Nuevos iPods, ¿tienen sentido con la llegada de Apple Music?

Primero fue iTunes y los iPod. El dispositivo sobre el que Apple consiguió redefinirse como empresa y reengancharse con el público. La primera vez en mucho tiempo que la empresa de Cupertino tenía algo que decir en la industria y que podía influir en un negocio tan importante como el musical. Después llegarían los iPhone, iPad, el boom de los MacBook e iMac y el Apple Watch.

Incluso el lanzamiento de su primera plataforma en streaming y su radio online. Sin embargo, la eclosión de los teléfonos y las tabletas hizo que la otrora joya de la corona fuera perdiendo peso en la facturación y los beneficios de la compañía. Por eso ha sorprendido a muchos que pocos días después de la llegada de Apple Music y Beats 1 Apple haya actualizado sus iPod Touch, Nano y Shuffle.

De todos ellos el que ha recibido una actualización más importante -más allá de los colores de su carcasa- es el Touch que ahora implementa de serie iOS 8.4 y duplica su capacidad de almacenamiento hasta los 128 GB. Su precio serán 449€ y por debajo se situarán los modelos de 16 GB -229€-, 32 GB -279€- y 64 GB -339€-. Esto los convierte en los dispositivos con iOS más baratos del mercado incluso por debajo del iPad Mini 3 que comienza en su versión WiFi en 389€.

En el interior del Touch trabaja el procesador A8 con arquitectura de 64 bits del iPhone 6 acompañado del coprocesador M8. En cuanto a las cámaras, también toma prestadas las de su hermano con teléfono: una iSight de 8 Mp y una FaceTime HD para el frontal. Esto traslada al reproductor las funcionalidades multimedia del teléfono ya que son posibles las tomas en ráfaga o las grabaciones Time Lapse. Respecto a la pantalla, mantiene las 4 pulgadas y la resolución del panel Retina en este tamaño: 1136×640 píxeles.

¿Tiene sentido este dispositivo? Sí, si lo entendemos como un complemento para aquel que ya tiene otros equipos iOS y quiere un gadget sencillo y funcional -algunos medios lo catalogaban como el acceso perfecto para los adolescentes y niños al mundo Apple- también para un número creciente de personas que quieren volver a terminales más sencillos y desean mantener su esfera de ocio privado así: privada. Por último, sus características -algunas superiores al iPad Mini- lo convierten en una tableta ultraportátil y mucho más barata con iOS. Una forma, en definitiva, de hacer frente a los reproductores vitaminados de Sony y Samsung y un complemento perfecto para hacer deporte con el Apple Watch (y olvidarnos el teléfono en casa).

Por su parte, el Nano mantiene su pantalla multitáctil de 2,5 pulgadas y sigue siendo el único dispositivo iOS con función nativa de radio FM (no consume datos) además de Apple Music y Beats 1. El iPod Shuffle sigue con la bandera de único equipo Apple con un precio menor a 60€ -la versión de 2GB con 15 horas de autonomía cuesta en la página web de la empresa 55€-.

Los iPod ya no tienen su página dedicada entre las pestañas de la web (los ha sustituido Music) sin embargo siguen siendo productos de culto que acumulan millones de unidades vendidas en todo el mundo entre aquellos que quieren entrar y disfrutar del universo de la manzana sin el enorme desembolso que supone un iPhone. Equipos con una gran calidad de construcción y que no engañan a nadie: sencillez y estabilidad de funcionamiento con un precio premium.

Sony NWZ, ¿fuera de tiempo?

Sony sigue en pleno proceso de reconversión para recuperar su gloria pasada en sectores tan importantes como el de la televisión y los teléfonos inteligentes. Precisamente por eso es especialmente llamativo el nuevo NWZ, un reproductor multimedia personal de gama alta al que sólo le falta llamar por teléfono para competir con los Xperia. Su precio, casi 300€ demuestran el esmero que Sony ha puesto en el dispositivo. La pregunta que nos hacemos es si tiene sentido lanzar ahora -que la venta de PMPs cae en barrena -incluidos los iPod- un equipo como este…

 

Si entramos dentro de su carcasa descubriremos un procesador Nvidia Tegra 2 de doble núcleo capaz de mover los contenidos multimedia con mucha soltura. Su tamaño no es excesivo (ronda el de un iPod Touch) y nos ofrece una pantalla con un tamaño generoso y una definición sorprendentemente mala para su precio. Es cierto que para jugar o ver vídeos no es mala, pero para cualquier actividad que requiera leer un texto o pasar por una web un poco cargada, el usuario lo notará en exceso.

