Intel Compute Stick, pequeño gran PC

El secreto del éxito de muchos dispositivos reside en que ofrecen justo lo que se necesita, cuentan con una buena relación calidad-precio y son fiables. Si además le suman fiabilidad y versatilidad, pueden abrir incluso nuevos mercados. El gadget que probamos hoy cumple con muchos de esos requisitos. ¿Será ganará nuestro corazón y nuestro bolsillo?

El Compute Stick de Intel cuenta con un procesador Atom de cuatro núcleos y una velocidad de reloj de 1,44 GHz y tecnología de 14 Nm (la de cualquier smartphone o tablet) así como 2 GB de RAM DDR3L a 1.600 MHz. Sobre el papel pueden parecer especificaciones modestas pero en el día a día se muestra mucho más que suficiente para un usuario medio que no sea demasiado exigente con el rendimiento. Además, este factor se relativiza cuando tenemos en cuenta que hablamos de un ordenador de un tamaño ligeramente superior al de un pen drive.

Éste es precisamente el punto fuerte del Compute Stick: su portabilidad es imbatible. Esto lo convierte en un ordenador perfecto para aquellos que trabajan solo la ofimática, visitan redes sociales, consultan el correo y navegan por internet. Una vez más, sus especificaciones engañan: de fábrica tan solo cuenta con 32 GB de capacidad de almacenamiento, pero su lector de tarjetas SD de hasta 128 GB además de su simbiosis con Windows 10 (y Skydrive) lo convierten en un compañero mucho más capaz de lo que indican los números.

Además de esa ranura de expansión, el excepcional diseño del Stick (realmente es toda una obra de arte de la ingeniería pues cuenta incluso con un ventilador para garantizar la refrigeración) le permite gozar de dos puertos USB, conectividad Bluetooth 4.0, WiFi 802.11.ac, etc. Esto lo ubica en el mercado mucho más allá de un mero pen para convertir cualquier televisión en Smart TV o cualquier monitor o pantalla en un PC completo; lo convierte en una verdadera navaja suiza tecnológica.

Uno de sus pocos talones de Aquiles lo encontramos en su capacidad gráfica. Cuenta con una GPU Intel HD Graphics con una frecuencia de 311 MHz: suficiente para quien solo trabaja con la suite Office, justita para aquellos que quieran jugar a títulos medios e insuficiente para cualquiera que se plantee el Stick como una llave para entrar en el universo de juegos como Gears of War 4. Del sonido se encarga la tecnología Intel HD, una sorpresa por su calidad a la hora de reproducir contenidos multimedia.

Ahora que ha convencido a nuestro corazón (y también a nuestra cabeza) es hora de que este pequeño -sus medidas son 113x38x12 mm- se gane a nuestro bolsillo. El precio de nuestro equipo de prueba es de 151,58€ en Amazon. Una cantidad muy razonable por un rendimiento de un ordenador con el tamaño de un smartphone.

Lenovo Ideacentre Stick 300, más potencia, menos tamaño

La ultramovilidad parece haber llegado a los ordenadores con intención de quedarse. Más allá de portátiles ligeros con pequeñas pantallas y sistemas operativos que pesan poco -lo que les permite tener menores especificaciones, consumir menos, tener baterías más compactas y por tanto ser más manejables- se comienzan a presentar soluciones en forma de miniPCs en formato dongle HDMI.

Lenovo ha sido la última en sumarse con su Ideacentre Stick 300, un pequeño ordenador con chip Atom Z3735F y que implementa Windows 8.1 como sistema operativo actualizable a Windows 10 a partir del 29 de julio.

El pequeño stick cuenta con 2 GB de RAM, 32 GB de capacidad de almacenamiento con una ranura de expansión microSD para ganar capacidad y soporte para conexiones WiFi y Bluetooth 4.0 lo que permitirá conectar teclados y ratones inalámbricos al conjunto stick-monitor. Cuenta con un puerto USB 2.0 con posibilidades de expansión y de la alimentación del conjunto se encarga el microUSB.

Es probable que las características os suenen de otros modelos presentados hace poco por Intel, Microsoft o Google. La de Lenovo es una propuesta idéntica al Intel Compute Stick tanto en cuanto a hardware como a software. Incluso, comparten una pequeña rendija de refrigeración que nos hace pensar que contamos con un pequeño sistema de ventilación. En el caso de Microsoft y Google se cuenta con una refrigeración pasiva que, según los fabricantes, no pondría en riesgo el rendimiento del conjunto.

