LibreCon 2017, con la industria en el punto de mira

Faltan pocos días para que tenga lugar una nueva edición del mayor evento internacional de tecnologías libres en Santiago de Compostela, el LibreCon 2017. Este año, además, el encuentro contará con un nuevo evento, el Librehack en el que 50 hackers crearán en tiempo real y durante 11 horas prototipos de software libre que permitan mejorar la Industria 4.0 y el sector primario.

Encajados en cuatro categorías diferentes (cloudbig data, Internet de las cosas y economía colaborativa), los proyectos desarrollados podrán ser el germen de nuevas start ups e iniciativas que cristalicen en mejoras en el sector.

Por si esto fuera poco, IBM presentará su nuevo sistema de software libre Qiskit que permite desarrollar computación cuántica, uno de los ítems clave en el sector informático y en el que ya están invirtiendo entidades como la NASA, la CIA, Google o el contratista militar Lockheed Martin. Hay sectores clave que podrían ver un desarrollo exponencial con el empleo de estas nuevos campos del conocimiento.

Por supuesto, el LibreCon también tendrá espacio para la seguridad. De esta forma, entre los ponentes estarán Antonio Fernandes de la Asociación Nacional de Peritos Judiciales Informáticos y la Asociación Mediterránea de Peritos Informáticos de las TIC y desde hace unos meses miembro de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información con el fin de fortalecer las estructuras que protegen a organismos públicos y empresas de ciberataques.

Otra de las estrellas será Appybee, una aplicación made in Galicia desarrollada por Nuno Troitiño, un programador y apicultor 2.0, que busca detectar y controlar las plagas que afectan a las colmenas de abejas. Hasta el momento, las cifras del proyecto son prometedoras: ha conseguido mejorar la productividad un 17% y minimizar la mortalidad de los enjambres de una especie que poliniza entre el 25 y el 30% de los alimentos que consumimos.

Y este es solo un pequeño ejemplo de lo que la revolución digital puede hacer más allá de la industria (4.0 o no) cuando se aplica a otros sectores estratégicos como el agroalimentario. Permite que los procesos se agilicen y abaraten, así como crear redes de colaboración entre diferentes productores para ganar competitividad en el mercado.

En definitiva, la séptima edición del LibreCon viene para confirmar la importancia estratégica del software libre en la sociedad y en la revolución tecnológica, para demostrar que existen opciones para el desarrollo de plataformas independientes para potenciar la Industria 4.0 y para llevar la digitalización a mercados que hasta ahora parecían apartados de este tipo de innovaciones.

Jim Whitehurst, el mago de la chistera

Fundada en 1993, Red Hat nació con el objetivo de crear el mejor software posible como solución a las necesidades de terceras empresas. Centro de un ecosistema de empresas de tecnologías de la información y con el código abierto como su seña de identidad, la multinacional es responsable de la creación y mantenimiento de una distribución del sistema operativo GNU/Linux con el mismo nombre de Red Hat.

 

Con 6.000 empleados repartidos por 28 países, la empresa no sólo está comprometida en el desarrollo de plataforma operativa de software libre por excelencia sino que se ha especializado en la creación de soluciones empresariales personalizadas.

 

Dentro de su aportación a la comunidad destacan el sistema de empaquetación de software RPM así como las utilidades para la instalación y configuración de equipos como mouseconfig o sndconfig. Entre sus proyectos de distribución destacan el servidor de aplicaciones JBoss compatible con cualquier sistema operativo para el que esté disponible la máquina virtual Java (que adquirieron en 2006) y la distribución Linux Fedora.

 

 

 

James Whitehurst es uno de los hombres fuertes de Red Hat. Su presidente y director ejecutivo, un ferviente defensor del software libre como catalizador de la innovación empresarial y un hombre que no dejó pasar su tren cuando tuvo la oportunidad de incorporarse al líder de soluciones de código abierto allá por 2008.

 

Su perfil comercial y su visión para las finanzas y operaciones en un entorno global permitieron que Red Hat haya duplicado sus ingresos y triplicado su valor bursátil. En sólo cuatro años desde su llegada la firma se convirtió en la cuarta empresa más innovadora de la lista Forbes y este mismo año ha sido elegida como una de las mejores empresas para trabajar.

