Google Nexus S

Google está de enhorabuena. La misma semana que se hace público que su [Enlace roto.], la compañía hace oficial el lanzamiento de su nuevo smartphone, el Google Nexus S.

El terminal, que según la revista Time disfrutará de la versión «gingerbread» del SO Android, se trata de un terminal Samsung con una pantalla táctil de 4 pulgadas y disfrutará de tecnología NFC para pagar con el terminal. Este protocolo (acrónimo de Near Fiel Communication) se basa en un interfaz inalámbrico que establece una comunicación entre dos sujetos -se llama comunicación peer-to-peer– y permite que ambos entablen una conexión inalámbrica sin restricciones en un radio de 20 cms.

Entre otras características, el modelo tiene un procesador de 1Ghz Samsung Hummingbird de última generación, capacidad para almacenar 16GB, cámara de 5 mpx, conexión Wi-Fi, giroscopio de 3 ejes -esa herramienta con la que podemos girar el móvil y el contenido de la pantalla solidariamente y que tanto nos divierte a los que no lo tenemos en nuestro dispositivo-, pantalla digital antihuella y soporte para llamadas VoIP/SIP -llamadas a través de Internet, como Skype-.

Así, este terminal, punta de lanza de un sistema operativo con un 25% del mercado mundial, sustituye al anterior Google Nexus One que no fue capaz de superar a su gran rival, el iPhone 3GS, en prestigio ni [Enlace roto.]. Estará a la venta desde mañana día 16 en Estados Unidos por 728 dólares y entrará a Europa cuatro días más tarde por el Reino Unido.

El iPhone 4 ya tiene un rival nuevo con el que competir.

Torrent, el lado opuesto del propiedad intelectual

Aquí os adjunto una noticia que se publicó en el [Enlace roto.] el pasado lunes 29 de noviembre en la que explican el cierre por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos de la página de intercambio de contenidos Torrent por infringir las leyes de copyright americanas. En total, 70 sitios de Internet fueron bloqueados bajo el amparo de la proposición de ley Combating Online Infringement and Counterfeits Act.

Curiosamente, existe otra ley, llamada Digital Millenium Copyright Act según la cual si un portal de intercambio suspenden el servicio a petición de los titulares del copyright «atacado», evitan responsabilidades judiciales. Vía libre para iTunes y Android Market.

Llega la librería digital de Google

Ayer, 1 de diciembre, The Wall Street Journal hizo pública la llegada inminente durante el primer trimestre de 2011 de Google Editions, la librería digital de Google. En mitad de la espiral de acusaciones que recaen sobre la empresa del famoso buscador, la compañía se refuerza con un producto diferente que seguro ganará adeptos rápidamente.

Aunque el servicio se esperaba para el pasado verano, los problemas técnicos han hecho que tenga que posponerse unos meses. Desde la empresa han explicado que el funcionamiento será diferente al de otros servidores digitales como Amazon.

Mientras que en el segundo el cliente ha de acudir al propio buscador para adquirir la obra, Google permitirá que vendedores «asociados» vendan los libros. Una vez acabada la operación, el libro se añadirá a una biblioteca personal en línea -con el ahorro de espacio que supondrá para el soporte-. Y, precisamente, esta falta de modelo de biblioteca electrónica hace que, a diferencia de Amazon con su Kindle o Barnes con su e-book, los productos de Google sean multiplataforma. Todo un guiño al gran dominador entre los tables, el iPad del archirrival Apple.

Para diferenciarse aún más de su competencia, Google sigue con su proyecto de digitalizar libros de dominio público para distribuirlos gratuitamente. Por su parte, Amazon sigue vendiendo estos mismos títulos que pueden consultarse gratis en el Proyecto Gütenberg. Este proyecto permite, desde hace años, consultar libros de referencia y dominio público gratis para todos los usuarios.

Google, la omnipresente

Coca-Cola, Mercedes-Benz, Nike o Warner Bros son empresas conocidas prácticamente por todos nosotros. Como vimos hace semanas en el estudio de Interbrand valen millones y son fácilmente reconocibles. La mayoría de ellas tienen décadas de antigüedad. Pero hay una, reciente, que domina sobre todas ellas. Y cómo tal está sujeta a fobias, odios y filias de todo tipo. Estas últimas semanas han sido especialmente agitadas para la empresa californiana. Investigada por la Unión Europea por posible manipulación del mercado y denunciada por su polémico «Street View», Google sigue mostrándose como la referencia en Internet y sigue lanzando productos que, al menos, le aseguran un presente dominante y un futuro prometedor.

Después de los escándalos sobre la recogida ilegal de datos por parte de Google mientras creaba su programa Street View y la falta de confianza que demostraron muchos usuarios por sus acuerdos con regímenes como el chino para capar el acceso a muchas páginas -como las referidas al ganador del Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, en China- la empresa del omnipresente buscador vuelve a estar en el punto de mira de Bruselas. Esta vez por una supuesta manipulación de los sistemas de búsqueda para manipular el mercado.

Todos usamos Google. O prácticamente, en la UE-12 tiene una cuota de mercado del 90% y en Estados Unidos entre el 70% y el 80%. Todos usamos sus herramientas -tiene registradas más de 150 aplicaciones con su nombre-, pero pocos nos paramos a pensar cómo funciona este «mágico programa» que se ha convertido en un verdadero gran hermano.

El secreto mejor guardado de Google es el sistema de algoritmos que emplea para organizar los resultados de las búsquedas. Gracias a ellos consigue mostrarnos un número enorme de páginas web relacionadas con nuestra pregunta. Es el PageRank y normalmente aparecen ordenados (escala de 1 a 10) por lo que ellos consideran «mayor a menor importancia». No obstante, Google ha ido modificando, variando y perfeccionando este ranking de páginas con el paso del tiempo. La pregunta que se han hecho tres empresas europeas es: ¿existe preponderancia a la hora de colocar delante las páginas que más publicidad captan? ¿Hay diferencia a la hora de ordenar páginas gratuitas por detrás de las de pago?

[Enlace roto.], responsable de comunicación de Google en el sur de Europa explicaba que «hacer público el sistema de algoritmos de Google sería como si plantearan la nacionalización de Google». El buscador se excusa en que sí tienen una posición dominante en el mercado de buscadores, si bien, no aglutinan más del «3% del mercado publicitario global -dentro y fuera de la Red-«.

La confianza de los usuarios


Así, si Google se hizo preponderante por su velocidad y fiabilidad -su eslogan es «no hagas el mal»-, la confianza de los usuarios de la Red en los buscadores es fundamental para que se mantengan en lo más alto.

No es la primera vez que la Comisión Europea toma una decisión contraria a una empresa informática estadounidense. Ya lo hizo contra Microsoft en 2004 por abusar de su posición de dominio por no compartir información clave a otras empresas e incluir por defecto el reproductor Media Player en Windows. Tres años más tarde también fue multada, entre otras cosas, por instalar por defecto como buscador de Windows el programa Internet Explorer. La imagen de Microsoft se vio seriamente dañada.

Google no quiere que le pase lo mismo y por ello ha colgado en su [Enlace roto.] su intención de ser transparentes y actuar en todo momento dentro de la legalidad. De hecho, [Enlace roto.] declaraba hoy en Madrid que «si los usuarios no se sienten seguros» será el «fin de Google». De nuevo, el gigante tiene que recoger un guante. Hasta ahora ha ganado todos sus combates con productos de calidad y buen trabajo. ¿Podrá seguir haciéndolo?