 

Como buen heredero de la gama Walkman de la casa, su integración con los contenidos multimedia de la casa (Sony Entertainment Network Music Unlimited) así como su compatibilidad con Google Play y Google Music al tratarse de un equipo Android, así como su compatibilidad con reproductores de vídeos alternativos hace que del NWZ una herramienta perfecta para disfrutar de los contenidos 2.0.

 

En cuanto a los auriculares, fundamentales en estos equipos, Sony nos regala unos intraauriculares (también se pueden adquirir, previo paso por caja, unos Bluetooth) que gracias a tecnologías como el Clear Bass o el Clear Stereo reproducen con mucha fidelidad los audios. Además, el sonido que sale por el altavoz integrado es sorprendentemente bueno para su tamaño.

 

Quizá el punto más débil resida en su sistema operativo. De fábrica corre con Android 2.3.4 lo cual no es un problema ya que es un entorno fiable, sin embargo, no estaría de más hacerlo compatible con Android 4 para que no nos quedemos sin algunas aplicaciones sólo disponibles para la versión más moderna del robot verde.

 

Tampoco le ayuda la ausencia de cámara, que carezca de ranura de expansión o que el cable de conexión sea exclusivo y no compatible con otras marcas. Todo esto hace que nos planteemos si merece la pena gastarse esta respetable cantidad en un reproductor multimedia que cuesta tanto como otros smartphones Android que incorporan ventajas como el GPS. Puede que no estén tan trabajados para el procesado del audio, pero sí tienen soluciones tecnológicas más avanzadas e imágenes mucho mejores. Respecto a si es un iPod Touch Killer, nos tememos que no. Es cierto que Android es más abierto, pero la pantalla, el audio, la capacidad y la tienda de música, de momento, es inmensamente mayor… por algo los iPod desterraron a los Walkman.

Google Maps, de vuelta en iOS

Google Maps, el hijo pródigo de iOS ha vuelto a la AppStore de Apple. La aplicación de geolocalización más famosa del mundo, apartada del catálogo de programas disponibles para iPhone y iPad había desaparecido en detrimento del servicio cartográfico de los de Cupertino. El resultado, aunque se prometía bastante espectacular, tenía bastantes fallos de localización. El interfaz es estupendo. Las imágenes en 3D nos transportan a un futuro como el de Minority Report. Colocar la Sagrada Familia en Londres nos hace gracia… hasta que realmente queremos dar con ella.

 

Los problemas con Apple Maps marcaron varios hitos. El primero que Tim Cook pidiera disculpas y recomendara servicios de la competencia. El segundo que países como Australia consideraran que el programa nativo de iOS 6 era un «peligro potencial» para los conductores que podrían perderse en los salvajes paisajes de la isla continente. El tercero -y último por ahora- que Google dijera que no tenía prisa por lanzar la aplicación específica para los iDevices.

 

Sin embargo, han pasado pocas semanas desde el lanzamiento del nuevo sistema operativo móvil de Apple y los de Mountain View ya vuelve a estar disponibles en la tienda de aplicaciones de la manzana. A pesar de que muchos pensaran que no estar beneficiaría a los equipos con Android frente al iPhone, los datos demuestran que los terminales de Apple son los que acumulan más descargas, más ingresos para los desarrolladores -en este caso, los de Tim Cook pagarán por las visitas de los usuarios de Google Maps- y, sobre todo, más tráfico web. Puede que Google venda más teléfonos, pero gana mucho con los iPhone.

