iTunes, ¿hay vida después de los iPod?

Los iPod han sido los cimientos sobre los que Apple ha construido su segunda torre de marfil. Esa que nació de la mano de la revolución de la industria musical (iTunes mediante) y que fue la antesala perfecta a la llegada del iPhone, iPad, MacBook, Apple Watch, Apple Music y compañía. Los pilares que demostraron que la resurrección de Apple no solo era posible sino que era necesaria para agitar por completo varios mercados que se resistían a la entrada de la revolución digital.

Sin embargo, desde que se lanzó hace poco más de una década el iPhone los iPod tenían fecha de caducidad y, a pesar de haberse resistido al paso del tiempo, hace unos días los Nano y Shuffle dejaban al Touch como la única reminiscencia de la era pre streaming. De la era PC.

Ahora es momento de preguntarse qué sentido, o qué planteamiento, ha de tener iTunes en un momento en el que todos los iDevices implementan iOS y los iPod que dependían del programa ya no están.

Es cierto que iTunes sigue siendo la herramienta para aquellos que aún no han dado el salto a Apple Music (o cualquier otra plataforma en streaming) o que siguen queriendo incorporar su biblioteca musical «física» a su ecosistema. Prueba de ello es que iTunes Match sigue permitiendo, por 25 dólares al año, colgar en la nube hasta 100.000 canciones importadas de soportes físicos. Son muchos los que opinan que esta función comienza a estar obsoleta y que no tiene sentido mantenerla pero, ¿es esto suficiente para matar iTunes?

Nos tememos que no. Aunque el programa ya no sea necesario para activar un iPhone o iPad ni tampoco para un upgrade, sí sigue siendo la herramienta más fiable a la hora de hacer una copia de seguridad local de cualquier equipo móvil de Apple. Es cierto que, vía WiFi, es posible realizar copias en iCloud pero dependiendo de la capacidad del dispositivo y de la capacidad que tengamos contratada en iCloud las copias offline siguen siendo necesarias en muchas ocasiones.

Sigue siendo una herramienta que podría implementarse como un sistema de copias de seguridad y que sus funciones en macOS también se «dividieran» como ocurre en iOS (música, películas, kiosco, gestor de aplicaciones, etc. por separado haciendo cada mini aplicación lo que mejor sabe sin depender de un programa que intenta abarcar demasiado).

En cualquier caso, la hibridación cada vez más patente entre iOS y macOS a buen seguro exigirá una evolución de un programa que no solo ha acompañado a Apple en su resurrección sino que ha sido uno de los pilares fundamentales en la que se ha sustentado.

iTunes, lo mejor de 2015

Un año más Apple ha publicado su selección anual con lo mejor del año en su tienda iTunes. Aplicaciones, canciones, películas, libros y podcasts que, aunque no necesariamente han de ser los más descargados -el factor precio es definitivo-, destacan por las buenas críticas que han recibido de los usuarios y por su calidad.

A continuación os desvelamos todos los premios de los de Cupertino:

