Smartphones, elige el tuyo

Desde hace mucho tiempo -más de un año- era imposible reunir cuatro smartphones de alta gama con diferentes sistemas operativos. Cuando parecía que el mercado se había quedado en manos del binomio Android-iPhone (permitidme que no lo llame iOS) la entente Nokia-Microsoft y la resucitada Blackberry -antes RIM- parecen dispuestas a dar guerra.

 

A la espera de que el continuista Galaxy S4 llegue a las tiendas (como diría Apple, las mejoras están en el interior, no por fuera), de que HTC nos muestre de que es capaz su nuevo One y de que Apple mueva ficha con el inminente iPhone 5S, reunimos en este post a los abanderados de cada plataforma. El Xperia Z de Sony, el mejor Android hasta la fecha y, sobre todo, el mejor terminal que nunca ha fabricado la casa nipona; el Lumia 920, mayor exponente de lo que Nokia sabe y puede hacer para recuperar parte de su enorme cuota de mercado perdida; la nueva y revolucionaria Z10 de Blackberry y el incombustible iPhone 5, un terminal criticado frente a los nuevos modelos de la competencia… pero que sigue siendo el más vendido en todo el mundo.

 

 

  • Sony Xperia Z: el máximo ejemplo de como progresar con y al margen de una plataforma. Mientras Android comienza a sacudirse lentamente su imagen de «copia de iOS» e intenta renovar una imagen demasiado vista -no por antigua, sino por extendida-, Sony ha lanzado un dispositivo que ha dejado con la boca abierta al mercado. El Xperia Z (que pudimos disfrutar unas horas) llega cargado de propuestas interesantes: un interfaz personalizado y diferente frente al estándar de Samsung, unos acabados impensables hasta ahora en un equipo que no fuera Apple o Nokia y unas especificaciones técnicas que asustan a la competencia. Su pantalla de 5 pulgadas lleva al máximo de sus prestaciones a Android 4. Su tecnología de brillo y contraste hace que las imágenes sean tan potentes como en dispositivos que, sobre el papel, tienen más píxeles por pulgada. Además, añade una cámara de 13 mpx con tecnología heredada directamente del departamento de fotografía de la casa lo que le da una ventaja competitiva inmensa sobre cualquier rival del mercado. Si a eso le unimos que es el primer smartphone que permite grabar vídeo en HDR (alto rango dinámico), el sistema de audio 3D Surround -que le proporciona una capacidad musical digna de equipos de sobremesa-, un sistema de gestión de la batería con función Stamina que desactiva los datos móviles cuando la pantalla está apagada, su resistencia al agua y al polvo y su certificado PlayStation tenemos la personificación del máximo problema para el nuevo iPhone… y los demás Android. ¡Incluso su precio de 669€ es más ajustado que el de sus rivales!
  • Nokia Lumia 920: fuimos los primeros en sospechar de este acuerdo. Que Nokia se juntara a Microsoft para el desarrollo de nuevos equipos teniendo en cuenta la nula cuota de mercado de Windows Phone era casi un suicidio asegurado. Sin embargo, cuando todo parecía perdido, estas viejas glorias se han sacado de la manga el Lumia 920. Después de dejar en la cuneta unos cuantos terminales que no se podrán actualizar al nuevo sistema operativo y ante la duda de si las nuevas tabletas Surface y los nuevos ordenadores con W8 cosecharán el éxito necesario para empujar las ventas del ecosistema, tanto en Redmond como en Espoo tienen claro que el 920 será el factor determinante que hará explotar el universo Windows Phone. De momento, que Samsung haya dejado ligeramente de lado su gama Ativ y que la lista de empresas pro WP8 haya disminuido no es buena señal. A pesar de que el Lumia 920 es ligeramente más grueso y pesado que los terminales de la competencia, su agradable pantalla curvada, sus imágenes coloristas y brillantes, así como una cámara notable con estabilizador óptico, un buen software para editar las imágenes, una estructura resistente -sin llegar a los estándares del Z- y su sistema de recarga inalámbrico hacen de este modelo un terminal exótico que encantará a los que buscan algo diferente. Sobre el sistema operativo, es más estable que su primo de sobremesa, bastante fluido y cada vez cuenta con más aplicaciones. ¿Vale el Lumia 920 los 669€ que Nokia nos pide por él? Probablemente no, pero a nadie sorprende que los equipos finlandeses sean caros, nunca tuvieron una buena relación-precio. Cosas de los acabados y de la fama.
