Orion, la nueva generación de Leap Motion

La industria informática ha demostrado siempre ser una de las más ágiles del mercado. Sus novedades y mejoras se suceden con una velocidad pasmosa. Muchas veces mucho mayor a lo que los propios usuarios y clientes pueden tolerar. Es por eso que hemos visto más de un ejemplo de grandes ideas (periféricos, por ejemplo) que a pesar de tener un futuro prometedor han acabado en el cajón de sastre: solo el teclado y el ratón se han convertido en imprescindibles -y este último podría pasar a mejor vida con la llegada de los paneles táctiles-.

El caso de Leap Motion es, sin embargo, bastante llamativo. Si bien no se ha extendido en el mercado de consumo, sus funcionalidades y posibilidades le han permitido asentarse en la industria. Si bien muchos analistas decían que era un dispositivo «demasiado» adelantado a su tiempo, quienes apostaron por él se ven ahora recompensados gracias a nuevos desarrollos como la realidad virtual.

En los últimos meses hemos visto como Leap Motion ha mejorado la experiencia de otros dispositivos como Oculus Rift Razer OSVR al permitirnos entrar -con nuestras manos no solo con nuestros ojos- en una experiencia virtual mucho más completa. Cuando se unen todos estos ingredientes es cuando llega Orion, una nueva generación de control gestual que cuenta con una resolución sobresaliente a la hora de captar nuestros movimientos.

Al tener nuestras manos «dentro» de la realidad virtual conseguimos una sensación de presencia mucho más acentuada. De hecho, las evoluciones de los grandes desarrolladores de VR pretenden simular nuestro punto de vista real. Oculus Rift quiere hacer un guiño con el mando de la Xbox hasta que llegue Oculus Touch y HTC nos introduce en una sala mediante Vive. Pero, por ahora, ninguno de ellos puede igualar la sensación de Orion.

 

 

Como se ve en el vídeo la experiencia es mucho más natural. Lo mejor de todo es que Orion es una iniciativa con software y hardware que promete mucho recorrido a la hora de desarrollar la experiencia Leap Motion. Sobre todo si tenemos en cuenta que el dispositivo de captación de movimientos también está haciendo sus pruebas para unir todo ello a la realidad aumentada.

La realidad virtual y todo las aplicaciones potenciales de la misma serán un negocio de unos 30.000 millones de dólares en 2020. Una oportunidad de negocio inexcusable por todas las posibilidades de crecimiento que supone para las tecnológicas y otros sectores como la industria 4.0.

Noticia recomendada por Binary Soul

BIEMH, el sector se tecnifica

A muy pocos les cabe ya la duda de que la industria y su modernización son factores absolutamente indispensables para cambiar definitivamente el modelo económico y superar una crisis que corre el riesgo de convertirse en crónica en ciertas regiones. La presión de los emergentes -verdadera fábrica del planeta-, la migración al modelo 4.0 y el nacimiento de nuevos sectores económicos son razones más que suficientes para que una vez más la Bienal de la Máquina Herramienta sea el centro económico europeo durante seis días en junio.

Con más de mil expositores y firmas de más de 25 países ya confirmados -el plazo de inscripción aún está abierto- la feria que se celebra en el BEC sigue demostrando por qué es la referencia europea a la hora de encontrar soluciones todo tipo de necesidades de fabricación.

Una de las claves que sigue manteniendo el evento como referencia mundial es su apuesta por nuevas plataformas que facilitan que los visitantes, centros educativos e inversores puedan comunicarse más fácilmente entre sí además de conocer todas las novedades y noticias relevantes de su sector. Además, los organizadores han reservado un espacio especial para todos los proyectos de innovación e investigación de los centros tecnológicos presentes en el certamen.

Tecnología inteligentes para soluciones inteligentes

Bajo esta atractiva premisa la BIEMH dedicará varias jornadas al desglose de conceptos que están transformando la industria global: fabricación aditiva, impresión 3D, industria 4.0, fabricación inteligente e incluso la colaboración entre robótica y humanos. Todas ellas demandas de sectores tradicionales que necesitan adaptarse y de nuevos modelos de desarrollo que serán estándar en poco tiempo.

Pero como teorizar no es suficiente cuando se trata de innovar la sala de exposiciones será testigo de cómo las grandes empresas buscan aliados más ágiles para demostrar sus habilidades. Uno de los más llamativos será Binary Soul que después del éxito que vivió en el Metal Madrid de finales de 2015 presentará una nueva versión de su Motion Box con nuevas funcionalidades.

Así, la herramienta de los bizkaitarras es ahora mucho más potente como equipo comercial en el que demostrar a potenciales compradores todas las posibilidades de las máquinas en catálogo. Una forma directa de enseñarles cómo funcionan con un sistema por gestos y visión 3D mucho más ágil, dinámico e intuitivo.

