Honor 10, puesta de largo en Bilbao

Honor, la marca hermana de Huawei presentó el pasado día 29 en Bilbao su modelo 10, un smartphone con especificaciones similares al P20 pero que, gracias a su precio más ajustado busca convertirse en el terminal con mejor relación calidad precio del mercado.

Su diseño en cristal, una notable calidad de construcción así como el empleo de inteligencia artificial fueron sus cartas de presentación en un evento que contó con la presencia de Javier Palacios, Director de Marketing de la compañía.

Sobre el papel el Honor 10 cuenta con unas características notables: pantalla Full HD con una diagonal de 5,84”, procesador Kirin 970, hasta 6 GB de RAM y 128 de almacenamiento, 3400 mAh de batería con carga rápida, cámara frontal con 24 Mp y f/2.0, sistema operativo Android 8.1 con EMUI 8.1, reconocimiento facial, lector de huellas, toda clase de conectividad y 153 gramos de peso para un precio tope de 449€.

Un dispositivo ligero, con un diseño reconocible y bien trabajado, muy ergonómico y con unos colores -verde y azul sobre todo- que se salen de la media del mercado para bien en el que el aprovechamiento del frontal de casi el 80% deja patente que sus rivales son los Galaxy S9 y compañía.

Como peros, la falta de un certificado de resistencia frente al polvo o al agua y puede que para usuarios más clásicos una ranura microSD, al fin y al cabo es dual SIM.

La pantalla cuenta con un color muy natural y la ventaja de ocultar el notch cuando queramos. Con formato 19:9 y una resolución de 432 ppp es una de las mejores de su categoría y gracias a sus 500 nits de brillo, el uso en exteriores es muy bueno. Quizás solo le penaliza un poco más de contraste pero teniendo en cuenta la tarifa final, es mucho más que suficiente.

En cuanto a uso, como positivo poder personalizar cada detalle de la pantalla. Como negativo, su táctil es mejorable.

El procesador Kirin 970 ya es conocido de otros modelos de Huawei y está sobrado de potencia. En la configuración de 4GB notaremos algo menos de fluidez y, nos tememos que irá a peor cuando las nuevas ediciones de Android pidan más RAM (que el estándar esté ya en 6 y 8 GB pinta mal para quienes tengan menos).

Nos ha llamado negativamente la atención lo que se calienta el equipo a pleno rendimiento. Lo mismo ocurre con un lector de huellas que, por su ubicación debajo del panel hace que no funcione tan fluido como debería.

Mención aparte merece la cámara y su trabajo con la IA. Para quienes quieran que sea el smartphone el que haga todo no notará gran diferencia (las cámaras son sobresalientes) pero para los que quieran jugar con los ajustes, EMUI es una herramienta perfecta para sacar imágenes a nuestro gusto y que la IA las mejore notablemente.

Por último, la autonomía se puede quedar algo justa si hacemos un uso extensivo del equipo. No obstante, el sistema de carga rápida es tremendamente eficiente y nos permitirá disfrutar todo el día del dispositivo siempre que tengamos un enchufe cerca.

En definitiva, un equipo con una relación calidad precio excepcional que gracias a EMUI es totalmente personalizable incluso para aquellos que quieran un Android limpio. Muy recomendable.

Huawei P20 Pro, el terminal que quiere redefinir la fotografía

Son dos las tendencias que han dejado los últimos lanzamientos de Apple y el Mobile World Congress 2018 en el mercado de los smartphone: la inteligencia artificial y cámaras cada vez más capaces. Huawei, uno de los actores más activos del sector ha querido dejar claro que no solo es capaz de adaptarse a esas tendencias sino que quiere ser el referente. Y la versión Pro de su P20 tiene la mirada puesta en la fotografía. ¿Consigue situarse entre los mejores?

La carta de presentación son tres lentes para la cámara trasera con la firma de Leica y una nueva generación de su procesador que implementa IA. En la mano, además, se nota el cuidado diseño con buenos materiales y un notch frontal (y un botón inferior) que pretende recordar al iPhone X sin olvidarnos de su origen Android. Encendido, el panel OLED de 6,1 pulgadas cuenta con una resolución de 2.240×1.080 y un ratio de 18,7:9. Además, la sensibilidad táctil es buena y la velocidad de respuesta es notable.

