Windows 8 y Chrome, los deseados

A pesar de que ha sido el año del lanzamiento de Lion, el sistema operativo más avanzado de la historia de Apple, el entorno que más revuelo ha levantado este año ha sido, sin duda, Windows 8. Se trata del programa llamado a retomar la buena imagen que tuvieron otros como Windows XP y que tiene como fin instalar al programa de Microsoft como una de las principales plataformas en el mundo de los dispositivos móviles.

Dell anuncia que esperará a Windows 8…


Una de las empresas del sector tecnológico más activas los últimos tiempos, la texana Dell, ha anunciado que parará la comercialización de sus terminales móviles con Windows Phone 7… y Android. Al parecer, la multinacional -que también está interesada en adquirir el negocio de computadoras de Hewlett Packard–  no está obteniendo buenos resultados en este sector y tras estudiar el mercado ha considerado conveniente esperar al prometedor nuevo SO para relanzar su Venue Pro.

En una entrevista concebida recientemente Michael Dell, fundador y máximo accionista de Dell Computers, explicó que su principal rival en el mercado PC «les ha hecho un bonito regalo» con su estrategia de abandonar la construcción de ordenadores y el sistema operativo móvil webOS.

Según argumentaba Dell, los componentes de un ordenador (memoria, disco duro y procesador) están también presentes en los grandes servidores puesto que estos «no son otra cosa que grandes ordenadores». «El PC -proseguía- concentra el 95% de los discos duros, el resto es para servidores». Con el abandono de HP de la fabricación de ordenadores renunciará a su gran capacidad para negociar los precios en la compra de discos duros para sus servidores, tendrá que subir los precios y «perderá competitividad».

… mientras Google crea su propio lenguaje y potencia Chrome


Por su parte, el gran actor junto con Microsoft del bando PC, Google, ha publicado las herramientas de desarrollo de un nuevo lenguaje -al que ha llamado Dart- que tiene como fin competir con JavaScript, el lenguaje más utilizado en el desarrollo de aplicaciones web en la actualidad.

Tras diversos movimientos el último año como el registro de diferentes dominios como GoogleDart o DartLang -donde están disponibles las herramientas- y el cambio de denominación de este lenguaje antes conocido como Dash, Google ha presentado su proyecto como un lenguaje «estructurado y flexible que parecerá natural y familiar, fácil de aprender y que garantizará buenos resultados sobre todos los navegadores».

Según la empresa Dart no tiene como fin «sustituir JavaScript» al que definen como «piedra angular de la web» y garantizan que lo «será por mucho tiempo». Por cierto, a pesar de su nombre parecido, no confundáis JavaScript con Java, otro lenguaje sobre el que mantienen litigio Oracle y la propia Google ya que la primera considera que se han vulnerado patentes propias en el desarrollo de Android.

En cuanto a Chrome -que pronto podría integrar este lenguaje de programación- Google ha anunciado la creación de Chrome Remote Desktop una herramienta integrada en su navegador y que es similar a otras de algunos sistemas operativos y permite al usuario trabajar remotamente sobre su máquina e, incluso, conectar dos máquinas que dispongan del navegador aunque trabajen con sistemas operativos diferentes -Windows, Linux, Mac y, por supuesto, ChromeBooks-.

Con esta clase de servicios y utilidades Google pretende expandir su sistema operativo Chrome como ejemplo de movilidad para sus usuarios, sobre todo, empresas que pretenden agilizar el trabajo de sus empleados con máquinas de acceso remoto y que casi no tienen programas ajenos a la web.

Edge, la herramienta Adobe para HTML 5

La nueva internet -algunos la llaman 3.0- está a la vuelta de la esquina. Para demostrarlo, Adobe -una de las empresas de software punteras a nivel mundial- ha presentado su nueva herramienta para (en versión gratuita durante el periodo de prueba) para crear animaciones bajo el estándar HTML 5JavascriptCSS -hojas de estilo en cascada-.

La aplicación, que ha recibido el nombre de Edge, pretende entablar puentes entre Flash -el recurso de Adobe para estas creaciones- y HTML 5, la nueva revisión del lenguaje web que se presenta como el gran rival del anterior. De momento, su versión definitiva -y de pago- no está previsto que se comercialice hasta bien entrado el año que viene.

La estrategia de la compañía es compatibilizar ambos estándares de modo que algunas de sus herramientas, como Dreamweaver, ya están preparadas para trabajar tanto con Flash como con HTML 5. Miquel Bada, director de Adobe España explicaba en una entrevista en el [Enlace roto.] recientemente que la intención de los de San José es «dar todo tipo de facilidades a los diseñadores». Aunque también matiza que «una vez esté aprobado el estándar HTML 5 será más limitado en la interactividad que Flash».

Aún así, los californianos tienen claro que una vez sea «oficial» la nueva versión de este lenguaje web se convertirá en el estándar sobre el que trabajar, por lo que adaptarán Flash «10 años más adelantado» -según ellos- y sus demás herramientas a quienes trabajen con él.

Muy en está línea se encuentra Wallaby un básico de Adobe Labs que permite trasladar cualquier contenido Flash a soporte HTML. Es por ello que parece que los de la costa central de California no seguirán el consejo de Steve Jobs -principal detractor de Flash- y migrarán todos sus sistemas a HTML 5. De momento se centran en crear alternativas para ambos modelos. Bada, además, explica que no existe ninguna guerra de tecnologías, ni siquiera con Apple.

Los seis motivos de Jobs para no usar Flash


Precisamente en estas fechas se cumple un año desde que Jobs hizo público los seis motivos por los que se negaba a que su equipos -iPod, iPhone y iPad- funcionaran con lenguaje Flash: «pertenece a la era PC, no a la era móvil»; «es de la época del ratón, no de las pantallas táctiles»; «no es un lenguaje abierto como CSS, Javascript y HTML»-curioso viniendo de una compañía que considera que Android caerá por ser código abierto-; «es inseguro, inestable y el principal responsable de los errores de los ordenadores Mac»; «gasta más batería» y, por último, es «multiplataforma. Apple no puede depender de una tercera compañía a la hora de decidir cuándo entrega herramientas a los desarrolladores». La coletilla vino cuando Jobs le recomendó a Adobe que se dedicara a crear buenas herramientas en HTML 5 en vez de criticar a Apple por «haber dejado atrás el pasado».

La [Enlace roto.] de Adobe no se hizo esperar: «los motivos no son tecnológicos», explicaban, sino que «Apple encierra a consumidores y creadores». De momento Apple sobrevive sin Flash y Adobe sin entrar en los exitosos terminales y tabletas de la manzana. ¿Cuánto durará el divorcio?