iOS 8, un día a prueba

Han pasado algo más de dos días desde que iOS 8 está disponible para su descarga. Una vez más, los servidores de Apple se colapsaron a las 19:00 cuando se permitió actualización a todos los usuarios con un equipo superior a un iPad original o a un iPhone 4. Millones de personas a la vez entraron en sus ajustes en busca de una de las actualizaciones más importantes en la corta historia del sistema operativo. Y millones de personas tuvimos problemas para conseguir bajarlo.

A diferencia de muchos fabricantes que utilizan Android y escalonan las descargas para evitar colapsos de los servidores, la política de Apple busca que cuantos más dispositivos tengan la nueva versión más fácil será dar uniformidad a las aplicaciones. Esta vez el equipo no nos avisa de que hay una actualización esperándonos y es necesario entrar en los ajustes para ver que iOS 8 está disponible.

El primer aviso es que esta vez iOS es muy «pesado». Aunque ocupa 1,1 GB -1,3 GB en los iPad- nos pide entre 4,6 y 5,7 de capacidad de almacenamiento. Todo un problema para aquellos usuarios con versiones de 16 GB o menos que se verán obligados a realizar una copia de seguridad y borrar unas cuantas aplicaciones y contenidos. Muy incómodo, nada Apple.

Una vez hecho esto, si estamos en una red WiFi y conectados al cargador (o tenemos más de un 50% de batería) entraremos en una fase de descarga de unos 20 minutos y de instalación de al menos 10. ¿Merecerá la pena?

La primera sensación es de familiaridad -el salto en el diseño se dio de iOS 6 a iOS 7 y ahora los retoques son mínimos- y de sencillez. El lento proceso de androidización de la plataforma de Apple vive un capítulo más (muy positivo, por cierto) en aspectos como la gestión de las notificaciones. Todo está a mano sin desbloquear la pantalla. Incluso contestar a un SMS o un mensaje es rápido e intuitivo.

Otro de los grandes cambios -para bien- es el menú de búsquedas. Ya no se ciñe sólo al dispositivo: Wikipedia, medios de comunicación, aplicaciones, correos e internet son el nuevo lugar donde encontrar lo que necesitamos.

Siri también se ha remozado. Apple se dio cuenta a tiempo de que se había quedado reducido a poco más que a un servicio para hacer bromas con los amigos y que muy pocos lo usaban como un verdadero asistente. ¿La solución? Inspirarse en Google Now. Es cierto que éste es mucho más impersonal, pero también mucho más eficaz. Se ha aderezado con nuevas funcionalidades como la búsqueda a través de Shazam de canciones (y la posibilidad de comprarlas después en iTunes sin tocar nada) y la promesa de nuevas capacidades relacionadas con la domótica.

El teclado es otro de los puntos más remozados. Sobre el papel no ha habido más cambios que un predictor que aprende de nosotros y que nos permite tocar palabras para no tener que acabarlas. El diseño, aunque similar, es más ágil y si ya se nota en las cuatro pulgadas de un 5S, suponemos que la mejora será obvia en el 6 y el 6 Plus.

Correos, fotos y salud

 

Uno de los principales cambios de Apple -o de las decisiones que toma su junta directiva- es que ya no tiene problema en adaptar a sus sistemas operativos ideas que funcionan en aplicaciones o programas de terceros. Sí, es exactamente lo que han denunciado (y demandado) durante años, pero parecen haberse dado cuenta de que en una batalla ellos contra el mundo… el mundo es más numeroso.

El mejor ejemplo es cómo se ha mejorado Mail. El éxito de Mailbox hizo que se preguntaran que estaban haciendo mal para que millones de fieles usuarios prefirieran este gestor de correo externo al propio de iOS. La solución era sencilla: El correo hasta ahora era demasiado básico y tenía pocas opciones para trabajar con los emails como entes diferenciados y únicos. Ahora las posibilidades se multiplican y la mejora de rendimiento es abismal.