Las cámaras traseras de las que hablábamos antes sobresalen de un conjunto francamente delgado y robusto. Un precio bajo si tenemos en cuenta que es el primer terminal que implementa el sistema de zoom de la casa alemana: esa tercera cámara que queda separada. El conjunto se compone de un sensor RGM de 40 Mp Light Fusion (f/1.8), un monocromo de 20 Mp (f/1.6) y un teleobjetivo de 8 Mp (f/2.4). Una solución a la altura de los mejores Nokia con unos acabado en blanco y negro que siguen siendo la referencia del mercado y un zoom excepcional que gracias a la estabilización mediante inteligencia artificial lo colocan entre los mejores terminales hasta la fecha para los amantes de la fotografía. La cámara frontal, tan importante para la moda selfie, por cierto, se va hasta los 24 Mp.

El procesador encargado de trabajar con todo este hardware es el Kirin 970 que ya vimos en el Mate 10 y que tan buenas sensaciones deja a todo el que lo usa. Acompañado de 6 GB de RAM mueve EMUI con una velocidad digna de los mejores Pixel o Galaxy S. Los contenidos multimedia vuelan, el conjunto no se sobrecalienta, permite trabajar con una app fotográfica mucho más completa -menos mal que no falla el software teniendo semejante conjunto de lentes- y la multitarea es tremendamente eficaz.

El audio tampoco decepciona e incluso en condiciones de ruido ambiental se puede escuchar bien tanto conversaciones como música. Eso sí, el P20 Pro es el último en sumarse a los smartphones de gama alta sin puerto clásico. La batería, de 4.000 mAh con sistema de carga rápida nos promete (y cumple) más de un día lejos del enchufe.

Como críticas podríamos decir que seguimos sin entender por qué los ingenieros de la casa siguen implementando un botón físico y en vez de aprovechar ese borde para colocar los otros dos clásicos botones Android, generan dos virtuales en la pantalla que no dan sensación de continuidad al interfaz. Sobre todo porque, aunque el sistema de gestos no es tan fluido como en otros equipos de la competencia, mejoran generación tras generación.

El P20 Pro es la demostración de lo fuerte que quiere pisar Huawei para quitarse de encima el cartel de fabricante de móviles con buena relación precio chinos y demostrar que es capaz de ser un referente también en innovación en el sector. Todo ello se paga. Exactamente 899€ por un dispositivo con 128 GB de almacenamiento y una cámara externa 360º incorporada. Ahora será el mercado el que decida.

Huawei P10, otra forma de captar el mundo

Fue, sin duda, una de las estrellas del pasado Mobile World Congress de Barcelona. Un dispositivo que subrayaba que muchos fabricantes chinos han dejado atrás la apuesta de los precios y se han volcado con las especificaciones y el marketing de los premium para asaltar los mercados maduros. Un ejemplo refrendado en un evento simultáneo en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Bilbao.

La apuesta con la familia P de Huawei se centra alrededor del rendimiento y tiene un público objetivo: aquellos que quieren crear con sus smartphones. Sobre el papel, el P10, nuevo buque insignia de Huawei, se aprovecha de la alianza con la alemana Leica que ha desarrollado una nueva versión de su cámara dual centrada en mejorar la calidad de las imágenes tomadas en modo retrato. La cámara frontal, del mismo fabricante, también ha recibido mejoras que se complementan con un nuevo software para la gestión de imágenes. La duda que nos surge es si, en un uso diario, es tan buena como dicen.

Una cámara mejor de lo esperado


Aprovechando la inclusión de Bilbao en la presentación del modelo para el mercado estatal hemos podido probar el nuevo terminal. Las especificaciones son espectaculares: pantalla Full HD de 5,1 pulgadas, 3200 mAh de batería con sistema de carga rápida, 4 GB de RAM y 64 de almacenamiento, procesador de 8 núcleos, conector USB Type-C, cámara frontal de 8 Mp y trasera de 20+12 Mp.

El software es Android 7 con la capa de personalización EMUI 5.1 y cuenta con un sistema pensado para sacar lo mejor de la creación de Leica. La cámara dual cuenta con un sensor monocromo de 20 Mp y uno RGB de 12 Mp que fusionan sus capturas para dar mejores matices y profundidad a las imágenes.

Por si fuera poco, el P10 incorpora un sistema de detección facial 3D con 190 nodos que trabaja con un algortimo propio creado para diferenciar entre decenas de tonos de piel y de formas faciales para lograr iluminar mejor la fotografía y dar sensación de haber trabajado en un estudio. Además, un nuevo algoritmo de profundidad busca dar tridimensionalidad y un extra de realismo a las capturas. Se trata de plasmar con un móvil el efecto bokeh imposible de lograr con cámaras simples.

