Lumia 950, ¿cómo funciona su refrigeración líquida?

Si ayer mismo os presentábamos los Lumia 950 y 950 XL hoy nos toca desentrañar una de las novedades más relevantes de ambos terminales: la refrigeración líquida. Un sistema que prometer mejorar íntegramente el rendimiento del conjunto chip-batería gracias a una mejor gestión del calor: más velocidad y menos consumo con una sola modificación. La duda que nos surge es, ¿cómo funciona?

Analizando el hardware de los nuevos Lumia vemos que uno de ellos, el cotizado XL cuenta con el polémico chip Qualcomm Snapdragon 810. Es cierto que en su segunda versión, exenta de sobrecalentamientos, pero también es cierto que Microsoft ha preferido tranquilizar a sus clientes llevando hasta su teléfono el sistema de refrigeración que tan buen resultado le está dando en su familia de tabletas Surface Pro.

Hasta ahora Microsoft siempre había sido competitivo en el mercado porque sus terminales no necesitaban de un gran hardware para mover con ligereza Windows o sus aplicaciones -su punto débil-, sin embargo, la última generación destaca por su gran potencia. El motivo es sencillo: un gran hardware que permita sacar todo el rendimiento de la función Continuum. Si queremos llevar nuestro PC a cualquier lugar y transferirlo a cualquier pantalla necesitamos componentes a la altura de la «misión».

Como en las últimas Pro, Microsoft ha implementado unas heat pipes o pequeños tubos de metal con líquido en su interior que se encargan de recoger el exceso de calor del SoC y evacuarlo para, a cambio, llevarle dosis de líquido más frescas que permitan un rendimiento más armónico del conjunto. No es más complicado (en teoría, luego hay que construirlo y hacer que funcione) que un pequeño circuito en el que se convierte líquido en vapor y se enfría de nuevo mediante unas placas de magnesio.

La demanda de más potencia por parte de los consumidores ha hecho que los fabricantes tengan que aumentar los núcleos y la velocidad de los procesadores sin poder incrementar su tamaño. Además, ha de respetarse la batería por culpa de la necesidad de dispositivos ultraplanos. Es ahí donde entran en juego soluciones como estas que permiten a la industria ganar tiempo mientras se trabaja en nuevos materiales.

En definitiva, esta solución que ya hemos visto en ultraportátiles y tabletas parece la tabla de salvación de una nueva generación de smartphones de alta gama que prometen un salto exponencial en cuanto a rendimiento.

Nuevos Lumia, Microsoft se pone serio

Microsoft es consciente de que la batalla de los sistemas operativos para el gran público -en materia de servidores está desde hace tiempo en manos de Linux- no puede jugarse solo en ordenadores e híbridos. Por eso, además de un Windows 10 totalmente compatible con dispositivos móviles era necesario que lanzaran una nueva generación de Lumias a la altura de los mejores Nexus de Google y el iPhone.

Durante el evento de esta misma semana -en la que presentaron el espectacular Surface Book– la empresa de Windows mostró al público los nuevos Lumia 950 y su versión phablet Lumia 950 XL. El objetivo es sencillo: dejar claro que Microsoft no quiere ser el tercero en discordia en el mercado móvil y que ningún otro smartphone con Windows es mejor que los de la casa.

Hasta hace poco la referencia entre los terminales con Windows era el Lumia 930. Para el desarrollo del nuevo 950 parece que Microsoft se ha propuesto mejorarlo en todo punto por punto. Empezando por la pantalla que gana tamaño y dispara su resolución. Tiene un panel de 5,2 pulgadas y 1400×2560 píxeles. Además se ha trabajado para mejorar la visibilidad de la misma en exteriores lo que promete unas imágenes de primera gracias a una densidad de píxeles de 560 por pulgada.

El panel OLED recibe lo mejor de las estanterías de la casa: destaca el sistema Clear Black que se encarga de hacer que los negros sean más profundos o la tecnología Glance, que servirá para adaptar el brillo y ahorrar energía en cualquier entorno.

En su interior, los de Redmond han ido a lo seguro. El procesador es un Snapdragon 808. Es cierto que el 810v2 es más rápido y parece haber olvidado los graves problemas de sobrecalentamiento, pero también que el chip de seis núcleos ha demostrado un rendimiento excepcional con poco consumo energético. Lo acompañan de 3 GB de RAM y 32 GB de capacidad de almacenamiento ampliables. Son contundentes sobre el conjunto: dará muchas sorpresas por su rendimiento. Si Windows 10 es tan ligero como parece y el desarrollo del hardware ha sido conjunto al del software no nos cabe duda.

Por cierto, su autonomía será notable. La batería cuenta con una capacidad de 3000 mAh y su puerto de carga rápida nos regalará unas horas extras mediante el puerto micro USB de tipo C. Exactamente un 50% de carga en media hora.

Todo ello deja el peso del terminal en 152 gramos, nada mal para un terminal con esta diagonal y esta autonomía. Gran parte de esta cifra tan contenida viene por el empleo de policarbonato -la forma elegante de decir plástico- de su carcasa. Para nosotros, una pena. El 930 con acabado metálico justificaba mucho más el precio. Aquí se escudan en que es más resistente, se agarra mejor y es más fácil de intercambiar y reparar. Tendremos que verlo en persona pero a simple vista nos parece que lo deja por detrás de sus rivales.

Justo lo contrario ocurre con su cámara. Su pasado Nokia delata una excepcional óptica Carl Zeiss de 20 Mp rematada con mucho gusto con un protector de aluminio que cuenta con una luminosidad f1.9 y estabilizador de imagen óptico. Graba vídeo con resolución UHD y cuenta con tecnología PureView. Una garantía de calidad después de ver el buen trabajo hecho en el Lumia 1020. El flash, por cierto, es un trío de LEDs RGB que dan tonos más naturales a las capturas.

En cuanto a su hermano mayor, sí que hay cambios, baja ligeramente la densidad del panel (se mantiene la sobresaliente resolución pero la diagonal pasa de 5,2 a 5,7 pulgadas) y a cambio se gana más batería -3340 mAh- y procesador. Aquí si es el Snapdragon 810v2, uno de los más potentes del mercado.

Sin embargo, la sorpresa en ambos es el empleo de refrigeración líquida en su construcción. Esto permite que el dispositivo se caliente menos lo que a su vez mejora el rendimiento de los procesadores y a la larga influye en un menor esfuerzo para la batería. Sobre el papel, implementan lo que otros fabricantes ya han testado en equipos más grandes -ultraportátiles- con muy buen resultado. ¿Un punto de inflexión en la construcción de smartphones? Probablemente.

Disponibles desde noviembre, destacan, sobre todo, por su precio: 549 y 649 dólares respectivamente. Una bomba en la línea de flotación de los Nexus de Google.