Respecto a la fotografía, es cierto que los nuevos equipos estrenan nuevas lentes, pero también que el nuevo software hará que los propietarios de iPhone 5, 5C y 5S (que ya cuentan con un conjunto sobresaliente) vayan a salir muy beneficiados. Más posibilidades de retoques y de edición, mejores opciones para gestionar las imágenes… un salto adelante para un equipo que ya era sobresaliente.

La última gran novedad es «salud». Pensada para que el nuevo coprocesador M8 dé lo mejor de sí cuando las aplicaciones sean compatibles, quienes ya disfruten del M7 tendrán que ver cómo los desarrolladores pueden sacar partido a algo que promete mucho pero que de momento no tendrá una gran incidencia en nuestro día a día (al menos en el usuario medio).

¿Cómo afecta esto a la batería? Después de un primer día de uso más intensivo tocando todas las novedades y con multitud de actualizaciones podemos decir que la autonomía de un 5S -ya de por sí escasa- no se ve demasiado afectada… La fluidez de algunas aplicaciones ha subido y la de otras ha bajado pero, en general, el equipo sigue funcionando igual de estable que con iOS 7. Habrá que esperar a la próxima semana (y acercarse a un iPhone 6) para descubrir si realmente el cambio es para tanto. De momento, todo sigue en orden (y ligeramente mejor).

Apple, lección de cómo venderse

Cualquiera que siga la parte más fría del mercado tecnológico habrá podido ver en los últimos tiempos que las ventas de Samsung se han enfriado bastante, que los asiáticos no están consiguiendo llegar a las cifras deseadas de ventas de su Galaxy S5 y que el iPhone 5 no sólo sigue siendo el terminal premium más vendido sino que gran parte de los usuarios que prevén cambiar de terminal en un periodo de tiempo relativamente corto (medio año) están esperando a ver qué hace Apple con su inminente iPhone 6 (se le espera para el 19 de septiembre).

¿Cómo es posible que los usuarios sigan comprando el iPhone 5 y no el terminal coreano, mucho más potente? Y sobre todo, ¿por qué ante su sustituto se resienten más los androids que los propios iPhone? Desde La Caverna nos tememos que tiene que ver con las sensacionales campañas publicitarias que una vez más ponen de relieve que lo importante no es lo que hace el dispositivo sino lo que los usuarios pueden hacer con él. Puro Jobs, puro Apple.

De facto, sus dos últimos anuncios no sólo han servido para recordar al público lo que es capaz de hacer el pequeño de la manzana (pequeño si lo comparamos con los phablets de la competencia) sino que han lanzado la descarga de algunas aplicaciones en la tienda de iOS. Tal ha sido el éxito -la pegadiza música de los Pixies y la melodía de otra época de Robert Preston- que los de la manzana han colgado en su web las aplicaciones que aparecen en sus anuncios para que los usuarios puedan hacerse con ellas -la mayoría son gratuitas-.

Aquí os dejamos nuestra selección de la campaña «energía»:

