iTunes Radio, el toque Apple

Uno de los lanzamientos estrella de la presentación de Apple en el WWDC fue iTunes Radio. Un servicio similar a Spotify y Pandora que permitiría escuchar cualquier título del enorme catálogo de canciones de iTunes (mayor que Spotify, Pandora y Google Music juntos gracias a largo trabajo de colaboración de Apple con las discográficas) sin pagar nada. Tantas veces como queramos. En nuestro iPad, iPhone, iPod, Mac, Apple TV o la versión de iTunes para Windows (buena jugada).

 

El servicio nos permitirá escuchar títulos de emisoras de radio inspiradas en nuestros favoritos, emisoras predeterminadas (Featured Stations) o crear listas de reproducción a nuestro antojo. El único peaje es la publicidad -que busca darle un empujón a iAd, la fallida plataforma publicitaria de la empresa-. Además, si lo deseamos, podremos comprar directamente cualquier canción que escuchemos para que se incorpore a nuestra biblioteca.

 

Como siempre en este tipo de servicios habrá una opción premium con un precio de 25€ anuales (Spotify cuesta 120€, casi cinco veces más). En este caso entraremos en el universo de iTunes Match y toda nuestra biblioteca, así como nuestros favoritos pasarán de nuestros dispositivos físicos a iCloud. Esto tendrá dos consecuencias: mucho más espacio libre en nuestros iDevices y, sobre todo, mucha más calidad de sonido en la reproducción -se pasa de 128 kbps a 256 kbps-.

 

Además, para darle un toque Apple a todo ello, Siri tendrá un papel relevante. Podremos preguntarle de quién es una canción, pedirle música por temáticas o que nos ayude a buscar una emisora. Incluso ordenarle que nos compre el título o que lo añada a la lista de favoritos (por cierto, Siri ahora podrá tener voz masculina). También podrá poner una canción, pausarla o saltarla.

 

La base de usuarios potenciales del servicio es de cerca de 450 millones (algunas estimaciones indican que se acerca a los 500 millones). Son las personas que han puesto el número de tarjeta de crédito en su ID de Apple… y son usuarios que suelen gastar en la tienda de Apple. Spotify, que acumula pérdidas trimestre tras trimestre, tiene 20 millones. Pandora, el dominador en Estados Unidos (también con pérdidas anuales), 125 millones. De Google Music, no hay noticias, pero sí sabemos que los usuarios de Android son menos fieles a los servicios -de pago o no- que los de la manzana.

 

Las estimaciones indican que con su nuevo servicio Apple se embolsará cerca de 4.000 millones de dólares anuales… y las discográficas unos 15.000 millones. Un buen negocio que pone en aprietos a la competencia. Buena jugada Cook. Ahora sólo queda que en pocos meses nos enseñéis un televisor.

Apple, la nueva caja de música

El futuro no parece estar en la telefonía tal como la conocemos ahora. Al principio nos bastaba con que sirvieran para comunicarnos con otras personas desde cualquier lugar. Luego les pedimos que sustituyeran a las cartas y telegramas. Después que nos ayudaran a organizar nuestro correo electrónico y, de paso, que fueran bonitos y sacaran fotos. Más tarde se sumó la música y, desde 2007, las aplicaciones: son navegador, giroscopio, centro musical, reproductores de vídeo, monitorizan nuestras carreras y nuestra salud y, además, les pedimos que no consuman mucha autonomía, nos avisen de todo lo que pasa en las redes sociales… y que no llenen pronto sus memorias flash.

 

Ahora que los protagonistas de esta suculenta batalla son casi sólo dos (por lo menos, en cuanto a sistemas operativos, la batalla está sólo en manos de Apple y Google) parece que están dispuestos a combatir por cada cliente. Y si Google ultima su YouTube Music en Estados Unidos, parece que la nueva hornada de dispositivos móviles de la manzana no será menos. En junio, con el nuevo iOS 7 (y el más que probable iPhone 5S) se da por hecho que la música en streaming formará parte del futuro inmediato de la empresa. La única ventaja para los de Larry Page vendría en forma de videoclips musicales en streaming.

 

Según CNet, Warner y Universal mantienen negociaciones contra reloj con la empresa dirigida por Tim Cook para acordar las condiciones de un servicio musical que funcionaría más o menos como Pandora, el servicio musical rival de Spotify y líder en Estados Unidos que permite escuchar temas según los gustos del usuario -no bajo demanda como en el caso de los europeos- y que estará conectado con la iTunes Store para que los clientes puedan comprar inmediatamente los títulos que deseen.

 

En un momento en el que los servicios de música en streaming están quitando protagonismo a las ventas de iTunes, un «iRadio» permitiría cubrir todo el espectro -el que quiere escuchar si poseer y el que quiere comprar- sin necesidad de salirse del ecosistema de la manzana.

