Microsoft, llega IE9 y se marcha Zune

Microsoft, el gigante estadounidense de software ha sido protagonista esta semana por dos de sus programas estrella: los de Gates abandonan [Enlace roto.] -lo que significa reconocer la «victoria» de iTunes- mientras lanzan el nuevo [Enlace roto.].

Explorer 9, la gran apuesta de Microsoft


Aunque las primeras versiones del explorador llevan en pruebas desde hace un año, fue a partir del pasado lunes 14 cuando la cuarta y definitiva llegó a los usuarios. El máximo responsable del programa, Ryan Gavin explicó esta semana que IE9 será compatible con Windows Vista y Windows 7 -no con XP, el que usan el 35% de los clientes de la empresa- «porque se trata de una apuesta de futuro». «La Red demanda un sistema operativo moderno, un navegador moderno y máquinas más preparadas».

Pero el XP no es el único programa que quiere «modernizar» Microsoft; Explorer 6, el programa de búsqueda «bisabuelo» del actual es objeto de una campaña por parte de los de Seattle para que sea desinstalado del 12% de los PCs en el mundo que lo usan por defecto -la cifra se dispara a un 34,5% en China-.

El nuevo «modelo» promete, sobre todo, más seguridad, potencia y rapidez. Los vídeos, incluso los HD, se descargan y visionan con mucha más calidad y celeridad. Sin embargo, para algunos, es demasiado parecido a Google Chrome: pestañas independientes, pantalla inicial con los últimos sites visitados y una lista con los diez más frecuentes.

A su favor, una total integración con Windows 7. Desde su apariencia hasta el comportamiento de las pestañas. En cualquier caso, ahora es momento de ver si la versión definitiva ha superado las debilidades de las anteriores: compatibilidad con HTML5 y una dudosa seguridad. Si queréis averiguarlo, os recomiendo que lo instaléis, es gratis.

Zune, el gran fracaso de Gates


Zune nació en abril de 2006 con un objetivo claro: desbancar el iPod como nueva referencia musical y evitar que Apple se convirtiera en una amenaza para Microsoft. Han pasado cinco años y los de Windows han decidido abandonar el proyecto. Misión fracasada.

Microsoft ha decidio abandonar el desarrollo de nuevos dispositivos de reproducción de música -incluido el prometedor Zune HD– para mejorar el software que se destinará a los nuevos teléfonos móviles inteligentes con Windows Phone 7.

El motivo por el que han abandonado el hardware es simple: su gran rival y objetivo, el iPod, mantiene una gran parte del 77% del mercado que tenía en 2006 cuando decidieron superarlo. Sin embargo, abandonar el ecosistema Zune no entra en los planes de la compañía, que ha hecho una oferta de empleo en la que busca desarrolladores para un programa para el consumo de vídeo y música al que han llamado Ventura. Veremos que nos depara la empresa en su futuro multimedia.

Bose y Bowers&Wilkins, acuna tu iPod

Bose SoundDock 10


Fue allá por 2004 cuando la compañía de Massachusetts lanzó su primer sistema de altavoces dedicado a los reproductores de Apple. Ahora, siete años después Bose presenta el nuevo SoundDock 10 que, manteniendo el diseño de la primera edición pretende seguir siendo la referencia de un segmento cada vez más competido -y que incluye ya a minicadenas con bases para iPod y iPhone.

Su estructura está realizada íntegramente en metal, lo que hace que alcance los 8,5 kilos. Si bien esto le da una imagen lujosa y compacta, también hace que la ausencia de algún tipo de asa en el diseño se convierta en un problema cuando queremos trasladar el equipo.

En su minimalista exterior contamos con el dock donde insertar el dispositivo Apple -no acepta iPads, otra tara- y dos puertos traseros: un microUSB para las actualizaciones de software -no para sincronizar con los gadgets- y otro USB como entrada para equipos auxiliares.

La potencia y calidad de sonido -como en casi todos los productos de la firma- son espectaculares. Su potencia y claridad son envidiables con unos graves rotundos -la versión de Metallica de su «Nothing Else Matters» con la orquesta sinfónica de San Francisco del disco S&M que pude disfrutar así lo atestigua- procuran un sonido limpio y nítido que permite diferenciar los instrumentos con facilidad.

Sin embargo, su construcción monobloque hacen que tengan peor sensación estéreo que otros productos de la competencia. Su precio, 600€, aún así, parece excesivo en relación a su conectividad y sonido.