  • Blackberry Z10: probablemente sea el equipo del año. El motivo es doble y sencillo: es la última oportunidad para los canadienses y ¡por fin alguien presenta algo diferente y arriesgado! Desde que adquirieron QNX y comenzaron a trabajar en su nuevo sistema operativo han pasado todo tipo de penurias. Incluida una pérdida de cuota de mercado preocupante y una bajada de ingresos alarmante. Sin embargo, el rediseño total al concepto Blackberry que supone el Z10 es todo un acierto. Su pantalla táctil multifunción, su procesador potente (Qualcomm Dualcore a 1,5 GHz) y su nueva batería de aplicaciones (que se ha quedado sólo con lo interesante del antiguo Blackberry AppWorld y suma unas cuantas emulaciones de Apps Android para el SO BB10) demuestra que la apuesta tiene unos cuantos ases. Empezando por el nuevo hub, un «concentrado de información» donde podemos controlar de un vistazo lo que ocurre en todas nuestras cuentas de correo configuradas, diversos sistemas de mensajería -incluido el mejor, el BBM- y todas las actualizaciones de estado de las redes sociales. Lo mejor es que para trabajar con esa información no es necesario abrir ninguna aplicación. Por otra parte, como las Blackberrys siempre han estado orientadas al mundo de la empresa, los de Waterloo ofrecen varias herramientas de seguridad sobresalientes: certificados de encriptación múltiple o la dinámica Balance que permite desarrollar dos perfiles diferenciados -uno de ocio y otro profesional- que hacen que la información de cada uno de ellos quede estanca de la otra cuando lo deseemos. No comparten apps, datos, mensajes o archivos. El primero lo gestiona sólo el usuario y el segundo puede hacerlo su empresa por él. Por cierto, su puerto microHDMI es una delicia, su batería extraíble e intercambiable, su sistema de audio es de los mejores y su pantalla e interfaz son eficientes y diferenciados. Esperemos que les salga bien la noticia.
  • iPhone 5: hablar del iPhone 5 ahora es llover sobre mojado. Todos sabemos sus virtudes (sistema operativo estable, diseño, aplicaciones, seguridad…) y sus defectos (interfaz demasiado manido, entorno cerrado, pantalla ligeramente pequeña). Sin embargo, a pesar de sus críticas -desde los primeros fallos ya subsanados de Maps y la poco acertada actualización 6.1 de su SO- mes tras mes sigue siendo el más vendido. El motivo es sencillo: Apple sigue siendo la referencia aunque pierde fuelle y los rivales (Samsung) se le acercan y iPhone sigue siendo sinónimo de que todo funciona como debe. Su pantalla sigue siendo de las mejores, su cámara también, sus aplicaciones son incontables, su sistema operativo es estable, es ligero y sus acabados son la referencia. También es cierto que todo esto se paga (holgadamente) en la factura. Después del nuevo Galaxy S4 y de que el Xperia Z les haya mostrado que cualquiera puede ser su competencia, todos esperamos con impaciencia el nuevo iPhone 5S -que no creemos que traiga muchas novedades más allá del interior- y, sobre todo, iOS 7, donde realmente Apple se la juega.
¿Ya sabes cuál es tu smartphone?

 

Apple 2013, el gigante se renueva

Esto que veis en la imagen de apertura del post es, probablemente, el dispositivo más esperado de Apple. Después de que el gigante californiano adquiriera Loewe (fabricante de televisores de alta gama que hasta entonces trabajaba con Philips), aumentara sus lazos con LG para fabricar paneles de última generación -en detrimento de los acuerdos con su rival Samsung- y mejorara sustancialmente el software de su Apple TV, los rumores sobre un iTV se han disparado. El frío recibimiento por parte de los críticos del iPhone 5 y del iPad Mini (no así por parte de los clientes), además, exige de los de Tim Cook un nuevo producto que maraville al mundo y después de revolucionar la industria de los contenidos de ocio, transformar la televisión sería un buen paso.

 

Sin embargo, hoy nos centraremos en todos los dispositivos renovados que ha lanzado la empresa con mayor capitalización del mercado para saber si el reinado de los californianos corre peligro.