 

Durante este tiempo, los del buscador han aprovechado para desarrollar un interfaz más moderno y que se acerque más a la imagen corporativa de todos los servicios y programas que tienen disponibles. La búsqueda (escrita o por voz) sigue estando en la parte superior -una seña de identidad en Mountain View- pero las vistas de los resultados han cambiado: desde el ángulo desde el que se pueden ver hasta el número de dimensiones en los que se consulta. Ésta, precisamente, era la gran novedad de Apple Maps. Una buena jugada de los de Larry Page.

 

Para mejorar y personalizar la experiencia del usuario -a ver cuánto tardan en quejarse los defensores de la privacidad más absoluta- dentro del historial de búsqueda podremos referenciar los resultados. Algo muy útil a la hora de planificar rutas o tiempos de espera. Además, de un modo parecido al que lo hace Waze (el servicio que recomendó Apple para utilizar mientras sus mapas se ponían a la altura de lo que se espera de los californianos) el nuevo Google Maps permite rectificar la ruta en función de las condiciones del tráfico, el tiempo de espera de los transportes públicos o porque la agenda ha variado de un modo muy rápido y sorprendentemente eficaz.

 

Por cierto, en un afán de tener la base de datos más actualizada del planeta, los de Google permiten agitar el teléfono y sugerir desde un cambio de nombre en una calle -o dirección del tráfico- hasta pedir nuevas combinaciones de colores para la aplicación.

 

Si ha esto le unimos Street View -que sigue aumentando sus cifras y ya cubre 3.000 ciudades de 45 países- los iPhone y iPad (es compatible para la tableta, pero en formato iPhone y iPod Touch) han ganado un poderoso servicio que nunca debieron perder para seguir siendo la referencia (aunque sea a costa de la competencia). Google, por su parte, se ha asegurado que sus más de 1.000 millones de usuarios únicos mensuales crezcan en número y fidelidad. Felicidades a ambas empresas: colaborar es mucho más fructífero que pelear.

Apple 2013, el gigante se renueva

Esto que veis en la imagen de apertura del post es, probablemente, el dispositivo más esperado de Apple. Después de que el gigante californiano adquiriera Loewe (fabricante de televisores de alta gama que hasta entonces trabajaba con Philips), aumentara sus lazos con LG para fabricar paneles de última generación -en detrimento de los acuerdos con su rival Samsung- y mejorara sustancialmente el software de su Apple TV, los rumores sobre un iTV se han disparado. El frío recibimiento por parte de los críticos del iPhone 5 y del iPad Mini (no así por parte de los clientes), además, exige de los de Tim Cook un nuevo producto que maraville al mundo y después de revolucionar la industria de los contenidos de ocio, transformar la televisión sería un buen paso.

 

Sin embargo, hoy nos centraremos en todos los dispositivos renovados que ha lanzado la empresa con mayor capitalización del mercado para saber si el reinado de los californianos corre peligro.

 

 