 

Su experiencia en Delta Airlines durante seis años donde controló todos los perfiles de desarrollo de la compañía y su bagaje con diferentes cargos de producción en las oficinas de Hong Kong, Chicago, Shanghai y Atlanta de Boston Consulting Group le ha permitido ver mejor que nadie las necesidades de los clientes de Red Hat y comprender que el software libre personalizado es la mejor forma de potenciar las debilidades de las compañías hasta convertirlas en puntos fuertes.

 

Whitehurst también se ganó un hueco más allá del universo informático cuando fue uno de los 130 especialistas llamados por Barack Obama para asesorarle en su campaña electoral. ¿Sus credenciales? Su empresa es fundamental en el desarrollo de un software que, según IDC, emplean el 78% de los principales 500 servidores de Internet (incluidos GMail, Yahoo!, Facebook o LinkedIn). Además, en los últimos tiempos GNU/Linux ha ido ganando presencia en toda clase de dispositivos tanto móviles como tradicionales.

 

Su conferencia, «The future is OPEN», sirvió para recalcar la importancia que Whitehurst da al software libre no sólo para el desarrollo de infraestructuras o empresas, sino para el devenir del conjunto de las tecnologías de la información.

 

La idea de lanzar una plataforma móvil 100% Linux, de permitir nuevos desarrollos para administraciones públicas «el caso más famoso en Europa es el de Múnich pero los servicios de inteligencia de Rusia también trabajan con Open Source» nos explicó en la entrevista, son el ejemplo de que la posibilidad de crear un nuevo ecosistema entre administraciones y entre usuarios y entes públicos.

 

Cuando le preguntamos sobre los puntos fuertes de las plataformas Open Source la respuesta fue tan sencilla como directa: la seguridad. «Más allá de los problemas que han tenido millones de usuarios con los casos de espionaje, las plataformas libres aumentan la seguridad por el mero hecho de que el control pertenece al usuario y no a quien vende la licencia».

 

Para él, ejemplos como el de Italia y su sentencia sobre Windows demuestran que la mentalidad de los usuarios «está cambiando» y que por eso cada vez más se preguntan «por qué pagar por algo que no controlo cuando puedo tener algo mejor gratis».

 

En definitiva, pilares que demuestran por qué regiones pequeñas pero con mucho potencial como Euskadi debería apostar por desarrollar un Silicon Valley abierto en el que ganemos todos.

LibreCon, Bilbao el centro del software

El martes y miércoles de esta semana Bilbao ha sido la capital mundial del software libre. En el marco del LibreCon 2014, expertos en la tecnología de código abierto han puesto de relieve el valor de este soporte informático como herramienta básica para la internacionalización de cualquier empresa en cualquier mercado y en cualquier parte del mundo. De la mano de Onda Vasca, La Caverna Cibernética ha tenido el placer de disfrutar de estas jornadas.

El sector, que vive una de sus épocas de mayor pujanza en los últimos años -aumenta tanto su facturación como el número de empleos que genera- se plantea como estratégico gracias a que «permite a las empresas ampliar y mejorar sus soportes sin necesidad de depender de una tecnología inicial», según explicaba Jon Velasco, fundador de Bikuma Global Services, una de las empresas que más rápido ha crecido gracias a su expansión en Estados Unidos los últimos tres años. La empresa de Leioa da trabajo a 13 profesionales y tiene en su internacionalización y su adaptación a compañías de cualquier entorno su punto fuerte para capear y crecer a pesar de la crisis.

La clave es que ayudan a sus clientes a ser más competitivos por medio de tecnologías libres que permiten una personalización impensable en cada programa. Se cubre cada necesidad al detalle. Algo que el software privado y en exclusividad no puede hacer.

Si hablamos de cifras concretas, en menos de una década el sector ha llegado los 620 profesionales -se ha multiplicado por once la cifra- y su facturación ha crecido un 900% hasta rondar el millón de euros anual, según reporta el último informe anual de la Asociación de Empresas de Software Libre de Euskadi.

La gran diferencia entre el software libre y el privado (no confundir software libre con gratuito) es que el primero da el control en cuanto a propiedad intelectual al cliente. El software privativo sólo cede el derecho a usar un programa -de pago o no- mientras la licencia está en vigor. A todo ello hay que sumar que la gran comunidad de desarrolladores de plataformas libres -que crece sostenidamente desde hace décadas- reduce los costes de mantenimiento los clientes lo que, de nuevo, redunda en competitividad y potencia las posibilidades de invertir en otros ámbitos dentro de la empresa para ganar terreno a la competencia.