Cine

  • Película más taquillera: Mad Max, furia en la carretera.
  • Película para toda la familia: Inside Out de Pixar.
  • Mejor director del año: Alejandro González Iñárritu por Birdman.
  • Mejor descubrimiento: Amy, la chica detrás del nombre.
Música (tanto iTunes como Apple Music en España)
  • Artista del año: Alejandro Sanz gracias a su disco Sirope
  • Nuevo artista del año: The Weekend.
  • Álbum del año: Quién me ha visto, de Rozalen.
  • Canción del año: El perdón de Nicky Jam y Enrique Iglesias.
Literatura
  • Mejor libro de ficción: La templaza de María Dueñas.
  • Mejor libro de misterio y suspense: Lo que no te mata te hace más fuerte de David Lagercrantz.
  • Mejor novela romántica: Si pensara en ti, te despreciaría de Mhairi McFarlane.
  • Mejor novela juvenil: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo de Benjamín Alire Sainz.
Podcasts
Mejores apps para iPhone
  • Periscope el servicio de Twitter que nos permite realizar streaming de vídeo desde nuestros smartphone. La finalista fue Enlight uno de los mejores editores de imágenes de la tienda de Apple y una de las aplicaciones de descarga obligada en nuestros iDevices.
  • Lara Croft Go un juego de puzzles muy en la línea de la saga que ha recibido actualizaciones gratuitas y que es adictivo por su planteamiento. El otro título finalista fue The Mesh un juego de lógica donde los números son fundamentales y que requiere mucha calma y perspectiva del gamer.
Mejores apps para iPad
  • Fábrica de robots es una app educativa que permite a los pequeños construir robots que luego deberán utilizar para diferentes funciones. Muy recomendable. La otra finalista fue la app de productividad Liquid Text, que permite leer y realizar anotaciones sobre documentos PDF, doc, PPT y páginas web y que es una herramienta idispensable para los que consumen mucho contenido de texto en la tableta.
  • Horizon chase, un divertido arcade de coches que nos recuerda a los títulos de los años ’80 y ’90 se alza con el premio por su sencillez, jugabilidad y fluidez. El finalista fue el exitoso Rayman Adventures que, aunque no es excesivamente complicado es tremendamente adictivo.
Mejores aplicaciones de la Mac App Store
  • Affinity Photo es uno de los mejores softwares de edición de fotografía del entorno OS X (y no es poco) y sus continuas mejoras lo pueden convertir en uno de los estándares los próximos años.
  • Pillars of eternity uno de los mejores juegos del año. Su lenguaje gráfico es muy potente y eso se nota también en su precio. A la altura de los games para PC.

Nuevos iPods, ¿tienen sentido con la llegada de Apple Music?

Primero fue iTunes y los iPod. El dispositivo sobre el que Apple consiguió redefinirse como empresa y reengancharse con el público. La primera vez en mucho tiempo que la empresa de Cupertino tenía algo que decir en la industria y que podía influir en un negocio tan importante como el musical. Después llegarían los iPhone, iPad, el boom de los MacBook e iMac y el Apple Watch.

Incluso el lanzamiento de su primera plataforma en streaming y su radio online. Sin embargo, la eclosión de los teléfonos y las tabletas hizo que la otrora joya de la corona fuera perdiendo peso en la facturación y los beneficios de la compañía. Por eso ha sorprendido a muchos que pocos días después de la llegada de Apple Music y Beats 1 Apple haya actualizado sus iPod Touch, Nano y Shuffle.

De todos ellos el que ha recibido una actualización más importante -más allá de los colores de su carcasa- es el Touch que ahora implementa de serie iOS 8.4 y duplica su capacidad de almacenamiento hasta los 128 GB. Su precio serán 449€ y por debajo se situarán los modelos de 16 GB -229€-, 32 GB -279€- y 64 GB -339€-. Esto los convierte en los dispositivos con iOS más baratos del mercado incluso por debajo del iPad Mini 3 que comienza en su versión WiFi en 389€.

En el interior del Touch trabaja el procesador A8 con arquitectura de 64 bits del iPhone 6 acompañado del coprocesador M8. En cuanto a las cámaras, también toma prestadas las de su hermano con teléfono: una iSight de 8 Mp y una FaceTime HD para el frontal. Esto traslada al reproductor las funcionalidades multimedia del teléfono ya que son posibles las tomas en ráfaga o las grabaciones Time Lapse. Respecto a la pantalla, mantiene las 4 pulgadas y la resolución del panel Retina en este tamaño: 1136×640 píxeles.

¿Tiene sentido este dispositivo? Sí, si lo entendemos como un complemento para aquel que ya tiene otros equipos iOS y quiere un gadget sencillo y funcional -algunos medios lo catalogaban como el acceso perfecto para los adolescentes y niños al mundo Apple- también para un número creciente de personas que quieren volver a terminales más sencillos y desean mantener su esfera de ocio privado así: privada. Por último, sus características -algunas superiores al iPad Mini- lo convierten en una tableta ultraportátil y mucho más barata con iOS. Una forma, en definitiva, de hacer frente a los reproductores vitaminados de Sony y Samsung y un complemento perfecto para hacer deporte con el Apple Watch (y olvidarnos el teléfono en casa).