Las pruebas que pudimos hacer con los terminales en la mano -también pudimos disfrutar de la versión P10 Plus– refrendaron el mimo con el que los ingenieros (tanto de Huawei como de Leica) han trabajado para crear una cámara muy por encima de lo esperado -que no era poco-. La luz de las imágenes, la definición de las formas y la sensación de profundidad está entre las mejores del mercado y se antoja muchísimo más que suficiente para aquellos que quieran plasmar sus momentos sin necesitar un dispositivo específico para ello.

A la espera de lo que pueda hacer Samsung con su inminente Galaxy S8, el terminal se coloca como el mejor Android a la hora de captar la realidad con las cámaras. Todo un reto de cara a próximos lanzamientos de la competencia… y de la propia casa china.

Huawei Mate 9, asalto al trono

Mate 9_Champagne Gold Front & Back

El pasado jueves 3 de noviembre la ciudad alemana de Múnich fue testigo de un evento poco habitual: Huawei, uno de los mayores fabricantes mundiales de dispositivos móviles (además de una de las empresas de referencias en electrónica de consumo, redes, etc.) presentaba una nueva familia de smartphones de alta gama, los Mate 9.

Si os estáis preguntando el motivo para escoger Alemania como epicentro de esta presentación -un fabricante chino que compite con un coreano y un estadounidense podría haber escogido otros emplazamientos- la respuesta podría estar en su colaboración con Porsche. Sí, el legendario fabricante de deportivos de Stuttgart, en uno de los modelos de esta nueva gama de productos.

Casual o no, el desastre de Samsung con el Galaxy Note 7 y las menores ventas de Apple en el sector (aunque aún no hay cifras oficiales del iPhone 7, éste ha sido el peor año de la empresa de la manzana en casi dos décadas) ha creado el espacio perfecto en el mercado de phablets para un nuevo actor. Y el Mate 9 parece decidido a aprovecharlo. En su interior trabaja un procesador Kirin 960, implementa la tecnología SuperCharge y, sobre todo, cuenta con una muy mejorada experiencia de uso gracias a su capa de personalización sobre Android.

Richard Yu, CEO de la empresa, explicó a los asistentes que cuando comenzó el desarrollo de Mate se plantearon «cómo mejorar todos y cada uno de los aspectos que componen la experiencia de uso de un smartphone». Y gracias a su experiencia en el sector concluyeron que la velocidad, funcionalidad, un uso intuitivo y un buen diseño son los cuatro pilares que garantizan el éxito de un producto. El objetivo era innovar tanto en hardware como en software.

Mate 9_Group

 

Características premium

Como hemos dicho antes, Huawei ha posicionado su nuevo producto como un producto que va dirigido a competir contra los iPhone 7 Plus y Pixel XL y a quedarse con todos los usuarios posibles del defenestrado Galaxy Note 7.

En su interior trabaja el procesador Kirin 960, la versión más potente de chips desarrollados por la propia empresa y equipados con el algoritmo machine learning de Huawei. El chipset es el primero del mercado en aunar una CPU de 8 núcleos basada en ARM Cortex-A73 y A53 y una GPU Mali G71, también de 8 núcleos. Esto, además de convertirlo en el SoC multinúcleo de mayor rendimiento del mercado, reduce su consumo energético un 15% respecto a generaciones anteriores, incrementando su rendimiento gráfico un 180% y aumentando la autonomía del conjunto un 40%.

Mate 9_Battery

Además, Kirin 960 ha sido diseñado para aprovechar al máximo el nuevo estándar gráfico Vulkan, estrenado con Android 7 y que promete mejorar el rendimiento gráfico un 400%. En definitiva, el conjunto está pensado para garantizar un rendimiento sobresaliente incluso con un uso continuado de más de 18 meses.

En el interior de los Mate 9 trabaja una batería de alta densidad de 4.000 mAh y una nueva tecnología llamada SuperCharge que busca poder utilizar el dispositivo sin interrupciones durante dos días. Esto se consigue gracias a una mejor gestión energética mientras se juega (gasta un 20% menos) o mientras se realizan llamadas por CDMA (hasta un 40% menos).

