Xopso, la gran oferta de la red

Somos muchos (cada vez más) los que disfrutamos de las ventajas de comprar por internet: capacidad de comparar gran cantidad de bienes y servicios casi al momento; facilidades de compra y entrega en el domicilio; mayor oferta para el consumidor y, la mayoría de las veces, precios más competitivos. Para todos nosotros y, sobre todo, para los que sigan dudando sobre si comprar por internet es una buena opción hoy hablaremos de Xopso, la nueva tienda online que nos ofrece cada día un producto diferente a precio de locura.

 

Su oferta de lanzamiento el día de su estreno -el pasado 17 de abril- no pudo ser mejor: un iPad 2 a 199€, casi 200 menos que en las tiendas. Impresionante. Sus fundadores, el ingeniero venezolano de 27 años Luis Machado y el economista guatemalteco Hans Christ, de 28, además, prometen que seguirá el nivel. «Estamos negociando con dos grandes fabricantes para ofrecer coches a muy buenos precios a partir de mayo».

 

Xopso (que recibe el nombre de la palabra inglesa shop, tienda) cambia su superoferta a medianoche. Además, para premiar la fidelidad y potenciar el «boca a boca» en las redes sociales explican que «sus seguidores en Facebook recibirán la oferta una hora antes que los demás clientes y así tendrán tiempo para prepararse».

 

El secreto, dicen los gestores, consiste en «negociar el producto con las marcas». Su experiencia en Groupon -donde gestionaban la importación y exportación de stock- y en su primera empresa creada, Intelligent Stock Group, es un aval lo suficientemente importante como para atraer la atención de los inversores.

 

Sus objetivos son ambiciosos: captar en sólo un año en el Estado -su país piloto- un millón de clientes. A partir de ahí, se implantarán en Brasil, Alemania y otros países de Latinoamérica. Para ello cuentan con un factor diferencial respecto a la competencia: en vez de llenar un catálogo de 20 o más productos, se fijan en qué demandan sus clientes potenciales y, a partir de ahí, negocian con las empresas. De este modo, controlan todo el proceso y pueden permitirse enviar el producto al domicilio del cliente final en sólo ocho días laborables.

 

«Jugamos con precio y producto. La clave es vender cada día un producto que no lo van a encontrar en ninguna otra web por tan buen precio». Se centran en la relación entre el valor percibido por cada bien y su precio definitivo. Da igual que sea un tablet o un coche. Todo ello a partir de unos mínimos -muy atractivos- de calidad.

 

Uno de los principales motivos para todas estas esperanzas en su proyecto es que se juegan su propio capital (y una parte del de Inagifa, su socio capitalista latinoamericano). De momento, antes de su estreno, ya cuentan con 7.000 suscriptores una cifra a todas luces excelente.

 

Los números que barajan pueden parecer excesivos: un crecimiento sostenido del 50% durante el primer año y un primer mes con unos 1.000 encargos. Aún así, ellos consideras que son «prudentes». Parece que el colapso de la web a las 10 de la mañana del primer día les da la razón. En sólo unas horas se vendieron 200 tabletas -lo que provocó gran frustración entre sus visitantes que no pudieron adquirir uno de los productos estrella de Apple-.

 

Para cimentar su éxito -y su relación con los clientes- los fundadores respondieron personalmente a cada queja. Además, pidieron a sus compradores que se hicieran una foto con su adquisición para que la gente pudiera certificar que todo esto «es verdad». Cuando menos, sorprendente.

 

 

Woot, la referencia


Estos emprendedores han tomado como referencia Woot, el «original» que lleva cosechando éxitos desde 2004 en Estados Unidos y que ha ido ampliando poco a poco su oferta especializada: sección de hogar (home.woot), niños (kids.woot) o vino (wine.woot). Su acogida fue tal que hace un año y medio Amazon la absorbió -igual que ocurrió con la estatal BuyVIP.

