Quiero ser industria 4.0, una cita ineludible para nuestro desarrollo

A pesar de que habitualmente los medios de comunicación y la mayoría de la sociedad vinculan la evolución tecnológica al papel que las TICs están teniendo en nuestro día a día desde hace algo menos de una década, la implantación del Internet de las Cosas (IoT) -y la inmensa cantidad de datos que genera y generará así como la llegada de la Industria 4.0 se antojan como los verdaderos catalizadores de una nueva revolución económica y social.

Euskadi, una de las regiones industriales más vanguardistas del continente ha apoyado desde hace décadas la implementación de nuevos sistemas que incrementaran la competitividad del sector mediante el valor añadido que supone hacer mejor las cosas (como contrapartida a otros sectores y otras regiones que han querido ganar competitividad mediante la reducción de costes). Es por ello que el papel de la Industria 4.0 se antoja fundamental para continuar con el desarrollo de la economía vasca.

En este contexto, el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia, fue la sede el pasado 21 de abril del encuentro Quiero ser industria 4.0 !! organizado por el Grupo SPRI (la agencia de desarrollo empresarial del Gobierno Vasco)GAIA (la Asociación Cluster de Telecomunicaciones), el propio Gobierno Vasco y PARKE BIZKAIA.

Con un formato especialmente dinámico (veinte ponentes con solo cinco minutos cronometrados para exponer sus experiencias) las jornadas buscaron mostrar a los asistentes casos reales de tecnologías y soluciones 4.0 que ya se están aplicando en las empresas vascas. Guiados por Tomás Iriondo (de GAIA) y Aitor Cobanera (de SPRI), de entre todos casos expuestos destacó sobremanera el cloud computing, la gestión de los big data y el data mining. Otra de las estrellas durante las tres horas de jornada fue la servitización de productos, es decir, la forma en la que se añaden servicios a un producto para que gane valor añadido frente a los competidores.

Buen ejemplo fue el de la teleco vasca Euskaltel que explicó el trabajo que está haciendo en la creación de infraestructuras en la nube para dar soporte al desarrollo de la industria 4.0. En esta línea Virtualware 2007 mostró su experiencia en realidad aumentada y simulación para una industria moderna más segura con sistemas de interacción avanzada para gestión de archivos.

Cyril Data Systems se centró en la monitorización avanzada y gestión de Big Data mediante la conectividad entre máquinas así como el posterior análisis de toda la información que genera el entramado. Es lo que llaman industrial cloud.

La sincronización en el suministro de componentes (Igarle), la optimización en la gestión de materias primas (Informática 68), la integración de máquinas o thinking factory (C.I.T. Soft), la automatización de procesos, así como la inspección inteligente de productos (LKS o Trimek) fueron algunos de los proyectos estrella en los que está trabajando nuestro sector secundario.

En otros campos, la Fundación Tecnalia Research & Innovation está trabajando en nuevos sistemas de análisis de la actividad manufacturera lo que redunda en una mayor competitividad del sector. IDS Ingeniería mostró las posibilidades que da el intercambio de información de clientes o proveedores entre las empresas del sector (algo que también trabaja Gaia Net).

Como hemos dicho más veces, la salud es uno de los sectores más en desarrollo en la industria tecnológica y Innovalia mostró su proyecto Fit4Work centrado en la salud laboral.

De todos los nuevos campos nos quedamos con la virtualización y las posibilidades que da en el campo de la formación laboral. Áreas que no solo permiten tener a nuestras empresas en vanguardia sino que exigen del empleo de nuevas herramientas poco habituales hasta ahora -o aplicadas a otros sectores como los videojuegos- y que demuestran el potencial de la gamificación.

En definitiva, una oportunidad para que empresas tecnológicas diferentes pudieran aportar su granito de arena, demostrar en qué trabajan y, sobre todo, buscar sinergias para seguir mejorando un sector sin el que sería imposible entender nuestra economía y nuestra historia.

Noticia recomendada por Binary Soul

Alta tecnología europea, ¿puede volver a ser la referencia?