  • MacBook Pro: el portátil de gran capacidad de Apple recibe varias mejoras en cuanto a su pantalla (recibe la resolución de los paneles Retina) y a su capacidad de almacenamiento gracias a la tecnología flash que permite acceder más rápida y eficazmente a los contenidos almacenados. Además, los procesadores Intel de última generación permiten un modelo mucho más ligero, delgado y con mayor presencia. Aunque su precio es más alto de lo esperado -los Air se encargan del acceso a la gama- son, sin duda, los portátiles más potentes y deseados del mercado.
  • iMac: tener en su catálogo el único ordenador de sobremesa del mercado que aumenta sus ventas, el único todo-en-uno que sigue atrayendo a los clientes y mejorarlo es todo un reto. Sin embargo, los de Apple son expertos en dar un giro más de tuerca a sus equipos. En este caso se han centrado en aumentar las prestaciones de la pantalla (que de momento no es Retina Display), conferirle un formato panorámico más marcado para disfrutar de películas y contenidos de vídeo, mejorar los procesadores de sonido; aumentar el potencial de los motores gráficos y de los procesadores de tercera generación de Intel y, de paso, hacer que el diseño sea aún más atractivo, moderno, elegante y estilizado. Si ha eso le unimos la tecnología FusionDrive que aúna la velocidad de una unidad de almacenamiento Flash con la capacidad clásica de los discos duros en estado sólido, tenemos una máquina a la que la palabra potencia se le queda corta. Por cierto, para los que critican que no lleva unidad de lector óptico de DVD, ¿lo necesita una empresa que genera el 30% de sus ingresos gracias a iTunes?
  • iPod Nano: es cierto que gracias a la eclosión de las tabletas y los smartphones los iPod, la base sobre la que creció el «imperio» de Apple, está en horas bajas. Pero también es cierto que sigue siendo el reproductor de contenidos multimedia que más se vende en el mundo. El nuevo Nano rompe la tendencia de los anteriores y gana tamaño (y el famoso botón de Apple) para conseguir una pantalla multitouch mucho más completa que en las dos generaciones anteriores. Además, como viene siendo habitual en la casa, incorpora todas las mejoras de la casa: EarPods, pantalla con más resolución, nueva antena de radio y optimizadores de sonido. Excelente para aquel que quiera entrar poco a poco en el universo Apple.
  • iPod Touch: con ustedes la mayor pesadilla de la PSP y la PS Vita. La consola móvil más vendida del mundo es el MP5 de Apple. La semilla sobre la que se generó el iPhone hereda las nuevas dimensiones (cuatro pulgadas es mucho mejor para jugar), pantalla Retina (otra dimensión de calidad de imagen para cualquier dispositivo de este tipo), más de 750.000 aplicaciones disponibles, juegos a, como mucho, 6€ y una tarjeta gráfica mejorada, así como un procesador mucho más potente. Todo ello actualizable con nuevos software que permitirán al usuario ver la TDT, consultar el correo electrónico, escuchar música, etc… por un precio mucho más recatado que en las anteriores consolas. Una maravilla que ha mejorado en todo respecto al anterior. Por cierto, su nivel de personalización es cada vez mayor. Ahora la carcasa admite varios colores. Un acierto.
  • EarPods: muchos usuarios de dispositivos Apple nos quejábamos del bajo rendimiento de los anteriores EarPhones. La calidad de los reproductores era excelente, sin embargo, los «cascos» dejaban mucho que desear. De este modo, fuimos muchos los que migramos a fabricantes como Sennheiser. Consciente de ello, los ingenieros de sonido de la casa se pusieron manos a la obra para diseñar unos altavoces portátiles de primera. Desde su forma ergonómica hasta las aperturas para un mejor flujo de aire dentro del equipo hacen que la mejora del audio sea mucho más que evidente desde las versiones anteriores. Todo un acierto que hará que los auriculares blancos vuelvan a ser algo más que un signo de distinción («llevo un iDevice original…»). Os recomiendo ver el vídeo de cómo se diseñaron. No tiene desperdicio.
  • iPad Mini: toda una declaración de intenciones de la era post Steve Jobs. Una tableta pequeña que detenga el éxito de ventas del Kindle Fire HD y de Nexus 7. No cuenta con el último procesador de la casa ni tampoco con la pantalla Retina, pero es más ligero, bonito, pequeño y barato que nunca. Por poco más de 300€ se tendrá acceso a todo el universo de la AppStore y, de paso, se podrá hacer lo mismo que con el grande. La única duda que surge en Cupertino es si aumentará las ventas de la familia iPad o sólo canibalizará las de los iPads de gran tamaño -en el blog intuimos que las horas del iPad 2 están contadas-. Seguro que muchos esperaban más, como las carencias que explicábamos antes, pero seguro que lo que no esperaban era este precio, realmente competitivo para Apple.
  • iPad: quizá el lanzamiento más polémico de Apple en los últimos años. Sólo siete meses después de presentarnos el Nuevo iPad (nunca iPad 3), los de Cupertino lo han mejorado considerablemente incluyendo el nuevo conector Lightining y el potente procesador A6X, el mejor de la historia de la empresa y, según ellos, el doble de eficiente y poderoso que el A5X que equipaba la anterior generación -si es que esto es un iPad 4-. Para más polémica, mantienen el precio y descatalogan la versión anterior. Seguro que han enfadado a muchos fans. Aún así, ahora más que nunca, es la mejor tableta grande del mercado. Sólo el Galaxy Note II, por diferente, puede hacerle competencia.
  • iPhone 5: bajo el lema oculto de «cambiarlo todo para que nada cambie», Apple ha seguido la tendencia del mercado -en vez de generarla- y ha aumentado hasta 4 las pulgadas de la Retina Display de su teléfono estrella. Más ligero, más esbelto, más delgado, más rápido, más eficiente, más autónomo, con nuevas aplicaciones dedicadas y, sobre todo, con los pésimos Apple Maps. Objetivamente no son tan malos… si no se implementaran en un terminal que en su gama más alta se acerca peligrosamente a los 900€ libre. Aún así, con el Galaxy SIII y el Xperia T, el mejor smartphone del mercado -aunque esta vez le salva el sistema operativo-.
  • iOS 6: desarrollar un programa totalmente apto para tabletas de dos tamaños y smarphones, que sea capaz de aceptar órdenes por voz, sea estable, prácticamente a inmune a los virus, que admita más de 750.000 aplicaciones y que acabe hibridándose completamente con los ordenadores no parece suficiente para la empresa que ha destituido a su jefe de iOS por el enorme fallo de Apple Maps. Ahora lo desarrollara el encargado de OS X, lo que nos garantiza más unión entre entornos. A día de hoy, sigue siendo el programa móvil de referencia… por mucho que le pese a Google.
¿Qué os parecen las novedades?