ASUS Eee Pad Transformer Prime, el equipo definitivo

En junio presentamos a su antecesor, el Eee Pad Transformer, como uno de los mejores equipos del mercado. Ligero, rápido, con un precio muy competitivo… era el único capaz de hacerle sombra al iPad 2. Su perfecta hibridación -dock mediante- entre netbook y tableta lo hacía ideal para aquellos que necesitaban un equipo sólido para trabajar, fiable y que, además, gozara de buena autonomía y una buena cantidad de recursos -programas de todo tipo-.

Pero los ingenieros pensaron que no era suficiente. Decidieron cambiar completamente su corazón y le han añadido un procesador NVidia Tegra 3 de cuatro núcleos. El nuevo Tegra -también llamado Kal-El, en referencia al héroe kryptoniano- es más rápido, mejora la multitarea y permite «mover» suficientes píxeles para soportar resoluciones de hasta 2560×1600. Su rendimiento gráfico, pues, se ha triplicado.

Entre las virtudes de este chip residen su capacidad para procesar todo tipo de juegos -gracias a Android no tendrás problemas para llevartelos, vía HDMI, hasta tu televisor-, incluso los 3D, siempre y cuando cuentes con un buen puerto HDMI 1.4 y, por supuesto, un monitor o una televisión compatible con la tercera dimensión.

La «última» de las virtudes de Kal-El es un quinto núcleo «secreto» que aumenta la eficiencia del procesador: se activa cuando el tablet entra en reposos y hace las funciones de bajo consumo como reproducir música. Además, se encarga de la activación de los otros cuatro núcleos sea progresiva en función de la demanda de potencia y prestaciones del usuario.

Pero las virtudes del «líder» de los Transformer no se quedan ahí. Gracias a su GB de RAM así como una GPU GeForce de 12 núcleos su velocidad y capacidad son absolutamente superiores a la de cualquier otra tableta del mercado -sí, absolutamente cualquiera-… más si tenemos en cuenta que su grosor total es de 8,3 milímetros -medio menos que un iPad2-.

En cuanto al sistema operativo, la mala noticia es que de momento corre con HoneyComb 3.0. La buena es que desde este mismo jueves 12 de enero se podrá actualizar a Android 4. Además sus 32 GB de capacidad de almacenamiento -el doble que en la versión anterior- unidos a una ranura de expansión microSD y a un portal de almacenamiento en la nube preinstalado hacen de esta tableta todo un ultrabook.

A este respecto, el MobileDock ayuda a manejarlo gracias a su teclado QWERTY y a su touchpad y puerto USB 2.0 y lector de tarjetas. La pantalla de 10,1 pulgadas y una resolución de 1280×800 así como capacidad multitáctil de hasta 10 dedos (asegurate de que esté bien apoyado o alguien te lo sujeta antes de probarlo) convierten a este equipo con GPS en un supernavegador.

La cámara trasera de 8 Mpx y la delantera de 1,2 hacen de este equipo un dispositivo más preparado para competir contra un MacBook Air que contra un iPad. Sobre todo si tenemos en cuenta un precio final de 549€ (teclado incluido). Su autonomía de más de 15 horas harán el resto para que hasta los más Apple adictos adoremos a este androide. Sólo una pega, no dispone de 3G ni como opción. Si esto es lo que nos trae 2012 -y sólo llevamos una semana-, qué ganas de que responda la competencia.

Google, adelante en todos los frentes

Si algo ha caracterizado siempre a Google es su capacidad emprendedora. Lo que comenzó como un pequeño buscador de resultados en internet el 4 de septiembre de 1998 se ha convertido en una multinacional con más de 22.000 trabajadores, una posición dominante en el mercado de publicidad en la red -y de buscadores-, la empresa creadora del software móvil más utilizado en el planeta (Android), así como de servicios impensables hace poco más de un lustro y totalmente indispensables hoy día, como Google Maps.

Es cierto que los de Mountain View han dejado atrás el espíritu de start-up que le permitió ganarse las simpatías de muchos internautas -hastiados de Microsoft- y que hizo que cada lanzamiento de la empresa fuera todo un acontecimiento pero también es cierto que, dentro de la red de redes, Google sigue siendo sinónimo de fiabilidad, eficiencia y, sobre todo, velocidad. Bajo estas tres premisas lanzaron allá por septiembre de 2008 (diez años después del nacimiento de la firma) su navegador Chrome.

