OS X Yosemite, ¿qué hay de nuevo, viejo?

A pesar de que en la última conferencia de desarrolladores de Apple el gran protagonista fue iOS 8 (el sistema operativo con el que corren los iPhone y iPad), para nosotros la gran evolución se ha dado en OS X, la plataforma para ordenadores de los de Cupertino que no sólo mejora sus utilidades y su aspecto sino que está más cerca que nunca del primero para crear un ecosistema continuado. Os presentamos las novedades más relevantes del nuevo universo Mac.

  • Diseño. Igual que iOS 7 trajo el paso del skeumorfismo a un diseño más limpio y minimalista, OS X Yosemite nos trae un interfaz más pulido, sencillo, ligero y translúcido. La tipografía (una de las obsesiones de Apple) se vuelve más moderna y ligera. Las barras horizontales se simplifican aunque ganan utilidades y las barras laterales se hacen también translúcidas para permitir ver qué hay detrás de ellas y, sobre todo, hacer más ligera las ventanas. Además, el nuevo Dock se viste de iOS y las principales aplicaciones (ya empezaron con iLife y iWork) como Mail, Safari, Mensajes, etc. actualizan su aspecto. Sí, en muchas cosas sigue siendo lo de siempre, pero con estos leves retoques vuelven a colocarlo por delante de Windows.

  • Centro de notificaciones y Spotlight. Ganan potencia y versatilidad. De un sólo vistazo (y de nuevo como en iOS) sabemos qué nos ocupará hoy y las citas más relevantes de los próximos días. Además, en el centro se podrán personalizar Widgets como el tiempo, la Bolsa, recordatorios, un reloj mundial personalizado, etc. Por su parte, Spotlight, una de las herramientas que más se emplea en Mac, pasa de un lateral al centro de la pantalla e implementa las búsquedas en el ordenador… Wikipedia, Bing, noticias, etc. Además, con sólo hacer click en el resultado deseado podrás enviarlo por email, mandar un mensaje o llamar por teléfono.

  • Safari. El navegador da un paso de gigante. Su nuevo diseño minimiza la barra de herramientas para que toda la ventana sea web. Además, las búsquedas pasarán de ser en el navegador configurado por defecto a hacerlo en Wikipedia, iCloud, Google, Bing, Yahoo!, Facebook, Twitter, LinkedIn y el ordenador a la vez. Los favoritos quedan integrados con los iDevices del usuario y las pestañas abiertas quedan organizadas por grupos de webs o temáticas (o como decida hacerlo el usuario). Además, las mejoras del JavaScript lo hacen el doble de rápido que Chrome (según Speedometer) con un rendimiento 6 veces superior al de éste en webs populares (según JSBench). Casi nada.

  • Mail. Frente a la fuerza de los servicios web, Apple llena de utilidades su programa. Permitirá realizar anotaciones sobre los correos y sus adjuntos y reenviarlo sin necesidad de abandonar el programa y abrir una segunda aplicación. Por cierto, podremos firmar sobre nuestro TouchPad o enseñarle nuestra firma a la webcam para que nuestros correos sean realmente personales. Además, el nuevo Mail Drop permite enviar paquetes de hasta 5 GB. Si el destinatario usa también un Mac no notará la diferencia, si usa otra plataforma, recibirá un enlace para descargárselo. Esto permite mandar la mensajería más pesada directamente a la nube para mejorar la velocidad y dejar más libre tu buzón.

  • Mensajes. Es cierto que para muchos se ha limitado a copiar a Whatsapp, pero también es cierto que Apple ha añadido una total funcionalidad al integrar todas las posibilidades a la versión para ordenadores del programa. Podrás enviar mensajes a cualquier terminal (si no tienen el programa recibirán un SMS), continuar conversaciones simultáneamente desde diferentes dispositivos, añadir personas a cualquier chat desde el punto de la conversación que tu quieras, etc.

