Topsy, ¿el nuevo regalo de Apple para Siri?

 

 

Si hay algo en el ADN de Apple (además del diseño y la búsqueda de la excelencia en sus productos y servicios) es el desarrollo de herramientas que nos hagan la vida más fácil y, sobre todo, su ecosistema más completo. Conocedores de que la batalla de las redes sociales está decantada hacia Facebook y Twitter -y algunas más especializadas como Instagram, Pinterest, Flickr, etc.- Apple ha decidido sacar tajada de ambas en vez de enfrentarse fallidamente, de nuevo, contra estas dos empresas (Google debería tomar nota).

 

Topsy es la última adquisición de los de Cupertino. Es su última incursión en un negocio que como hemos dicho, no se le ha dado nada bien, pero en el que descansan buena parte de sus ingresos a medio plazo. La empresa se ha especializado en medir el impacto de los contenidos en redes sociales, especialmente Twitter, lo que le permite analizar tendencias e, incluso, preverlas.

 

El sistema que emplea es «muy sencillo»: analiza los comentarios de los usuarios y, en función de que estos sean positivos o negativos, así como el número de retweets y otras variables, es capaz de recrear una imagen bastante real de un determinado producto o servicio (desde el lanzamiento de un smartphone hasta la acogida prevista para una película o un disco).

 

La última adquisición bolt on de Apple es la primera en bastantes meses que está enfocada a mejorar sus servicios (Siri parece la opción más segura para implementar este medidor de impactos). Todas las demás están pensadas en mejorar el hardware de iPhone, iPad y compañía ante el empuje de los fabricantes Android.

 

 

Experiencias sociales

 

Después del fracaso de Ping, un servicio integrado en iTunes que permitía compartir canciones y hablar sobre ellas con otros usuarios, Apple se dio cuenta de que su éxito en este negocio vendría de facilitar que los usuarios compartieran contenidos más fácilmente desde sus sistemas operativos. Así, si la integración con Facebook es buena (muy a pesar del accionariado de Microsoft), tanto iOS como OS X están totalmente vinculados a Twitter (de aquí buena parte del ascenso de la red social del pájaro).

 

Los analistas especializados en la empresa de Tim Cook ya han empezado a ver posibles usos para la nueva adquisición. A nadie se le escapa que la expansión de iTunes Radio es inminente más allá de Estados Unidos. Además, sería un sistema de recomendaciones excelente para implementar tanto en la AppStore como en el iTunes «tradicional» así como para las recomendaciones que nos hace Siri en función de nuestra geolocalización, gustos o intereses.

 

Por cierto, Topsy es uno de los socios más importantes de Twitter (nos preguntamos cuánto tardará en llegar el matrimonio Apple-Twitter a buen puerto) y tiene acceso ilimitado a los millones de Tweets diarios de esta red social. ¿Un primer paso?

AppStore, ahora con los niños

 

La semana en la que Apple pasará a la historia por destronar por primera vez a Coca Cola en el estudio de Interbrand sobre las marcas más valiosas del mundo, la misma semana en la que la que otro estudio de Kantar Worldpanel nos ha mostrado que, aunque los usuarios de un iPhone son los más fieles y los que más satisfechos están con su dispositivo, cada vez son más los que abrazan Android como el programa para sus dispositivos móviles (los de Cupertino mandan en los países anglosajones, especialmente Estados Unidos, Reino Unido y Australia pero se dejan gran parte del negocio en extremo oriente y en Europa), la empresa más famosa del sector tecnológico ha puesto especial énfasis en el futuro… de sus clientes.

 

Aunque muchas analistas -y usuarios- esperaban que iOS 7 permitiera crear perfiles personalizados para cada usuario de un mismo dispositivo (se enciende, se escoge el usuario, se pone la contraseña y cada uno disfruta de sus aplicaciones y de sus tiendas) como ocurre en muchos equipos de la competencia, Apple ha decidido enganchar a los más pequeños de un modo diferente a sus rivales (Samsung, por ejemplo, tiene su Galaxy Tab 3 sólo para niños), mostrando que tiene muchas más aplicaciones -lo importante de un equipo es lo que haces con él, no el equipo- para los más pequeños que Google o Microsoft.

 

Así, sin más aviso que un banner en la AppStore «normal» los californianos han lanzado una zona de su tienda dedicada sólo para niños. Ordenada por contenidos y por edades (menores de 5 años, de 6 a 8 y de 9 a 11 años) se presentan «Historias interactivas para niños», «Crea jugando» y «Explora el mundo».

 

Además, la histórica relación de la empresa con Pixar y Walt Disney (vía Jobs) ha hecho que la casa de Mickey Mouse cuente con un apartado específico y, aunque no hay packs de aplicaciones y muchas son de pago, sorprende la cantidad y calidad de los programas gratuitos.

