Conducción autónoma, protagonista en Las Vegas

La industria de la automoción tampoco quiso perderse este año el CES de Las Vegas y, mientras que en el Salón de Detroit presentan modelos de todo tipo en los que el futuro se centra en diseño, consumos y seguridad, en Nevada llevaron todo un arsenal tecnológico. Como dijo Ulrich Hackenberg, responsable de Desarrollo Técnico de Audi, «el vehículo se está convirtiendo en un dispositivo móvil sobre cuatro ruedas».

Precisamente Audi –presente por quinto año consecutivo en la muestra– fue una de las estrellas con su Prologue Piloted Driving Concept, un modelo construido en exclusiva para el CES y que es todo un alarde de la capacidad tecnológica de los alemanes. Este cupé de dos puertas (heredero del A5) tiene una envergadura de 5,10 metros y una presencia espectacular gracias a sus 1,39 de alto y 1,93 metros de ancho.

La carta de presentación a un misil con faros matrix laser y varias cámaras, sensores y escáneres en el vehículo que lo convierten en uno de los más seguros y conectados de la historia. Bajo el capó se encuentra el poderoso V8 4.0 TFSI biturbo combinado con un motor eléctrico integrado en el cambio e-tiptronic de 8 velocidades que eroga 677 caballos y 950 Nm de par. El sistema quattro le permite catapultarse en el 0 a 100 en 3,5 segundos con un consumo medio homologado para Estados Unidos (suele ser más real que el europeo) de 7,9 litros cada 100. Maravilloso.

Por si esto fuera poco, el Prologue incorpora todos los avances de la casa de Ingolstadt en materia de autoconducción: gestores de eficiencia energética, de predicción del comportamiento de otros conductores, asistente de remolque, asistentes de velocidad adaptativos y el zFAS (controlador central de asistencia de conducción) que está activo incluso cuando lo pilotamos nosotros y que se sirve de la información de los sensores del vehículo para optimizar y asegurar la conducción.

El Audi Virtual Cockpit presentado el año pasado se combina con Audi Connect y tecnologías como el car-to-X que permite vincularse a la trayectoria de otros coches para interactuar con ellos de modo más seguro.

Mercedes Benz F015 Luxury in Motion

 

 

Mucho más futurista (y menos realista) fue la puesta de largo de otro concept alemán, el F015 Luxury in Motion. La empresa de Dieter Zechte afirma que en 2030 la densidad de población urbana será exagerada y que los vehículos inteligentes serán algo necesario porque el verdadero lujo residirá en poder tener un espacio y tiempo realmente privados.

Y en eses sentido se ha desarrollado el modelo de Mercedes que cuenta con todo tipo de avances de conducción autónoma y que, además, tiene lujos como asientos que giran 360 grados y todo tipo de equipos de infotainment a bordo. Este híbrido enchufable del que no se han publicado datos de la unidad de potencia se caracteriza por su capacidad de comunicación con otros modelos y con el exterior gracias a unas pantallas en el salpicadero y en los paneles de las puertas.

En ambos casos la confirmación de que la industria del motor se ha rendido a las demandas de una sociedad cada vez más intercomunicada y digitalizada.