  • Finder. El centro de operaciones de los Mac también se actualiza. Se vuelve más Windows al presentar por carpetas y ventanas los contenidos… e incorpora una específica para la cuenta en la nube. Esto permitirá, además, arrastrar cualquier archivo o carpeta hasta nuestra cuenta en iCloud Drive y tenerla disponible en cualquier lugar y cualquier equipo desde ese mismo momento. Se multiplican las posibilidades de organización de los contenidos y se implementa y mejora la funcionalidad AirDrop para compartir contenidos con otros equipos iOS y Mac. Además, la aplicación fotos mejora sus utilidades en el Finder… antes de llegar a iOS el año que viene.

  • Conectividad iOS-Mac. Responder llamadas en el ordenador; realizar llamadas desde el Mac; realizar teleconferencias y videoconferencias desde cualquier equipo y permitir pasar de un dispositivo a otro en el momento; responder a cualquier tipo de mensaje, de cualquier origen, desde cualquier dispositivo; emplear la utilidad HandOff para retomar cualquier actividad empezada en cualquier equipo en cualquier otro iDevice o Mac (incluido la redacción de mensajes o los podcasts); compartir WiFi o internet de un equipo a otro gracias a HotSpot, etc. Uno para todos y todos para uno.

Por cierto, todo esto será… gratis. ¿Todavía piensas en qué PC comprarte?

 

OS X, al detalle

 

 

OS X ya ha llegado. La actualización gratuita del entorno para los ordenadores Mac de Apple es, probablemente, el cambio más radical en cuanto a interfaz que ha sufrido la plataforma en el último lustro. Todos los equipos ensamblados desde 2007 podrán disfrutar de un programa que por funcionamiento y utilidades es un paso más en el camino de los de la manzana en unificar sus ordenadores con los iDevices con iOS. ¿Lo han conseguido?

 

Como bien explicaron en la presentación del programa, el mayor cambio no es el que más notarán sus usuarios. OS X mejora ampliamente la gestión energética de sus equipos -portátiles o de sobremesa- y desde Cupertino hablan de hasta una hora más de autonomía gracias a las transiciones del estado de la CPU que permiten un uso menor del procesador y reducir el consumo energético. Además, nos presentan la «memoria comprimida»: la gestión de la memoria libre para que las aplicaciones se lancen más rápido con lo que la vuelta a la actividad desde el reposo es mucho más rápida.

 

Por programas -o aplicaciones- las mejoras son más llamativas.

 

 