Mate 9_Charge

Así mismo, el sistema de carga rápida permite que con solo 10 minutos en la corriente se acumule suficiente capacidad como para ver dos películas enteras. En 20 minutos se consigue autonomía suficiente para todo un día. Y aquí es donde le han dado un repaso -al menos en teoría- al problema de Samsung con las baterías y de Apple con la autonomía: los nuevos modelos incluyen el conector Super Safe 5 que permite monitorizar el voltaje, corriente y temperatura en tiempo real para evitar problemas de seguridad y multiplicar la vida útil del conjunto.

Mate 9_Lens

Para seguir mejorando uno de los puntos débiles de otros productos de la gama, han pedido ayuda a Leica para desarrollar una nueva cámara de doble lente. Un nuevo módulo de cámaras que ahora incluye un sensor RGB de 12 Mp y lente f/2,2 y otro monocromo de 20 Mp y lente f/2,2 así como un nuevo software que, gracias a algoritmos mejorados, permite una mejor fusión de las imágenes.

De esta forma, el primero se encarga de capturar imágenes con la mayor fidelidad posible mientras que la segunda se encarga de los detalles más pequeños. El conjunto se aprovecha de la estabilización óptica de las lentes duales y el software utiliza el sistema de selección de píxeles para crear fotografías sobresalientes en escenarios nocturnos o con poca luminosidad. Por cierto, el zoom híbrido y el autoenfoque 4-1 mediante sistema láser y detección de fase por medición de la profundidad y el contraste permiten imágenes de altísima calidad sea cual sea el modo en el que las captemos.

EMUI 5.0, toda la potencia Android sin sentirse como un Android

Sin duda, para nosotros, uno de los handicaps de Android es la dificultad que tienen los fabricantes para diferenciar sus productos entre sí. Mismo componentes, diseños similares y funcionamiento prácticamente idéntico. Huawei ha desarrollado -precisamente para evitar esto- EMUI que llega a una nueva versión, la quinta, que suma a Android 7 parte de la experiencia de usuario Linux (estética y agilidad).

Además, el software aprende patrones de uso de cada uno de nosotros haciendo que las aplicaciones prioritarias para cada usuario reciban acceso preferente a los recursos del sistema. Eso permite minimizar los impactos negativos de uso que suelen sufrir los dispositivos tecnológicos con el paso del tiempo -degradación y mayor peso de las actualizaciones de software-. Por cierto, según Huawei, EMIU 5.0 permite acceder al 50% de las funciones del terminal con solo dos toques y al 90% con solo tres.

Mate 9_SIM

En cuanto al exterior, cuenta con la estética de la serie Mate a la que suma una pantalla Full HD de 5,9 pulgadas sobre un chasis monocasco de aluminio. Para el ensamblaje son necesarios más de 50 pasos que incluyen un fresado CNC para mejorar el tacto y hace que mejore la percepción de la gama de colores.

Por si esto fuera poco, la colaboración con Porsche ha resultado en el Porsche Design Huawei Mate 9 con pantalla AMOLED curva de 5,5 pulgadas además de un exterior exclusivo en color Graphite Black, con 6GB de RAM (la versión «normal» cuenta con 4 GB) y 256 GB de capacidad de almacenamiento (por 64 del Mate 9).

Huawei-Mate-9-Porsche-Design_2

El precio de ambas versiones es de 699€ para el Mate 9 y de 1395€ para edición mejorada junto con el fabricante alemán.

Huawei Fit, muévete

Huawei-Fit

Otra de las sorpresas del día fue la presentación de Huawei Fit, un reloj fitness con monitor de ritmo cardiaco, pasos, seguimiento del sueño y soporte para diferentes actividades deportivas gracias a programas de entrenamiento para running así como un entrenador en tiempo real. Después de los entrenamientos el Fit muestra los niveles de VO2 máximos, los tiempos de recuperación, los resultados y las comparaciones con los objetivos de cada deportista.

Se trata del primer wearable que ha conseguido el certificado TÜV-WT de precisión y fiabilidad. Disponible en Titanium Grey y Moonlight Silver por 149€ aún no tiene fecha de lanzamiento en nuestro mercado.

IFA 2016, el mercado móvil se posiciona

Una vez más el IFA de Berlín se está mostrando como la gran feria europea de electrónica de consumo y como el escaparate perfecto para la mayoría (Apple siempre va por libre) de los fabricantes de cara a la campaña de Navidad, sin duda la más importante del año. Es por eso que durante los próximos días analizaremos las novedades y tendencias que nos llegan desde la capital alemana.