La tabla con la que abrimos este post es significativa. Según un informe de A.T. Kearney solo ocho de las cien primeras empresas de alta tecnología del mundo tiene su sede en Europa y, lo que es peor aún, su participación en los ingresos mundiales del sector sigue bajando año tras año. Los datos, presentados en el pasado Mobile World Congress de Barcelona revelan, sin embargo, que las ocho supervivientes han consolidado su posición y ganado peso específico en sus sectores pero, a pesar de esto, el sector sigue necesitando urgentemente un golpe de timón.

En 2013 las tecnológicas europeas en la lista generaban un 9% de los ingresos del conjunto en los nueve segmentos de alta tecnología. En 2015 la cifra bajo a poco más del 7% por culpa de la desaparición de Nokia Mobile a manos de Microsoft. Así, repasando los sectores vemos que algunos están huérfanos de compañías continentales: equipos tecnológicos, PCs y tabletas, dispositivos, electrónica de consumo y componentes pasivos. Todas ellas áreas estratégicas en los próximos años.

Como contrapartida, otros como servicios tecnológicos, software, semiconductores y equipos y servicios de comunicaciones han vivido fusiones y alianzas que parecen asegurar el futuro del sector europeo a medio plazo.

La unión de Alcatel-Lucent y Nokia, por ejemplo, ha creado una nueva empresa de referencia que, junto con Ericsson hacen de los fabricantes europeos referencia en el negocio de equipos y servicios de comunicaciones con una cuota cercana al 40% del mercado mundial de redes. El negocio de semiconductores también está de enhorabuena puesto que la adquisición de US-Freescale por parte de NXP ha hecho saltar a la empresa al noveno puesto mundial en un nicho que se antoja fundamental en la eclosión de la era del internet de las cosas.

No obstante, la subida de empresas asiáticas y americanas supone un freno a la recuperación del sector de alta tecnología europeo. Movimientos como el de Lenovo al adquirir Motorola o el de Dell cuando se fusionó con EMC trasladan el peso específico del sector al otro lado del globo.

Es por ello que la evolución del Internet de las Cosas, que solo en Europa creará un mercado de más de 80.000 millones de euros parece el escenario propiciado para que las empresas den un paso adelante y recuperen buena parte del terreno perdido en otros sectores (como la electrónica de consumo). Los integradores de sistemas, agregadores de servicios y plataformas así com los distribuidores de servicios y software parecen algunos de los sectores que, si se dan las condiciones adecuadas, podrían salir más beneficiados de esta nueva etapa.

Además, si se consigue hibridar el potencial de Europa en otros mercados como la automoción, productos industriales, salud, etc. el sector de los componentes (con ARM a la cabeza en el diseño de chipsets), de innovadores (como Arduino, Riot OS, Raspberry Pi, etc) así como los líderes mundiales en redes (Nokia y Ericsson) tendrán un negocio delante suyo con el que conseguir crecer e impulsar otros sectores.

La sensación es que en solo 10 años el panorama puede ser muy diferente tanto en la alta tecnología como en otros mercados relacionados. Sin embargo, el mayor reto al que se enfrenta Europa es quitarse sus complejos y comenzar a actuar ya despojándose de los frenos que la han hecho perder espacio frente a otras potencias tecnológicas.

Outsourcing, por la colaboración hacia el futuro

En un mercado cada vez más desregularizado y con una competencia más dura por la llegada de las empresas tecnológicas orientales (con una incidencia mayor en los procesos económicos en general y los industriales en particular), la colaboración interempresarial tiene una importancia mayor. Es por eso que estrategias como el outsourcing son claves para fortalecer el tejido económico, garantizar el futuro de las start ups y consolidar la posición de las grandes empresas como motores de la innovación, el desarrollo tecnológico y la economía de una región.

Pero, ¿qué es el outsourcing? Es el proceso por el cual una empresa identifica la forma en la que su negocio (o una parte de él) puede ser desempeñada de una forma más eficiente por otra. Esto permite que la primera se pueda centrar más eficazmente en su función central y que la segunda pueda crecer y consolidarse.

