Bollé Bolt S, que nada te deslumbre

Fundada en 1888 en Oyonnax, Francia, Bollé es una de esas marcas que lejos de ser conocida por agresivas campañas publicitarias o sus contratos de patrocinio, siempre dan un resultado sobresaliente a sus clientes. Su experiencia en diversos procesos industriales -como la creación de gafas y máscaras de seguridad o de nylon de alta calidad- ha quedado patente desde que en la década de los 50 del siglo pasado comenzaron a comercializar gafas de sol para uso diario y para práctica deportiva.

El último modelo que ha llegado a nuestras manos ha sido el Bolt S, diseñada específicamente para la práctica deportiva y que es un compendio de las mejores tecnologías de la casa gala. Un accesorio ultraligero que gracias a su diseño con montura semicircular cuentan con un amplio arco de visión.

La cara externa de las lentes cuenta con un tratamiento hidrofóbico y oleofóbico que evitan que se queden las marcas de sudor, lluvia o nuestros dedos al tocarlas. Además, los cristales cuentan con una tecnología fotocromática aplicado a nivel molecular que permite a las partículas que lo componen oscurecerse y aclararse en función de la incidencia de la luz sobre ellas. Esto permite una mejor protección de los ojos contra los rayos UV. Cuando pruebas que no se trata de un simple recubrimiento notas una diferencia evidente respecto a la mayoría de sus rivales.

Por si esto fuera poco, están construidas con el sistema B-Clear en material Trivex con un estudiado nivel de visibilidad gracias a su calidad óptica. Esto, que puede parecer poco relevante, permite una mejor coordinación ojos-manos. Como este material es ostensiblemente más ligero que el policarbonato pueden crear paneles más grandes que no solo nos protegen mejor contra los elementos sino que mejoran la visión del atleta en cualquier condición.

Todas cuentan, asimismo, con un tratamiento antivaho que evita que se empañen las lentes. Completamente resistente al agua, se reactiva cuando mojamos las gafas o las lavamos, incluso con un jabón neutro suave.

Pero las mejoras no están solo en las lentes intercambiables. La montura, además de contar con las clásicas plaquetas nasales ajustables, éstas están confeccionadas en silicona hipoalergénica lo que no solo facilita el ajuste sino que garantiza su durabilidad y evita problemas cutáneos.

En las patillas han usado el sistema Thermogrip que permite un mejor agarre de las mismas aunque sudemos o las movamos. Esto consigue una mejor eficiencia ya que el atleta no tiene que estar pendiente de que se muevan mientras entrena o compite.

Disponibles en cinco colores de montura y con cuatro de lente su precio oscila entre los 115€ con lentes «normales» y los 175€ con cristales graduados. No hay excusa para no probarse unas.

Google Glass, por fin en su hábitat

La última vez que hablamos de las Google Glass concluíamos que uno de los problemas que habían tenido era su excesiva exposición a los medios. Su erróneo enfoque de ser distribuidos como un posible gadget de masas. Un dispositivo con un potencial enorme en campos científicos como la salud o el diseño industrial que, sin embargo, habían sido estigmatizados como un producto de postureo.

Por eso los chicos de Larry Page decidieron apartar la segunda fase del proyecto de las portadas de los medios generalistas, eliminar la presión de tener que crear unas gafas inteligentes para todo el mundo y volver al laboratorio para crear una herramienta útil.

Y, por lo que hemos podido saber a través de The Wall Street Journal el programa Google Glass disfruta de mejor salud que nunca. La nueva versión está siendo terminada -en Beta- para ser distribuida exclusivamente en un entorno empresarial. La premisa es clara: generar un feed back en entorno reales sin todo el ruido de los medios de comunicación. Crear una herramienta a medida de las necesidades de los sectores que primero la demandarán sin ocurrencias que sirvan de gancho para los fans de Silicon Valley.

El público objetivo son profesionales de la salud, la máquina herramienta y cualquier otra industria que requiera trabajar con una pantalla teniendo las manos libres. El nombre lo deja claro: Google Glass Enterprise Edition y han quedado enmarcadas dentro del programa Glass for Work.

Incluso los tiempos van a ser más racionales ya que aunque van a ser oficializadas pronto, éste va a ser su único entorno en el medio plazo. La máxima bajo la que se ha diseñado su hardware es que ha de ser mucho resistente que la primera versión puesto que se verán expuestas a medios mucho más complicados y duros. Además, la rumorología indica que podrían crearse dos formatos: una primera con patillas plegables y otra opción que sería un dispositivo independiente que se puede implementar en cualquier gafa (y aquí resulta fundamental la colaboración con Luxottica).

La guinda a este mejorado proyecto es la incorporación de Intel a la construcción de la segunda versión de las gafas. El enorme catálogo de los californianos dará el espaldarazo definitivo al hardware a la hora de implementar más potencia al equipo, mejorar su conectividad e incrementar su autonomía.