En un mercado completamente dominado por Internet Explorer (en 2002 era el favorito del 95% de los usuarios) y que sólo ofrecía como «resistencia» al dominio del programa de Microsoft el navegador Firefox de la Fundación Mozilla, la llegada de la herramienta de los de Larry Page se tomó como una alternativa real a los que se habían cansado de los programas de los de Redmond. Su velocidad, su búsqueda por pestañas, su personalización y su compenetración con los demás productos de Google eran sorprendentes incluso para los acostumbrados a Mozilla. Además, sus actualizaciones eran constantes y sus mejoras, relevantes.

Ahora, tres años después de su llegada a nuestros ordenadores -ya es compatible con PC, Linux y Mac- la empresa de Larry Page ha conseguido lo impensable hace unos años. La cuota de mercado de Chrome ha llegado al 24,1% y se sitúa, por primera vez, en lo más alto de los navegadores.

Después de muchos años de inversión nula de Microsoft en Explorer y, por ende, de pérdida constante de cuota de mercado, el famoso navegador de los de Windows ha caído a la segunda plaza y todo parece indicar que a este ritmo en pocos meses también cederá este puesto a Firefox.

Para hacernos una idea de la evolución de los navegadores basta con decir que en tres años el producto de Google ha tenido 15 versiones en 3 años… mientras que IE ha tenido 9 en 16 años. Para ser justos, hemos de explicar que los datos comparados por StatCounter se refieren a Chrome 15 e Internet Explorer 8 (la versión 9.0 no ha tenido buena acogida en el mercado), y si sumamos todas las versiones, la cuota de mercado del navegador de Microsoft sigue siendo superior… pero la tendencia indica que en pocos meses el total también será favorable a Chrome.

Motorola Xoom 2, cambio de rumbo


Como hemos dicho al principio, otro de los mercados más favorables para Google es el del software móvil. Su Android es el entorno operativo móvil más extendido en el mundo con una cuota de mercado que ronda el 50% entre los teléfonos inteligentes. Aún así, hay un nicho en el que el dominio de iOS, su máximo rival, es incontestable: las tabletas.

Casi todos los rivales que han nacido bajo la denominación «iPad Killer» han caído estrepitosamente. ¿La razón? Un precio similar -o superior- al original, prestaciones parecidas… pero sin el mismo caché que el creador de este segmento tecnológico. Es por ello que tras la adquisición de Motorola Mobility el pasado verano, la empresa de Larry Page ha decidido seguir el ejemplo de Amazon y lanzar un equipo con una personalidad propia y un precio más adecuado a lo que esperan los clientes potenciales.

El nuevo Xoom 2 (también conocido como Droid Xyboard) cuenta con una pantalla de 8,2 pulgadas lo que le otorga un buen equilibrio entre tamaño (Steve Jobs defendía que el tamaño mínimo de una tableta debía ser 7 pulgadas) y portabilidad -estar por debajo de las 10 le otorga un peso que ronda los 500 gramos-. Además, su carcasa es mucho más delgada que la de la primera versión y, a pesar de ser de metal, cuenta con bordes de goma que permiten un mejor agarre y una mayor protección a los golpes.

La versión de pruebas equipa Android 3.2, si bien se espera que la definitiva cuente con Android 4 (Ice Cream Sandwich), la versión del software unificada tanto para tabletas de alto rendimiento como para los nuevos smartphones del «bando» de Google. Desde Illinois nos prometen que ya desde la versión 3.2 la navegación entre aplicaciones es rápida y fluida y que la batería está optimizada respecto a la primera versión para soportar toda una jornada de trabajo intensivo.