Bowers & Wilkins Zeppelin


El gran rival del anterior, es una de las referencias del mercado. La compañía inglesa especializada en equipos de sonido lanzó hace unos cuantos meses una caja acústica especialmente dedicada a los productos Apple al que llamó Zeppelin en referencia a su forma y que ahora recibe su actualización bajo la denominación «Zeppelin Air».

A pesar de que su estructura es muy similar a la del anterior equipo de Bosé, se diferencia de éste en lo que los ingenieros han llamado «Sonido abierto». El posicionamiento de los altavoces de gama media en la parte exterior de la estructura permite que la dispersión de los sonidos sea más envolvente. Además, la nueva caja equipa los tweeters MM-1 para equipos informáticos que tantos premios han recibido.

El Zeppelin Air permite disfrutar por conectividad inalámbrica (en el Bose hay que pagar 149€ por un sistema Bluetooth al margen de los 600 del equipo), así como puertos USB, microUSB y la base para iPod y iPhone de rigor.

Todo ello permite sincronizar directamente la biblioteca de audio de iTunes en el equipo para no depender siempre del propio dispositivo móvil. Su precio es también similar a Bose -599€-, sin embargo, su diseño más refinado, su mayor portabilidad gracias a un peso más bajo y, sobre todo, sus mayores posibilidades de conectividad hacen que, a pesar de tener un sonido ligeramente inferior al primero, sea más recomendable.

En cualquier caso, si podéis permitiros un gasto mayor, no obviéis el nuevo Bang & Olufsen BeoSound 8, por 995€ hará que la música de cualquiera de tus dispositivos de Apple (incluido iPad) suene en otra dimensión.

iPhone, la caja negra

Hasta ahora el teléfono más famoso del mundo había aparecido siempre en estas líneas por sus aplicaciones y especificaciones técnicas, datos más bien «secundarios» en su uso diario excepto para aquellos a los que nos gustan los gadgets y la tecnología. Sin embargo, en una noticia publicada por [Enlace roto.] el día dos de febrero,  ahora también podrá ser la caja negra de nuestros coches.

La aplicación, llamada iCar Black Box permitirá al smartphone registrar los principales parámetros de nuestro vehículo y gracias a los sistemas de grabación de vídeo y audio, interpretar un accidente y llamar a emergencias.

El sistema interpreta la velocidad, aceleración, posición -gracias al sistema GPS- y otros datos del funcionamiento del vehículo para funcionar del mismo modo en que lo hacen las cajas negras de los aviones. Así, el acelerómetro del gadget permite al iPhone saber «qué pasa a su alrededor».

El iPhone capta la carretera por la que circulamos y sobre ésta sitúa los datos del vehículo. Además, como buen smartphone, permite la grabación de las conversaciones de dentro del habitáculo del mismo modo que ocurre con los dispositivos de seguridad aeronáuticos, aunque esta posibilidad podrá ser bloqueada por el usuario si desea «preservar» su intimidad.

Finalmente, cuando el iPhone detecta un cambio drástico en el movimiento (como una deceleración provocada por un impacto) pregunta al usuario si desea llamar a emergencias a los que les posibilitará todos los datos de la ubicación del vehículo.

La aplicación -más que recomendable-, ya está disponible en la AppStore de iTunes por 70 céntimos de euro y es compatible con todos los iPad, iPhone y iPod Touch que dispongan de un sistema operativo en versión 3.1 o superior.

Parrot: seguridad, diversión y tecnología al volante

Si alguno de vosotros se parece a mi, probablemente adoraréis vuestro iPod. Llevar música de calidad en cantidades industriales a cualquier parte… pero si os pasa como a mi y vuestro coche no dispone de una entrada auxiliar y sólo tenéis un reproductor de CD con mp3 (algún defecto debía tener mi maravilloso SEAT LEON I), no os preocupéis. El fabricante de sistemas inalámbricos Parrot tiene la solución ideal: el MKi9100 diseñado específicamente para iPods y iPhone.

El MKi9100 es un sistema inalámbrico válido para cualquier modelo de coche que incorpora un amplificador digital de hasta 20 vatios y que se puede emparejar con hasta diez equipos de reproducción bien vía Bluetooth o con entrada USB.

Gracias a la tecnología Phonebook desarrollada por la marca del loro, podemos sincronizar también toda nuestra agenda de teléfono, lo que nos permite disfrutar de un completo kit manos libres para recibir o realizar llamadas -tened siempre en cuenta las limitaciones de traducción de estos sistemas, no es precisamente el procesador de KITT- hasta un máximo de 8.000 contactos.