Asimismo, la experiencia de los de Santa Clara en el diseño de hardware seguro que incidirá en un desarrollo de un nuevo prisma más delgado -lo que redundará en unas gafas con un diseño más operativo y con más formatos- y con más calidad para un mejor trabajo con realidad virtual. En definitiva, la suma perfecta de colaboradores para desarrollar unas gafas inteligentes que por fin han encontrado un hábitat en el que serán más útiles.

Oculus Rift, reales en 2016

Su presentación a la par que el ansiado Windows 10 no dejó a nadie indiferente. Desde entonces los rumores sobre sus aplicaciones, su viabilidad como periférico «habitual» y las posibilidades de que fueran finalmente comercializadas se han disparado cada vez que Microsoft presentaba cualquier novedad en su catálogo. El día 11 por fin se confirmó. Oculus Rift serán realidad y se comercializarán.

Después de años de desarrollo, Oculus ya tiene sobre la mesa su producto final y su estrategia para comercializarlo (precio no incluido). Se ha retocado el diseño para hacerlo más cómodo y más comercial. Ahora se podrá coger en la mano sin problema -algo que no siempre se podía hacer con los kits para desarrolladores-. El casco será ligero y permitirá ajustarse a cualquier tamaño (y forma) de cabeza.

Sus paneles también han mejorado ya que las lentes serán dos OLED con una resolución conjunta de 2160×1200 píxeles. Moverán nada más y nada menos que 233 millones de píxeles por segundo. Sobre la mesa en la que estemos sentados habrá un sensor que calibrará las gafas y servirá para gestionar mejor la captación de los movimientos del usuario. Del audio se encargarán dos almohadillas incorporadas pero si queremos algo más «potente» podremos retirarlas e implementar auriculares.

Para los gamers, el casco vendrá en pack con un mando para Xbox oficial. Funcionará con cualquier otro periférico compatible con la Xbox pero la implicación de Microsoft con Oculus ha sido tal que incluso Phil Spencer estuvo en el auditorio de la presentación. Y todo ello como aderezo para multiplicar la experiencia sensorial con los juegos de la consola de los de Redmond. Y nos centramos en la Xbox porque ya dejaron claro que va a ser necesario un PC realmente potente para aprovechar este accesorio.

2016 será la fecha que servirá para saber si Oculus se acordará de OS X y de Linux. Si serán capaces de demostrar a los clientes potenciales que las Rift van mucho más allá de los juegos y que tiene otras aplicaciones de ocio y trabajo. También su precio y cuál será la política con su software (actualizaciones).

En cualquier caso, prometen ser uno de los lanzamientos más importantes del año que viene. Hay escépticos que recuerdan el varapalo de Google Glass pero creemos que esta vez el mercado ya está más preparado para un dispositivo que no dejará indiferente a nadie: clientes, inversores y empresas involucradas.

Navidad, nuestra lista de regalos

Ha pasado otro año más y como nos hemos portado muy bien ha llegado la hora de hacer nuestra lista de regalos para esta Nochebuena (y, de paso, se nos han ocurrido un montón de ideas que pueden pedir los demás), por eso os presentamos -gracias al estupendo ranking que todos los años hace Xataka– los gadgets más deseados para cada tipo de persona -amante de la tecnología-. ¿Queréis alguno de estos?

  • Para el deportista Nike nos propone sus Nike Show-x2 Pro que, más allá de lo que pueda parecer (unas simples gafas) son todo un compendio tecnológico. Empezamos por sus lentes duales con corte del cristal realizado por laser que permiten tener una visión óptima sea cual sea el ángulo; seguimos por sus monturas diseñadas para garantizar el agarre en cualquier situación; el puente nasal ventilado y ajustable reduce la condensación y cuenta con protección total frente a los rayos UVA y UVB. 115€.

  • Para los amantes de la música hemos escogido unos viejos conocidos, los Sennheiser Urbanite. Cuentan con un diseño moderno y sofisticado, la calidad de sonido a la que nos tiene acostumbrados esta referencia del mundo del sonido y un precio muy competitivo para un equipo con características profesionales: 177€. Todo en ellos está pensado para destacar. Un regalo que está pensado para durar años.

  • Para los gamers más clásicos proponemos este teclado con contactos mecánicos que permite una mayor durabilidad -sabemos lo duro que pueden aporrear algunos las teclas cuando les sube la adrenalina durante una partida- y que gracias al sistema de retroiluminación personalizable ayudará a ambientar las partidas: el Razer BlackWidow Chroma. Disponible también con teclado para castellano -no se va a usar sólo para jugar- cuesta 170€.

