Adobe Flash, crónica de una muerte anunciada

Fue hace más de una década cuando Steve Jobs le declaró la guerra a Flash. Ninguno de los célebres iDevices eran compatibles con el programa de Adobe. El gurú de Apple lo consideraba inseguro e inestable, un problema para iOS, un sistema operativo diseñado, precisamente bajo esos dos parámetros. En aquel momento tanto Google como Microsoft o BlackBerry consideraron que Apple decidía ponerse en desventaja al no implementar la compatibilidad con una herramienta indispensable en el internet de aquella época.

Sin embargo, si entramos en cualquier medio especializado y visitamos su hemeroteca descubriremos que desde principios de año los gigantes tecnológicos que dan la espalda a Flash se han multiplicado. El último ha sido la Fundación Mozilla que ha decidido bloquearla por defecto en su navegador Firefox. Los plug-ins de Flash están deshabilitados en todas las versiones operativas de Firefox y ya no sirven para cargar los contenidos multimedia.

Esta Tweet de Mark Schmidt, jefe de soporte de Mozilla parecía la última estocada a un programa que ha vivido una caída casi sin precedentes en la industria tecnológica (el de IE fue igual de vertiginoso pero vino precedido de una sentencia judicial).

Schmidt aclaraba que el bloqueo es temporal y que solo seguirá activo hasta que Adobe lance una versión «que no esté siendo explotada activamente por vulnerabilidades conocidas públicamente». El ataque a la empresa de seguridad Hacking Team que dejó al descubierto más de 400GB de información -correos electrónicos, contraseñas y documentos- de una firma contratada por los gobiernos de Estados Unidos, España, Chile, Colombia, etc. fue la puntilla.

En el ámbito móvil la situación es mucho más compleja. Mozilla ha bloqueado indefinidamente el uso de Flash de forma predeterminada y son varias las tecnológicas que se han sumado a pedir que de una vez por todas Adobe abandone el desarrollo de Flash y opte por el estándar inmediato y de futuro: HTML5. Alex Stamos jefe de seguridad de Facebook fue tajante: «es hora de que Adobe anuncie la fecha del fin de vida de Flash y de que los navegadores establezcan los bits de cierre ese mismo día».

Da igual que la fecha sea inmediata pero eso permitiría a todas las empresas y plataformas adecuarse a un nuevo estándar más seguro y hacer que la migración sea más sencilla. Jobs, en una carta con seis puntos escrita en 2010, aseguraba que el principal motivo por el que Apple no quería seguir trabajando con Flash era sencilla: «era una herramienta de la era del PC no de la era móvil». «No es abierto como HTML, CSS y Javascript» (nunca nos quedó claro que problema tenía Steve Jobs con los programas cerrados como los de Apple); «tampoco es seguro ni estable»; «es el principal responsable de los bloqueos y caídas de los ordenadores Mac». Además, «gasta más batería». ¿La penúltima victoria póstuma de Jobs? Probablemente sí.

Mozilla, otro modo de entender internet

Mitchel Baker, una de las responsables de Mozilla, nos presentó el pasado, presente y futuro de Mozilla. La fundación es Firefox porque es el producto que mejor representa su filosofía de presentar la tecnología como un servicio social.

Cuando lanzaron el navegador Microsoft Explorer tenía un 97% del mercado y en Redmond contaban con que los usuarios no serían tan «inteligentes» -en boca de Baker- para escoger algo diferente. S rival de ahora es doble pero no por ello menos magnífico. Apple y sobre todo Google aglutinan más del 90% del mercado y es aquí, en la búsqueda de una competencia más variada es donde Mozilla busca su oportunidad.

La fundación sin ánimo de lucro dice que el desarrollo de aplicaciones y de plataformas cambiará completamente el universo móvil. Aunque el dominador en un futuro inmediato será probablemente Google (Apple no durará mucho el ritmo de los de Mountain View) otros protagonistas como Microsoft o la propia Mozilla demostrarán que con la entrada de hasta 3.000 millones de nuevos usuarios el mercado puede cambiar mucho.

Su planteamiento como un sistema web donde todo se desarrolla por, para y desde el HTML5 será uno de los garantes de supervivencia. Todo es más barato, más competitivo y, sobre todo, es diferente. Desde aquí es donde Mozilla luchará por asegurarse de que haya competencia por encima del actual binomio Apple-Google o el más que seguro pseudo monopolio de Google en un futuro cercano. La vida online puede llegar a todas partes porque los usuarios podemos disfrutar de la tecnología.

Los nuevos mercados, los nuevos usuarios, las nuevas costumbres, los nuevos gustos y las nuevas necesidades cristalizan la evolución lógica del antiguo navegador que retó al gigante Explorer como el nuevo sistema operativo que reta al actual mercado. Todo está en la web, ¿necesitamos más? A su favor, mientras iOS tiene 100.000 desarrolladores y Android 450.000, el HTML5 tiene más de ocho millones en todo el mundo.

El gran lanzamiento del ecosistema (se hará todo de golpe) tendrá lugar este verano. La tarea se antoja épica. El número de voluntarios, también. Esperemos que tengan suerte.

20130523-125916.jpg

Firefox OS, el nuevo reto de Mozilla

Uno de los primeros ponentes fue Guillermo López, de la legendaria Fundación Mozilla. Bajo la filosofía de tener un internet accesible a todo el mundo presentaron Firefox OS con lenguaje HTML5. Un sistema operativo móvil basado en la web. Una plataforma por y para internet.