Por su parte, el Nano mantiene su pantalla multitáctil de 2,5 pulgadas y sigue siendo el único dispositivo iOS con función nativa de radio FM (no consume datos) además de Apple Music y Beats 1. El iPod Shuffle sigue con la bandera de único equipo Apple con un precio menor a 60€ -la versión de 2GB con 15 horas de autonomía cuesta en la página web de la empresa 55€-.

Los iPod ya no tienen su página dedicada entre las pestañas de la web (los ha sustituido Music) sin embargo siguen siendo productos de culto que acumulan millones de unidades vendidas en todo el mundo entre aquellos que quieren entrar y disfrutar del universo de la manzana sin el enorme desembolso que supone un iPhone. Equipos con una gran calidad de construcción y que no engañan a nadie: sencillez y estabilidad de funcionamiento con un precio premium.

Tidal, el fallido intento de suplantar a Spotify

La relación entre las discográficas, los artistas y la industria tecnológica siempre ha sido complicada. La revolución digital trajo primero una tasa de piratería que se llevó por delante gran parte del negocio. iTunes fue visto como un mal menor de la mano de un producto fetiche y una empresa primero de moda y ahora innegociable (¿qué artista se atrevería a salirse de iTunes Radio teniendo en cuenta que iTunes sigue siendo la principal fuente de ingresos para muchos?). Después, la explosión de los servicios de música en streaming hizo que todos los artistas «valieran» lo mismo y el éxito de Spotify (sobre todo), Rdio, Vevo, Napster, Xbox Music, YouTube, Deezer y compañía mermó, sobre todo, el ego de los músicos.

Así, después de que Taylor Swift se escapara de Spotify porque lo consideraba injusto (luego se supo que realmente estaba promocionando un servicio de la competencia) ahora son varios los artistas que han decidido crear su propia plataforma para evitar el sistema «criminal» que hay ahora mismo en internet.

En total, 17 copropietarioscon nombres tan célebres como Jay-Z (su ideario y un hombre que no está dispuesto a dejar escapar ningún centavo a manos de terceros), su esposa Beyoncé, Rihanna, Kanye West, Jack White, Usher, Nicki Minaj, Chris Martin, Alicia Keys, Calvin Harris, Jason Aldean, J. Cole, Madonna, deadmau5, Daft Punk, Drake y Arcade Fire.

¿Y cuál es la diferencia respecto a la empresa sueca? Sobre el papel solo un par de matices. Primero que no habrá versión gratuita. Se podrá acceder a su catálogo de 25 millones de canciones y 75.000 vídeos -así como un servicio identificador como Shazam- por unos 9€ al mes. Y si lo queremos en calidad HiFi, el pago será de 19 euros.

El movimiento parecía inevitable. Sobre todo después de que Jay Z, propietario de su propia discográfica, Roc Nation, comprara el servicio de música en streaming sueco Wimp por 52 millones de dólares. Así, frente a la teoría de que la música y el cliente son el centro del negocio, Tidal parte de que el artista es el centro de todo. Alicia Keys dijo que el cambio era necesario para asegurar un «futuro fuerte para la industria (¿dónde quedó eso del arte?)» mientras que Beyoncé fue más allá y dijo que iban a «cambiar el curso de la historia de la música para siempre».

Jay Z, también muy optimista, dijo que Tidal supone «un cambio de las reglas del juego». Sin embargo, ninguno de sus rivales se ha pronunciado ni ha mostrado especial preocupación por el nuevo rival. Spotify, de hecho, dio «la bienvenida a cualquier servicio que permita a los usuarios escuchar su música favorita de forma legal» y prometió que «seguiría trabajando con cada músico para la mejor música permanezca con ellos».

Spotify, que siempre ha sido acusada de su opacidad a la hora de dar cifras sobre cuánto paga a los músicos explicó que negocia individualmente con cada sello discográfico y que luego es el sello el que reparte como considera oportuno la cifra con sus artistas contratados. De hecho, la empresa sueca reparte el 70% de sus ingresos brutos totales (publicidad y suscripciones) para que los creadores ganen dinero. En total, desde 2008 la empresa ha repartido más de 1.861 millones de euros a los propietarios de los derechos de autor.

