SEAT Leon III Cupra R, oye mi rugido

Hemos tomado prestado el lema de la familia Lannister (de la tan de moda Juego de Tronos) para presentar el SEAT más espectacular de la historia. Aunque de momento sólo hemos visto las pruebas que los del Grupo Volkswagen están haciendo con la carrocería rebajada de un FR, son pocos los que dudan de que bajo este compacto blanco late el motor más potente que nunca ha tenido la compañía y que pondrá en serios apuros a sus rivales y familiares de segmento.

 

Los primeros en levantar la liebre han sido los británicos de Auto Express que el pasado jueves publicaron en su web los primeros datos de la nueva generación de este legendario modelo. Así, a falta de que en Wolfsburg den el visto bueno a un coche que canibalizará unas cuantas ventas a los S3 y Golf R, casi todas las especificaciones mecánicas están decididas para que llegue a los concesionarios a principios de 2014.

 

Los rumores indican que equipará el potente bloque 2.0 TFSI de 300 caballos reservado para los tope de gama compactos del Grupo. Así, para que toda esta potencia no sea un peligro, un embrague doble DSG se encargaría de llevar toda esta cuadra a las cuatro ruedas con lo que la eficacia del modelo quedaría fuera de toda duda.

 

La tecnología de inyección desarrollada por Audi y Volkswagen permitiría al modelo hacer el sprint de 0 a 100 en unos 5,5 segundos y no subiría su consumo medio homologado de los 9 litros. Además, la entrada de Porsche en el holding permitiría que marcas de menos caché se aprovecharan de tecnología de Stuttgart. En este caso en forma de un Launch Control que colocaría al SEAT en un nivel superior de aceleración.

 

Otros medios han dado por hecho, sin embargo, que el modelo tendría que conformarse con la configuración del bloque motor de 285 caballos y de un diferencial autoblocante tipo Haldex (un XDS reforzado) para que la potencia fuera sólo a las ruedas delanteras. Menos eficacia pero también menos precio y menos consumo. En lo que todos coinciden, eso sí, es que Jordi Gené ya lo está probando en Nürburgring.

 

Los rumores también indican que SEAT habría desarrollado para este modelo su primer sistema de suspensión pilotada que se llamará SEAT Drive Profile y que permitiría diferentes configuraciones del comportamiento del vehículo para hacerlo más confortable en el día a día y, sobre todo, más eficaz en circuito.

 

Parece que por fin la entrada de SEAT en el grupo de marcas deportivas de VAG (su desarrollo depende ahora de Audi y Porsche, que también se encargan de Lamborghini, Ducati, etc.) va a permitir el desarrollo de modelos más atractivos tanto en lo referente a diseño como a rendimiento. Eso sí, tener semejantes padrinos lleva siempre implícito un aumento de tarifa. Lo más probable es que si se llega a la cifra de los 300 caballos la factura no baje de 30.000 euros. No nos parece mucho para un modelo más propio de Nordschleife que de Martorell.

SEAT Leon III, la máquina

No es la primera vez que hablamos del SEAT Leon en esta bitácora. De hecho, ni siquiera es la primera vez que hablamos de la última generación de la marca española del Grupo Volkswagen. El modelo, el más importante de la casa catalana junto con el Ibiza es una referencia en el segmento de los compactos por varios motivos. El principal, sin duda, ser primo de los célebres Volkswagen Golf y Audi A3. Sin embargo, este parentesco -que en las dos generaciones anteriores se reducía a heredar tecnología de los germanos- ha cambiado ahora por completo.

 

El modelo de SEAT estrena varias tecnologías que se implementarán en estos dos modelos. La primera es una nueva suspensión que se incorporará en los Golf y que ha impresionado en Wolfsburgo no sólo por su compromiso entre comodidad y eficacia, sino por su capacidad para «absorber» mecánicas muy poderosas (el nuevo modelo equipará motores que superarán holgadamente los 200 CV).

