JayBird X2, sonido de calidad en cualquier circunstancia

Si hace poco os presentábamos Spotify Running como una de nuestras aplicaciones favoritas para escuchar música mientras entrenamos (y, por qué no, durante una carrera) ahora llega el turno de hablar del soporte perfecto para escuchar nuestra música favorita cualquiera que sea la actividad deportiva que realicemos.

Después de haber tenido la suerte de probar auriculares bluetooth de bastantes marcas hemos de reconocer que, por sonido, diseño y relación calidad-precio una de nuestras favoritas es Jaybird. El fabricante es el proveedor oficial del equipo estadounidense de triatlón y tiene una enorme experiencia en desarrollar dispositivos que se adecuen a la práctica deportiva.

Hoy os acercamos los nuevos X2 que destacan por la alta calidad de los materiales de construcción así como por un diseño llamativo (tan en boga entre los equipamientos deportivos), ergonómico -tiene un enganche especial que ayuda a que las cápsulas no se salgan durante el ejercicio y cuenta con tres pares de almohadillas para adaptarse a cualquier usuario- y cuentan con una construcción resistente al sudor y a deportes tan duros como el cross-fit.

En cuanto a la tecnología que incorporan, cuentan con sistema bluetooth compatible con el codec Bluetooth SBC que se encarga de mantener el sonido lo más natural posible y un extraordinario sistema de cancelación de ruido externo que permite escuchar la música -o las llamadas- de la forma una nítida mucho más cercana a la de un equipo audio inalámbrico de alta calidad para consumo doméstico que para uno deportivo.

Si hablamos de software, el equipo es totalmente compatible con equipos iOS, Android, Windows y Blackberry OS. De hecho, han trabajado para que sea compatible con las nuevas posibilidades de iOS 9 para ajustar los ecualizadores a los gustos del usuario.

Por si esto fuera poco, la batería nos garantiza hasta 8 horas lejos del enchufe (no hay muchos smartphones que consigan esta autonomía con el bluetooth encendido, dicho sea de paso) algo nada desdeñable para un conjunto que mide 22×13 mm y pesa menos de 14 gramos. Lo consiguen gracias a una pila de polímero de litio de 100 mAh que se carga por completo en 2,5 horas más que suficiente entre sesiones.

Las cifras muestran una impedancia de 16 ohmios (más que notable) y una sensibilidad de los altavoces de 103 decibelios. Una vez más, más propia de un equipo de firmas como Sennheiser que de un equipamiento deportivo. Y todo ello con un estuche de alta resistencia para guardarlos donde queramos… aunque lo más seguro es que estemos deseando tenerlos puestos en nuestras orejas entrenando.

Auriculares deportivos, compañeros perfectos en verano

Por fin ha llegado el verano y el buen tiempo y con él son muchos los que se deciden a abandonar el sofá -y el gimnasio- y comenzar a hacer deporte al aire libre. Por eso, os presentamos una selección de auriculares -vale cualquiera pero estos están mejor diseñados para soportar las exigencias de las disciplinas deportivas- perfectos para acompañaros en vuestros momentos de actividad. Ya no tenéis excusa.

  • Bose Soundsport. El célebre fabricante basa su colección en tres pilares: la tecnología TriPort que refuerza los graves; el diseño especial del cable que además de resistente al agua soporta los tirones y las fundas StayHear especialmente ergonómicas. Con manos libres integrado, hasta la funda con un arnés lo hace realmente cómodo. Además, su precio de 128€ lo hace muy interesante.

  • Sennheiser OCX 686G Sports. Más baratos que los anteriores -108€ aunque es fácil encontrarlos rebajados-, el 686 es uno de los últimos lanzamientos de la firma y se caracterizan por su ligereza a la hora de llevarlos encima. Todo el sistema va colocado en la diadema supra auricular con lo que el cable casi no se nota y no pesa. Su sonido, como siempre, tiene una calidad excelente y su estructura resiste al agua y al sudor.

  • JayBird BlueBuds X. Sin duda nuestro fabricante favorito que, una vez más, mejora lo inmejorable. Con conectividad Bluetooth y ocho horas de autonomía su sonido es inmenso con graves profundos y un rango de agudos excepcional. Con un diseño muy cuidado para adaptarse a todo tipo de usuario, su precio bastante contenido lo hace especialmente interesante: 112€. Nuestra elección.

