Tabletas, ¿cuáles son las referencias?

El mercado de las tabletas ha demostrado comportarse -a pesar de las primeras previsiones- de un modo muy diferente al de los smartphones. Su condición de equipos más potentes (y su excepcional capacidad para mezclar ocio y trabajo) ha hecho que la tasa de renovación de los dispositivos sea más baja que la de sus hermanos móviles. Además, pese al buen inicio de las ventas de los equipos más modestos, la eclosión de los phablets ha hecho que los compradores de tabletas se decanten por los equipos de mayor tamaño y más potencia. Los premium. Precisamente por eso (y cuando se acerca la fecha de renovación de la mayoría de los modelos en catálogo) os presentamos las mejores de 2014 que, dentro de poco rebajarán considerablemente sus precios para dejar paso a las versiones «remozadas» para este 2015. Una buena oportunidad para hacerse con uno de estos tops a muy buen precio.

  • iPad Air 2. Sin duda, y por mucho que le pese a la competencia, la referencia. Si el iPad Air puso tierra de por medio con los Nexus y Galaxy Note (y Tab) el Air 2 consiguió ser más delgado, ligero, rápido (gracias a su procesador de tres núcleos que rinde mucho más de lo esperado), potente -2 GB de RAM son mucho para mover un entorno tan ligero como iOS 8- y eficiente. Su pérdida de dimensiones no ha afectado en nada a su notable autonomía. Sigue siendo la que más aplicaciones dedicadas tiene, la más capaz para jugar y la más equilibrada. Por eso, a pesar de ser de las más caras es la más vendida. Una apuesta segura que gracias a la política de actualizaciones de Apple durará 3-4 años a un nivel de rendimiento óptimo.

  • Nexus 9. El equivalente Android al iPad. Una tableta pensada por Google para su sistema operativo más avanzado. HTC se encarga de poner los recursos técnicos. Un panel excepcional con una resolución de 2048×1536 en un formato de 8,9 pulgadas. Sus altavoces BoomSound son los mejores de su categoría y su hibridación con el sistema operativo marca la diferencia. Su diseño no es tan refinado como el del iPad pero está entre los mejores del mercado y su relación calidad-precio la convierte en la referencia. La versión con 16GB de capacidad y WiFi cuesta 389€ y la de 32GB y LTE no pasa de 589€. Y todo eso con un procesador Tegra K1 a 2,3 GHz y una GPU Kepler de 192 núcleos.

  • Surface Pro 3. La más especial de todas las que aparecen en esta lista. Tenemos que creernos que es un tablet aunque la propia Microsoft la compare con el MacBook Air. Su excepcional hardware permite trabajar con todo tipo de aplicaciones Windows, desde Photoshop hasta Illustrator o la suite Office. Eso la hace mucho más capaz (y cara) que las demás y la acerca al universo de los ultrabooks. Una muy buena opción para el que no se decanta, quiere un equipo potente y duradero, el dinero no es problema y quiere explotar todas las capacidades de Windows.

  • Nokia N1. Competidora directa con el iPad Mini 3 por tamaño (aunque tiene 7,9 pulgadas) y precio, sorprende por ser un equipo con Android Lollipop construido con Intel (¿No había sido Nokia comprada por Microsoft?, ¿No era Intel el gran aliado de Microsoft para frenar a Google Android?) Buen diseño, excepcional construcción, panel sobresaliente, un hardware notable y un rendimiento muy superior a lo que se espera de un equipo de 250€. Sólo fallan sus altavoces y la falta de flash para la cámara posterior -sería demasiado-.

  • Galaxy Tab S. Sobre el papel supera varias prestaciones del iPad Air 2 (como su procesador octacore y sus 3 GB de RAM) y a la hora de ir a pagar es unos 100€ más barato. Además, está disponible en más configuraciones de tamaño, potencia y conectividad. Su panel es una delicia pero, una vez más, le penan sus acabados -imperdonables para un premium de este precio- y la existencia de alternativas dentro del universo Android que gestionan igual de bien Lollipop. A pesar de eso, es una compra excelente que nos muestra lo mejor del universo Android en versión Samsung.

¿Con cuál os quedáis?