 

Además, el compacto estrena elementos tecnológicos como los faros Full LED que hasta ahora sólo disfrutaban berlinas premium como el Audi A8. Si a este estilo marcado -con aires de nuevo A3 y Alfa Giulietta- le unimos una enorme dotación de seguridad desde los acabados de acceso, el selector SEAT Driver Profile -que ajusta parámetros de la dirección, la suspensión y la admisión-, unos acabados muy mejorados (no sólo la calidad percibida, sino la forma en la que se han trabajado el aluminio o el cuero), tenemos una mejora sustancial respecto a la segunda generación.

 

Si seguimos con la dotación tecnológica, la conectividad es una de sus puntos fuertes. El nuevo SEAT Sound System -mucho más sencillo de utilizar que hasta ahora y con muchas más posibilidades- nos permitirá optar por la conexión Bluetooth, el asistente al aparcamiento óptico -gracias a una cámara trasera-, un potente navegador 3D o un ordenador de a bordo (también 3D) sin precedentes en la marca.

 

En cuanto a mecánicas, de momento la oferta de gasolina se conforma con el probadísimo 1.4 TSI de 122 CV de la casa -que en nuestra prueba de conducción nunca superó los 6,5 litros con un ritmo bastante alto-, un bloque de 1.2 litros que eroga potencias de entre 86 y 105 caballos y los poderosos 1.8 TSI herencia de Audi que escalan hasta los 180 caballos.

 

Mientras, los TDI tienen en el nuevo ecomotive 1.6 de 105 caballos y start/stop un paradigma verde con consumos que raras veces suben de los 4,5 litros. Esta mejora se debe al empleo de materiales más ligeros que han ayudado a aminorar la tara del conjunto y, de paso, a convertir a este depredador en un modelo mucho más rápido y estable. Un escalón por debajo se ubica la versión de acceso de este bloque, que se conforma con 90 caballos -algo justo en situaciones de plena carga- y la joya del Grupo VAG, el 2.0 TDI escalonado en 150 y 184 caballos.

 

En resumen, unas mecánicas potentes y bien escalonadas, unos acabados por encima de la media, una oferta tecnológica de primera y un conjunto de chasis y bastidor mejores que nunca hacen que su precio -muy por debajo de sus primos potentados- sea irrechazable para el que quiera disfrutar del que, ahora mismo, es el mejor compacto del mercado.

VAG, ofensiva compacta

Cuando hace un par de años los dirigentes del Grupo Volkswagen se pusieron como objetivo ser el primer fabricante mundial de automóviles en 2018 fueron muchos los que les tacharon de locos. A pesar de contar con un gran catálogo de marcas dentro de su holding (Audi, SEAT, Skoda, Bentley, Bugatti, Lamborghini, Porsche, Scania, Man, Ducatti, la propia Volkswagen, un porcentaje de Suzuki e Italdesign Giugiaro) su negocio, por aquel entonces, estaba demasiado focalizado en el Europa.

 

Sin embargo, la empresa germana se dio cuenta de que tal cantidad de marcas le permitiría personalizar los vehículos a los gustos de sus clientes casi en cualquier parte del mundo (justo al revés que General Motors y Toyota, sus grandes rivales) con un coste muy bajo. ¿El secreto? El uso de plataformas transversales entre modelos. Por poner un ejemplo, los siguientes modelos comparten la misma estructura: Golf, Scirocco, Touran, Tiguan, A3, A3 Sportback, Leon, Altea, Altea XL, Altea Freetrack, Toledo, Octavia, Roomster, Yeti, Rapid… y todos ellos tienen éxito en diferentes puntos del globo.

 

Los modelos compactos, que son los que están representados en esa extensa lista, son, tradicionalmente, los preferidos por el público europeo. No obstante, el aumento de los precios del combustible en todo el mundo ha hecho que empiecen a tener una gran acogida en Estados Unidos, Latinoamérica, ciertas zonas de Asia (donde se convierten en el primer coche familiar) e, incluso, el exigente mercado nipón.