 

 

  • MacBook Pro: el portátil de gran capacidad de Apple recibe varias mejoras en cuanto a su pantalla (recibe la resolución de los paneles Retina) y a su capacidad de almacenamiento gracias a la tecnología flash que permite acceder más rápida y eficazmente a los contenidos almacenados. Además, los procesadores Intel de última generación permiten un modelo mucho más ligero, delgado y con mayor presencia. Aunque su precio es más alto de lo esperado -los Air se encargan del acceso a la gama- son, sin duda, los portátiles más potentes y deseados del mercado.
  • iMac: tener en su catálogo el único ordenador de sobremesa del mercado que aumenta sus ventas, el único todo-en-uno que sigue atrayendo a los clientes y mejorarlo es todo un reto. Sin embargo, los de Apple son expertos en dar un giro más de tuerca a sus equipos. En este caso se han centrado en aumentar las prestaciones de la pantalla (que de momento no es Retina Display), conferirle un formato panorámico más marcado para disfrutar de películas y contenidos de vídeo, mejorar los procesadores de sonido; aumentar el potencial de los motores gráficos y de los procesadores de tercera generación de Intel y, de paso, hacer que el diseño sea aún más atractivo, moderno, elegante y estilizado. Si ha eso le unimos la tecnología FusionDrive que aúna la velocidad de una unidad de almacenamiento Flash con la capacidad clásica de los discos duros en estado sólido, tenemos una máquina a la que la palabra potencia se le queda corta. Por cierto, para los que critican que no lleva unidad de lector óptico de DVD, ¿lo necesita una empresa que genera el 30% de sus ingresos gracias a iTunes?
  • iPod Nano: es cierto que gracias a la eclosión de las tabletas y los smartphones los iPod, la base sobre la que creció el «imperio» de Apple, está en horas bajas. Pero también es cierto que sigue siendo el reproductor de contenidos multimedia que más se vende en el mundo. El nuevo Nano rompe la tendencia de los anteriores y gana tamaño (y el famoso botón de Apple) para conseguir una pantalla multitouch mucho más completa que en las dos generaciones anteriores. Además, como viene siendo habitual en la casa, incorpora todas las mejoras de la casa: EarPods, pantalla con más resolución, nueva antena de radio y optimizadores de sonido. Excelente para aquel que quiera entrar poco a poco en el universo Apple.
  • iPod Touch: con ustedes la mayor pesadilla de la PSP y la PS Vita. La consola móvil más vendida del mundo es el MP5 de Apple. La semilla sobre la que se generó el iPhone hereda las nuevas dimensiones (cuatro pulgadas es mucho mejor para jugar), pantalla Retina (otra dimensión de calidad de imagen para cualquier dispositivo de este tipo), más de 750.000 aplicaciones disponibles, juegos a, como mucho, 6€ y una tarjeta gráfica mejorada, así como un procesador mucho más potente. Todo ello actualizable con nuevos software que permitirán al usuario ver la TDT, consultar el correo electrónico, escuchar música, etc… por un precio mucho más recatado que en las anteriores consolas. Una maravilla que ha mejorado en todo respecto al anterior. Por cierto, su nivel de personalización es cada vez mayor. Ahora la carcasa admite varios colores. Un acierto.
  • EarPods: muchos usuarios de dispositivos Apple nos quejábamos del bajo rendimiento de los anteriores EarPhones. La calidad de los reproductores era excelente, sin embargo, los «cascos» dejaban mucho que desear. De este modo, fuimos muchos los que migramos a fabricantes como Sennheiser. Consciente de ello, los ingenieros de sonido de la casa se pusieron manos a la obra para diseñar unos altavoces portátiles de primera. Desde su forma ergonómica hasta las aperturas para un mejor flujo de aire dentro del equipo hacen que la mejora del audio sea mucho más que evidente desde las versiones anteriores. Todo un acierto que hará que los auriculares blancos vuelvan a ser algo más que un signo de distinción («llevo un iDevice original…»). Os recomiendo ver el vídeo de cómo se diseñaron. No tiene desperdicio.
  • iPad Mini: toda una declaración de intenciones de la era post Steve Jobs. Una tableta pequeña que detenga el éxito de ventas del Kindle Fire HD y de Nexus 7. No cuenta con el último procesador de la casa ni tampoco con la pantalla Retina, pero es más ligero, bonito, pequeño y barato que nunca. Por poco más de 300€ se tendrá acceso a todo el universo de la AppStore y, de paso, se podrá hacer lo mismo que con el grande. La única duda que surge en Cupertino es si aumentará las ventas de la familia iPad o sólo canibalizará las de los iPads de gran tamaño -en el blog intuimos que las horas del iPad 2 están contadas-. Seguro que muchos esperaban más, como las carencias que explicábamos antes, pero seguro que lo que no esperaban era este precio, realmente competitivo para Apple.
  • iPad: quizá el lanzamiento más polémico de Apple en los últimos años. Sólo siete meses después de presentarnos el Nuevo iPad (nunca iPad 3), los de Cupertino lo han mejorado considerablemente incluyendo el nuevo conector Lightining y el potente procesador A6X, el mejor de la historia de la empresa y, según ellos, el doble de eficiente y poderoso que el A5X que equipaba la anterior generación -si es que esto es un iPad 4-. Para más polémica, mantienen el precio y descatalogan la versión anterior. Seguro que han enfadado a muchos fans. Aún así, ahora más que nunca, es la mejor tableta grande del mercado. Sólo el Galaxy Note II, por diferente, puede hacerle competencia.
  • iPhone 5: bajo el lema oculto de «cambiarlo todo para que nada cambie», Apple ha seguido la tendencia del mercado -en vez de generarla- y ha aumentado hasta 4 las pulgadas de la Retina Display de su teléfono estrella. Más ligero, más esbelto, más delgado, más rápido, más eficiente, más autónomo, con nuevas aplicaciones dedicadas y, sobre todo, con los pésimos Apple Maps. Objetivamente no son tan malos… si no se implementaran en un terminal que en su gama más alta se acerca peligrosamente a los 900€ libre. Aún así, con el Galaxy SIII y el Xperia T, el mejor smartphone del mercado -aunque esta vez le salva el sistema operativo-.
  • iOS 6: desarrollar un programa totalmente apto para tabletas de dos tamaños y smarphones, que sea capaz de aceptar órdenes por voz, sea estable, prácticamente a inmune a los virus, que admita más de 750.000 aplicaciones y que acabe hibridándose completamente con los ordenadores no parece suficiente para la empresa que ha destituido a su jefe de iOS por el enorme fallo de Apple Maps. Ahora lo desarrollara el encargado de OS X, lo que nos garantiza más unión entre entornos. A día de hoy, sigue siendo el programa móvil de referencia… por mucho que le pese a Google.
¿Qué os parecen las novedades?