  • Nike+ Running. A pesar de la enorme competencia que existe entre las aplicaciones referidas al deporte de moda, ninguna es más social y nos permite tantas satisfacciones que esta. No sólo por su sistema de recompensas, sino también por la enorme comunidad que la usa. Además, es gratuita y está en continua actualización. Tenemos ganas de ver su revisión para iWatch.
  • 7 Minute Workout. ¿Estar en forma dedicando sólo 7 minutos al día? Por mucho que lo anuncien es imposible pero sí es el complemento ideal a otros deportes. Lanzada por Johnson&Johnson es una buena forma de empezar el fitness en solitario.
  • Fitbit. Es cierto que requiere de un complemento para rendir al 100% pero muy pocas monitorizarán como esta todos nuestros movimientos y la evolución de nuestra salud. A medida del iPhone 5S.
  • TRX Force. La versión pro de la segunda es un completo estudio personalizado para realizar tablas de ejercicios en función de objetivos que además nos enseñan a realizar gracias a vídeos detallados. Una maravilla.
  • Argus. Avisamos, devora la batería. A cambio, el coprocesador M7 da el do de pecho y cruza todos los datos de todas nuestras apps deportivas y de salud, controla cuánto y cómo nos movemos y todo lo que pasa en nuestro cuerpo. El paso previo al Healthkit.
Y también las de la campaña «poderoso»:
  • StarWalk. Quizá no tenga un uso objetivo relevante pero no se nos ocurre un uso más jovial que poder tumbarte en verano a mirar el cielo estrellado y saber cuál es la constelación que nos llama la atención. Además, toda la información sobre el firmamento lo hace toda una lección de astronomía. Una maravilla.
  • Garage Band. Para los que no sabemos tocar es un juguete. Para los que aman la música, la mejor adaptación digital de este arte. Un conjunto de herramientas que parece mentira que quepan en un dispositivo tan pequeño.
  • Cleartune. Un excelente afinador y diapasón que usa el micrófono del iPhone (el del 5S es de los mejores del mercado) para que tengas siempre a punto cualquier instrumento.
  • Amplitube. El iPhone se convierte en un procesador multi fx para guitarra y bajo. Además, la función Loop Drummer permite crear pistas de batería.
  • Luminair for iOS. Un gestor de color, brillo e intensidad que permite controlar diferentes sistemas de iluminación en soportes prácticamente ilimitados. Ganó varios premios en 2012, año de su lanzamiento, por sus posibilidades de uso profesionales.

 

Smartphones, los mejores para regalar

 

Diciembre es el mes del año en el que más teléfonos se venden. Libres o con contratos de permanencia (la opción menos recomendada por su sobreprecio), los grandes fabricantes hacen su agosto con Papá Noel, Olentzero y compañía. Así, después de analizar las mejores tabletas para la lista de regalos navideña os proponemos los smartphones que no pueden faltar debajo del árbol.

 

 

