iXpand Flash Drive, un accesorio indispensable para cualquier iDevice

Hace poco más de un año probamos una de las soluciones más inteligentes que han pasado por nuestras manos para todos aquellos que tienen un iPhone o iPad. Se trataba del iXpand, una solución de almacenamiento de archivos portátil de SanDisk compatible con iDevices y cualquier equipo de sobremesa o portátil con un puerto USB que permitía algo muy demandado por buena parte del mercado: poder sacar mediante soporte físico contenidos de los productos de Apple.

Aquel flash drive, del que seguimos aprovechándonos a menudo, se comercializa con diferentes capacidades -el nuestro es de 32 GB más que suficiente para un usuario medio- y resulta una herramienta mucho más útil de lo que se piense a priori aunque las grandes de Silicon Valley se empeñen en llevarnos ya al mundo conectado «en la nube».

Por eso, cuando SanDisk nos propuso probar el iXpand Flash Drive (también con 32 GB) nos preguntamos qué podía aportar diferente respecto a su hermano mayor más allá de un diseño algo diferente.

Cuando lo sacamos de la caja y lo conectamos al iPhone salimos de dudas en poco más de un minuto. La facilidad de uso es sorprendente. Solo tenemos que dejar que el equipo nos lleve automáticamente a la AppStore y nos enlace con la aplicación de iXpand.

La descarga viene acompañada de una rápida actualización del firmware y de un vídeo de 45 segundos que explican y aclaran las pocas dudas que pueden surgir del bien pensado software. La primera opción que nos da es configurar una copia de seguridad automática de las fotos del dispositivo cada vez que conectemos el equipo. De no quererlo basta con omitirlo y dejar que se dé más adelante la misma opción.

Después el mismo Drive nos organiza el contenido copiable para facilitarnos el trabajo y con un menú sencillo podremos descargarnos cualquier archivo -multimedia o no- del teléfono o tableta a la memoria externa para luego volcarla sin problemas a cualquier ordenador portátil o de sobremesa.

Una vez más, y como es habitual, el dispositivo carga y vuelca los contenidos con una velocidad sorprendente. En pocos segundos se pueden volcar sin problemas una enorme cantidad de archivos de todo tipo que saldrán en dirección al ordenador con la misma celeridad. Por si esto fuera poco, la aplicación es compatible con las posibilidades 3D Touch de los iDevices de última generación, lo que permite un acceso al programa aún más sencillo y directo.

El dispositivo es muy manejable. La estructura de goma y curvada le permite adaptarse tanto a la carcasa de aluminio como a las fundas protectoras de goma y piel sin dejar el más mínimo rastro. Además, el USB es fácil de manejar y de reconocer en el bolsillo (nosotros incluso hemos aprovechado su forma para introducir una anilla y usarlo de llavero).

En definitiva, lo que en principio nos parecía una pequeña variante del primer iXpand se ha convertido en un accesorio imprescindible que no solo nos hace la vida más fácil para trabajar con cualquier dispositivo no compatible con la generación WiFi (y algunos capados en locales públicos y centros de trabajo) y se ha convertido en un puente entre dos mundos que pensábamos que Apple quería dejar definitivamente destruidos. Una compra muy recomendable para cualquiera que tenga un iPhone o iPad.

iExpand, una gran solución en la palma de la mano

Sin duda, uno de los puntos débiles que siempre le han achacado los usuarios de Windows y Android  a Apple es la manía casi obsesiva de la empresa de eliminar puertos, entradas y ranuras o, como mucho, dejarlas solo con opciones propietarias de la empresa. Curiosamente, aunque la tendencia de los demás fabricantes ha sido también eliminar la puerta de entrada que aumenta las capacidades de los dispositivos móviles, son muchos los fabricantes especializados que siguen lanzando periféricos que mejoren la experiencia del usuario.

SanDisk es, sin duda, una de las líderes mundiales en el mercado de soluciones de almacenamiento y es, seguramente, una de las firmas que más se ha preocupado por adaptar su catálogo a la revolución móvil. El mejor ejemplo, sin duda, es el último dispositivo que hemos tenido el privilegio de probar: el iXpand.

Se trata de una flash drive configurable con capacidades de 16, 32, 64 y 128 GB que permite traspasar contenidos de un modo ultrarrápido y muy intuitivo entre PC, Mac y dispositivos iPad y iPhone. Su diseño, sólido y estilizado no deja lugar a dudas: un puerto USB y un Lightning que permiten -el primero- la conexión con los ordenadores, y el segundo con los iDevices.

A través de la aplicación propietaria de SanDisk ver vídeos, traspasar fotografías o archivos y realizar copias de forma automática cuando lo conectamos es muy sencillo y permite -lo más importante de todo- liberar espacio de nuestros dispositivos. Si tenemos en cuenta que las versiones más exitosas de iPhone y iPad son las menos capaces (16 GB) debido a su precio -ellos argumentan que lo mejor es redondear la capacidad con más espacio en iCloud- nos parece una solución sobresaliente.

Por cierto -y esto es un punto muy importante- como es el software de la aplicación la que se encarga de reproducir los contenidos soporta los principales formatos del mercado (.AVI, MP4, WMV, etc.) y permite disfrutar del formato prohibido en Apple: MP3.

La tasa de transferencia es sorprendentemente rápida (anuncian el triple que un dispositivo estándar de 2,5 MB/s) y, aunque no hemos podido verificarlo exactamente, la sensación de velocidad es muy alta. Todo fluye y en las dos semanas que hemos trabajado con él -y lo hemos hecho con gran variedad de contenidos entre iMac, iPad y iPhone- no hemos sufrido ningún parón o bajada de rendimiento.

Respecto a la seguridad, para aquellos que tengan miedo a perder el smartphone, la tableta o el propio iXpand, el equipo permite cifrar con contraseñas los archivos más delicados -o todos- para que no sean descargables ni reproducibles en iDevices indeseados. Compatible con todos los equipos Apple que corran con OS X 10. 6 o superior o iOS 7.1 o superior, todavía da más cancha con Windows: desde Vista puede trabajar con cualquier PC.

Por último, destaca por su autonomía. Su sistema de puertos permite cargar fácilmente su batería de 3.7V que viene precargada y que garantizan no quedarse tirado en mitad de una transferencia o una reproducción. Los precios, entre 69€ y 169€ lo hacen una solución muy interesante -y una buena forma de ahorrar dinero en la compra de los dispositivos móviles. Mucho más que recomendable.