Gowex, Gotham City Research tenía razón

 

 

Y los peores pronósticos se cumplieron. Sólo unos días después de que saliera a la luz el informe de Gotham City Research que aseguraba que Gowex falseaba sus datos y resultados y que la empresa de redes sería la próxima Pescanova, la empresa hasta ahora dirigida por Jenaro García (ha dimitido) ha pedido el concurso voluntario de acreedores tan reconocer que ha falseado sus cuentas durante, al menos, los últimos cuatro años.

 

García se ha adjudicado la falsedad de las cuentas «no reflejan una imagen fiel» en una nota que Gowex ha remitido al Regulador del Mercado Alternativo Bursátil. En la misma, el Consejo de Administración se reserva emprender cualquier otra actividad que sirva para proteger los intereses de la sociedad.

 

La empresa, que tiene suspendida la cotización desde que el informe Gotham le hiciera dejarse el 60% de su valor, se enfrenta también a una denuncia que la Asociación de Inversores ha presentado ante la Fiscalía General del Estado por falsear resultados, cuentas y el empleo de información privilegiada.

 

Las dudas que surgen ahora es cómo los sistemas de control del MAB no pudo ver el fraude, cómo consiguió Gotham City la información (está en litigios con otras cuatro empresas) y qué ocurrirá con el dinero de los inversores -lo más probable es que se evapore pero no hasta que PwC acabe su investigación y las acciones vuelvan a cotizar-.

 

Gowex fue una de las empresas galardonadas con el premio Startex que el Gobierno central entregó en Bilbao para reconocer a las start ups más relevantes del Estado. Otro caso más en el que la sociedad puede perder su confianza en cómo hacer bien las cosas y salir de la crisis.

Gowex, el misterio de su informe

Creada en 1999 bajo el nombre de Iber-X, la empresa española es una de las referencias en el mercado de las conexiones inalámbricas y una de las más punteras en la creación de ciudades WiFi. Todo un ejemplo de lo que el polo tecnológico estatal y europeo pueden hacer para plantar cara a una industria dominada por asiáticas y americanas. Precisamente por eso, el 29 de junio, celebraron su cumpleaños por todo lo alto. Lo merecían.

Sin embargo, en sólo 48 horas, las acciones de la empresa con sedes en San Francisco, Chicago y Nueva York, se han desplomado un 45% en lo que analistas, reguladores y miembros de la empresa han catalogado de un «descalabro inédito». Dos días para abandonar la barrera de los 20 euros por título y temer por bajar de los 10… algo que hicieron cuando su valle se ubicó en unas pérdidas del 60% del valor.

Pero, ¿cuál es el motivo para este bajón? Un informe de Gotham City Research LLC. Su estudio, que han bautizado como «La charada Pescanova» deja en entredicho a la tecnológica: más del 90% de su facturación no existe (no superan los 10 millones de euros frente a los 183 millones que declararon para 2013); superan por poco los 5.000 hotspots (puntos de acceso a internet) frente a los 100.000 que dicen tener y subrayan que ellos mismos son «su mejor cliente» ya que el 90% de su facturación llega de fuentes desconocidas.

Gotham concluye que las acciones de Gowex tienen el mismo destino que las de Pescanova, dejar de cotizar ya que el valor real de sus títulos es de «0,00 euros». ¿Cuál ha sido la reacción de la tecnológica? Anunciar acciones legales, desmentir rotundamente estos datos y negar categóricamente haber mantenido contacto con Gotham Research en el pasado.

Pero, lo que más nos importa de esta historia (entendemos que a sus inversores no) es, ¿quién es Gotham Research? Aunque aquí no eran excesivamente conocidos, en el Reino Unido ya tuvieron una acción similar cuando emitieron un informe sobre la consultora tecnológica Quindell que, en su web demostró la falsedad de los datos de Gotham y emprendió en abril acciones legales contra la empresa.

Como explica Financial Times, esta misteriosa empresa suele repetir el mismo patrón. Publica datos que hunden empresas que dicen no haberse reunido con ella a pesar de lo que reza el informe. Ebix, Blucora y Tile Shop han sido otras de sus víctimas que no llegaron a levantarse del varapalo del estudio. La estrategia es clara: hundir el valor bursátil de una empresa relativamente pequeña aunque puntera y hacer que algunas personas (guiadas por la superstición que mueve las Bolsas) se enriquezcan con ello.

Con este tipo de movimientos los llamados «inversores a corto» consiguen cerrar sus posiciones. Comprar muy barato y aprovechar la recuperación de la empresa para lucrarse sin dejar ningún tipo de beneficio para la compañía. La duda recae ahora sobre la CNMV que de modo oficioso ha dejado claro que podría emprender acciones contra Gotham City Research si intuye que ha habido abuso de posición para sacar beneficio o provocarlo en terceros a partir de informaciones falsas y difamaciones. Seguro que este tema seguirá dando mucho que hablar.