Samsung Galaxy Tab S, mucho más de lo que parece

Si dentro del catálogo de smartphones del fabricante coreano los S son la referencia, los modelos diseñados para imponerse a los iPhone (ahora ha cambiado todo un poco con las nuevas dimensiones del equipo de la manzana y el inusitado éxito del 6 Plus), entre las tabletas desde el principio la gama Note destacó sobre la Galaxy Tab. Ese es el motivo por el que Samsung remozó hace meses la familia e incorporó el Tab S para tener un modelo de bandera para aquellos usuarios que no tenían claro la utilidad del puntero.

El objetivo del equipo es claro: poner toda la tecnología de las estanterías de Samsung en un sólo equipo para hacer frente al dominio incontestable del iPad y, de paso, mermar las muy buenas ventas de los Nexus de Google.

 

Especificaciones

 

Nada más encenderlo destaca su pantalla. La tecnología Super AMOLED heredada de las televisiones indica que estamos ante una equipo muy bien dotado. La versión con pantalla de 10,5 pulgadas cuenta con tecnología WQXGA lo que se traduce en 2560×1600 píxeles. A simple vista puede parecer un cantidad enorme para «mover» pero el procesador Samsung Exynos de ocho núcleos a 1,9 GHz, unido al procesador gráfico y a los 3 GB de RAM demuestran una solvencia sorprendente.

Sobre todo si hablamos de un equipo de 6,6 milímetros y 467 gramos que en la competencia le haría acreedor del apellido Air sin dudarlo. De estos datos sólo se nos queda corto el almacenamiento de 16 GB por mucho que sea ampliable hasta 128.

En las manos la sensación es extraña. Por un lado tenemos un equipo con una exterior nada premium -por mucho que los coreanos se esfuercen en imitar al metal y mejorar el agarre de los plásticos- pero en su interior y su panel es evidente que hay muy pocos dispositivos en el mercado -por no decir ninguno- con estas especificaciones, esta fluidez y esta potencia.

Así, del mismo modo que en el equipo de 8,4 pulgadas la batería es algo menor de la esperada (la imagen superlativa no es gratis), la inclusión de una «pila» de 7.900 mAh mejora bastante el panorama en la de 10,5 pulgadas de diagonal. Nos permitirá un uso intensivo durante un día sin problemas pero por nuestro bien, no nos dejemos el cargador (universal, eso sí) en casa durante un viaje de fin de semana.

Uno de los pocos peros del equipo reside en su cámara. Su sensor no es de los mejores -la extrema delgadez del equipo lo requiere- aunque rinde notablemente. Quizá la sensación es de que es peor de lo esperado si tenemos en cuenta todo el dispendio tecnológico que le rodea (es difícil destacar cuando te acompaña una pantalla con contraste 100.000:1).

En cuanto al software, ya se comercializa con Android 4.4.4 Kit Kat lo que garantiza una buena cobertura de aplicaciones y seguridad -y la inminente migración a Android 5-. En definitiva, un equipo que debería destacar como uno de las mejores tabletas con Android del mercado junto a las Xperia Z y a las indispensables Nexus. Y, por fin, un rival directo del iPad Air sin un stylus de por medio.

Apple, llegaron los ¿nuevos? iPad

Era, sin duda, una de las citas marcadas en rojo por los analistas. La fecha en la que Apple diría oficialmente cómo le van las cosas al tan criticado iPhone 6 y la fecha -un día después- en la que respondería a los Nexus de Google. Los iPad, que aunque siguen siendo los más vendidos del mercado ya no son mayoría, se renovaban. Los iMac, de los pocos ordenadores que siguen creciendo en cuota casi ajenos a la debacle PC, también. Y quizá, sólo quizá, alguna novedad en el defenestrado Apple TV.

iPad Air 2, todavía más delgado

 

Si en los smartphones la batalla es por conseguir la mejor pantalla y la mejor relación pantalla-tamaño, en las tabletas la pelea es por el peso y grosor (definitivos en su manejo). Y parece esos dos ítems pocos los manejan mejor que los de Cupertino. Si el iPad Air era francamente delgado y ligero -ese apellido no es gratuito en Apple- su heredero, el Air 2, es un 18% más fino (6,1 mm) y deja su tara en 437 gramos. Dos datos sorprendentes para un dispositivo con unas medidas de 24×17.