El equipo, disponible en julio, también cuenta con otra característica fundamental de sus rivales: un precio de derribo. 129 dólares en el caso de los herederos de IBM. Un precio muy accesible que no solo permite acceder a nuestro ordenador en cualquier lugar en el que haya un monitor o televisión con entrada HDMI sino que permite democratizar el mercado de ordenadores con un precio muy competitivo y un rendimiento que debería mejorar cuando Windows pase a su versión 10 y gane ligereza.

Intel quiere tomar ventaja

El Atom es uno de los puntos en común a todos los equipos presentados excepto el de Google ¿Por qué Intel se está centrando tanto en esta batalla? Con la guerra de los smartphones y tabletas perdidos y con la amenaza de que Apple le quite un buen trozo de mercado si finalmente decide diseñar y construir todos los procesadores de su catálogo, Intel se ha dado cuenta de que la mejor opción es intentar adelantarse a sus rivales en el inminente centro de ocio doméstico: la televisión.

Convertirla en un ordenador no solo hace que sea la llave de acceso a un Windows que promete cambiar las tornas de la batalla Android-iOS-Windows en el espacio domótico. Si se da el escenario adecuado la jugada de Intel puede reverdecer sus laureles de nuevo.

Lenovo Ideacentre Stick 300, más potencia, menos tamaño

La ultramovilidad parece haber llegado a los ordenadores con intención de quedarse. Más allá de portátiles ligeros con pequeñas pantallas y sistemas operativos que pesan poco -lo que les permite tener menores especificaciones, consumir menos, tener baterías más compactas y por tanto ser más manejables- se comienzan a presentar soluciones en forma de miniPCs en formato dongle HDMI.

Lenovo ha sido la última en sumarse con su Ideacentre Stick 300, un pequeño ordenador con chip Atom Z3735F y que implementa Windows 8.1 como sistema operativo actualizable a Windows 10 a partir del 29 de julio.

El pequeño stick cuenta con 2 GB de RAM, 32 GB de capacidad de almacenamiento con una ranura de expansión microSD para ganar capacidad y soporte para conexiones WiFi y Bluetooth 4.0 lo que permitirá conectar teclados y ratones inalámbricos al conjunto stick-monitor. Cuenta con un puerto USB 2.0 con posibilidades de expansión y de la alimentación del conjunto se encarga el microUSB.

Es probable que las características os suenen de otros modelos presentados hace poco por Intel, Microsoft o Google. La de Lenovo es una propuesta idéntica al Intel Compute Stick tanto en cuanto a hardware como a software. Incluso, comparten una pequeña rendija de refrigeración que nos hace pensar que contamos con un pequeño sistema de ventilación. En el caso de Microsoft y Google se cuenta con una refrigeración pasiva que, según los fabricantes, no pondría en riesgo el rendimiento del conjunto.

El equipo, disponible en julio, también cuenta con otra característica fundamental de sus rivales: un precio de derribo. 129 dólares en el caso de los herederos de IBM. Un precio muy accesible que no solo permite acceder a nuestro ordenador en cualquier lugar en el que haya un monitor o televisión con entrada HDMI sino que permite democratizar el mercado de ordenadores con un precio muy competitivo y un rendimiento que debería mejorar cuando Windows pase a su versión 10 y gane ligereza.

Intel quiere tomar ventaja

El Atom es uno de los puntos en común a todos los equipos presentados excepto el de Google ¿Por qué Intel se está centrando tanto en esta batalla? Con la guerra de los smartphones y tabletas perdidos y con la amenaza de que Apple le quite un buen trozo de mercado si finalmente decide diseñar y construir todos los procesadores de su catálogo, Intel se ha dado cuenta de que la mejor opción es intentar adelantarse a sus rivales en el inminente centro de ocio doméstico: la televisión.

Convertirla en un ordenador no solo hace que sea la llave de acceso a un Windows que promete cambiar las tornas de la batalla Android-iOS-Windows en el espacio domótico. Si se da el escenario adecuado la jugada de Intel puede reverdecer sus laureles de nuevo.

Transformer Book V, todo, todo y todo

Los ingenieros taiwaneses debieron plantearse un día la posibilidad de crear un dispositivo que -como rezaba aquella niña de la publicidad- lo hiciera «todo, todo y todo». Un equipo que funcionara como portátil Windows, portátil con Android, tablet Windows, tablet Android… y que además añadiera a todo esto un smartphone (aquí se la jugaron sólo con Google). Un verdadero Transformer que guarda lo mejor del universo Windows (su versatilidad para el trabajo) y Android (todo lo demás).

El dispositivo consta de una pantalla de 12,5 pulgadas «extraíble» que se convierte en una tableta Android -versión 4.4.- o con Windows 8.1 a gusto del usuario y de un teclado completo con trackpad y una batería extra que multiplica la autonomía del conjunto y que al acoplarse lo convierte en un portátil de pleno uso. Por último, incluye un smartphone de 5 pulgadas que encaja en la tableta (lo que permite sincronizar los contenidos a una velocidad sorprendente) y redondea el conjunto más potente del mercado.