 

Apple parece tener ganado el mercado de distribuidoras musicales. Fue la pionera con iTunes y su tienda ha remitido miles de millones de dólares a unos sellos discográficos que no pasan por un buen momento debido a la transición digital. Aún así, ninguno de estos acuerdos es válido para este nuevo formato -para Apple- puesto que en él los usuarios pagan (muy poco) por escuchar música que no llegan a descargarse. Un formato de suscripción mensual -gratuita en caso de que se soporte publicidad como ocurre en Spotify o de pago, como es habitual en cualquier cosa relacionada con la empresa reina de los micropagos- parece lo más probable.

 

Este formato, que muchos dan por hecho que trabajará con la nube a modo de la tarifa premium de los suecos y que permitiría reformular iTunes Match y tener una única cuenta para todos los dispositivos de la empresa, podría suponer otro giro a la industria en un momento en el que Spotify está pagando el alto precio de internacionalizarse (los ingresos se multiplican pero las pérdidas también) y Pandora -con 125 millones de suscriptores en Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia- no consigue salir del entorno angloparlante y también acumula pérdidas a buen ritmo: el último trimestre 16 millones de dólares.

 

Sea como sea (tampoco se descartan adquisiciones por parte de ninguna de las dos grandes) parece que el siguiente campo de batalla entre los dos colosos californianos tendrá como emplazamiento un escenario. Qué empiece la lucha -casi siempre ganamos los usuarios-.

Música online, súbete a la nube

Una vez más, acudimos a nuestros amigos de TechStyle para descubrir cuáles son los mejores servicios de música online. Por un precio mucho más bajo que comprar un único disco físico podremos acceder a millones de canciones desde casi cualquier dispositivo en cualquier lugar.

 

 

  • Spotify: el rey del mercado europeo cuenta con más de tres millones de clientes con cuentas gratuitas y de pago. Las primeras, a cambio de soportar publicidad permite escuchar hasta 10 horas de música al mes. En cuanto a las de pago, por 5 o 10 euros al mes se podrá acceder ilimitadamente a unos 16 millones de temas desde el ordenador, tu tablet o smartphone. Lo mejor, sin duda, las listas de reproducción que permiten personalizar al máximo nuestra música. Esta disponible en las redes sociales.
  • Instant.fm: el equivalente a YouTube en el mercado musical. De hecho, esta web nutre casi todo su catálogo del disponible en el portal de vídeos de Google. Permite crear listas de reproducción, pero de un modo menos eficaz que en Spotify puesto que requiere ir «cazando» los temas en YouTube. Precisamente encontrar la música en los servidores de Google hace que, según sus fundadores, no tengan que abonar dinero a los artistas. Compatible con Facebook y Twitter.
  • Jamendo: bajo licencia Creative Commons, este portal que ofrece hasta 350.000 títulos de cada vez más músicos que permiten la difusión de contenidos bajo ciertas condiciones. Parte de que todos ganamos: el artista porque consigue que su obra gane relevancia pública y el usuario porque la disfruta gratis. Además, desde el propio portal se pueden adquirir los discos que queramos.
  • Amazon Cloud Player: a diferencia de los anteriores Amazon propone que los usuarios cuelguen en su servidor su biblioteca de temas para que los reproduzca hasta en 8 dispositivos diferentes cuando quiera. También permite disfrutar con este sistema de cualquier canción o disco adquirido en la tienda online de la empresa de Jeff Bezos. Todavía no ha llegado al Estado, pero en Estados Unidos ofrece hasta 5 gigas gratis para almacenar y compartir temas.
  • Google Music: la apuesta del gigante del buscador dentro de Google Play (antes Android Market). Funciona como tienda y sistema de almacenamiento en la nube. Aunque nació sin el apoyo de las discográficas, Sony, EMI, Universal y otras más pequeñas ya se han sumado al proyecto. Junto a las compradas, también permite almacenar 25.000 canciones propias gratis. Está integrado con Google Plus.
  • iTunes Match: el siguiente paso de Apple para con iTunes, su piedra filosofal. Después de haber cambiado por completo la industria musical, la empresa ahora dirigida por Tim Cook ofrece un sistema de almacenamiento en iCloud donde el usuario podrá compilar sus compras y las canciones que haya adquirido por otras fuentes (como CDs). iTunes examina el ordenador, sube la música a internet y permite compartirlo con 10 dispositivos. Permite almacenar gratis hasta 25.000 canciones -más si todos vienen de iTunes-. Se rumorea que pronto tendrá una opción de suscripción como Spotify.
  • Deezer: la versión yankee de Spotify cuenta con 20 millones de usuarios que sólo con registrarse pueden acceder a cualquier canción del catálogo. Eso sí, ningún oyente escapará de la publicidad salvo que abone 4,99€ por usarlo en el ordenador o 9,99€ por hacer lo propio en teléfonos y tabletas. Su catálogo es más limitado que el de los suecos: «sólo» 13 millones de temas.
  • Rdio: el fundador de Skype y Kazaa, Niklas Zennstrom, ha concebido Rdio un acceso que nos permite acceder a 15 millones de canciones por sólo 4,99€ al mes (desde un móvil por 9,99€). Su punto débil es que, a pesar de tener un periodo gratuito de 6 días, no existe una opción sin pagar. Se puede vincular con Facebook y Twitter para saber que escuchan nuestros amigos. Como Deezer, no tiene cliente de escritorio y funciona desde la web.