Desde hace casi una década el negocio de dispositivos móviles es el más importante para el sector. No solo por su facturación sino por la imagen de marca que traslada a otras familias de productos de sus catálogos. Así, aunque el mercado empieza a mostrar agotamiento a causa de su saturación, los principales aspirantes a suplantar a la dupla Samsung-Apple han venido con fuerza al IFA.

Empecemos por Sony. El gigante nipón está buscando desde hace tiempo la forma de reposicionarse en este nicho ante los problemas que tiene para lograr beneficios. A pesar de su éxito con otros productos -como la PlayStation- su reputación y sus buenos equipos nunca han conseguido despegar en ventas.

Así, si hace unos meses pudimos comprobar en el Mobile World Congress como la empresa apostaba por los Xperia X -mucho más sencillos y eficaces que los anteriores modelos a la venta- ahora Berlín ha sido el lugar elegido para mostrarnos el XZ. El nuevo buque insignia de la casa nipona. Como el resto de compañeros de familia tienen un diseño bien definido y diferenciado y materiales de calidad. Ahora, además, incluyen muy buenas especificaciones.

En la mano es un modelo robusto -casi monolítico- que gracia a las esquinas curvadas se hace fácil de manipular a pesar de su tamaño (superaa las 5 pulgadas). Para su carcasa han trabajado con un metal (ellos lo llaman arkaleido) tintado en tonos mate. Todo en un conjunto de 161 gramos.

La pantalla tiene resolución Full HD lo que facilita el trabajo del procesador Qualcomm Snapdragon 820 acompañados de 3 GB de RAM. Además, el panel IPS añade la tecnología TriLuminos y X-reality lo que garantiza buenos resultados. En cuanto a la cámara -una forma que tiene siempre Sony de diferenciarse de su competencia- cuenta con un sensor de 23 Mp que emplea la tecnología de enfoque en tres pasos de la casa y que garantiza buenos resultados. Además, han querido hacer un guiño a los amantes de este arte permitiendo ciertos ajustes manuales que permitirán resultados mucho más personalizados.

Con capacidades de almacenamiento de 32 o 64 GB (ampliables con tarjetas de hasta 256 GB) así como los 2.900 mAh de batería y el puerto USB Type-C aseguran a sus futuros propietarios que el gasto de más de 699€ (libre en versión de 32 GB) no será para un dispositivo que les durará poco.
Huawei quiere crear una nueva clase de smartphone

Como siempre decimos, la única diferencia entre el sector tecnológico y los demás es la velocidad a la que ocurren las cosas. Si hace 9 años ni siquiera pensábamos que los teléfonos inteligentes pudieran tener éxito a medio plazo, ahora el mercado está saturado y los fabricantes piensan en crear nuevos nichos con los que ganar ventas y fidelizar clientes.

El mejor ejemplo lo tenemos en Huawei que lleva meses intentando colarse entre Samsung y Apple en el negocio de telefonía móvil y tabletas. Los chinos saben que el mercado premium es casi inaccesible por el carácter de «bien posicional» que han adquirido los Galaxy S, iPhone y compañía. Sin embargo, saben que hay un enorme mercado de clientes potenciales esperando por modelos con un buen rendimiento y un precio más «democrático». Y es aquí donde ellos quieres colocar sus nuevos Nova y Nova Plus. Una suerte de súper gama media.

Lo primero que llama la atención en los Nova es su calidad de materiales. El metal y el cristal se funden tanto en la trasera como en el frontal de ambos para conseguir un resultado excelente. Muy superior a lo que se espera de un gama media y muy cerca de un premium. Además, los dos modelos estrenan la tecnología propia que permite apilar componentes y crear equipos más compactos.

En su interior trabaja un procesador Qualcomm 625 de ocho núcleos a 2 GHz con una GPU Adreno 506 y 3 GB de RAM. El almacenamiento interno alcanza los 32 GB, el panel de 5 pulgadas es un IPS Full HD y la autonomía la garantiza una batería de 3020 mAh. En cuanto a la cámara, se trata de una Sony con 12 Mp de resolución.

Para los que les parezca poco, el Plus llega a los 16 Mp con estabilizador óptico y su batería crece -gracias a la mayor diagonal del panel- hasta los 3.340 mAh. Los precios, por cierto, son imbatibles: 399€ para el «pequeño» y 429€ para el Plus.