LibreCon 2017, con la industria en el punto de mira

Faltan pocos días para que tenga lugar una nueva edición del mayor evento internacional de tecnologías libres en Santiago de Compostela, el LibreCon 2017. Este año, además, el encuentro contará con un nuevo evento, el Librehack en el que 50 hackers crearán en tiempo real y durante 11 horas prototipos de software libre que permitan mejorar la Industria 4.0 y el sector primario.

Encajados en cuatro categorías diferentes (cloudbig data, Internet de las cosas y economía colaborativa), los proyectos desarrollados podrán ser el germen de nuevas start ups e iniciativas que cristalicen en mejoras en el sector.

Por si esto fuera poco, IBM presentará su nuevo sistema de software libre Qiskit que permite desarrollar computación cuántica, uno de los ítems clave en el sector informático y en el que ya están invirtiendo entidades como la NASA, la CIA, Google o el contratista militar Lockheed Martin. Hay sectores clave que podrían ver un desarrollo exponencial con el empleo de estas nuevos campos del conocimiento.

Por supuesto, el LibreCon también tendrá espacio para la seguridad. De esta forma, entre los ponentes estarán Antonio Fernandes de la Asociación Nacional de Peritos Judiciales Informáticos y la Asociación Mediterránea de Peritos Informáticos de las TIC y desde hace unos meses miembro de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información con el fin de fortalecer las estructuras que protegen a organismos públicos y empresas de ciberataques.

Otra de las estrellas será Appybee, una aplicación made in Galicia desarrollada por Nuno Troitiño, un programador y apicultor 2.0, que busca detectar y controlar las plagas que afectan a las colmenas de abejas. Hasta el momento, las cifras del proyecto son prometedoras: ha conseguido mejorar la productividad un 17% y minimizar la mortalidad de los enjambres de una especie que poliniza entre el 25 y el 30% de los alimentos que consumimos.

Y este es solo un pequeño ejemplo de lo que la revolución digital puede hacer más allá de la industria (4.0 o no) cuando se aplica a otros sectores estratégicos como el agroalimentario. Permite que los procesos se agilicen y abaraten, así como crear redes de colaboración entre diferentes productores para ganar competitividad en el mercado.

En definitiva, la séptima edición del LibreCon viene para confirmar la importancia estratégica del software libre en la sociedad y en la revolución tecnológica, para demostrar que existen opciones para el desarrollo de plataformas independientes para potenciar la Industria 4.0 y para llevar la digitalización a mercados que hasta ahora parecían apartados de este tipo de innovaciones.

Freeware, aire para las empresas

Uno de los principales costes a los que se enfrenta cualquier empresa cuando se «digitaliza» es el pago de las caras licencias de software para trabajar con los programas informáticos necesarios en todos sus equipos. Tres jóvenes licenciados de la Universidad Politécnica de Valencia comenzaron en este negocio en los años ’90 con la creación de AHORA Soluciones (presentada en la Feria SIMO del año 2000). Años más tarde, en 2006, la pequeña empresa se dio cuenta de la necesidad de diferenciarse de su competencia en el mercado y decidieron girar su estrategia hacia el «freeware«. La razón, no podían competir con competencia como Oracle o Microsoft, mucho más grandes que ellos, con sus mismas armas.

Tras casi tres años de duro trabajo, en 2008, la compañía lanzó al mercado su herramienta de gestión empresarial (referida, sobre todo, a recursos humanos y planificación empresarial) sin coste alguno y disponible ilimitadamente para quien quisiera adquirirla. Mientras los fabricantes convencionales cobran un porcentaje del precio de las licencias, AHORA Soluciones ofertan un precio máximo de 100 euros al año por usuario concurrente de modo que no existe -por contrato- límite temporal, tecnológico o de usuarios.

Hoy en día con casi 40 empleados y un accionariado integrado por socios industriales y financieros cuenta con 11 distribuidores certificados que le permiten competir con los grandes y desarrollar aplicaciones y proyectos de Recursos Humanos, Clientes y Procesos para sus clientes finales.

Con una facturación esperada para este ejercicio de más de 2,6 millones de euros, un 50% de decisión favorable hacia ellos de sus clientes (por encima, por ejemplo de la de Microsoft) y clientes tan importantes como BioFuel, Garrigues, Reintegra o Balearia parece que el futuro de este modelo está más que asegurado.

De hecho, el alto coste del mantenimiento de las licencias, así como de su implementación está haciendo que cada vez más grandes empresas pregunten por este tipo de software libre y gratuito tanto para sustituir sus actuales plataformas de trabajo como para cumplimentarlas en áreas nuevas. Es por ello que están ultimando la versión que le permitirá ser completamente compatible con Windows y su plataforma web. Además, su punto fuerte, encargado de la gestión de almacenamiento, áreas, zonas, pasillos, gestiones de rutas de transporte y todo lo referido al stock empieza a ser compatible con aplicaciones sitas en dispositivos Android e iOS: el salto necesario y definitivo para la expansión del modelo.