¿Realmente merece la pena?

El objetivo de Tidal es clonar Spotify con un reparto diferente del dinero. ¿Por qué de Spotify? Porque aunque Deezer, Rdio o Napster también son importantes ninguno tiene tanto usuarios de pago o «gratuitos» (generan dinero por medio de la publicidad). 15 millones abonan unos 10€ por la cuota premium y otros 45 millones son consumidores free.

Así, más allá del marketing que supone los nombres antes mentados (o que Taylor Swift haya volcado toda su discografía excepto su último álbum) Tidal también promete una mayor calidad de audio. Canciones en formato FLAC a 1411 kbps frente al máximo de 320 que ofrece Spotify.

¿Importa esta diferencia de calidad? Y, sobre todo, ¿merece la pena pagar por ella 10€ más? Como ocurre con otros servicios y productos premium de cualquier tipo en el mercado, hay dos factores determinantes. El primero es el soporte en el que vamos a escuchar Tidal. El segundo, el oído. Sí, como otros sentidos hay que educarlo y hay personas (la mayoría, entre las que nos incluimos) que no tienen suficiente sensibilidad para notar la diferencia.

Es por eso que cuando entramos en la web de Tidal para hacer la prueba sobre si realmente somos capaces de discernir el salto de calidad (tiene trampa, hay un 50% de posibilidades de hacerlo) es fundamental el soporte en el que lo hacemos. Desde un portátil o un dispositivo móvil el resultado y su parecido con la realidad son pura coincidencia.

También es pura coincidencia que te gusten las listas hechas por los artistas para ti. A igualdad de precio (alguien que vaya a escuchar la app desde un iPhone o un Android) tendrá un catálogo mucho mejor en Spotify. Incluso la opción de descubrir, una de la que más pastel ha quitado a los grandes del negocio y que más oportunidades ha dado a la música con menos apoyo publicitario, es mejor. El interfaz, por cierto, no pasa de copia barata. Podrían haberse esforzado un poco más si realmente querían separarse de la competencia.

Os dejamos una captura de pantalla de Gizmodo en la que han captado perfectamente «el cambio de reglas» y «la huella en la historia de la música» de la que hablaba la pareja de oro de la música estadounidense.

Es cierto que la industria musical ha cambiado por completo pero la integración social de Spotify (con Facebook o WhatsApp, por ejemplo), su mayor experiencia, su entrada en plataformas tan relevantes como las PS3 y PS4 y sus opciones de precio más realistas lo colocan, en nuestra opinión, muy por encima de Tidal. De facto, parece que durante el próximo WWDC de Apple en junio presentarán su nuevo servicio en streaming nacido de la unión de iTunes Radio y Beats Music. Si se cumplen los rumores y su precio ronda los 7 dólares Spotify tendrá un problema pero Tidal será algo tan chic y del pasado como Pono, el reproductor HiFi de 400 dólares del que ya nadie se acuerda.

iOS 8, un día a prueba

Han pasado algo más de dos días desde que iOS 8 está disponible para su descarga. Una vez más, los servidores de Apple se colapsaron a las 19:00 cuando se permitió actualización a todos los usuarios con un equipo superior a un iPad original o a un iPhone 4. Millones de personas a la vez entraron en sus ajustes en busca de una de las actualizaciones más importantes en la corta historia del sistema operativo. Y millones de personas tuvimos problemas para conseguir bajarlo.

A diferencia de muchos fabricantes que utilizan Android y escalonan las descargas para evitar colapsos de los servidores, la política de Apple busca que cuantos más dispositivos tengan la nueva versión más fácil será dar uniformidad a las aplicaciones. Esta vez el equipo no nos avisa de que hay una actualización esperándonos y es necesario entrar en los ajustes para ver que iOS 8 está disponible.

El primer aviso es que esta vez iOS es muy «pesado». Aunque ocupa 1,1 GB -1,3 GB en los iPad- nos pide entre 4,6 y 5,7 de capacidad de almacenamiento. Todo un problema para aquellos usuarios con versiones de 16 GB o menos que se verán obligados a realizar una copia de seguridad y borrar unas cuantas aplicaciones y contenidos. Muy incómodo, nada Apple.