 

BlackBerry 10, llega la última esperanza

Hace no mucho tiempo, hasta 2007, el universo móvil se dividía entre los que tenía un Nokia «animado» por el desaparecido y obsoleto Symbian y los que tenían una BlackBerry (esos fiables pero aburridos dispositivos que siempre estaban en manos de hombres de negocios). El mundo ha cambiado mucho desde entonces. Desde que Steve Jobs presentara el iPhone su sistema operativo ya va por su sexta versión; Google ha lanzado su entorno antiApple, con Android en su cuarta generación; y Microsoft ha cedido a la «moda» de los ecosistemas integrados con su Windows 8 disponible para todo tipo de dispositivos.

 

Con toda esta competencia, Nokia está en manos del destino de Microsoft y BlackBerry acumula varios trimestres en pérdidas que la han puesto en el punto de mira de los accionistas y de empresas tecnológicas más grandes y saneadas. Para empeorar la situación, la falta de recursos y la bajada de ventas ha hecho que el lanzamiento de BlackBerry 10, su «penúltima bala» se haya visto pospuesto varias veces.

 

Sin embargo, los canadienses de RIM parecen tener motivos para la esperanza, su nuevo entorno ya tiene fecha definitiva de lanzamiento: el primer trimestre de 2013 sus equipos ya podrán competir cara a cara con los iPhone 5 y el ejército Android (aunque seguro que ambos dispositivos estarán a meses de recibir las ediciones 7 y 5 de su programa, respectivamente).

 

Durante el último trimestre contabilizado, RIM ha registrado unas pérdidas de 180 millones de euros a pesar de haber aumentado la cifra de fieles y pasar de 78 a 80 millones de clientes en todo el mundo. La mala noticia es que, según Gartner, en 2010 los canadienses tenían un 14,8% del mercado de smartphoenes y ahora luchan por no perder el 7% que les deja por encima de Microsoft.