  • El gestor de Pantallas múltiples permite conectar el Mac a un segundo monitor o a una pantalla HD pero, como novedad, el dock (centro de trabajo vital de los sistemas operativos de Apple) también llega a la segunda pantalla lo que nos permite ganar espacio sin perder movilidad. Eso redunda en una mayor intuitividad en el trabajo que realicemos y, sobre todo, una gestión más cómoda de los programas. Además, AirPlay hará que la conexión se pueda hacer sin necesidad de cables.
  • El Finder también recibe una mejora bastante visual: a partir de ahora podremos etiquetar por colores (y cada uno se refiere a un nivel de importancia) todos los archivos de nuestro Mac con lo que el acceso por temáticas será más sencillo. Además, la gestión de estas etiquetas se hará desde los propios archivos sin necesidad de entrar al Finder cada vez que queramos catalogar una. El cerebro de OS X, además, permitirá unificar todas las pestañas en una sola para poder organizar los archivos de un modo más intuitivo y, sobre todo, navegar de un modo más fluido -similar a Safari o Chrome-.
  • El Calendario era, hasta ahora, una de las aplicaciones más utilizadas en iOS pero, según la propia empresa, el salto no se daba tan directamente a los ordenadores. A pesar de la sincronización vía iCloud los usuarios seguían uniendo calendario a movilidad. Para facilitarlo todo la aplicación de sobremesa se convierte en una réplica de la de iOS y, además de una sincronización automática, permite añadir datos como la dirección (que nos geolocalizará automáticamente gracias a los nuevos Mapas) y nos dará información meteorológica de ese punto a la hora de la nota. Más allá, si indicamos al programa si iremos en coche o andando, éste nos avisará de cuándo debemos ponernos en marcha. Es cierto que Google ya lo hace. También es cierto que no lo hace en un ordenador ni con un interfaz tan amigable.
  • Precisamente, la evolución de los Mapas ha sido sobresaliente en muy poco tiempo -falta le hacía-. El último paso ha sido integrarlos en Mavericks para poder trazar rutas y enviarlos a nuestro iPhone para que las recupere y nos guíe. Además, un nuevo servicio nos permite conocer el estado del tráfico para crear rutas alternativas y calcular mejor el tiempo de nuestro viaje. Mapas, además, se acerca aún más al programa de Google (que sigue siendo la referencia) y permite la búsqueda por negocios o centros para obtener más información sobre ellos -¿qué queda ya de FourSquare?-.
  • Safari es, probablemente, la aplicación que más novedades trae y la que más notarán los usuarios por su empleo (su penetración en Mac es tan abultada como la de Chrome en las demás plataformas). Permite implementar dentro del navegador Twitter y LinkedIn para estar al día de nuestros contactos y compartir nuestra navegación -por defecto esto viene desconectado-. Además, tendremos las listas de lectura, favoritos, historial y enlaces compartidos mucho más a mano y el propio programa ha sido optimizado para que todo resulte mucho más ágil. Sólo hubiéramos apostado por un cambio de interfaz que lo hiciera más iOS (como en el resto del escritorio donde los novedosos iconos de iWork conviven con otros más clásico de iLife de la era Jobs).
  • Para agilizar aún más la experiencia virtual se ha implementado también el Llavero de iCloud que, como en iOS 7.0.3 permite encriptar nuestras contraseñas para realizar operaciones de un modo más ágil (como comprar online). Esto, como siempre, queda vinculado a nuestra cuenta en la nube de modo que, si lo deseamos, los datos estarán presentes en todos nuestros equipos Apple. No es recomendable para los más paranoicos con las teorías (y prácticas) de ciberespionaje de Silicon Valley.
  • El gestor de Notificaciones también se vuelve más iOS para poder estar en contacto mediante redes sociales con quien queramos, saber cuando nos etiquetan o recibimos un seguidor, un me gusta o un comentario y los titulares de las cabeceras que deseemos. Todo en un click a la derecha del escritorio sólo que mucho más rápido.
  • Por último, iBooks, la aplicación pensada para que los iDevices hagan frente a Amazon y sus Kindle se hibrida con el ordenador para que podamos leer lo que queramos, donde queramos, cuando queramos… sin perder ni un sólo minuto buscando contenidos entre dispositivos. Todo es más ágil y para los locos por la lectura, inmensamente más cómodo. Por cierto, sus aplicaciones para enseñanza (no sólo iBooks Author) se multiplican. No nos extraña entonces que Apple haya optado por dejar en sus tiendas el iPad 2, el más exitoso en la enseñanza en Estados Unidos.
  • Respecto a las suites de productividad iWork y creatividad iLife, ambas han mejorado su interfaz, su velocidad y su interactividad: hay nuevas plantillas, todo se integra más fácilmente en la nube, serán gratuitas con los nuevos equipos -última oportunidad de Microsoft de insertar su Office en iPad y iPhone- y ganan nuevas utilidades que las hacen inseparables del entorno de la manzana.
En resumen, no es un cambio radical sino una evolución (gratuita) hacia un sistema operativo más unificado, sencillo, eficiente y rápido que conseguirá que muchos den el salto de Windows a OS X sin miedo y, sobre todo, que sigue convirtiendo el ecosistema de Apple en el más potente del mercado.