Esta sinergia exime a las compañías de tener que invertir grandes recursos -humanos y económicos- en áreas de negocio en las que no están especializadas a la par que consiguen reciclarse y, por ejemplo, alcanzar ese proceso de digitalización o tecnificación que necesitan para seguir siendo competitivas y productivas. En definitiva, y como ya hablábamos hace unas semanas, una transmisión de conocimientos inter pares que permite que ambas ganen.

Una de las áreas en las que más se están dando estas colaboraciones es la industrial. El motivo es sencillo: la rápida evolución de la misma hacia el modelo 4.0 está exigiendo al núcleo de las compañías del sector secundario a realizar grandes esfuerzos de transformación internos. No solo en lo referido a nueva maquinaria (más eficiente, más respetuosa con el medio y más rápida en los procesos de fabricación) sino también en lo referido a la formación de sus plantillas y a la forma en la que éstas acceden a la información.

Y es aquí donde las start ups tecnológicas juegan un papel crucial en su evolución. Con menos músculo financiero que las grandes corporaciones industriales son el espaldarazo definitivo en materia de innovación. Pueden digitalizar procesos productivos, permiten pasar de la realidad a un entorno virtual fiable y convierten sus tecnologías en poderosas herramientas didácticas. En otras palabras permiten plantear una nueva fábrica sin necesidad de desembolsar un solo euro o formar a las plantillas en nuevas tecnologías sin necesidad de parar toda la cadena productiva.

Sectores como la automoción, la fabricación de máquina-herramienta, la aeronáutica o el textil tienen la oportunidad de acometer grandes cambios minimizando sus riesgos y con la rapidez que exige el mercado en una sociedad que crea valor compartido y bidireccional. Una forma de redefinir las empresas al generar ventajas competitivas sostenidas en el tiempo que potencian el talento y los recursos de las empresas y, por ende, de la sociedad.

Noticia recomendada por Binary Soul

2016, el año en 7 tecnologías

2015 ha sido, seguramente, uno de los años más productivos en cuanto a evolución de las TIC (y su influencia en nuestra vida cotidiana) y uno de los más sorprendentes en cuanto a logros científicos de los últimos años. Por eso, este año recién comenzado se presenta como uno de los más prometedores de este siglo. Nos hemos preguntado qué tecnologías serán las más importantes y esperadas durante los doce próximos meses y nos ha salido esta lista.

  • Internet de las Cosas. Todo se volverá inteligente -o empezará a serlo o comenzaremos a verlo así-. A los teléfonos, televisiones, tabletas y coches inteligentes le añadiremos frigoríficos, calefacciones, semáforos, señales de tráfico, los robots de las cadenas de producción industriales, etc. Esto hará que para finales de año el tráfico de información se mida en zettabytes (según Cisco) y que tanto las infraestructuras de comunicaciones -el 5G está a cuatro años vista- como la ciberseguridad sean críticas. Dos palabras estarán en boca de todos: Big Data.
  • Machine Learning. Facebook M, Siri 2.0, el nuevo Googlebot encargado de comprender lo que le rodea. Las máquinas dejan de ser meras calculadoras que responden a nuestras demandas para empezar a flirtear con la inteligencia artificial: aprehender de su entorno y adaptarse al mismo. Las máquinas que nos rodean se vuelven inteligentes, mucho más que smart.
  • Realidad virtualOculus RiftSamsung Gear VRMorpheusCanonHololens… proyectos presentados y mejorados en 2015 que hacen que sumergirnos en la realidad 2.0 sea algo más que un proyecto de ciencia ficción. Con aplicaciones en el ocio, la industria, la salud, etc. la Realidad Virtual pasará a formar parte de cada vez más proyectos y, por ende, de nuestro día a día.
  • Pagos móviles. Si el dinero «de plástico» sustituyó al de papel en muchas de nuestras transacciones, ahora, con la implantación de los wearables, parece que los pagos móviles harán lo propio con las tarjetas. La tecnología NFC, las plataformas como Apple Pay, Samsung Pay, Google Pay, etc. han sido solo el punto de partida para el nacimiento de aplicaciones que permiten el pago y el traspaso de dinero entre particulares -como Yaap y Twyp-. Una forma segura (de nuevo la ciberseguridad es crucial) y rápida que nos evita tener que llevar dinero clásico encima.
  • Wearables. Muy ligado con el anterior, las cifras que barajan analistas (IDC) son optimistas. En el mundo se han vendido durante los últimos doce meses 78 millones de relojes inteligentes y todavía más pulseras. Los dispositivos vestibles empiezan a dejar de ser equipos para geeks y quien los prueba los recomienda. De momento, más de la mitad del mercado está en manos del Apple Watch -algo que cambiará pronto como pasó con los demás iDevices– pero su lanzamiento ha sido crítico para que muchos se animen a comprar uno. Será el año del Apple Watch 2 y en 2020 se espera que los de Cupertino comercialicen más de 100 millones de relojes al año -casi tantos como vende Suiza-.
  • Industria 4.1. Además de otorgar inteligencia a las cadenas de producción, 2016 será el año en el que se consolide la fabricación aditiva. La suma del Design Thinking, la fabricación por impresión 3D y el nacimiento de nuevos materiales más eficientes, eficaces y responsables con el medio.
  • Nuevas formas de ocio en streaming. La semilla de iTunes cambió la forma en la que consumíamos música. Spotify y las demás plataformas de música en streaming hizo que la música digital superara legalmente en ingresos a la «física». Lo mismo ocurrió con los videojuegos -la caída de PSN es mucho más grave para un usuario que esperar en una tienda a un juego agotado- y ahora con la televisión. Netflix, HBO Premium, etc están llamadas a acompañarnos en los nuevos centros de ocio domésticos. Un nuevo reto para las operadoras y para sus paquetes todo en uno.
Noticia recomendada por Binary Soul