 

Diez años después de su nacimiento (RIM las presentó en 2002) los terminales a los que se engancharon desde el presidente de EEUU hasta las estrellas de rock tiene su última oportunidad para convencer al mercado de que tienen un programa igual de seguro que siempre, pero más rápido versátil y estable.

 

Su versión alfa ya ha sido presentada a los medios y a los deseados desarrolladores de aplicaciones. Los accionistas y los analistas de Silicon Valley se han tomado la noticia como la excusa que necesitaban para volver a confiar en la única alternativa real a los dispositivos desarrollados por Apple y potenciados por Google (Microsoft Windows Phone 8 se parece demasiado en concepto que no en forma a los anteriores y parece que sólo BlackBerry OS puede ofrecer algo radicalmente diferente) y las acciones de RIM han vuelto a subir. La excusa oficial es que las pérdidas han sido menores de las esperadas. La razón es que el optimismo vuelve a la sede de Waterloo.

 

En cuanto a los 5.000 terminales que se han distribuido entre la prensa especializada y los informáticos de las empresas de aplicaciones, sólo cabe decir que su diseño está más cercano al de un teléfono de los 90 con una gran pantalla que al formato definitivo. Y eso que su parecido con los Lumia es más que evidente. Aún así, lo que más llamó la atención de su presentación fue el modo en el que todos los asistentes buscaban el modo de encontrar el teclado físico. No lo tiene. No lo tendrá el modelo tope de la gama BlackBerry. Sí el segundo lanzamiento (como explicaron, «es parte del ADN de la empresa»). Otra revolución.

 

Los primeros comentarios hablan de un formato similar al de Android en cuanto a la sencillez de los programas y de un interfaz muy parecido al de Windows Phone 8. Otros comentan que coge lo mejor de ambos mundos con la intención de diferenciarse del ogro de las denuncias por incumplimiento de patentes: Apple.

 

El nuevo entorno, prometen, permitirá saltar mucho más fácilmente del uso profesional al ocio y al divertimento. También dicen que se acabó eso de casi no tener aplicaciones. Muchas promesas y buena pinta. ¿Cumplirán con todo? Esperemos que sí.

Apple Maps, ¿fracaso o paciencia?

Una de las novedades más esperadas y «temidas» tanto por los usuarios como por los rivales de Apple era su nueva aplicación de mapas. Después de que las disputas por patentes se hayan intensificado entre los de la manzana y la mayoría de los fabricantes que trabajan con el sistema operativo de la empresa del buscador, la empresa fundada por Steve Jobs decidió que aprovecharía una de sus escasas compras en Silicon Valley para independizarse de Google.

 

Desde 2007 Google Maps se había encargado de la cartografía digital de los iPhone y nos habíamos acostumbrado a una experiencia fiable, fluida y «redonda» gracias a StreetView. Ahora, cuando abrimos la nueva aplicación de mapas, lo primero que llama la atención -sobre todo en el universo iOS- es su lentitud.

 

Cualquiera habituado a visitar Tumblr habrá descubierto una gran cantidad de fallos de esta aplicación. Apple, de momento, pide paciencia. Mientras, las bromas se intercalan con las búsquedas en el navegador de Google: no es cómodo que sitúen el Ebro en Brasil o que confundan la capital inglesa con una pequeña ciudad en el Ontario canadiense.

 

Los fallos, sin embargo, no son estructurales. Una de mis primeras pruebas fue localizarme: sin problema. La Plaza Moyúa con Gran Vía de Bilbao. Los edificios han aparecido correctamente situados. Todo está correcto. Incluso si le pido la información del tráfico funciona relativamente bien. Lento pero seguro. El problema es si le pido que me localice una de las 4 entradas al metro que me rodean… No me «comprende» y se bloquea. Google Maps a veces (muy pocas) no acertaba, pero me decía donde podía ubicarme.

 

Curiosamente, la base de datos tiende a confundir monumentos o accidentes geográficos con calles que hacen mención a los mismos. Así, si añadimos la pista del pueblo, ciudad o Estado donde se encuentran, la respuesta más probable es «cero resultados». Soprendente y un error que debería estar subsanado antes de su lanzamiento.