Pero más allá de un diseño cada vez más apetecible (quizá los puntos más débiles de las Surface y Galaxy Note), también se han mejorado aspectos que no podían demorarse más en un equipo premium. Los reflejos de las pantallas Retina siempre han sido bastante criticados. La nueva laminación integral y la película antirreflectante se quedan con hasta el 56% de los reflejos lo que, aseguran, permitirá sacar más rendimiento de los 2.048×1.536 píxeles (la resolución sigue siendo la misma).

En su interior, como no podía ser de otra forma, trabaja la dupla A8X-M8. La segunda generación de coprocesadores con arquitectura de 64 bits que tan buen resultado dio en los iPhone 5S y iPad Air y que tan ágilmente mueve iOS 8 en los nuevos iPhone. La RAM sigue fijada en 1 GB (la confianza en la ligereza de iOS es ciega) y el reparto de capacidades cambia: desaparecen los 32 GB y la familia se queda en un acceso de 16 (a todas luces escaso), 64 GB y 128 GB -nos preguntamos cuánta gente escogerá el Air 2 con un teclado Bluetooth y cuanta el MacBook Air-.

La cámara ha sido otro de los puntos más cuidados por Apple. El sensor se mejora hasta una resolución de 8 Mp con f/2,4 y permitirá también graba a 1.080p. La lente de cinco elementos contará con casi todas las funcionalidades de la de su hermano telefónico y la coloca como una de las referencias entre las tabletas. La cámara frontal también se ha mejorado gracias al empujón que está viviendo FaceTime entre los usuarios de iOS.

Aunque el sensor sigue rezando 1,2 Mp y grabación a 720p, capta hasta un 81% más de luz y gracias a la unión de éste con los nuevos micrófonos duales parece que las videoconferencias serán mucho mejores que hasta ahora. Ya disponible en la tienda de Apple, el precio comenzará en los 489€ de la versión 16 GB WiFi y llegará a los 809 del modelo LTE de 128 GB.

Por cierto, la última sorpresa de los nuevos Air llegó de la mano de una vieja añoranza de la compañía: una SIM libre made in Apple que permitirá a sus clientes en EEUU y el Reino Unido pasar de una operadora a otra en función de la tarifa que más les convenga sin necesidad de introducir las tarjetas de cada empresa. Algo con lo que ganar comodidad e independencia. No sabemos que opinan de momento las operadoras -varias han colaborado- pero si la estrategia se extiende a otros fabricantes parece que habrá un gran cambio en el negocio.

iPad Mini 3, ¿qué hay de nuevo, viejo?

 

La presentación del iPad Mini 3 duro muy poco. En un evento en el que el nuevo iMac Retina y el iPad Air 2 se llevaron casi todos los aplausos el pequeño de la familia de tabletas -el éxito de ventas que hace que los iPad sigan siendo superventas- estuvo en un segundo plano porque casi no recibió mejoras.

Estéticamente es casi idéntico al Mini Retina. Sólo el Touch ID denota que estamos ante un equipo nuevo. Sus dimensiones son las mismas, su peso -340 gramos- también y hasta su resolución permanece inalterada. Ni rastro del antirreflectante o de los chips A8X y M8. Los A7 y M7 que se presentaron para la generación anterior siguen siendo los que darán la cara ante un sector que pierde fuelle por la presencia de los phablets y el éxito de los iPhone 6 Plus. ¿Tendría razón Jobs sobre el tamaño de las tabletas y fue sólo una moda pasajera? El tiempo lo dirá pero que la marca que indica hacia donde va el mercado de tabletas desde 2010 sólo añada una carcasa dorada y un sensor dactilar no habla bien ni de Apple ni de lo que se espera de las tabletas pequeñas.

De momento, durante unos meses convivirán en el mercado las tres pequeñas: iPad Mini, iPad Mini Retina (o Mini 2) y iPad Mini 3 con sus diferentes precios y capacidades de almacenamiento así como conectividad. Para nosotros un sinsentido que esperemos no se traduzca en una actualización en medio año como ocurrió con el iPad 3 y el 4.

8.1 y Apple Play

 

La presentación de los equipos móviles de la casa y las quejas que han recibido los de la manzana ha hecho que Apple presentara iOS 8.1 a bombo y platillo. Esta actualización -que debió salir hace varias semanas- viene a solventar todos los problemas que iOS 8 ha dado a muchos usuarios: desde autonomía hasta problemas de compatibilidad con dispositivos que nunca habían dado un problema.