 

iTunes y iPod, no todo es iPhone

La presentación del iPhone 5 eclipsó casi por completo el esfuerzo de la empresa de Cupertino por seguir dominando el negocio de la música tanto en lo referente a la comercialización de canciones como en la de sus famosos reproductores portátiles, los iPod.

 

Desde el lanzamiento en 2001 del primer iPod, Apple ha vendido más de 350 millones de reproductores. Lo que comenzó como un potente mp3 con el aroma de producto bien acabado de la manzana se ha convertido en una familia que incluye el exitoso Nano (que vuelve a cambiar por completo), el Classic (todo un disco duro portátil) y el Touch (el inspirador del iPhone allá por 2007).

 

Sin embargo, el aumento exponencial en las ventas del teléfono y la tableta más famosos ha hecho que estos reproductores se vendan cada vez menos. Para revitalizar su comercialización -en una mezcla de aumentar las ventas y de asegurarse clientes si Android acaba ganando la batalla y Windows Phone escala más de lo previsto- han decidido volver a un formato más parecido a los de la cuarta y quinta generación.

 

Ahora es aún más fino: su grosor se queda en unos escasos 5,4 milímetros y le acompaña una pantalla multitáctil de 2,5 pulgadas así como el famoso botón Home que hasta ahora se reservaba para sus hermanos mayores Touch. En cuanto a tecnología, incorpora de nuevo radio FM, podómetro, bluetooth -esto por primera vez- y una batería que ahora soporta hasta 30 horas de reproducción ininterrumpida.

 

 

 

 

 

El iPod Touch hereda el nuevo formato del iPhone. Una pantalla Retina panorámica que gana en nitidez y en finura para que el conjunto pierda grosor. Su peso se queda en 88 gramos, todo un récord que, por ahora, lo coloca por delante de los Galaxy de Samsung y que supone la mitad respecto a los reproductores Walkman de última generación de Sony, estos, eso sí, mucho más pequeños y con menos posibilidades.

 

Ambos modelos se comercializarán con los nuevos y mejorados EarPods de la casa. Como dijimos ayer, no son unos cascos premium, pero su mejora respecto a los famosos blancos de los que ya han comercializado cientos de millones es evidente.

 

Finalmente, iTunes, el centro de toda la galaxia Apple también recibe mejoras. La empresa de Tim Cook ha tenido en cuenta que dos de cada tres compras de música de su tienda se realiza desde los smarpthones y tabletas de la firma. Precisamente por eso se ha rediseñado por completo su funcionamiento -tanto para ordenadores como para iOS- y se ha integrado con Facebook. En el caso de los Macs y PCs, por cierto, se ha integrado con iCloud. La nueva versión, al igual que el esperado iOS 6, estará disponible gratis el 19 de septiembre. Parece que aquí Apple sí que ha echado el resto.