  • iPhone 5S, el deseado: todos los medios hablan del enorme éxito de Android en nuestro país (uno de los que mayor implantación tiene de este sistema operativo). Sin embargo, mes tras mes, las encuestas de satisfacción y las ventas denotan que el teléfono más deseado (y vendido) es un iPhone. Su alto valor de reventa, su buen funcionamiento, un sistema operativo tremendamente fluido y estable, su seguridad y su oferta de aplicaciones son sus bazas para justificar su precio. Su procesador A7 trabaja de maravilla con su coprocesador gráfico. Su batería nos proporciona más autonomía que nunca (su talón de Aquiles frente a la competencia) y todo ello con una pantalla que sigue siendo la referencia. Es cierto que existe una versión más accesible (y colorista), el iPhone 5C, pero, metidos en gastos, es nuestra recomendación. A pesar de su 699€ de tarifa y la dificultad de encontrarlo a un precio razonable con las operadoras. Su vida útil lo justifica.
  • EL Android: que el artículo esté con mayúsculas no es una errata. El terminal del que vamos a hablar ahora es EL Android. Nacido de las cocinas de LG a medida de las necesidades de Google, el Nexus 5 es, sin duda, el mejor terminal de esta plataforma hasta la fecha. Quizá no sea el más potente -en eso le gana el mastodóntico Galaxy S4- pero el desarrollo solidario entre sistema operativo y hardware hacen que, por primera vez, un Android se pueda acercar al iPhone (las cifras de hardware no lo son todo, el funcionamiento es mucho más que eso). Su otro punto fuerte es el precio. Sus ¡349€! de tarifa lo convierten en el terminal con mejor relación calidad-precio del mercado… y ha provocado la cólera de sus colegas de plataforma que acusan a los de Mountain View de vender por debajo del precio de fabricación. En cualquier caso, si nos decantamos por éste lo mejor es que nos demos prisa y lo dejemos, con suerte, para la noche de Reyes.
  • La opción china: para los que el precio sea el principal punto de partida a la hora de escoger el terminal, Huawei es la mejor opción. El Ascend P6 es un dispositivo con un hardware sobresaliente en todos los sentidos (pantalla de 4,7 pulgadas, procesador a 1,5 GHz, cámara de 8 Mpx) y una interfaz Android diferenciada del resto de fabricantes del mercado. Además, aunque los orientales han introducido bastantes programas, el entorno creado por Google trabaja de un modo óptimo. Su autonomía es de las mejores del mercado y, aunque libre marca un precio de 449€, dependiendo de la tarifa se puede conseguir incluso gratis. Un aviso para sibaritas, los acabados del terminal no son los mejores. En algo va el precio.
  • El acceso a Windows: para los que prefieran tener un ecosistema cerrado a partir de su PC, la recomendación, como con las tabletas, será un terminal con Windows Phone. Aunque son varios los fabricantes que trabajan con el sistema operativo de Microsoft, nos parece que Nokia es el que mejor lo hace. Los acabados son sobresalientes. El hardware es notable desde las versiones de acceso y la fluidez con la que han construido todo alrededor del programa es tan buena como la de un Nexus. Nuestra propuesta en este caso es un terminal medio, el Lumia 625. Se trata de un terminal 4G con una pantalla IPS de 4,7 pulgadas con una resolución sobresaliente y una sensibilidad al tacto excepcional. Su cámara, a pesar de sus 5 Mpx, es mucho más que solvente (ni se nos ocurriría barajar que no fuera así con los finlandeses) y su procesador Qualcomm de doble núcleo a 1,2 GHz mueve Windows 8 fácilmente. Recomendable, sobre todo por sus 219€ de precio libre.
  • Galaxy Note, la gran baza de Samsung: el Galaxy S4 ha sido, hasta la fecha, el único terminal que ha conseguido desbancar un trimestre al iPhone de la lista de más vendidos. Sorprendente si tenemos en cuenta que, aunque Samsung suele jugar con la baza del precio, su coste es idéntico al de la manzana. Sin embargo, para nosotros, el mejor terminal del interminable catálogo de los coreanos es, sin duda, el Galaxy Note 3. Es cierto que es gigantesco (sus 5,7 pulgadas no lo hacen aconsejable para los amantes del minimalismo) pero también que sus materiales han mejorado muchísimo desde las versiones anteriores, que es mucho más fino y que funciona mucho mejor que cualquier otro Galaxy. El motivo es sencillo. Sabedores de que la batalla con el iPhone está casi perdida (vender más en el computo global no significa que el buque insignia sea el más vendido) los coreanos se centraron en crear un terminal diferente. Y lo han conseguido con creces. Las posibilidades de su Stylus son sorprendentes. Su cerebro es un quad core a 2,3 GHz que hace que todas las aplicaciones vuelen. Es completamente útil tanto para trabajar como para el ocio y, probablemente, haga que no necesitemos una tableta. Excelente opción a pesar de su precio de 699€. Es fácil encontrar ofertas en internet.
  • La alternativa coreana: ¿y si queremos un equipo diferente y que funcione perfectamente bien sin gastarnos tanto? Como probablemente el Nexus 5 no lo podáis conseguir para la mañana del 25, se nos ocurre que compréis la alternativa de marca. El LG G2 es «el otro coreano». Con un diseño que recuerda al iPhone 3GS y casi sin marco, es puro estilo. Además, en su interior trabaja un hardware de primera que «mueve» Android como casi ningún otro terminal. Menos visto y más barato (aunque marque un precio de 549€ ahora mismo hay promociones excelentes en la web de LG y en distribuidoras como The Phone House que lo dejan libre mucho más barato) que otros terminales, es una alternativa perfecta para quien quiera un dispositivo resistente y totalmente orientado al ocio. Además, sus accesorios son más baratos que los de otros modelos de la competencia.
  • Smartphone ibérico: en el desierto tecnológico que supone el Estado hay algún fabricante que merece la pena. El otrora constructor de eReaders y tabletas se atreve ahora con los smartphones. Su mejor propuesta (sobre todo por los 199,90€ de precio libre) es el Aquaris 5HD. Con una pantalla IPS HD (no Full HD) de 5 pulgadas, es un terminal fino y no demasiado pesado (170 gramos) que cuenta con sonido Dolby (ideal para los que van con los auriculares puestos todo el día). Uno de sus puntos fuertes es que admite dos terminales SIM a la vez aunque sean de distintas operadoras. Su procesador de cuatro núcleos a 1,2 GHz se defiende bien sea cual sea la exigencia a la que sometamos al equipos, cuenta con 1 GB de RAM y su cámara es de 8 Mpx. Excelente por ese precio.
  • El indestructible: si queremos garantizar nuestra inversión sea cual sea el uso que le demos al terminal, la mejor opción es el autodenominado «mejor smartphone»: el Xperia Z1 de Sony. Con pantalla TRILUMINOS de 5 pulgadas y resolución Full HD, 14 horas de autonomía, procesador quad core a 2,2 GHz y cámara de 20,7 Mpx, este odenador es resistente al agua, al polvo, está recubierto de Gorilla Glass y cuenta con más software multimedia que ningún otro terminal del mercado. Cada uno de sus gramos vale hasta el último euro de los 699€ que marca la web (hay ofertas suculentas en Fnac, por ejemplo). Por cierto, como buen Sony, tiene un diseño espectacular. Recomendable para los que el smartphone es una herramienta y no un fin.

