iPad 2, la referencia

Hace ya un par de meses desde que hablamos del lanzamiento del último «prodigio» de la empresa de Steve Jobs. Ahora, después de haberlo probado y «destripado» llega la hora de lanzar nuestro veredicto sobre la actualización de la primera tableta: el iPad 2. En primer lugar os recomiendo que visionéis el vídeo de la propia empresa sobre el dispositivo. Si bien no sirve como un elemento objetivo sobre sus cualidades y fallos -obviamente- si os pondrá al día sobre los cambios que trae esta nueva generación respecto a la anterior.

¿Qué añade?


  • Su sonido ha mejorado ostensiblemente. El motivo es sencillo: la rejilla inferior trasera permite una mejor salida del sonido. Esta pequeña modificación ha permitido mejorar algo que ya era bueno en el iPad original.
  • Siempre fiel a la tecnología LED IPS con una resolución 1.024 x 768 píxeles, desde Cupertino nos prometen una mejora evidente en la calidad de las imágenes gracias, en parte, al nuevo procesador de doble núcleo -conocido como A5- que es hasta nueve veces más rápido en el rendimiento gráfico.
  • Y ya que las imágenes son mejores, para redondearllo Apple ha añadido un adaptador propio con salida HDMI que permite dar salida a películas en alta definición (1.080 píxeles) a cualquier televisor Full HD.
  • El procesador de doble núcleo A5 del que antes hablábamos trabaja a 1 Ghz lo que unido al aumento de la memoria RAM de 256 a 512 Mb hace que, en comparación con la generación anterior, el nuevo iPad 2 «vuele». Según la empresa, en tareas «normales» es el doble de rápido que la versión original. La sensación que hemos tenido es de una mayor fluidez en el paso de unas aplicaciones a otras.
  • En línea con los anteriores lanzamientos de la marca -MacBook Pro, iPhone 4 y iPod Touch- la nueva tableta equipa dos cámaras. Una frontal pensada para utilizar el famoso Face Time (con una resolución de 640 x 480 píxeles) y una posterior que puede grabar películas en formato HD 720 (1.280 x 720 píxeles).
  • Para acabar, han añadido al tablet un giroscopio y varios sensores de luz y acelerómetros.
  • En cuanto al hardware, se ha buscado «estilizar su figura». Ahora es la tableta más delgada del mercado con sólo 88 mm. de grosor. Además, ha bajado su peso en 100 gramos hasta situarse en los 600. Sigue sin ser un peso ligero, pero sí es más manejable. Además, al modo del iPod Touch, han redondeado los bordes con la intención de dar una mayor sensación de livianeza.
  • Un sistema operativo actualizado: el iOS 4.3. Aunque también está disponible como actualización para los propietarios de la primera generación de la tableta y de los últimos iPhone4 y 3GS y iPod Touch, se estrena en este gadget. Entre sus mejoras incluye un navegador más rápido –Safari– gracias al motor Webkit 2 y un nuevo intérprete Javascript; mejoras en la tecnología AirPlay -que permite sincronizar contenidos entre un televisor, el iPad y iTunes si se dispone de un Apple TV; aumenta las prestaciones de los dispositivos portátiles como módem y potencia la opción «compartir en casa» de iTunes… entre otras.
  • Y, a pesar de todo esto, mantiene una autonomía de 10 horas y su precio, ya que comenzará en 479€, el mismo precio que tuvo la primera versión en su lanzamiento. Por cierto, desde el primer día se podrá elegir en blanco o en negro.
  • Para acabar, no hay que perderse la «Smart Cover«. Esta funda que se acopla de forma magnética en el lateral del dispositivo, sirve, además, de soporte para poder teclear más fácilmente sobre la pantalla táctil. Además, cuando se posa sobre la tableta, ésta se pone en modo reposo de modo automático, y cuando se retira se reactiva. Está disponible en dos acabados: piel -60€- y sintético -30€-. Un nuevo ejemplo de que Apple no quiere dejar un resquicio en el mercado ni para sus colaboradores -creadores de periféricos y consumibles- ni sus rivales.

¿Merece la pena respecto al iPad 1?


Aunque ya no está a la venta -la rebaja de 100€ en la versión original el mismo día que se lanzó el nuevo han «arrasado» con el stock- la pregunta es obvia. ¿Merece la pena? ¿Ha conseguido volver a marcar la diferencia respecto a una competencia que se antoja cada día más completa?