Su instalación es relativamente sencilla: el sistema de recepción de señal se integra en el propio equipo de música del vehículo, con lo que podemos aprovechar sin interferencias los altavoces del coche. Por otro lado, la pantalla del sistema nos muestra las listas de reproducción y también -al igual que todo el sistema- prioriza cualquier llamada entrante o saliente sobre la reproducción de música-.

El mando principal, que puede ir ubicado en cualquier parte del habitáculo, posee los mandos de encendido, apagado, volumen, inicio y final de llamada, así como los dos saltos posibles de canción y contacto.

Todo ello, además, por un precio bastante competitivo de 162,99€ en su página web. Una alternativa bastante asequible a cambiar el equipo de audio de nuestro vehículo.

Lo mejor de 2010

Aunque mi experiencia tecnológica sea corta en Internet -y también en lo personal- pediré a los expertos que me permitan premiar los que yo creo que han sido los mejores gadgets de este año que termina hoy.

Como en todos los posts que compartimos hablaré siempre de productos interesantes, no sólo por su diseño y prestaciones, sino también por su precio: asequibles dentro de estos tiempos de crisis. Así, las categorías serán las de los dispositivos más demandadas normalmente por los usuarios. Aquí vamos:

Mejor televisor del año


Serie C8000 de Samsung: diseño, medio ambiente, contraste dinámico espectacular, sonido poderoso, resolución de imagen sin límites y todo por menos de 2.000€

Mejor Home Cinema con BluRay integrado del año


Samsung HT-C6930: premio europeo EISA, Dolby True HD, BluRay en 3D, 1330 vatios repartidos en un 7.1, iDock y varios periféricos por unos 1.000€

Mejor Cámara de Vídeo de Alta Definición del año


Sony HDR-CX116E: memoria interna de 8 gigas ampliable hasta 256 con memoria extraíble. Óptica Carl Zeiss con hasta 25 aumentos y sensor de alta definición con sistema Exmor R para captación de imágenes con poca luz. Estabilizador de imagen óptico SteadyShot para imágenes en movimiento y función iAuto para principiantes. Todo ello por 499€.

Mejor cámara fotográfica puente del año:


Olympus SP-800UZ: óptica de entre 24 y 840 mm integrada. Zoom óptico 30x con estabilizador de imagen óptico, grabación de vídeo HD, resolución de 14 megapíxeles, pantalla LCD formato panorámico 16:9, flash LED y procesador de imagen TruePic III. Por 399€.

Mejor tablet del año:


Apple iPad: a pesar de sus 700 gramos, tiene pantalla multitáctil de casi 10 pulgadas, con resolución HD, entre 16 y 64 gigas de memoria,  procesador Apple A4 de 1 gigaherzio, acelerómetro, sensor de luz, giroscopio, batería de hasta 9 horas para navegar por la red, altavoz integrado, etc… así como miles de aplicaciones diseñadas sólo para él. Desde 488€.

Mejor reproductor portátil de música del año:

Apple iPod Nano 6G: meter en un centímetro cuadrado de 10 gramos de peso una pantalla táctil de 240×240 píxeles, 16 gigas de memoria, radio, acelerómetro, podómetro, una batería para hasta 24 horas de reproducción de audio y una pinza para que no se pierda se merece un premio. Desde 159€.

Mejor marco de fotos digital del año:

Samsung 800P: 2 gigas de memoria interna, ranura de expansión, puerto USB 2.0, conexión a la red y batería recargable, pantalla LED de 8 pulgadas de alta definición, contraste 500:1, mando a distancia, bluetooth, altavoces estéreo, reloj personalizable e incluso radio. Todo por 160€.

Mejor smartphone del año:

Apple iPhone 4: 32 gigas de memoria, pantalla retina, reproductor de audio de alta calidad, podómetro, radio, acelerómetro, giroscopio, batería optimizada, chip A4 de Apple a 1 giga, reproductor de alta definición, cámara de videollamada, pantalla multitáctil, aplicaciones, acceso de alta velocidad a Internet… ¿alguien da más? Libre desde 599€, con operadores desde 0€.

Mejores auriculares del año:


Panasonic RP-HTF600: su cable de 3 metros, su adaptador de 6,3 mm sobre el clásico de 3,5 mm, así como su entrada de doble canal -estéreo- se unen a una impedancia de 56 ohmios (excelente para reproducir música con una fidelidad magnífica) y a una respuesta de frecuencia de entre 10 y 28 kiloherzios. Ideales para reproducir en alta fidelidad tu música favorita… sin que nadie más se entere. Redescubrirás multitud de canciones. Por 59€.