Europa, nuevo centro global de IBM para la industria 4.0

Hay cosas que nunca cambian. Hay empresas como IBM que desde sus orígenes –hace ya más de un siglo– han buscado siempre ese factor diferencial que les siguiera manteniendo un paso por delante de sus rivales y a las que ni las crisis ni la presión desde nuevos polos tecnológicos parecen afectarles. También hay países -Alemania- que tiene clara cuál es su estrategia de desarrollo económico a medio y largo plazo y que saben cómo atraer a ese perfil de compañías.

Por eso no es de extrañar que IBM anunciara hace unos días que había escogido Múnich -uno de los centros neurálgicos de la industria germana y europea- para instalar su sede central de la Watson Internet of Things para tener cerca a algunos de los actores más relevantes en sectores estratégicos como la automoción, la electrónica, la salud. etc.

Esta unidad es una de las ocho que completarán el ecosistema para el desarrollo y la implantación del IoT en la industria 4.0 y es la mayor inversión de la empresa neoyorquina en el Viejo Continente en más de 20 años.

Campus de la innovación

Planteado como un campus, el Watson IoT congregará a más de un millar de expertos e investigadores que conformarán un gran laboratorio en el que desarrollarán soluciones para que las empresas interesadas puedan conseguir herramientas con las que analizar la ingente cantidad de datos  que genera el creciente número de dispositivos (y máquinas industriales) conectados a la red de redes.

A día de hoy, según la propia IBM, en el mundo hay más de 9.000 millones de equipos conectados a internet que generan al día más de 2,5 trillones de bytes. En datos económicos, un negocio que en 2020 moverá más de 1,7 billones de dólares siempre y cuando las empresas tengan la infraestructura necesaria para gestionarlos.

Aunque aún no se saben datos de esta colmena de laboratorios repartidos por todo el planeta, el pasado mes de marzo la multinacional de los blue chips anunció una inversión de 3.000 millones de dólares para dar cobertura a la creciente demanda de sus clientes para gestionar la información generada por sus equipos inteligentes.

Dentro de esta partida se incluían innovación, investigación, nuevos proyectos y alguna adquisición como The Weather Company (sí, la creadora de la famosa aplicación The Weather Channel) para su plataforma Watson IoT Cloud Platform.

La apuesta por los denominados «áreas de negocio de crecimiento» –cloud computing, Watson, redes sociales y movilidad- viene en un momento clave para el devenir de la empresa después de desprenderse de los negocios de hardware «de bajo margen» y cuando los negocios clásicos que han mantenido los beneficios (software y servicios) están amenazados por la creciente competencia y por el giro de las necesidades del mercado.