Smartphones, los mejores de 2013

La campaña de Navidad se acerca y todos los grandes fabricantes de teléfonos inteligentes tienen sus cartas sobre la mesa para ganar una partida de miles de millones de dólares en todo el mundo. En la época del año en la que más terminales de gama alta se venden y en el que todos estamos más dispuestos a rascarnos el bolsillo (¡es Navidad!) ninguno quiere quedarse atrás. Analizamos los topes de gama de cada plataforma para escoger el mejor de este final de 2013.

 

  • Samsung Galaxy S4: su enorme panel de 5 pulgadas tiene una resolución de 441 píxeles por pulgada. Aunque hay una versión supervitaminada de 8 núcleos en algunos mercados, al nuestro ha llegado un más «normal» con un chip de cuatro núcleos a 1,6 GHz (mucho más que suficiente). Su hardware, lleno de sensores, incorpora una cámara frontal de 13 mpx que graba vídeo HD. Todo ello funciona gracias a sus 2GB de RAM, la última versión de Android hasta ayer (4.3) y una potente batería de 2.300 mAh. Sus 130 gramos se pagan a 649€ (libre).

 

 

  • iPhone 5S: la edición más exitosa en ventas de la historia del iPhone es también el más potente. Mantiene una pantalla Retina de 4 pulgadas -la más pequeña de su segmento- y 326 ppp (¿por qué se ve tan bien si tiene mucha menos resolución que la de la competencia?). Cuenta con un procesador a 1,4 GHz que se apoya en un coprocesador que se encarga de todo el trabajo gráfico. El resultado es sorprendente. Aunque cuenta con sólo 1 GB de RAM, las pruebas de velocidad demuestran que su arquitectura de 64 bits lo convierte en el smartphone más rápido del mercado. Sus dimensiones compactas hacen que sea manejable y pese sólo 112 gramos. Viendo sus especificaciones parece que es el peor en todo (cámara de sólo 8 Mpx) pero los pequeños detalles e iOS7 lo convierten en el preferido del público -es el más vendido del mercado trimestre tras trimestre-. La manzana vale mucho. Se paga a 699€.

 

 

 

  • Nokia Lumia 1020: el Windows Phone por excelencia es una maravilla en las manos por tacto, acabados y fluidez. Su pantalla de 4,5 pulgadas cuenta con una resolución de 334 ppp y su procesador a 1,5 GHz se apoya en 2 GB de RAM para que todo funcione correctamente. Y eso que hay que tener en cuenta que su hardware es de lo más completo, incluyendo una cámara de ¡41 Mp! que, por supuesto, graba Full HD. Destaca, como en los Android, por su conectividad vía USB, NFC aunque flojea con una batería de 2.000 mAh que lastra ligeramente su autonomía. El mejor Windows Phone hasta la fecha cuesta 669 euros libre.