  • Para aquellos que entienden que todos los regalos deben ser educativos les proponemos una suscripción anual a Smartick que ayudará de una forma divertida a que los más pequeños de la casa mejoren exponencialmente sus capacidades matemáticas. Puede parecer un regalo caro (310€) pero sus resultados lo convierten en toda una inversión. De los más interesantes que nos trae Xataka.

  • Para los niños con unos intereses más creativos, sin duda la mejor opción es Darkside Ollie. La versión 3.0 de los Mecanos que permitirá, pieza a pieza, que el niño construya un robot giratorio que podrá controlar desde cualquier smartphone y tableta mediante una conexión Bluetooth. Con cargador USB y con miles de colores (puede emitir luz), es un regalo con el que haremos que los más pequeños se interesen por la mecánica y con el que compartir mucho tiempo con ellos (¿no es ese el mejor regalo?).

  • Uno de los mejores regalos para los más sibaritas es esta cafetera espresso automática, con autolimpieza del circuito de café, sistema de preparación extraíble, molinillo incorporado con hojas cerámicas -el café nunca se quemará- de Philips. La Saeco HD8743/11 cuesta unos 400€, aunque en Amazon, por ejemplo, la encontrarás por unos 200. Un regalo para (casi) toda la familia.

¿Ya habéis decidido como tecnificaréis vuestras Navidades?

 

Toshiba y Samsung, la evolución de la televisión

Lo que veis encima de estas líneas es la nueva Samsung ES9000. Una televisión de 55 pulgadas con tecnología SuperOLED que fue, sin duda, uno de los éxitos de la última edición del Consumer Electronics Show -CES- de Las Vegas. El mayor fabricante mundial de televisores y de teléfonos inteligentes presentó también en la Ciudad del Pecado una tableta de 7,7 pulgadas y un terminal de 5,3. También hizo lo propio con multitud de aparatos mucho menos llamativos pero toda la atención recayó, sin duda, en su nueva familia de televisiones.

En el Hotel Venetian las colas eran enormes, de acuerdo con la expectación y los rumores sobre qué más podría hacer una empresa que domina el mercado con una autoridad insultante desde que las pantallas planas se generalizaron en nuestros hogares. Empezaron por equipos de hasta 75 pulgadas, formatos tridimensionales y monitores ultrafinos. También mostraron las virtudes de la conectividad de todos los aparatos gracias a Internet.

Se acabó el hablar del contraste o el brillo. Lo importante, ahora, es el procesador que equipa la «caja tonta». Las nuevas ES9000 y ES8000 disfrutan de un Intel Dual Core que les permiten conectarse a los contenidos de Netflix, YouTube, Skype o las redes sociales a una velocidad pasmosa. Además, la recepción y reproducción de contenidos «vía nube» está garantizada y es prácticamente ilimitada. Incluso la creación de contenidos específicos para este nuevo formato -hasta Rovio se plantea un Angry Birds para televisión-.

Las aplicaciones inundan también este rincón de nuestro hogar. Hace sólo dos años el catálogo a duras penas superaba las 500 y ahora son más de 25.000. Las descargas respaldan este crecimiento: más de 20 millones, de las que 12 han sido en 2011.

Y todo esto controlado por voz. Se acabó el mando a distancia. El cambio de canal se hace de un modo totalmente natural. Incluso el de contenidos. Hasta habrá un sensor de movimiento al estilo Kinect y Wii que nos permitirá hacer ejercicio y que contará cuántas calorías hemos quemado.

La pantalla del televisor se convertirá, sencillamente, en la ventana más grande de la casa -más que el smartphone, la tableta, el ultrabook o el equipo de sobremesa- en el que hacer cosas. En el que disfrutar de cosas. Y el hardware y los ingenieros parecen empeñados en que, como explicó Boon Keun Yoon -presidente de la división de entretenimiento de Samsung- sea cada vez «más sencillo, más inteligente y más entretenido».

Toshiba pone su granito de arena


Frente a semejante evolución poco parece que pueda hacer la competencia. Sin embargo, los japoneses de Toshiba han decidido poner su granito de arena en la distribución de los nuevos formatos para televisión con el lanzamiento de unas nuevas gafas 3D activas mucho más ligeras y baratas que las que actualmente pueblan las estanterías de las tiendas.

El nuevo modelo, denominado FTP-AGO2G tienen un precio de 49€ -con lo que se convierten en las más baratas del mercado con mucha diferencia-, tienen un tiempo de recarga estimado de menos de dos horas, un diseño ergonómico pensado para adaptarse a diferentes usuarios y un peso inferior a los 40 gramos.

Además, se ha trabajado para disminuir la opacidad de los cristales -con lo que mejora enormemente el visionado de los contenidos. Parece que los fabricantes están totalmente volcados en añadir una dimensión más a nuestro entretenimiento.