 

Para hacernos una idea de su peso específico: en Europa uno de cada tres coches comercializados pertenece al segmento C (compacto)… y uno de cada cuatro está fabricado por alguna de las marcas del Grupo Volkswagen. El porcentaje, por cierto, no para de subir y es que la empresa es la única que está aguantando no sólo la crisis que acosa la UE sino también la pujanza de los fabricantes asiáticos.

 

Precisamente por eso los de Wolfsburgo han decidido lanzar en los próximos meses las nuevas versiones de sus compactos. Aquí tenéis los secretos de cada uno de ellos:

 

 

  • Volkswagen Golf VII: a diferencia de lo que ocurrió con la plataforma pequeña -que la inauguraron con el SEAT Ibiza en vez de con el VW Polo- está vez será la «joya dela corona» la que estrenará la nueva plataforma compacta MQB. Más ligera, con menos piezas y, sobre todo, más personalizable por cada fabricante. El nuevo modelo contará con las míticas versiones GTI, cabrio, R, motores más eficientes, una versión eléctrica, un acabado premium y más opciones de personalización. Lleva décadas entre los más vendidos del mundo y es un mito sinónimo de durabilidad, carácter y deportividad. De él nacerán los nuevos Jetta, Tiguan, Golf Plus y Touran. Cuando parecía que los Astra, Focus y los asiáticos se acercaban al nivel del Golf, los de Volkswagen vuelven a marcar la diferencia.
  • Audi A3: el primo «rico» del Golf estrena generación con el doble propósito de seguir siendo el premium más vendido en todo el mundo -y eso que tendrá en el nuevo Clase A de Mercedes un duro rival- y, de paso, marcar la diferencia de status con un Golf cada vez más elitista. Estrenará motores más potentes y eficientes y versiones híbridas y eléctricas. De nuevo, los S y RS marcarán la diferencia en su segmento de mercado gracias a su tracción total y a su enorme potencia. Destacarán un Sportback que aprovecha mejor sus dimensiones interiores, un Cabrio para los más chic y un tres volúmenes que, aunque podría quitarle ventas al A4 le servirá para asentarse en Estados Unidos y en los países menos pujantes de Europa.
  • SEAT Leon III: junto con el Ibiza es la piedra angular de una empresa que, por fin, empieza a ver la luz al final del túnel. Su implantación en China, Latinoamérica y su posible lanzamiento en Estados Unidos vienen avalados por su aumento de ventas en Europa que, curiosamente, está ayudando a que los de Martorell capeen la caída de ventas en el Estado. Como los anteriores, contará con los nuevos TDi, TSi y, sobre todo, con versiones «verdes». Por primera vez se comercializarán versiones de 3 puertas que, explican, se diferenciará claramente del de cinco. Los FR y Cupra ganan elegancia y seguirán siendo los más deseados. Por cierto, la versión cabrio, que se espera para el Salón del Automóvil de Barcelona de 2013 será la gran sorpresa. Con el lanzamiento del Toledo se ha desestimado la llegada de un tres volúmenes. Desde SEAT aseguran que su deportividad seguirá marcando a la familia Altea y que podría llegar el ansiado Tribu, el SUV compacto de la casa. Mucho más deportivo y elegante que la segunda generación, retoma las líneas exitosas del primer Leon de 1999.
  • Skoda Rapid: llamado a rejuvenecer la imagen de la empresa checa, el Rapid es la primera variante de la plataforma MQB que empleará Skoda y que pronto heredarán los nuevos Octavia, Roomster y Yeti. Con un espacio de carga y un diseño interior mucho más que robusto, sus precios ajustados, su nivel de calidad y sus eficientes motores -así como su gama GreenLine, se encargarán de asegurar buenas ventas a la marca más rentable del Grupo. Todo un éxito en Europa del Este es la que más rápido crece en todo el mundo. Mucho más que a tener en cuenta para familias no demasiado grandes. Por cierto, contará, a medio plazo, con una versión RS.
¿Cuál es el vuestro?