 

 

  • Google Nexus 5: este superterminal creado por LG para Google es la quintaesencia de Android. Su pantalla de 4,95 pulgadas tiene una resolución de 445 ppp. Su procesador quad core está más cerca del de un portátil gracias a su frecuencia de 2,3 GHz. Su cámara de 8 mp graba Full HD. Su RAM es de 2 GB. Sus dimensiones son francamente compactas para un dispositivo con todo tipo de sistemas de conectividad y una batería de 2.300 mAh. Una maravilla diferente que cuesta ¡349€! y que corre con Android 4.4. ¿A qué esperas a comprarlo?

 

 

 

  • Sony Experia Z1: una de nuestros fabricantes favoritos ha mejorado un terminal, el Xperia Z, que ya era magnífico. La nueva edición cuenta con un procesador Qualcomm 800 de cuatro núcleos a 2,2 GHz, 2 GB de RAM y una súper cámara de 20,7 mpx que graba Full HD. Con radio, NFC, USB, sistema de audio optimizado Sony, acceso al universo PlayStation y toda la biblioteca de ocio de la casa, un peso de 169 gramos, un acabado a la altura de iPhone y el Lumia y encima resistente a las agresiones y al medio, esta maravilla de 669€ viene de fábrica con Android 4.2 aunque ya se ha anunciado su inminente actualización a Kit Kat. Mucho más que recomendable.

 

 

 

  • HTC One: el que podría ser el canto del cisne de los taiwaneses es un equipo de primera. Su pantalla cuenta con una diagonal de 4,7 pulgadas con una resolución de 469 ppp (cualquier cosa que se visiona en este panel parece un BluRay). Para toda esta exigencia lo han equipado con un procesador de cuatro núcleos a 1,7 GHz y un quinto «fantasma» que ayuda con los gráficos. Su cámara frontal, aunque cuenta con sólo 4 Mp, tiene más resolución en cada uno de ellos (los famosos macropíxeles) con lo que, dicen, tiene la resolución de una de 12. Graba Full HD, damos fe. Con todo tipo de aditamentos en cuanto a conectividad, su batería de 2.300 mAh es de las mejores. Todo ello sin ser el más pesado (143 gramos) ni el más caro: 649€. Merece la pena.

 

Apple, poker de ases

 

 

Mientras Google celebra sus excelentes resultados (y sus acciones a más de 900 dólares); mientras Nokia se anima a lanzar su primera tableta (Apple lleva 5); mientras Microsoft lanza una Surface con fallos imperdonables… 2013 será el año, sobre todo, del récord del iPhone 5S (9 millones de unidades vendidas en el primer fin de semana) y del iPad Air. Pero también de iOS7, de OS X Mavericks, de los nuevos Pro y de una junta directiva que no sólo vuelve a creer en Apple sino que empieza a creer en ella misma.

 

 

iPad Air, sin rival

 

Es cierto que Android domina con mano de hierro el mercado de dispositivos móviles. Pero, del mismo modo que se puede tener un iPhone o un smartphone, se puede tener un iPad o una tableta. Sabedorde ello, Tim Cook dejó que fuera su vicepresidente Phil Schiller quien presentara el nuevo iPad. Un equipo que -como recordaron- estaba llamado a fracasar según decenas de analistas y que, a día de hoy, es uno de los pilares de Apple. En sólo tres años han comercializado más de 170 millones y gracias a sus casi 500.000 aplicaciones dedicadas, la AppStore ha superado las 60.000 millones de aplicaciones descargadas.

 

Pero centrémonos en el equipo. Si el iPad 2 fue una importante evolución respecto al original, el efímero 3 y el actual 4 no aportaron nada excesivamente diferente más allá del rendimiento. Precisamente por eso los de Cupertino se han centrado en mejorar ostensiblemente el dispositivo. Y eso se nota en las manos: pesa menos de medio kilo (450 gramos); es un 28% más ligero, un 20% más fino y un 24% más compacto. Pero, esta disminución de tamaño no redunda en el rendimiento. Incorporar el procesador A7 con arquitectura de 64 bits lo convierte en el iPad más potente de la historia y en la tableta más rápida del mercado… de lejos. Y todo ello con una batería que dura 10 horas a pesar de la pantalla Retina, del coprocesador M7 -que lo coloca a la altura de las mejores consolas del mercado- y de un hardware que sigue formando un binomio excelente con iOS.

