Smart Reply, Google quiere hacerlo todo por nosotros

Seguro que a todos nos ha pasado algún día (o todos) levantarnos de la cama, salir del gimnasio, bajar del avión y tener decenas de emails en la bandeja de entrada. Un sonido que debería ser absolutamente inocuo se convierte en una tortura que significa trabajo o spam. Y seguro que en alguno de esos días (o todos) nos gustaría poder borrar todos de golpe sin pensar o que alguien los respondiera por nosotros. Si es así, felicidades, Google ha escuchado nuestras «plegarias» y ha decidido dar un paso más -en favor de nuestra comodidad o en contra de nuestra privacidad-.

Hace ya tiempo que Google escanea nuestros emails así que era solo cuestión de tiempo que la empresa generara un software que supiera qué hacer con ellos. La idea se llama smart replay y, según la propia empresa, ya se ha puesto en marcha en varios servicios de Alphabet y su objetivo es identificar cuáles son los mensajes que requieren de más urgencia para ser respondidos y generar respuestas automáticas. El usuarios solo pulsará sobre la que mejor le convenga y el email de vuelta se generará al momento.

En el blog de la empresa Bálint Miklós, uno de los ingenieros de software de la empresa encargada de su desarrollo, pone como ejemplo un email con la pregunta «¿tienes alguna documentación sobre cómo usar el nuevo software?». La plataforma pone a disposición de Miklós tres respuestas: «No, lo siento»; «Sí, pero tengo que buscarlo»; «Sí, te la envío».

En palabras del propio ingeniero una forma de ahorrar «un tiempo precioso para aquellos emails que requieren de una respuesta corta y rápida». ¿Y para aquellos que requieren de algo más? «Estas respuestas serán un primer impulso sobre el que desarrollar el resto de la respuesta». En definitiva una evolución más después de que durante años servicios como Gmail y Yahoo! Mail hayan ayudado a los usuarios a ordenar los emails por contenidos y hayan apartado el spam, por ejemplo.

Ahora es la inteligencia artificial la que lanzará las respuestas más adecuadas y, sobre todo, la que aprenderá de las respuestas que nosotros damos habitualmente para convertirse en «nuestro espejo». Los algoritmos conocerán nuestras formas y cada vez se irán pareciendo más a nosotros. Por cierto, aunque solo está disponible en inglés por el momento, quien quiera probarlo ya puede buscarlo en la App Store y en Google Play.

Smart Replay utiliza otras tecnologías que Google ya tiene en marcha como Inbox. Ésta se encarga de conocer cuál es el contenido de los emails de entrada y separarlos entre los importantes, los que necesitan respuesta urgente y los que son solamente spam o publicidad poco relevante (¿la de la competencia?) Inbox, además, está siendo desarrollado cada día más para que pueda generar respuestas con un lenguaje natural, aunque las pruebas internas de ambos sistemas han provocado curiosas reacciones entre los propios trabajadores de Google (pidieron eliminar la respuesta «te quiero»).

El motivo es sencillo: tanto gracias como te quiero son respuestas amistosas y habituales en los emails que recibimos de personas cercanas -la primera también en los de trabajo- lo que hizo que el sistemas entendiera que eran respuestas «seguras» que podían ser utilizadas con cierta asiduidad. El error ya está subsanado.

Según Google, Smart Reply se ciñe a los mismos rigurosos sistemas de privacidad de otros servicios de la compañía -como Google Now- de modo que la información escaneada nunca es compartida con la empresa o terceros de modo que la información está «asegurada». Ningún ser humano lee los emails, solo robots que pretenden hacer más rápido nuestro día a día. ¿Cuál será el siguiente paso?

Asistentes de voz nativos, ¿cuál es el mejor?

Hemos hablado más de una vez de los asistentes de voz de los sistemas operativos móviles como una de los rasgos distintivos más diferenciados entre todas las plataformas. Siri, la aplicación comprada por Apple e inaugurada hace unas cuantas generaciones de iPhone fue el pionero. Google Now, potenciado por el enorme sistema de búsqueda de los de Mountain View se mostró pronto como una alternativa fiable. Cortana, la creación de Microsoft sorprendió a propios y extraños por su velocidad y fiabilidad. Incluso asistentes creados por terceros, como Sherpa, se ganaron pronto el apoyo (y el uso) del público.

VentureBeat se ha propuesto averiguar cuál es el mejor de todos los asistentes de voz nativos después de varios años en el mercado -el más veterano es Siri que lleva hablándonos desde el iPhone 4S- y para ello ha sometido a estos mayordomos a un examen bastante imparcial. Les ha realizado la misma batería de 18 preguntas en cinco idiomas: inglés, italiano, francés, alemán y chino mandarín (no nos ha quedado claro el motivo por el que no está el castellano mucho más extendido que tres de esos idiomas) y el sistema de puntuación que han empleado ha sido el siguiente: si las respuestas eran rápidas y directas sumaban un punto; si la respuesta era confusa o no mostraba resultados muy útiles, medio punto. Finalmente, si la respuesta era irrelevante, cero puntos.

En inglés, el idioma nativo de los tres sistemas operativos la cifra ha estado relativamente pareja. Siri ha sumado 14,5 sobre 18; Cortana 12,5 y Google Now 11,5. Partiendo de que para aprobar había que sacar 9 puntos, todos han cumplido.

La diferencia en el estudio se ha dado cuando se ha pedido a los asistentes que demostraran cuán duchos eran en otras lenguas. Así, en italiano, francés o alemán, la aplicación de Apple se mantiene en unos notables 14,5 puntos mientras que Google Now se queda al borde del aprobado (8,5) y Cortana suspende estrepitosamente con solo 6 puntos sobre 18 posibles.

Caso aparte es el chino mandarín un idioma especialmente complejo. En este caso Siri obtiene 13,5 puntos; Cortana baja ha 5 puntos y Google Now se queda en un pésimo 1,5/18 (solo entendió el 8% de las preguntas). Este último dato nos resulta especialmente sorprendente si tenemos en cuenta que el sistema de Google soporta muchos más idiomas. ¿A costa de qué?

El estudio, sin embargo, va más allá. En órdenes tan concretas y útiles como «pon el teléfono en silencio» la respuesta es siempre negativa. Casi todos se excusan en soluciones como «te he encontrado esto por la red» lo cual explicaría la baja tasa de penetración que han obtenido estas soluciones sobre otras menos interactivas.

En general podemos decir que queda mucho trabajo por hacer sobre todo para que se conviertan en soluciones utilizables en el día a día. Los chicos de Genbeta se han hecho eco de un gráfico en el que queda clara la evolución de la prueba. ¿Vosotros usáis habitualmente vuestro asistente de voz?