Una de las mejoras que anuncian desde Motorola es la inclusión de MotoCast que permite reproducir en streaming contenidos multimedia -canciones, películas y archivos- ubicados en un PC, así como Smart Actions -Acciones Inteligentes- que ayuda al dispositivo a aprender nuestros usos y preferencias y que facilita un empleo mucho más intuitivo, fluido… y diferenciado para usuario. Lo más espectacular que nos han mostrado es que mediante el GPS la tableta sabe cuando llegamos a casa o el trabajo y configura automáticamente cada WiFi (contraseña incluida), así como el brillo de pantalla preferido del dueño en cada ubicación.

En cuanto a conectividad, cuenta con ranura microSIM, microSD, microUSB, miniHDMI… así como conexiones bluetooth para conectarse con teclados inalámbricos de la casa y una funda que nos recuerda poderosamente a la SmartCover del iPad2. También como éste sus posibilidades de almacenamiento serán 16, 32 y 64 gigas para la versión de 10,1 pulgadas y 16 o 32 para la de 8,2. El precio, por cierto, partirá de los 399€. Parece que Google y Motorola han encontrado, por fin, el buen camino. Este matrimonio promete.

Samsung, perdida en Holanda

Holanda es un país conocido, entre otras muchas cosas, por su marcado carácter tolerante. La nación de los polders es, además, sede de Philips, una de las multinacionales de la electrónica de consumo más reconocidas. Asimismo, y si nadie lo evita, también será recordada por ser el campo de batalla entre dos de las compañías electrónicas más potentes del momento: la surcoreana Samsung y la estadounidense Apple que han escogido este pequeño Estado europeo para dirimir gran parte de sus disputas por patentes.

Primero el Galaxy Tab y el Galaxy II S…


Esta descarnada batalla de patentes -que tiene mucho más de espectacular en los medios que de lógica en las manos de los consumidores- nació no hace muchos meses cuando ambas firmas todavía eran compañeras de viaje en la fabricación de componentes.

Sin embargo, el éxito cosechado por la gama Galaxy -tanto de tabletas como de teléfonos y reproductores de música- levantó las suspicacias de los de Steve Jobs. La firma de Cupertino consideraba que los ingenieros coreanos estaba copiando vulgarmente sus productos estrella… y los abogados de Apple consideraban que incluso el embalaje y la publicidad era excesivamente pareja.

Fue entonces cuando comenzaron las amenazas y las discrepancias entre ambas. Desde Corea no sólo negaban la vulneración de patentes que los de la manzana anunciaban, sino que se defendían diciendo que en interior de los dispositivos americanos además de haber componentes asiáticos… también se vulneraban patentes. Fue entonces cuando la pugna por las patentes y por bloquear los productos del rival se extendió por el planeta: Japón, Australia, Alemania, Reino Unido, Holanda, Estados Unidos, etc.

De momento los resultados han sido muy negativos para los intereses de Samsung. El punto más crítico de todo ello se dio hace unas semanas cuando un juez alemán decidió bloquear la venta de la tableta coreana en toda la Unión Europea. Sin embargo, a última hora decidió que la sentencia sólo implicaría el país germano.

Ante tal situación los abogados de Samsung decidieron jugar la baza de sus patentes. Según alegan Apple emplea varias tecnologías exclusivas de Samsung para, por ejemplo, la transmisión de datos a altas velocidades entre dispositivos. Fue entonces cuando la batalla llegó a Holanda.

En una primera demanda de Apple a Samsung los jueces determinaron que, efectivamente, los modelos Galaxy II S, Galaxy S y Galaxy Ace usaban un software para la captación y trabajo con imágenes que vulneraban las patentes de software de la empresa ahora dirigida por Tim Cook. Los jueces fueron tajantes: Samsung tenía hasta 14 de octubre para modificar su software. Ni siquiera las alegaciones de que el sistema operativo pertenecía a Google fueron suficientes -ya que las demandas no han prosperado con otros fabricantes-. El 12 de octubre Samsung lanzó su actualización y pudo proseguir con la venta de estos teléfonos.