  • Panasonic RP-HS34. Los hemos incluido en la lista por su relación calidad precio. Son muy baratos y su rendimiento es sorprendentemente bueno. Resisten el agua y el sudor, tienen buenos graves y aunque no cancelan especialmente bien el ruido exterior… se les perdona cuando la factura es de 15€. Imprescindibles para aquellos que quieren empezar a llevar música en sus entrenamientos.

  • Pioneer SEE721K. Lo que para el fabricante son unos auriculares para deportes extremos son un buen equipo con un sonido nítido una sobresaliente cancelación del ruido y un diseño muy Pioneer. Minimalista y resistente. Su precio, 40€ los hace muy interesantes para el que quiera llevar un equipo con buena relación-calidad precio y un sonido mejor de lo esperado en unos auriculares de clip.

  • Sony XBA-S65. La empresa nipona ha volcado en estos auriculares buena parte de su experiencia en este segmento de mercado. Con un sistema de ajuste personalizado y un sonido sobresaliente, son muy ligeros, resistentes a las salpicaduras de agua y el sudor así como un sistema automático de control del volumen.

JayBird Freedom Sprint, por y para el deporte

Hace meses que escribimos sobre diferentes opciones que tienen los deportistas -en este caso runners- para escuchar música mientras realizan sus entrenamientos. La opción de un equipo Bluetooth con enganche tras la nuca nos pareció el más indicado y uno de nuestros favoritos era el modelo Freedom Sprint de JayBird, un fabricante especializado es sistemas de audio para deportistas que, entre otros, es proveedor oficial del equipo de triatlón estadounidense.

Ahora, por fin, nos hemos hecho con unos y hemos tenido el placer de probarlos a fondo así que os dejamos el análisis de los mejores auriculares que hemos disfrutado hasta el momento. Lo primero que llama la caja -suele ser un buen síntoma de la calidad del producto- es su trabajado packaging. Una caja en formato de libro que incluye un juego de tres pares de almohadillas y tres juegos de tapones de auriculares (en tres tallas diferentes); ganchos para la sujeción externa en la oreja; un cable USB estándar para cargarlo en cualquier equipo o con un adaptador; y una elegante funda de transporte magnetizada que permitirá transportar todas las opciones en muy poco espacio.

El diseño de los auriculares (en esta segunda versión bastante más ligeros y pequeños según el propio fabricante) está pensado para la práctica de deportes activos. Desde la composición y forma del tapón (resistente al sudor y ergonómico para que se introduzca más eficazmente en el pabellón auricular sin molestar) hasta los controladores de 8 mm que ofrecen un control de audio óptimo en cualquier escenario y que bajos cálidos para eliminar la sensación de fatiga. Incluso el cable, plano, elimina la posibilidad de enredos que distraigan al deportista o le hagan sentir incómodo.

Como cualquier equipo con el sello de garantía de Apple (son unas de la referencia de la Store online de la casa a pesar de la compra de Beats), también permiten responder llamadas y controlar todas las variables del reproductor de música sin necesidad de manipular el iPhone, iPod o iPad, además de ser compatible con los servicios de voz de iOS.

Si nos ceñimos a las especificaciones del equipos se confirman las sensaciones que tenemos después de su uso: excepcional ligereza a pesar de su calidad de sonido (10 gramos); tamaño extremadamente manejable (1,3 cms de alto y fondo y 1,6 de ancho); muy buena autonomía -aunque en la web empiezan por las 250 horas en espera, nos quedamos sin duda en las 4,5 horas a pleno uso, mucho más que suficiente para un amateur-; y unas notables cualidades sonoras que incluyen un rango de frecuencia de 20 Hz a 20 kHz y una sensibilidad de 114 dB.

En su uso diario destaca la excelente conexión Bluetooth. Es cierto que funciona mejor desde el brazo derecho (es en ese auricular donde está el sistema que lo une al smartphone) pero aún así, el funcionamiento es perfecto en cualquier ambiente. Los controles están ubicados en una parte muy accesible del equipo y son fáciles de manejar. ¿Algo que pudiéramos pedirle? Una app a JayBird que nos permitiera saber el nivel de carga y si la conexión es la más óptima. Por lo demás, una compra recomendable que sólo nos dará satisfacciones. Un equipo de diseño pensado por y para el deporte.