Motion Box, una nueva forma de expresarse

No es raro tener un gran producto, una solución técnica que suponga una mejora de rendimiento exponencial en un determinado área pero no saber cómo venderlo a los demás. Un «manual de instrucciones» de una nueva máquina, de un producto industrial, que se pierde entre una avalancha de palabras y que provoca desidia en el receptor del mensaje por su densidad.

Sobre todo en una época en la que la demanda de información se ha vuelto netamente audiovisual: queremos ver las cosas, sentir las herramientas, conocer cómo es su funcionamiento completo de una forma intuitiva. Es ahí donde una herramienta que permita la presentación de contenidos tridimensionales y un sistema de control por gestos puede ser la diferencia definitiva entre la consolidación de un proyecto o la dependencia de un tercero (o de su servicio técnico).

Sabedores de esto los chicos de Binary Soul han desarrollado su Motion Box, una solución que se aprovecha de la tecnología Leap Motion para favorecer la interacción hombre-máquina gracias a la generación de contenidos exclusivos o a su transferencia desde otros soportes (CAD). La idea es sencilla, convertir fríos datos en contenido interactivo tridimensional apoyado en la simulación y el control gestual.

Todo ello, además, pensado en satisfacer todas las necesidades del cliente final: es compatible con cualquier pantalla, desde televisiones tradicionales a modernos paneles 3D; desde proyectores a videowalls o dispositivos holográficos. Su compatibilidad es tal que, ad hoc, Binary Soul podría «cruzar» su tecnología con otros gadgets de última generación como el sistema de tecnología inmersiva Oculus Rift. Y todo ello gracias al empleo de un software de IT fácil de utilizar y totalmente adaptable a múltiples productos y presentaciones.

Como el Motion Box está pensado para facilitar la comodidad del usuario (y evitar el temido «brazo de gorila» de las pantallas verticales) El dispositivo es configurable en dos formatos. El primero es una cabeza que permite presentar sentado los contenidos. El segundo -y mucho más llamativo- es una columna de 84 centímetros totalmente personalizable que permite realizar de una forma segura las presentaciones de pie.

Captura de pantalla 2015-10-20 a las 20.26.58

Tan solo necesitaremos nuestra mano para apuntar a una parte del producto, seleccionarlo, cogerlo… y moverlo. El software permite, incluso, cambiar su perspectiva 360 grados para poder mostrárselo mejor a los presentes. En pocas palabras: hacer que cualquier contenido en la pantalla se convierta en un utensilio de nuestra vida cotidiana. Una forma definitiva de convertir cualquier contenido en una experiencia.

Noticia recomendada por Binary Soul

Leap Motion, el futuro en la punta de los dedos

Decía Steve Jobs que todos nacemos con diez stylus y que, sin duda, las manos son los mejores punteros de la naturaleza. No están sujetos a problemas de autonomía. Son flexibles y los únicos que responden en todo momento a lo que realmente quiere hacer nuestro cerebro. Es por eso que, poco a poco, la tecnología ha ido dando paso de lo analógico a lo digital y de la tecla al tacto.

Pero como la evolución es algo absolutamente imparable, el siguiente paso en nuestra relación con las máquinas es la interacción absoluta con ellas. ¿Por qué poner un panel entre nosotros y el contenido? ¿Por qué colocar un intermediario que nos ate de manos pudiendo ser nosotros mismos los que nos movamos dentro del software?

Es por eso que con el paso de los años los sistemas encargados de la captura del movimiento han ido ganando terreno y adquiriendo más relevancia en casi todos los campos: desde el ocio hasta el profesional. De los videojuegos a la industria.

¿Para qué sirve Leap Motion?

Más allá de teclados, ratones, trackpads, joysticks y cualquier otro periférico, Leap Motion es un sensor que nos permite controlar el ordenador a través de gestos en el aire usando nuestros «punteros» biológicos libremente. El dispositivo traza una imagen virtual de nuestras manos desde la muñeca y rastrea todos los movimientos para traspasarlos al ordenador y permitirnos interactuar de una forma rompedora con el software.

Con una sensación muy similar a traspasar la pantalla del ordenador comenzamos a formar parte de la actividad que pasa dentro de la computadora. El secreto de su eficacia es que su funcionamiento (para el usuario) es muy sencillo. El sensor tiene el tamaño de un pendrive, se conecta al ordenador a través de un USB y a través de un software -la aplicación pertinente- podremos mover contenidos tridimensionales.

El mayor potencial del formato es que gracias a un activo ecosistema de desarrolladores cada vez son más las opciones de uso del dispositivo en todos los ámbitos. También la forma en la que interactúa con otros dispositivos, como las obligadas impresoras 3D.

 

 

Su futuro para emplearlo en ámbitos como el diseño industrial, la salud, la educación y el entretenimiento hacen de Leap Motion una de las apuestas seguras en el futuro de la interacción con las máquinas.

Noticia recomendada por Binary Soul