, más del 95% de cuota del mercado de tabletas, etc. Incluso, se convirtió recientemente en la empresa tecnológica más valiosa del planeta superando, por primera vez, a Google y casi duplicando el valor de Microsoft, su principal antagonista.

Sin embargo, el pasado día 9 se publicó una noticia que dejó perplejo a los economistas de medio mundo y a prácticamente cualquier ajeno a este «mundillo». Por primera vez en la historia una empresa tecnológica se colocaba como la primera mundial por capitalización bursátil -el valor del total de sus acciones-. La empresa fundada por Steve Jobs fue, durante unas horas, la primera capaz de arrebatarle el puesto a Exxon en años.

Los analistas de los principales magazines económicos explicaban al día siguiente en sus columnas que se veía venir desde hacía tiempo puesto que durante las últimas semanas las bolsas han sido especialmente duras con las empresas de materias primas -entre ellas las petroleras como Exxon- y aunque las acciones de la firma de la manzana también han bajado (la crisis no perdona) lo han hecho en mucha menor medida que las de la empresa tejana.

Aunque a última hora del día Exxon superó a Apple (consiguió una subida de casi el 6% por «sólo» el 2% de la petrolera) el ascenso de la tecnológica -que valía 50.000 millones de dólares menos que Exxon hace sólo 20 días) la distancia se ha acortado lo suficiente (a penas 2.000 millones de dólares) como para que en breve las apuestas apoyen a los de Cupertino.

Por si os interesa, después de los dos gigantes americanos hay otros dos chinos: Petrochina, que ha alterado varias veces su liderazgo con Exxon, y el banco ICBC. La sexta es Microsoft. Os recomiendo el [Enlace roto.] de Sandro Pozzi desde Nueva York para El País donde refleja la situación de las tecnológicas en el parqué de la Gran Manzana, el más importante del planeta. No tiene desperdicio.