Una vez hecho esto, si estamos en una red WiFi y conectados al cargador (o tenemos más de un 50% de batería) entraremos en una fase de descarga de unos 20 minutos y de instalación de al menos 10. ¿Merecerá la pena?

La primera sensación es de familiaridad -el salto en el diseño se dio de iOS 6 a iOS 7 y ahora los retoques son mínimos- y de sencillez. El lento proceso de androidización de la plataforma de Apple vive un capítulo más (muy positivo, por cierto) en aspectos como la gestión de las notificaciones. Todo está a mano sin desbloquear la pantalla. Incluso contestar a un SMS o un mensaje es rápido e intuitivo.

Otro de los grandes cambios -para bien- es el menú de búsquedas. Ya no se ciñe sólo al dispositivo: Wikipedia, medios de comunicación, aplicaciones, correos e internet son el nuevo lugar donde encontrar lo que necesitamos.

Siri también se ha remozado. Apple se dio cuenta a tiempo de que se había quedado reducido a poco más que a un servicio para hacer bromas con los amigos y que muy pocos lo usaban como un verdadero asistente. ¿La solución? Inspirarse en Google Now. Es cierto que éste es mucho más impersonal, pero también mucho más eficaz. Se ha aderezado con nuevas funcionalidades como la búsqueda a través de Shazam de canciones (y la posibilidad de comprarlas después en iTunes sin tocar nada) y la promesa de nuevas capacidades relacionadas con la domótica.

El teclado es otro de los puntos más remozados. Sobre el papel no ha habido más cambios que un predictor que aprende de nosotros y que nos permite tocar palabras para no tener que acabarlas. El diseño, aunque similar, es más ágil y si ya se nota en las cuatro pulgadas de un 5S, suponemos que la mejora será obvia en el 6 y el 6 Plus.

Correos, fotos y salud

 

Uno de los principales cambios de Apple -o de las decisiones que toma su junta directiva- es que ya no tiene problema en adaptar a sus sistemas operativos ideas que funcionan en aplicaciones o programas de terceros. Sí, es exactamente lo que han denunciado (y demandado) durante años, pero parecen haberse dado cuenta de que en una batalla ellos contra el mundo… el mundo es más numeroso.

El mejor ejemplo es cómo se ha mejorado Mail. El éxito de Mailbox hizo que se preguntaran que estaban haciendo mal para que millones de fieles usuarios prefirieran este gestor de correo externo al propio de iOS. La solución era sencilla: El correo hasta ahora era demasiado básico y tenía pocas opciones para trabajar con los emails como entes diferenciados y únicos. Ahora las posibilidades se multiplican y la mejora de rendimiento es abismal.

Respecto a la fotografía, es cierto que los nuevos equipos estrenan nuevas lentes, pero también que el nuevo software hará que los propietarios de iPhone 5, 5C y 5S (que ya cuentan con un conjunto sobresaliente) vayan a salir muy beneficiados. Más posibilidades de retoques y de edición, mejores opciones para gestionar las imágenes… un salto adelante para un equipo que ya era sobresaliente.

La última gran novedad es «salud». Pensada para que el nuevo coprocesador M8 dé lo mejor de sí cuando las aplicaciones sean compatibles, quienes ya disfruten del M7 tendrán que ver cómo los desarrolladores pueden sacar partido a algo que promete mucho pero que de momento no tendrá una gran incidencia en nuestro día a día (al menos en el usuario medio).

¿Cómo afecta esto a la batería? Después de un primer día de uso más intensivo tocando todas las novedades y con multitud de actualizaciones podemos decir que la autonomía de un 5S -ya de por sí escasa- no se ve demasiado afectada… La fluidez de algunas aplicaciones ha subido y la de otras ha bajado pero, en general, el equipo sigue funcionando igual de estable que con iOS 7. Habrá que esperar a la próxima semana (y acercarse a un iPhone 6) para descubrir si realmente el cambio es para tanto. De momento, todo sigue en orden (y ligeramente mejor).