Apple 2012, cargarda de novedades

Si ayer hablábamos de los aciertos de Google y de sus nuevas estrategias en algunos mercados -como el de las tabletas- hoy le toca el turno a uno de sus principales rivales: Apple. La empresa ahora dirigida por Tim Cook es experta en crear rumores y lanzar nuevos productos que revolucionan el mercado -así como nuevas versiones de productos ya existentes con un «toque especial»-. Si hace semanas empezaban los rumores sobre su televisor, que se espera que llegue a mediados de año -así como el iPhone 5 y el iPad 3-, ahora es el momento de confirmar algunos de sus nuevos lanzamientos.

Microsoft, dentro del iPad 3


Si hace poco pudimos saber gracias a Techstyle que fue Bill Gates, el cofundador de Microsoft, quien convenció a Steve Ballmer (actual patrón de la multinacional) para que aparcara hace diez años el proyecto de tableta Courier, ahora la empresa de Windows ha decidido rendirse a la evidencia de su error. Con un sistema operativo prácticamente inexistente en este nicho de mercado, los de Redmond han decidido entrar en el mundo Apple. Más de 100 millones de iPhones y iPads vendidos en 2011 parecen tener la culpa.

El primer paso ha sido regalar la aplicación Skydrive para los usuarios de ambos dispositivos. Además, desde el día 15 de este mes, la empresa de Ballmer también permite la descarga gratuita de su aplicación OneNote (en versión básica permite tomar hasta 500 notas, la versión completa cuesta 4,99$ para iPhone y 14,99$ para iPad).

Sin embargo, parece que el paso definitivo será la entrada de su suite Office en ambos equipos. Después de la excelente acogida que ha tenido la versión de Office para Mac -adaptar el paquete ofimático más eficiente y extendido a MacOS es, sin duda, la mejor idea de ambas empresas en años- son pocos los que dudan de la llegada de Word y compañía. Más si tenemos en cuenta el excelente rendimiento que está teniendo iCloud y su buena acogida entre los usuarios de dispositivos Apple.

iTunes Match, la evolución ya está aquí


Si la llegada de iTunes y el iPod supuso una revolución para el mundo de la música -era el primer dispositivo mp3 con una aceptación masiva que, además, permitía la compra de canciones originales en la red- y el nacimiento de servicios streaming, incluso a los dispositivos Apple, supuso la digitalización definitiva de los contenidos audiovisuales, el siguiente paso de la tienda de música más importante y exitosa del planeta era su desembarco en la nube.

Con un precio de 24,99$ en Estados Unidos -24,99€ en el Estado-, iTunes Match permite al usuario almacenar toda su música en la nube y acceder a la misma desde cualquiera de sus dispositivos (iPod Touch, iPhone, iPad, PC o Mac). Una de las mejoras respecto a otros servicios de la competencia es que, si el tema está disponible en la tienda de iTunes, no ocupa espacio, sino que se ofrece al cliente la reproducción de una copia de la tienda.

El limite de almacenamiento son 25.000 canciones aunque, si las mismas estas en el catálogo de la compañía, no existe tope. En cuanto al número de dispositivos que pueden acceder al contenido, queda restringido a 10. Una de las curiosidades, precisamente, de este modelo es que la canción ofrecida si está en el repertorio de iTunes se escuchará en formato AAC a 256 kbps sin DRM (gestor de derechos digitales)… con lo que su calidad de reproducción podría ser mayor que la del usuario.

Los requisitos para poder trabajar con esta herramienta es tener una cuenta activa en iCloud y tener instalado en el PC o Mac la última versión de iTunes (en este caso 10.5.2). Ambas opciones son gratuitas. El secreto para su excepcional funcionamiento -del que puedo dar fe en primera persona- es que almacenan de forma automática todos los contenidos seleccionados por el cliente y los envían vía push a todos sus dispositivos.

iPad 3 «mini», confirmado


Para acabar, parece que la tercera versión de la exitosa tableta de Apple tendrá dos tamaños -en la línea del Xoom 2 o el Galaxy de Samsung-. Lo que da por prácticamente confirmada la estrategia de una versión de acceso más pequeña es la petición por parte de Apple a LG y AU Optronics de varios tamaños de pantallas y equipos.

El primer encargo es una partida de pantallas de 7,85 pulgadas, aunque la empresa sigue barajando la idoneidad de este tamaño frente a las 8,9 que ya trabajan algunos rivales. La primera opción parece el tamaño adecuado para combatir el Kindle Fire de Amazon de 7 pulgadas -en las dos últimas semanas se da por hecho que se han vendido cerca de 2 millones de unidades frente a las 1,9 del iPad- empero, los malos resultados cosechados por el Galaxy Tab de Samsung y el PlayBook de RIM parecen tener demasiado peso.

Además, parece que en esta estrategia sigue presente la palabra de Jobs, ideario de la primera tableta y que consideraba que el carácter multifuncional de este dispositivo frente a un eBook exigía que tuviera una pantalla más grande. En cualquier caso, parece que la familia de tabletas más famosa del mundo crecerá en breve.