 

La pantalla, por cierto, sigue siendo una maravilla. En 9,7 pulgadas tiene una resolución de 2.048 x 1.536. Con un buen WiFi puede ser un cine donde queramos. Además, han implementado el WiFi ultrarrápido del iPhone 5S para, literalmente, acceder con una estabilidad inaudita a cualquier red inalámbrica. A veces, sencillamente, parece fibra óptica.

 

El 1 de noviembre comenzará a venderse en 30 países (también aquí) a partir de 479€. No ha subido ni un céntimo. Bien por esta decisión. El apellido (reservado a las maravillas más ligeras de la manzana) prometía y esta vez sí, Apple ha cumplido con creces.

 

 

iPad Mini Retina, su mejor baza

 

Por si esto fuera poco, los californianos también presentaron la renovada versión Mini de su iPad. Si Steve Jobs acertó de pleno cuando dijo que las tabletas cambiarían por completo el mundo de la informática, también hay que reconocer que se equivocó con el tamaño que triunfaría. Y aunque Apple ha tardado, su Mini ha sido un enorme éxito.

 

El panel de 7,9 pulgadas hereda la resolución Retina de su hermano mayor para quedarse en 326 ppp. Pero como Apple suele ir más allá de un buen diseño (y eso que lo suyo son los buenos diseños) han decidido ponerle también el procesador de su hermano mayor: el A7 que, por cierto, también recibe la ayuda del chip M7. Pura velocidad para un equipo de 330 gramos. Sin duda, para nosotros, la mejor tableta del mercado.

 

 

MacPro, la leyenda renace

 

Aunque seguro que tendrán menos impacto en las cuentas de resultados de la empresa, las novedades en ordenadores no se quedan a la zaga. Empezamos por la más llamativa. Por primera vez actualizar el sistema operativo de los Mac será gratuito. Mavericks, también conocido como OS X, ya está disponible en la AppStore y pretende tender más puentes entre iOS y los ordenadores de la manzana.

 

El ambiente se caldeó con la presentación (demostración incluida) de los nuevos MacBook con procesadores Intel Haswell: no sólo son los más rápidos del mercado, sino que los Pro de 13 pulgadas son los únicos con 9 horas de batería. Un problema para Microsoft que no consigue que los clientes vean Windows 8 como una solución de futuro (o de presente).

 

Después le tocó el turno a la leyenda de Apple. El Mac Pro. Cambia completamente su diseño para convertirse en un cilindro negro piano. Su precio, desde 3.049€, es una declaración de intenciones. Su capacidad para trabajar con hasta tres pantallas 4K a la vez una demostración de potencia. Sus especificaciones técnicas lo convierten en la herramienta perfecta de diseñadores y especialistas gráficos -cine incluido-. Y después de todo esto llegó el turno de las actualizaciones de iLife y iWork que no sólo cambian por completo para adaptarse a las nuevas tabletas y a iOS 7 sino que cambian de arriba a abajo -gratis- para los ordenadores. Ya no hay motivo para no querer un Mac.

 

 

iTunes Radio, cimentando el éxito

 

La última promesa cumplida de este otoño repleto de novedades que nos prometió Tim Cook hace semanas fue la consolidación de iTunes Radio en Estados Unidos, donde ya se han escuchado más de mil millones de títulos y su inminente llegada a nuevos mercados. Es cierto que no hay rastro de la iTV, ni del iWatch ni tampoco de una nueva Apple TV. Tan sólo se sabe que Apple se toma su tiempo «lo que hacemos lo hacemos mejor que nadie», explicaba Cook.

 

La llegada de nuevos nombres a la junta directiva prometen la construcción de un Apple LifeStyle donde tendrán cabida muchos más dispositivos. Todos ellos tendrán un denominador común: el estándar de calidad que siempre quiso Jobs para su empresa. Felicidades Tim Cook.