Disponible desde este lunes 20, viene a ser lo que debió ser iOS 8 desde el principio. Traerá consigo iCloud Photos en versión Beta y también será el pistoletazo de salida de Apple Play la plataforma de pagos mejorada de la empresa.

iOS 8, redefiniendo Apple

 

Pocas veces (quizá desde el iPhone 4) la maquinaria de rumores sobre Apple había estado tan activa. Lo suficiente para frenar las ventas -aún así históricas- de la empresa de Cupertino en este primer cuatrimestre del año. La inminencia del WWDC 2014 los fichajes de profesionales del mundo de la salud, los conceptos de iOS 8 (la séptima versión no está brillando como otras), los acuerdos con Nike -que curiosamente ha reducido drásticamente su división de wearables– así como los rumores sobre los iPad Mini Retina 2, iPad Air 2, un «soñado» iPad Pro y los nuevos iPhone 6 (aquí creemos que las letras C y S pasarán a ser Mini y Air en función del tamaño de la pantalla) son sólo la punta de lanza en el «año lleno de sorpresas» que nos prometió Tim Cook.

 

El primer objetivo de iOS 8 será la estabilidad, conseguir el apoyo de los desarrolladores para pasar sus aplicaciones a los 64 bits y pulir elementos de diseño que han recibido críticas de muchos de los clientes incondicionales de la casa.

 

La autonomía, otro de los puntos calientes de los críticos del iPhone (es cierto que desde 7.1 ha bajado ostensiblemente) sólo se subsana de un modo: más pulgadas de pantalla que permitan una batería más grande con más capacidad. Es cierto que el sistema operativo es fundamental, pero también que la carga de sensores de los smartphones premium exigen más «músculo» al terminal.

 

 

Healthbook, todos los sensores en uno

 

Del mismo modo que el Passbook es el centro de nuestras tarjetas (una pena que en Europa no funcione tan bien como en Estados Unidos), Healthbook será el encargado de recopilar toda nuestra información biométrica de aplicaciones y dispositivos periféricos varios (iWatch incluido) para que aquellos que practicamos deporte con el iPhone tengamos toda la información organizada y podamos planificar mejor, por ejemplo, nuestros entrenamientos.

 

Aunque el principal aliado en esta guerra -especialmente con Samsung- es Nike, los de la manzana tienen varias novias (destacan Garmin y Polar) para colaborar en la creación de pulseras inteligentes y toda suerte de accesorios que nos monitoricen.

 

Healthbook también será una herramienta para aquellos que sufran problemas de salud ya que permitirá registrar datos como la edad, el peso, el grupo sanguíneo, tratamientos médicos y datos biométricos históricos para, en caso de algún problema, realizar una llamada que nos ponga en contacto con los servicios médicos -se especula que podría hacerlo solo el propio teléfono si detecta problemas en las constantes vitales del propietario-.

 

 

Más OS X

 

Sí, ya sabemos que OS X es el sistema operativo de los Mac, pero el proceso de hibridación de ambas plataformas es imparable. Precisamente por eso se espera la llegada de algunas aplicaciones como Vista Previa o el Editor de textos, como segundo paso después de iWork y iLife. En algunos conceptos se habla del programa Tips que nos enseñará a utilizar los iDevices. No sólo serán trucos para los más avezados, sino que nos hará recomendaciones de cuándo apagar WiFi, Bluetooth, itinerancia, etc.

 

El centro de notificaciones también ganará mejoras desde OS X como el acceso a mensajería o a la multitarea sin necesidad de tocar el botón Home (que ha dado problemas a algunos usuarios). Además, del mismo modo que Twitter está totalmente integrado dentro de iOS7, Shazam será el nuevo compañero de viaje de los más aficionados a la música. Hay rumores de pruebas sobre la vinculación entre la plataforma de reconocimiento de canciones y el asistente Siri al que podremos preguntarle «¿qué canción está sonando?»

 

Como sabemos que una imagen vale más que mil palabras, os dejamos un vídeo que resume todo esto. Esperamos que os guste.

 

https://www.youtube.com/watch?v=ZlCuUucFpw8