La expansión de las tabletas y su compatibilidad con todos los exploradores (al principio sólo funcionaban con Explorer) lo denotan como una nueva forma de expandir eficientemente su negocio puesto que sus clientes podrán escoger su soporte preferido para trabajar con sus programas. Una vez más, hay sitio para el freeware.

Google salva a Firefox


Saltamos de las pequeñas y exitosas iniciativas a favor del freeware hasta el compromiso de uno de los gigantes de Silicon Valley con este tipo de software. Google, uno de los principales valedores de la fundación Mozilla y de Firefox, su principal producto, ha anunciado que renovará su apoyo al navegador.

Nacido en 2004 de la mano de los de Mountain View como un modo de acceder a un programa libre tras el fracaso de Netscape que les sirviera para hacer frente al omnipresente Explorer, Firefox se asegura su futuro inmediato con la renovación del acuerdo que le convierte -previo pago- en el buscador de referencia.

Sin embargo, el lanzamiento de Chrome, que recientemente ha superado a Explorer 9 como el navegador de referencia, hizo pensar a muchos que el futuro del programa estaba en peligro. A cambio Firefox estrena su novena versión con una adaptación específica para tabletas Android. La nueva versión será compatible, pues, con Mac, Linux, Chrome y Windows, así como con terminales Android. Todavía no ha conseguido entrar en el entorno iOS 8 (y no creemos que lo consiga en breve) y alardea de unos tiempos de espera un 30% menores a ediciones anteriores.

Dennis Ritchie, adiós al padre de Unix

Si hace unos días nos despedíamos de Steve Jobs, cofundador de Apple y uno de los empresarios más importantes que ha dado la industria tecnológica estadounidense -además de un visionario en este sector- nos toca el turno ahora de hacer lo propio con Dennis Ritchie. Si bien mucho menos mediático que el anterior tan importante o más no sólo en el desarrollo de la informática como la conocemos ahora sino también en el concepto de software libre.

Nacido en 1941 en Bronxville, Nueva York, Ritchie es famoso, sobre todo, por su fundamental papel en el desarrollo y diseño de los sistemas operativos MulticsUnix, así como de varios lenguajes de programación entre los que destaca C, el que creó junto con Brian Wilson Kerninghan.

Entre los galardones que recibió destaca el Premio Turing de 1983 por el desarrollo de la teoría de sistemas operativos genéricos y su implantación en Unix. Además, en 1998 recibió la Medalla Nacional de Tecnología de Estados Unidos.

Su primer trabajo referido a este mundo lo consiguió en 1967 cuando entró a trabajar en los Laboratorios Bell. Estos laboratorios son varios centros de investigación sitos en 10 países y que pertenecen a la empresa Lucent Technologies, una división de Alcatel Lucent.

A los pocos meses de entrar Ritchie formó equipo con Ken Thomson con la finalidad de crear un sistema operativo alternativo. Este entorno tenía como fin superar al que era, hasta entonces, el sistema operativo más potente jamás desarrollado: Multics (acrónimo en inglés de Multiplexed Information and Computing Service). Graduado en física y matemática aplicada, Ritchie fue capaz de conjugar este proyecto con la creación de un lenguaje de programación superior al anterior B.

Como el proyecto del sistema operativo se demoraba debido a su envergadura -ya que exigía un hardware demasiado potente para los cánones de aquella época- los laboratorios suspendieron el desarrollo del mismo. A su regreso a Bell Ritchie y Wilson Kerninghan decidieron crear una versión compacta de Multics que funcionara perfectamente en dispositivos más modestos. Acababa de nacer Unix.

Además, su anterior experiencia en el campo de la programación le permitió unificar sus conocimientos en el recién nacido Unix con un lenguaje superior a B, más evolucionado y que además permitía interactuar con la máquina. La clave de toda esta historia es, sin embargo, que Bell no se dedicaba al negocio de la venta de ordenadores, por lo que distribuyeron gratuitamente versiones de Unix y del sistema de compilación C a las diferentes universidades del país. La semilla del freeware se acababa de plantar.

Sin quererlo Bell acababa de comenzar la batalla entre los sistemas operativos gratuitos y los sistemas propietarios (que años más tarde abanderan Microsoft y Apple y que sólo podrían tener una alternativa real a corto plazo en el Chrome de la poderosa Google). Curiosamente Mac OS X, el sistema operativo propietario más cerrado del entorno informático -al igual que iOS- tienen su base en Unix. El otro gran sistema operativo nacido a partir de Unix es Linux, el gran entorno operativo libre del momento. De hecho, podríamos decir que el único gran sistema operativo actual no nacido de los preceptos Unix (aunque también es el dominante) es Windows, que tiene su antecesor en el MS-DOS.

Poco a poco Unix serviría para liberar a los usuarios de la «dictadura» de los fabricantes de ordenadores, como por ejemplo, IBM. Además, su lenguaje C, que actualmente se sigue empleando para el desarrollo de aplicaciones, ha servido para el desarrollo de otros mucho más modernos, como Java.

Sólo nos queda mostrar nuestro respeto a un informático que, por desgracia, se muestra como un desconocido para un gran público que, sin embargo, disfruta de muchos de sus descubrimientos. Descanse en paz.