En general la respuesta es sí. Mejora a su predecesor en casi todos los aspectos: no sólo tiene más memoria, sino que es de tipo LPDDR2 -Low Power Double Data Rate 2-; es más delgado y ligero, tiene dos cámaras -el anterior ninguna-; es más rápido gracias a la incorporación de un chip de alto rendimiento -el A5 es la versión de doble núcleo del anterior A4, lo que significa más velocidad y menos consumo-; mayor capacidad gráfica -gracias al A5- lo que mejorará sus cualidades como consola portátil-; añade un eje al giroscopio -su mejora irá en la misma línea que el anterior, la jugabilidad- y ofrece una salida de vídeo Full HD frente al HD 720 o HD ready del anterior. Sólo no le supera en precio. Todo un acierto poco común en los tiempos que corren.

¿Cómo afecta a las aplicaciones?


La mayor diferencia se nota en iMovieGarageBand. En el caso del primero se echa en falta que se hubieran añadido mejores cámaras: la del MacBook Pro para el Face Time y la del iPhone4 para las fotos y el vídeo. Aún así, ambas han visto modificadas sus prestaciones y su interfaz para adaptarse a la mejorada pantalla multitáctil de la tableta. Las posibilidades de edición de vídeo son sorprendentes para una tableta: se puede cortar, rotar o mover los clips de vídeo. Incluso se pueden crear títulos sobreimpresos.

En cuanto a la aplicación musical, sorprende como se ha desarrollado desde el iPad hasta los Mac (esta versión). La implementación de todo tipo de instrumentos a su pantalla táctil hacen que cualquier usuario -hasta un inepto musical como yo- se capaz de hacer algo que no sea mero ruido. Los «instrumentos inteligentes» «smart keyboard» -teclado-, «smart guitar» -guitarra- o «smart bass» -bajo- redondean una aplicación excepcional. Ambas están disponibles dentro del programa iLife del iOS X.

A estas dos maravillas hay que añadirle otras que se empiezan a desarrollar específicamente para esta actualización: para los nostálgicos llega el cuaderno [Enlace roto.] que permitirá convertir la tableta en un bloc de notas en el que apuntar, dibujar y garabatear en todos los colores todo lo que se nos antoje.

Para los geeks -entre los que me incluyo- llega el [Enlace roto.]. Esta aplicación desarrollada por Víctor Ruíz, canario de 35 años, permitirán disfrutar de las mejores imágenes enviadas por el satélite. Gracias a un acuerdo con el Observatorio Austral Europeo y la Agencia Europea Espacial, Ruíz ha podido desarrollar para el iPhone4 y el iPad2 tres aplicaciones gratuitas: Hubble Top 100 ImagesESO Top 100 Astronomical ImagesPortal To The Universe.

Como veis, hoy me mojo: el iPad 2 es mucho más que recomendable.

Vimeo llega al iPhone

En la historia reciente de la informática e Internet siempre se han dado historias maniqueas entre dos opciones que se han impuesto a las demás. Algo así como la batalla que llevan décadas fraguando Apple y Microsoft con sus sistemas operativos. Si algo nos ha enseñado la globalización es que siempre hay lugar para una alternativa más y que, por muy desequilibrada que parezca una «lucha» siempre se puede dar la vuelta al partido.

Buen ejemplo de ello es la llegada de Vimeo a los iPhone. Desde hace sólo unos días, al lado del icono con una vieja pantalla de televisión que nos permite acceder al infinito mundo de YouTube, se puede colocar la famosa «V» con el que podemos entrar en el sitio de moda para subir cortos y cualquier experimento audiovisual que incluye hasta animación.

Desde cualquier equipo Vimeo suele tener un coste de unos 49€ anuales para disfrutar de 5 gigas de almacenamiento. No obstante, gracias a la aplicación para el smartphone de Apple, podremos acceder y editar vídeos -de un modo sorprendetemente fácil y completo- totalmente gratis.

Las posibilidades del programa son sorprendentes, más aún si tenemos en cuenta que todo el trabajo se hace desde un pequeño dispositivo móvil: podemos grabar las imágenes directamente desde Vimeo, enfocar o desenfocar todo el plano o sólo zonas concretas, incluir transiciones y fundidos entre imágenes y planos e, incluso, poner títulos a los vídeos. Una vez hecho esto el resultado puede guardarse en la memoria del teléfono o colgarse en la red.

Y, como no podía ser de otro modo, todos los vídeos que lleguen a la red pueden ser comentados desde las principales redes sociales (Facebook, Twitter, Tumblr), desde la plataforma WordPress, mediante email o mensajes SMS, así como el visionado de otros vídeos del catálogo y el control del número de descargas y visualizaciones de cada una de las creaciones.