… y ahora el iPad y el iPhone


No obstante, la batalla adquiría otro cariz. En este caso era Samsung la que pediría ahora la suspensión en las ventas del teléfono inteligente y la tableta de Apple. El fin no era otro que ganar tiempo mientras otro tribunal de La Haya se pronuncia sobre las primeras demandas de Apple sobre Samsung.

El resultado ha sido muy negativo, de nuevo, para los intereses coreanos. El tribunal ha desestimado la petición de prohibir la venta de los dos productos estrella de los estadounidenses y Apple ya ha comercializado la venta en ese país del nuevo iPhone 4S -que, por cierto, está batiendo todos los registros de sus predecesores en ventas-.

Para empeorar más la situación, hace escasa una semana que un tribunal australiano ha sentenciado en firme la prohibición para vender la tableta Galaxy Tab 10.1 en el país continente hasta que se resuelvan todos los conflictos sobre patentes. El motivo para paralizar la venta de la tableta de Samsung y no la de Apple es que considera que Apple pierde más dinero no vendiendo el iPad que la cantidad que Samsung deja de ganar por no lanzar al mercado su tableta. En cualquier caso, malos tiempos para Samsung. No nos extrañaría que un espacio de tiempo relativamente corto se replantee la comercialización de estos equipos y, sobre todo, acaba de cristalizar la adquisición de un sistema operativo propio. De momento, el nuevo Nexus de Google equipado con Android 4.0 llevará su sello.

Chrome y Android, Google refuerza sus programas

El negocio de Google -después de Apple la empresa tecnológica más valiosa del planeta y, sin rival, la más importante de la red- se asienta en varias patas. Su punto más fuerte es, sin duda, su buscador, al que ha reforzado con múltiples herramientas y aplicaciones. Sin embargo, el sistema operativo Android, el navegador Chrome y todos los dispositivos que se han creado a partir de estos exitosos programas han conseguido que los de Mountain View sean líderes en otros mercados -como el de telefonía móvil- o, al menos, les quiten un buen trozo de «pastel» a sus rivales. Es por ello que mejorarlos y ampliarlos es una de las prioridades del gigante californiano.

Chrome, acelerador de descargas


Frente al asentado Explorer, al «rebelde» Firefox y al elitista Safari, Google presentó hace unos años su Chrome. Un buscador que prometía seguridad para los usuarios y, sobre todo, más velocidad de descarga de páginas. Ahora, su nueva versión promete a los internautas acelerar la velocidad de descarga de las páginas consultadas desde el buscador.

Mediante la herramienta Instant Pages el navegador de Google utiliza un novedoso sistema de precarga de contenidos. Esto es, cuando se cargan los resultados el navegador carga -sin mostrárselos en un primer momento- las páginas webs que aparecen más arriba en la lista de modo que cuando el usuario clica en un enlace el navegador ya la tiene disponible.

En el enlace que tenéis más arriba la empresa hace una demostración en la que se comparan dos descargas con el método tradicional y el novedoso. El tiempo ahorrado va desde los 7,2 a los 3,8 segundos. Aunque no parezca un tiempo insalvable puede ahorrar millones de horas de trabajo en todo el mundo al cabo del año.

Como las páginas son visitadas por Google Chrome sin que el usuario entre en ellas, se ha temido que el número de visitas de algunas webs se dispare, lo que alteraría los resultados de búsquedas reales. Para solventar esto, Google propone el empleo del botón «+1» que hará que los gustos de cada usuario prevalezcan sobre el logaritmo de búsqueda.

En cualquier caso, esta herramienta podrá ser desactivada desde el menú de herramientas del navegador. Las demás mejoras del programa residen en una mejor administración de las pestañas de búsqueda y la barra de direcciones así como una previsualización optimizada de los archivos pdf.

Gmail se atreve con las llamadas de teléfono


La cuenta de correo de Google ha implementado también una importante mejora. Hace unas semanas se hizo pública mediante una escueta nota en su blog, no obstante, los usuarios de Gmail habrán denotado la aparición de un pequeño icono de un teléfono junto al enlace de mensajería instantánea GTalk.