Por separado, la tableta sólo puede funcionar como equipo Windows 8.1, sin embargo, es al encajar el smartphone cuando el panel replica los contenidos para convertirlo en un equipo con la plataforma de Google. Como tableta o smartphone puede guardar hasta 128 GB (una de las mayores del mercado). Su capacidad de almacenamiento como portátil es de un 1 TB, también una de las cifras más importantes del segmento. Esto es importante porque los contenidos de ambos sistemas no pueden ser visualizados o compartidos entre sí de forma nativa (existen aplicaciones que permitirán pasarlos de Windows a Android y viceversa cómodamente).

El smartphone independiente tampoco se queda atrás. Es el primero del mercado en contar con un procesador Intel Atom de cuatro núcleos lo que le garantiza una fluidez sobresaliente. Además, su considerable diagonal le permite implementar una batería de 2.500 mAh lo que le otorga 10 horas de autonomía. Además, cuenta con 64 GB de capacidad y 2 GB de RAM (¿seguirá Samsung diciendo que tiene el smartphone más potente del mercado?).

Todavía no hay fecha de lanzamiento ni precio, pero sí sabemos que, si los usuarios le dan una oportunidad, disfrutarán del todo en uno más potente hasta la fecha.

Intel Quark, el siguiente escalón

El dominio de Intel en el mercado de chips para ordenadores sólo es comparable con la preeminencia de Qualcomm en el negocio móvil. Precisamente por eso los californianos están haciendo todo lo posible por revertir la situación y ganar cuota de mercado en un sector por el que pasa el futuro inmediato y a medio plazo de las tecnologías (a este ritmo no sabemos que pasará a más de cinco años vista).

 

Precisamente por eso, el nuevo CEO de Intel, Brian Krzanich presentó el pasado miércoles -las noticias de Apple le han quitado bastante protagonismo- una nueva generación de chips que no sólo serán integrables en prendas de ropa, sino que se adaptarán al cuerpo humano y potenciarán sus funciones sanitarias: «por primera vez en la historia de la medicina el aspecto informático y tecnológico de la atención al paciente resultará tan importante como el biológico» ya que «cuanta más capacidad de computación podamos ofrecer, más vidas se salvarán».

 

Sabedores de que van tarde en este peldaño tecnológico (los móviles y las tabletas están copados por Nvidia y la mencionada Qualcomm) han decidido saltar al siguiente. Renee James lo resumía de este modo: «nos comprometemos a no perdernos la próxima revolución (tecnológica)».

 

Según la empresa, estos procesadores tendrán un coste inferior a los 100 dólares lo que permitirá abaratar el coste de dispositivos actuales (en clara referencia a las gafas y relojes inteligentes) aunque su objetivo será implementarlos en sensores de movimiento, ritmo cardiaco, constantes vitales, etc. que se insertarán tanto en la ropa como en el propio cuerpo humano -se están desarrollando equipos subcutáneos-.

 

 

Haswell y Big Trail, desembarco inminente

 

En los sectores más mundanos las novedades son inmediatas. Para ordenadores, los chips Haswell encargados de relevar a los Atom estarán ya disponibles en la nueva generación de ultrabooks y en los MacBook. Con una nueva arquitectura, permiten bajar el precio, agilizar los procesos de computación y, lo mejor en cualquier equipo portátil, incrementar la autonomía hasta un 40%.

 

Las tabletas recibirán la nueva generación de procesadores de la casa. Los Big Trail están pensados para competir con la arquitectura ARM que emplean fabricantes como Apple o Qualcomm y que, a día de hoy, domina el mercado. La empresa explicó que no sólo serán compatibles con los sistemas Windows Phone, sino también Android y, si los de la manzana quisiera, Apple (lo que les liberaría de las redes de Samsung).

 

Casi todas las novedades se estrenarán con la nueva generación de equipos que incorporarán Windows 8.1 (para el 23 de septiembre se ha anunciado la segunda Surface). Aunque ya no existe ese matrimonio Wintel en exclusiva -parece que aprendieron la lección más rápido que Nokia- Microsoft sigue siendo un cliente preferente.

 

Las cartas están echadas e Intel ha decidido trabajar en todos los frentes: ordenadores, portátiles, ultrabooks, tabletas, smartphones y sensores. Es una de las pocas que ha sido líder durante varias generaciones -la edad de oro de una tecnológica raras veces supera la veintena- y, con estos cimientos, parece que lo seguirá siendo.