De este modo, la nueva aplicación de Vimeo se muestra como una alternativa al propio iMovie de Apple o a la aplicación [Enlace roto.], hasta ahora las mejores alternativas para la edición de vídeos desde el iPhone.

Para poder utilizarlo es necesario tener un iPad2 o un iPhone superior a la versión 3G ya que estos no tienen la posibilidad de registrar imágenes, con lo que no pueden dar uso a ninguna de las aplicaciones de las que hemos hablado antes.

El éxito de Vimeo, que nace en 2004 y que en 2007 comienza a trabajar con formato HD, reside en que fue una de las primeras plataformas que empezó a trabajar con HTML5 y abandonó el polémico formato Flash de Adobe que tantos problemas daba a los usuarios de Apple. Con más de tres millones de miembros, se trata de una comunidad que tiene, incluso, zonas de debate o de intercambio de información, no sólo sobre los vídeos que más gustan, sino del material necesario que hay que comprar para realizar mejores «obras». Otro modo de entender las redes sociales, éste con mucha creatividad.

iPhone, tu nuevo módem

Son cada vez más las personas que nos conectamos a la red en cualquier parte. Simplemente porque necesitamos acceder al correo electrónico, para buscar los horarios de una película en un cine o por entretenernos. Pero también es cierto que es complicado acceder a ciertos contenidos desde un dispositivo como un smartphone: la pantalla puede ser muy pequeña o, simplemente, necesitamos un teclado a «tamaño natural».

A todo ello se suma la posibilidad de convertir nuestros teléfonos inteligentes en módems. Aunque la velocidad de conexión es menor -GPRS-, puede suponer un ahorro al tener que pagar sólo una tarifa plana. Al hecho de convertir un dispositivo con acceso a Internet en un módem para que otro equipo sin conexión acceda a la red inalámbricamente, se le llama tethering .

Nuestros amigos de iPhoneOSX.com nos dan la clave para convertir el iPhone 4 en nuestro nuevo módem. Para realizar esta conexión de red podemos optar por dos caminos: una inalámbrica y otra más clásica, mediante un puerto USB.

La segunda es la más sencilla de ambas. Sólo hemos de conectar vía USB el teléfono y el portátil y escoger en la lista de servicios de red del ordenador: iPhone.

El primero, vía Bluetooth, requiere, en primer lugar, enlazar el iPhone con el ordenador; después, introducimos en el teléfono el código que se muestra en el portátil y, finalmente, conectar el iPhone al ordenador.

Una vez establecida la unión entre ambos dispositivos, hemos de configurar el teléfono como módem. Para ello hemos de seguir la siguiente ruta: Ajustes, General, Red, Compartir Internet. Son estos pasos los que aparecen en la imagen superior del blog. Es justo en este punto cuando el smartphone nos hace elegir entre las dos «conexiones» que hemos tratado antes: vía USB o Bluetooth.

Recordad que para la primera opción es necesario tener un cable de conexión -que podréis encontrar en cualquier tienda Apple por unos 30€- y que para la segunda tendréis que aseguraros de que el portátil o sobremesa tiene una conexión Bluetooth. De lo contrario, tendréis que comprar un adaptador. En el caso del USB, el gasto de batería será menor -cuando conectamos el iPhone al ordenador, este se recarga de la red del dispositivo principal- pero estaremos anclados a un cable. Con el Bluetooth estaremos más cómodos, pero el gasto de energía será muy superior.

iPhone, la caja negra

Hasta ahora el teléfono más famoso del mundo había aparecido siempre en estas líneas por sus aplicaciones y especificaciones técnicas, datos más bien «secundarios» en su uso diario excepto para aquellos a los que nos gustan los gadgets y la tecnología. Sin embargo, en una noticia publicada por [Enlace roto.] el día dos de febrero,  ahora también podrá ser la caja negra de nuestros coches.

La aplicación, llamada iCar Black Box permitirá al smartphone registrar los principales parámetros de nuestro vehículo y gracias a los sistemas de grabación de vídeo y audio, interpretar un accidente y llamar a emergencias.

El sistema interpreta la velocidad, aceleración, posición -gracias al sistema GPS- y otros datos del funcionamiento del vehículo para funcionar del mismo modo en que lo hacen las cajas negras de los aviones. Así, el acelerómetro del gadget permite al iPhone saber «qué pasa a su alrededor».