De este modo, el buscador imita a Skype -ahora en propiedad de Microsoft-, Jajah o Tango y permite realizar llamadas de voz desde la red. Nacido como un experimento sólo al alcance de algunos usuarios en Estados Unidos y Canadá, sus buenas sensaciones y resultados han permitido que su red se extienda a 150 países en todo el mundo. Sus precios -15 céntimos el minuto a cualquier móvil y 2 céntimos el minuto a cualquier fijo- harán que sea un servicio muy a tener en cuenta para los internautas.

Sin embargo, las tarificaciones varían entre países: en la India las llamadas a móviles sólo cuestan 2 céntimos, en Francia 8 y en México 11. La buena noticia es que prescinde del establecimiento de llamada y que sólo cobra por el tiempo que dura la llamada -tarifica por segundos-.

Su calidad -audio- está fuera de toda duda y es la misma que en un terminal tradicional. Para poder utilizarlo sólo es necesario abrir una cuenta Google CheckOut.

La llegada del Samsung Galaxy Tab 10.1 reforzará Android… si dejan que se comercialice


Toda la gama Samsung tiene un competidor equivalente Apple. Mejor dicho, toda la gama Apple ha tenido, a posteriori, un rival Samsung de su gama Galaxy con el que pelearse. Los resultados, de momento, han sido satisfactorios para los de Cupertino. El iPhone es el smartphone por excelencia -aunque el Galaxy S II es uno de los mejores del momento, es sólo la «respuesta» coreana a los de la manzana-, el iPod domina el mercado de dispositivos de música portátiles y el iPad, literalmente, no encuentra rival.

Unos dicen que es por moda. Otros porque son los creadores de los nichos. Otros porque son tecnológicamente. Yo me decanto porque su sistema operativo es, simplemente, el más sencillo e intuitivo y que su mercado de aplicaciones no tiene rival.

Hasta aquí opiniones -lo segundo- y datos objetivos -el primer párrafo-. Pero tanto Google como Samsung -importantes aliados- tienen una esperanza: si Android ha podido superar a iOS en el mercado móvil, la nueva tableta de 10,1 pulgadas (curiosamente la misma medida que el iPad, incluida la décima) debería poder hacerlo.

Si bien su hermana pequeña -de sólo siete pulgadas- se ha colocado como segunda del mercado, que el iPad tenga más del 90% de la cuota mundial no es un buen resultado para sus rivales. Al parecer, en palabras del propio Jobs, siete pulgadas son demasiado pocas para poder trabajar.

Cuando tenemos en la mano la tableta de Samsung todo nos es familiar: el grosor, el peso, la calidad de la pantalla, el acabado en aluminio y hasta la duración de la batería. Si no fuera por que los bordes están ligeramente más biselados todo el mundo pensaría que es un iPad2.

En su cerebro: Honeycomb, el entorno operativo de Google creado exclusivamente para tabletas. ¿Por fin un rival digno para el iPad2? Eso han anunciado antes rivales que a duras penas podrían competir ocn el iPad original.

El software es delicioso. Rápido. Aprovecha el hardware como ningún otro y es sencillo e intuitivo. Su ventaja sobre iOS -de momento hasta que funcione iCloud- es su independencia de los ordenadores. Su desventaja, sin duda, la falta de programas o aplicaciones con las que aprovechar todo lo que puede dar de si esta pareja software-hardware. Market Place está a años luz de la App Store y los más duchos echarán en falta un Garage Band o un iMovie.

Disponible en dos colores (blanco o negro como el iPad2), se puede adquirir en el Estado con Orange o Vodafone con tarifas que empiezan desde 199€ -con permanencia y un cuantioso contrato de internet móvil-.

La mala noticia -se ha hecho pública ayer mismo- es que Apple ha conseguido que un juez alemán dicte una [Enlace roto.]. ¿El motivo? Son demasiado parecidos entre sí. La otra mala noticia, es la segunda resolución en este sentido que se da en menos de diez días después de la batalla que ha perdido Samsung en Australia. Malos tiempos para la competencia. Buenos tiempos para Apple.