 

Una de las soluciones que se nos ocurre -bastante lamentable hasta que Apple arregle su brújula- es utilizar el navegador de Google desde el navegador web. Otra, rezar por que Google prepare rápido una aplicación propia para iOS. En cualquier caso, esperemos que Apple subsane rápido una de sus mayores meteduras de pata de los últimos años.

iOS 6, el día después

Ya hablamos hace meses de las nuevas características de iOS 6, la flamante actualización del sistema operativo móvil de Apple. Sin embargo, es ahora, tres días después de que su descarga esté disponible, cuando analizaremos cuáles son las mejoras y cuáles las carencias de este entorno.

 

Si por algo pasará a la «historia de Apple» este sistema operativo es por sus novedades. Puede que sean menos que en actualizaciones anteriores, pero es seguro que tienen mayor calado. iOS 6, por ejemplo, será el primero de los entornos operativos actualizables completamente desde los ajustes del terminal… y con la tarifa de datos. ¿La clave? Pesa mucho menos que las anteriores versiones a pesar de incluir más funciones.

 

La otra razón es porque es el primer software móvil de los de Cupertino que materializa el divorcio Google-Apple puesto que dejará de utilizar Google Maps y la famosa pantalla de televisión sesentera también se cae del escritorio. Quien quiera un acceso directo a YouTube tendrá que bajarse -eso sí, gratis- la pertinente aplicación de la nueva AppStore.

 

Pero vayamos por partes, la opción más llamativa para el mercado hispanohablante es la inclusión de Siri en castellano. La mala noticia es que sólo estará disponible de modo nativo para los iPhone 4S, iPhone 5 (que traen de serie iOS 6) y el nuevo iPad. La empresa dice que es por especificaciones de hardware. Algo llamativo si tenemos en cuenta que el iPad 2 cuenta con un chip A5 de un gigaherzio que es el mismo que equipa el iPhone 4S. Probablemente, estrategia comercial para que la gente migre a la nueva tableta. En cualquier caso, además de existir un acceso desde los para nosotros poco recomendables jailbreaks es cierto que quienes no lo tenían no lo echarán en falta.

 

Lo mismo ocurre con los nuevos mapas de Apple. Si bien es cierto que serán muchos los que se descarguen Google Maps de la AppStore, la nueva versión es un soplo de aire fresco en las imágenes. Las versiones tridimensionales son espectaculares y el movimiento por la pantalla es de lo más fluido y natural. Esta vez el iPad 2 sí los incluirá, no así el iPhone 4 con procesador mononúcleo.

 

Si disfrutarán todos de una nueva AppStore y en breve de un nuevo iTunes mucho más vistosos y mejor articulados. No sólo cambian los colores, sino también la forma en la que se pueden buscar las familias de productos: todo un acierto. También con la nueva aplicación de reproducción de la música. Todo se vuelve un poco más Mac, del mismo modo que con OS X, los ordenadores se vuelven más iOS.

 

Destaca también la mejorada opción de compartir: al igual que todo se podía compartir en Twitter, ahora el salto se da a Facebook. Con un sólo click todo aparecerá en nuestro muro de la red social… así como en las aplicaciones de iPhoto y Fotos en Streaming de los Mac y los iOS.

 

Más polémico ha sido PassBook. El programa permite almacenar y gestionar en una «cartera virtual» las tarjetas de embarque, códigos QR y las tarjetas de fidelización de las empresas -también de pago-, etc. Además, gracias a la iniciativa de empresas como la española Ticketea es en cierto modo sustituto del NFC que tanto se ha criticado que no esté en el nuevo iPhone 5.

 

En cuanto a su función como teléfono -sí, son teléfonos aunque no nos acordemos-, Apple se ha «inspirado» en la experiencia de otros modelos de la competencia y ha aumentado las opciones cuando recibimos una llama. En vez de contestar o esperar a que deje de sonar, ahora podemos rechazarla. Además, cuando no se quiera estar disponible para nadie pero no se quiera perder funciones en el terminal, podremos ajustarlo en el modo «No molestar».

 

En resumen, añadidos que hacen que los equipos que lo incorporen funcionen mejor. Entre otras cosas porque su ligereza permite una mayor fluidez y un mejor aprovechamiento de las capacidades tanto de las tabletas como de los smartphones. Asimismo, es un paso más en la intención de Apple de crear un entorno totalmente intuitivo, funcional y compatible entre sus dispositivos. Por ahora es el que más adelantado va.