El iPhone capta la carretera por la que circulamos y sobre ésta sitúa los datos del vehículo. Además, como buen smartphone, permite la grabación de las conversaciones de dentro del habitáculo del mismo modo que ocurre con los dispositivos de seguridad aeronáuticos, aunque esta posibilidad podrá ser bloqueada por el usuario si desea «preservar» su intimidad.

Finalmente, cuando el iPhone detecta un cambio drástico en el movimiento (como una deceleración provocada por un impacto) pregunta al usuario si desea llamar a emergencias a los que les posibilitará todos los datos de la ubicación del vehículo.

La aplicación -más que recomendable-, ya está disponible en la AppStore de iTunes por 70 céntimos de euro y es compatible con todos los iPad, iPhone y iPod Touch que dispongan de un sistema operativo en versión 3.1 o superior.

Lo mejor de 2010

Aunque mi experiencia tecnológica sea corta en Internet -y también en lo personal- pediré a los expertos que me permitan premiar los que yo creo que han sido los mejores gadgets de este año que termina hoy.

Como en todos los posts que compartimos hablaré siempre de productos interesantes, no sólo por su diseño y prestaciones, sino también por su precio: asequibles dentro de estos tiempos de crisis. Así, las categorías serán las de los dispositivos más demandadas normalmente por los usuarios. Aquí vamos:

Mejor televisor del año


Serie C8000 de Samsung: diseño, medio ambiente, contraste dinámico espectacular, sonido poderoso, resolución de imagen sin límites y todo por menos de 2.000€

Mejor Home Cinema con BluRay integrado del año


Samsung HT-C6930: premio europeo EISA, Dolby True HD, BluRay en 3D, 1330 vatios repartidos en un 7.1, iDock y varios periféricos por unos 1.000€

Mejor Cámara de Vídeo de Alta Definición del año


Sony HDR-CX116E: memoria interna de 8 gigas ampliable hasta 256 con memoria extraíble. Óptica Carl Zeiss con hasta 25 aumentos y sensor de alta definición con sistema Exmor R para captación de imágenes con poca luz. Estabilizador de imagen óptico SteadyShot para imágenes en movimiento y función iAuto para principiantes. Todo ello por 499€.

Mejor cámara fotográfica puente del año:


Olympus SP-800UZ: óptica de entre 24 y 840 mm integrada. Zoom óptico 30x con estabilizador de imagen óptico, grabación de vídeo HD, resolución de 14 megapíxeles, pantalla LCD formato panorámico 16:9, flash LED y procesador de imagen TruePic III. Por 399€.

Mejor tablet del año:


Apple iPad: a pesar de sus 700 gramos, tiene pantalla multitáctil de casi 10 pulgadas, con resolución HD, entre 16 y 64 gigas de memoria,  procesador Apple A4 de 1 gigaherzio, acelerómetro, sensor de luz, giroscopio, batería de hasta 9 horas para navegar por la red, altavoz integrado, etc… así como miles de aplicaciones diseñadas sólo para él. Desde 488€.

Mejor reproductor portátil de música del año:

Apple iPod Nano 6G: meter en un centímetro cuadrado de 10 gramos de peso una pantalla táctil de 240×240 píxeles, 16 gigas de memoria, radio, acelerómetro, podómetro, una batería para hasta 24 horas de reproducción de audio y una pinza para que no se pierda se merece un premio. Desde 159€.

Mejor marco de fotos digital del año:

Samsung 800P: 2 gigas de memoria interna, ranura de expansión, puerto USB 2.0, conexión a la red y batería recargable, pantalla LED de 8 pulgadas de alta definición, contraste 500:1, mando a distancia, bluetooth, altavoces estéreo, reloj personalizable e incluso radio. Todo por 160€.

Mejor smartphone del año:

Apple iPhone 4: 32 gigas de memoria, pantalla retina, reproductor de audio de alta calidad, podómetro, radio, acelerómetro, giroscopio, batería optimizada, chip A4 de Apple a 1 giga, reproductor de alta definición, cámara de videollamada, pantalla multitáctil, aplicaciones, acceso de alta velocidad a Internet… ¿alguien da más? Libre desde 599€, con operadores desde 0€.

Mejores auriculares del año:


Panasonic RP-HTF600: su cable de 3 metros, su adaptador de 6,3 mm sobre el clásico de 3,5 mm, así como su entrada de doble canal -estéreo- se unen a una impedancia de 56 ohmios (excelente para reproducir música con una fidelidad magnífica) y a una respuesta de frecuencia de entre 10 y 28 kiloherzios. Ideales para reproducir en alta fidelidad tu música favorita… sin que nadie más se entere. Redescubrirás multitud de canciones. Por 59€.