 

Si a esto le unimos que en la última conferencia de desarrolladores de Apple se anunció que por primera vez los menores de 13 años podrían tener cuentas en iTunes con ciertas restricciones -serán prepago, sólo se pueden crear a través de una institución, como un colegio o instituto, certificados por Apple y sólo tendrán acceso a una parte de los contenidos que se irá modificando cada año según la edad del usuario- parece que Apple se ha adelantado a Google sin que nadie contara con ello. Los de Mountain View llevan tiempo valorando abrir su mercado… pero las condiciones de libertad de su tienda Play ralentizan su lanzamiento.

Google Music, música maestro

Android ya está completo: los usuarios de su tienda ya pueden disfrutar de aplicaciones, libros, juegos, películas y disfrutar de su propia plataforma musical: Google Music. Un servicio que cuenta con todas las características de los de Mountain View. Un diseño sencillo -quizás hasta parco-, una sencillez de uso increíble y, sobre todo, que funcionará por igual en todo el mundo. Como todo el universo Google. Para todos en todas partes.

 

De este modo, a diferencia de algunas cuentas de iTunes, al darse de alta en el servicio -porque está operativo en el país- la cuenta queda vinculada a la tarjeta de crédito y no a la región de origen del usuario.

 

Retomando el diseño, en la columna de la izquierda aparece el menú «escuchar ahora»; «mi música»; «mixes instantáneos» y «tienda». Más abajo las opciones automáticas: «en cola»; «me gusta»; «añadido recientemente»; «gratuitas y compradas»; «compartidas conmigo» y «Google Play te recomienda». Todo lo demás queda para el artista. El verdadero protagonista del sistema musical.

 

Con un precio idéntico al de Spotify, el planteamiento es diametralmente opuesto: mientras que los suecos gracias a su integración con Facebook juegan la partida social (descubrir música y eventos específicos de los artistas y compartirlos con amigos), Google se ha centrado en las discográficas y en dar un catálogo lo más amplio posible.

 

Por funcionamiento nos recuerda a Apple. La música pasa de la biblioteca (no importa el origen) a Drive y así se libera espacio de los dispositivos. En total pueden meterse más unas 20.000 canciones en el espacio gratuito. Mucho más que suficiente. Los de pago no sólo no tienen límite de almacenamiento o escuchas sino que, además, pueden usar el servicio sin conexión a internet.

 

De momento no hay fecha para que llegue a iOS (ni para iPad ni para iPhone) aunque los usuarios de la manzana pueden estar tranquilos. La llegada de iTunes Radio es inminente. Sobre todo porque el sistema que hizo de Apple un éxito (los 0,99 por canción) empieza a quedarse obsoleto en la era del streaming.

 

La versión «híbrida» es la de Amazon que, con la compra de un CD o vinilo le regala al cliente la versión digital. Se puede almacenar en su propia nube o, desde el ordenador, se podría subir a Google Drive. Ahora sólo queda que Google permita socializar las listas más allá de Google Plus (¡Facebook y Twitter de momento no están en el botón de compartir!) y que el formato se vaya convirtiendo poco a poco en uno más similar a YouTube. Si no ocurre esto, Google Music será una opción pobre frente a Pandora o Spotify… y Apple tendrá en bandeja un nuevo boom de iTunes.

AppStore, cinco años por todo lo alto

El 10 de julio de 2008 Apple lanzaba su tienda de aplicaciones. La oferta inicial eran 500 programas -aunque el lavado de cara los convertía en aplicaciones- para teléfonos móviles de la casa. Un año después de lanzar el iPhone los de Cupertino cerraban el círculo alrededor del universo iTunes con un sistema que hacía que su terminal ganara en utilidades. Hoy, iOS tiene más de 600 millones de usuarios activos en todo el mundo repartidos en 155 países, cada segundo se descargan 800 aplicaciones y Apple tiene los datos bancarios de 575 millones de clientes que hacen que la tienda de Apple sea 2,6 veces más rentable que la de su principal rival, Google, que cuenta con casi 1.000 millones de dispositivos activos.

 

Los hitos del servicio, desde entonces, han sido cada vez más y han llegado más rápido. El 2 de agosto, Super Monkey Ball de SEGA llegaba a las 300.000 descargas y había facturado más de 3 millones de dólares. El 9 de septiembre, en sólo dos meses, se habían bajado 100 millones de aplicaciones y en diciembre de ese mismo año Facebook se coronaba como la reina con 5 millones de descargas.

 

En 2009, exactamente el 16 de enero, Apple celebraba los 500 millones de descargas… y sólo dos meses y medio después, sobrepasaba los ¡1.000.000.000! La cifra de crecimiento ya era exponencial. El 8 de junio, Apple presenta su tercer iPhone, el 3GS que llega con 50.000 programas debajo del brazo. Ese mismo mes Real Racing se convierte en la primera franquicia de videojuegos exclusiva de iOS. La estrategia de los desarrolladores comienza a parecerse a la de los creadores de juegos para consolas «clásicas». En menos de medio año se llega a los 2.000 millones y en diciembre Facebook vuelve a ser la aplicación reina de la AppStore.