López presentó los entresijos del desarrollo HTML5 (desde la implantación hasta su pico de uso pasando por la «fase de desilusión» y la fase de productividad; el hype de toda nueva tecnología). HTML5 fue presentado como un soporte a partir del que «cualquiera» va a poder desarrollar aplicaciones web multiplataforma y totalmente compatible con cualquier sistema operativo y hardware.

Entre las bondades de HTML5 destacaron su desarrollo en internet a la vez que la propia red de redes se desarrolla (al ser web crece con ella). Sin embargo, el reto es crear páginas webs compatibles para todos los formatos (ordenadores, televisiones, smartphones, tabletas…). El ejemplo es la revolución que han supuesto los soportes móviles para acceder a la información y emitirla.

Es aquí donde reside una de las fortalezas de Firefox OS. Al desarrollarse sobre la web -y no a partir de especificaciones de hardware- se rompen las fronteras de los dispositivos. Ni siquiera para entrar en una tienda de aplicaciones es necesario salir de la web. ¿Si todo es internet -el internet de las cosas- por qué salir de internet?

Desde las redes sociales hasta la nube. Casi todo sobre lo que planteamos el futuro tecnológico -al menos el inmediato- se sustentan en la web. De hecho, gran parte de las aplicaciones son simples «accesos directos» a contenidos web.

Precisamente por todo esto Firefox OS se presenta como el buque insignia de la tecnología HTML5. El soporte ideal que demuestre que es posible un smartphone que basado en la web sea capaz de cumplir todos los requisitos de altos estándares mucho más rápido, más seguro y, además, con un menor coste energético.

La apuesta pasa además por servicios como el MarketPlace, una completísima tienda de aplicaciones basada en la web que, entre otras cosas, supone una inversión mínima para las empresa puesto que su coste de desarrollo de una aplicación específica es mínima: si existe la web, existe la aplicación. No ocurre los mismo con plataformas cerradas como BlackBerry OS, iOS, Android OS o WindowsPhone.

Todo ello es también la clave para que terminales como el Geeksphone tenga un coste de 90€ y todas las utilidades básicas -hardware aparte- de un smartphone mucho más caro. Tecnología accesible sin límites: datos, desarrollo, aplicaciones. El espíritu de Mozilla hecho hardware.

Edge, la herramienta Adobe para HTML 5

La nueva internet -algunos la llaman 3.0- está a la vuelta de la esquina. Para demostrarlo, Adobe -una de las empresas de software punteras a nivel mundial- ha presentado su nueva herramienta para (en versión gratuita durante el periodo de prueba) para crear animaciones bajo el estándar HTML 5JavascriptCSS -hojas de estilo en cascada-.

La aplicación, que ha recibido el nombre de Edge, pretende entablar puentes entre Flash -el recurso de Adobe para estas creaciones- y HTML 5, la nueva revisión del lenguaje web que se presenta como el gran rival del anterior. De momento, su versión definitiva -y de pago- no está previsto que se comercialice hasta bien entrado el año que viene.

La estrategia de la compañía es compatibilizar ambos estándares de modo que algunas de sus herramientas, como Dreamweaver, ya están preparadas para trabajar tanto con Flash como con HTML 5. Miquel Bada, director de Adobe España explicaba en una entrevista en el [Enlace roto.] recientemente que la intención de los de San José es «dar todo tipo de facilidades a los diseñadores». Aunque también matiza que «una vez esté aprobado el estándar HTML 5 será más limitado en la interactividad que Flash».

Aún así, los californianos tienen claro que una vez sea «oficial» la nueva versión de este lenguaje web se convertirá en el estándar sobre el que trabajar, por lo que adaptarán Flash «10 años más adelantado» -según ellos- y sus demás herramientas a quienes trabajen con él.

Muy en está línea se encuentra Wallaby un básico de Adobe Labs que permite trasladar cualquier contenido Flash a soporte HTML. Es por ello que parece que los de la costa central de California no seguirán el consejo de Steve Jobs -principal detractor de Flash- y migrarán todos sus sistemas a HTML 5. De momento se centran en crear alternativas para ambos modelos. Bada, además, explica que no existe ninguna guerra de tecnologías, ni siquiera con Apple.

Los seis motivos de Jobs para no usar Flash


Precisamente en estas fechas se cumple un año desde que Jobs hizo público los seis motivos por los que se negaba a que su equipos -iPod, iPhone y iPad- funcionaran con lenguaje Flash: «pertenece a la era PC, no a la era móvil»; «es de la época del ratón, no de las pantallas táctiles»; «no es un lenguaje abierto como CSS, Javascript y HTML»-curioso viniendo de una compañía que considera que Android caerá por ser código abierto-; «es inseguro, inestable y el principal responsable de los errores de los ordenadores Mac»; «gasta más batería» y, por último, es «multiplataforma. Apple no puede depender de una tercera compañía a la hora de decidir cuándo entrega herramientas a los desarrolladores». La coletilla vino cuando Jobs le recomendó a Adobe que se dedicara a crear buenas herramientas en HTML 5 en vez de criticar a Apple por «haber dejado atrás el pasado».

La [Enlace roto.] de Adobe no se hizo esperar: «los motivos no son tecnológicos», explicaban, sino que «Apple encierra a consumidores y creadores». De momento Apple sobrevive sin Flash y Adobe sin entrar en los exitosos terminales y tabletas de la manzana. ¿Cuánto durará el divorcio?