 

2010 tiene como uno de sus hitos el lanzamiento de Angry Birds el 12 de febrero. El lanzamiento del iPad supone otro enorme revulsivo para la AppStore y los desarrolladores comienzan a crear programas formato tableta como Netflix o Time al tiempo que la tienda se extiende a 90 países. El 7 de junio Steve Jobs anuncia los 5.000 millones de descargas y que el iPad ya cuenta con 11.000 aplicaciones exclusivas. Por primera vez Facebook no será el programa más descargado, el juego de los pájaros y los cerdos lo desbanca.

 

El año siguiente comienza con un nuevo récord. El 22 de enero se celebran los 10.000 millones de descargas y en marzo la cifra de aplicaciones para iPad supera las 65.000. El iPad 2 demuestra que la tableta tiene su sitio y que quizás Jobs no estuviera equivocado con «la era postPC». El 2 de marzo, por cierto, Apple anuncia que ya ha repartido más de 2.000 millones de dólares entre los desarrolladores. El 21 de julio la tienda llega a 123 países y el día de la presentación del iPhone 4S se anuncia que ya hay más de 500.000 aplicaciones disponibles. Las cifras son enormes: cada mes se bajan 1.000 millones de apps. El 10 de octubre Facebook llega al iPad y se convierte en la primera aplicación con más de 100 millones de descargas. Angry Birds vuelve a ser el juego más descargado.

 

El año pasado Apple había pagado más de 4.000 millones a los desarrolladores y el 5 de marzo se superaron los 25.000 millones de descargas. La cifra tan redonda fue para el juego de Disney «Where’s My Water?». El 21 de junio Apple anuncia que su tienda ha llegado a 155 países. El lanzamiento del iPhone 5, iPod Touch de 4ª generación y iPad Retina «obliga» a los desarrolladores a ajustar sus programas a unas resoluciones nunca vistas hasta la fecha. Diciembre de 2012 es el mejor mes de descargas hasta la fecha: más de 2.000 millones en 31 días.

 

En lo que vamos de 2013 la tienda ha superado los 50.000 millones de programas bajados, Apple ha superado los 10.000 millones de dólares pagados a los desarrolladores y se celebra el quinto aniversario con un regalo de cinco juegos y cinco aplicaciones de trabajo y ocio para sus clientes -al más puro estilo de los 12 regalos navideños-. Cifras e hitos sorprendentes para un concepto, el de smartphone y aplicaciones juntos, que, sin duda, ha cambiado nuestra forma de ver el mundo y la tecnología.

iTunes Radio, el toque Apple

Uno de los lanzamientos estrella de la presentación de Apple en el WWDC fue iTunes Radio. Un servicio similar a Spotify y Pandora que permitiría escuchar cualquier título del enorme catálogo de canciones de iTunes (mayor que Spotify, Pandora y Google Music juntos gracias a largo trabajo de colaboración de Apple con las discográficas) sin pagar nada. Tantas veces como queramos. En nuestro iPad, iPhone, iPod, Mac, Apple TV o la versión de iTunes para Windows (buena jugada).

 

El servicio nos permitirá escuchar títulos de emisoras de radio inspiradas en nuestros favoritos, emisoras predeterminadas (Featured Stations) o crear listas de reproducción a nuestro antojo. El único peaje es la publicidad -que busca darle un empujón a iAd, la fallida plataforma publicitaria de la empresa-. Además, si lo deseamos, podremos comprar directamente cualquier canción que escuchemos para que se incorpore a nuestra biblioteca.

 

Como siempre en este tipo de servicios habrá una opción premium con un precio de 25€ anuales (Spotify cuesta 120€, casi cinco veces más). En este caso entraremos en el universo de iTunes Match y toda nuestra biblioteca, así como nuestros favoritos pasarán de nuestros dispositivos físicos a iCloud. Esto tendrá dos consecuencias: mucho más espacio libre en nuestros iDevices y, sobre todo, mucha más calidad de sonido en la reproducción -se pasa de 128 kbps a 256 kbps-.

 

Además, para darle un toque Apple a todo ello, Siri tendrá un papel relevante. Podremos preguntarle de quién es una canción, pedirle música por temáticas o que nos ayude a buscar una emisora. Incluso ordenarle que nos compre el título o que lo añada a la lista de favoritos (por cierto, Siri ahora podrá tener voz masculina). También podrá poner una canción, pausarla o saltarla.

 

La base de usuarios potenciales del servicio es de cerca de 450 millones (algunas estimaciones indican que se acerca a los 500 millones). Son las personas que han puesto el número de tarjeta de crédito en su ID de Apple… y son usuarios que suelen gastar en la tienda de Apple. Spotify, que acumula pérdidas trimestre tras trimestre, tiene 20 millones. Pandora, el dominador en Estados Unidos (también con pérdidas anuales), 125 millones. De Google Music, no hay noticias, pero sí sabemos que los usuarios de Android son menos fieles a los servicios -de pago o no- que los de la manzana.

 

Las estimaciones indican que con su nuevo servicio Apple se embolsará cerca de 4.000 millones de dólares anuales… y las discográficas unos 15.000 millones. Un buen negocio que pone en aprietos a la competencia. Buena jugada Cook. Ahora sólo queda que en pocos meses nos enseñéis un televisor.