iOS 10, ya hemos probado la primera beta

No nos hemos podido resistir. A pesar de que suelen ser versiones «capadas» y con menos funcionalidades de las anunciadas -muchas de ellas se presentan cuando aún se están ultimando-, una vez más nos adelantamos al lanzamiento de otoño y nos hemos descargado durante unos días la primera Beta de iOS 10.

Aunque siempre da la sensación de que los cambios de software de Apple van a ser enormes, la empresa de la manzana siempre ha apostado (en nuestra opinión, acertadamente) por realizar evoluciones de sus entornos operativos. El motivo es sencillo: no solo funciona como ninguno -a pesar del enorme potencial de Android, el sistema operativo es más inestable y vulnerable, sobre todo cuando los fabricantes se empeñan en personalizarlo- sino que tiene esa imagen inconfundible que los fieles buscan.

Es cierto que la empresa anunció cambios en todos los frentes -y que parece que sobre el papel va a ser el referido a macOS el más importante- pero también es cierto que iOS es mucho más importante para la compañía que ningún otra plataforma.

Apple parece haber pensado en todo para dar un salto en la décima versión del programa -aunque las filtraciones indican que el gran salto en el dispositivo físico ocurrirá con el décimo aniversario del iPhone-. Empezando por la pantalla de bloqueo que se «triplica» al ofrecernos los tradicionales widgets que abandonan el panel de notificaciones y se despliegan deslizando la pantalla hacia la derecha y la cámara al deslizarla hacia la izquierda.

También toman prestadas ideas del Apple Watch (es cierto que aunque sus ventas no son las esperadas sigue siendo un maravilloso laboratorio en el que experimentar con otra forma de entender las pantallas) como que la pantalla solo se ilumine cuando levantamos el iPhone para mirarlo. En solo unos segundos se vuelve a apagar si no realizamos ninguna acción. Un respiro para el botón Home y la batería.

El 3D Touch también gana protagonismo. Es cierto que, como usuarios, hemos visto que es una tecnología que tiene «fases». Al principio se emplea como una novedad rompedora, luego cae en el olvido pero, cuando se aprende a utilizar resulta muy útil y ahorra mucho tiempo. Ahora casi todas las aplicaciones ofrecen accesos rápidos y algunas como la linterna nos permiten incluso jugar con la intensidad de la luz.

Una de las novedades que más útil nos parece es Bedtime. Para muchos no es fácil acostarse con un smartwatch o una pulsera de monitorización para controlar el sueño. De hecho, en países «nocturnos» como el nuestro el problema del cansancio es lo tarde que nos acostamos. Ahora el reloj del iPhone es capaz de decirnos cuándo debemos dormirnos para cumplir con unos objetivos de descanso -por defecto o personalizados-. No creemos que tarde mucho en trabajar mano a mano con el Apple Watch.

De forma nativa iOS 10 también implementa una idea que nos ha parecido estupenda. La aplicación Mapas es de registrar directamente dónde hemos aparcado. Si somos justos ya hay aplicaciones que lo hacen, pero siempre es mucho más cómodo no tener intermediarios. Además, los mapas de la empresa están mejorando a muy buen ritmo y su sincronización con los coches son cada vez mejores. ¿Por qué no utilizarlos también a pie?

Sin embargo, sin duda, la mayor mejora la encontramos en iMessage. La aplicación de mensajería es de las más utilizadas por los propietarios de Apple por varios motivos: es rápida, raras veces se cae, es segura, está totalmente integrada con el ecosistema y funciona de maravilla con iCloud. Ahora, además, gana funcionalidades que la acercan -en cuanto a ocio- a Snapchat y que la dejan a la altura de WhatsApp y Telegram.

En definitiva, una apuesta prometedora que atraerá a millones de personas al universo de la manzana y que incrementará la fidelidad de los usuarios. Por el buen camino.

iOS 9, sus novedades una a una

Ha recibido críticas por su continuismo y por la falta de novedades rompedoras. Sin embargo, el cambio en la plataforma móvil de Apple ha sido más que considerable gracias a la implementación de nuevas funcionalidades y a la mejora integral de algunas de las más célebres del universo de la manzana. Ahora, con más tiempo desde su presentación en el WWDC os desgranamos las novedades que los californianos han preparado para los iPhone y iPad.

  • Siri y Spotlight, comunícate con iOS. El asistente de voz más célebre del mercado da un paso adelante para comenzar a aprender del usuario y ser más proactivo. Proponernos posibilidades para mejorar la experiencia de uso. Por su parte, el buscador del sistema también se vuelve más potente para permitir más acciones que antes y, sobre todo, para aumentar el catálogo de respuestas.

  • Nueva gestión de las aplicaciones. Desde la operabilidad entre aplicaciones -Notas es la que más gana al poder «nutrirse» de casi cualquier otra app para añadir contenidos- hasta el empleo de Deep links (una de las demandas más exigidas por los desarrolladores). La multiventana, el modo Picture in Picture para ver un vídeo mientras tenemos otra aplicación abierta o los teclados QuickType para facilitar la introducción de datos son solo algunas de las mejoras más evidentes y necesarias de esta edición de iOS.

  • Aprendiendo de lo que le rodea. Un iPhone ha de ser paradigma de movilidad. Y para eso ha de facilitarnos nuestro día a día con un sistema de mapas que -por fin- esté a la altura. Añade buscador de líneas de transporte público, tiendas, restaurantes, etc. La unión con Car Play es ya total y permite que muchas de las funcionalidades del terminal pasen al coche. Y todo ello con una autonomía de hasta tres horas más que con iOS 8 gracias a una mejor gestión de recursos. ¿Podrá el iPhone 6S por fin pasar todo un día lejos del enchufe sea cual sea su uso?

  • Más ligero. Apple siempre ha defendido que con una buena gestión de iCloud, los 16 GB de su configuración más básica de los iDevices era más que suficiente. Sin embargo, iOS 8 ocupaba nada más y nada menos que 4,6 GB. iOS 9 se queda en unos escasos 1,3 GB que no solo garantizan más espacio, sino también más velocidad del conjunto. Además, la llegada de una app nativa de iCloud hará mucho más fácil gestionar esos 5 GB adicionales que tan complicados se le hacen a algunos usuarios.

  • Ajustes. Ya no solo es más sencillo encontrar los parámetros que queremos personalizar sino que también disfrutaremos de más ajustes para que el iPhone sea aún más un dispositivo a medida. La vibración, las notificaciones, la accesibilidad, la seguridad -será más sencillo blindar nuestro teléfono con nuevos sistemas de seguridad (un PIN de 6 cifras en vez de 4, por ejemplo)-, el modo ahorro, la calidad de la imagen de la pantalla, los contactos en los email, etc.

  • Más libertad para los desarrolladores. Desde la tipografía hasta las opciones de gestión de los sensores del terminal. Todo queda en mano de los desarrolladores para explotar mucho más las posibilidades de iPhone y iPad. Todo para poner en un aprieto a aquellos que no saben si decantarse por Android (totalmente maleable) o iOS (más seguro y estable). Sobre todo si tenemos en cuenta que además de la experiencia de uso, los de Cupertino han puesto la tilde en mejorar Metal para que la fluidez de las aplicaciones -incluidos juegos- de un gran salto.

iOS 9, reforzando los cimientos

iOS, el sistema operativo móvil de Apple, llega a su novena versión lleno de retos. Se encarga de mover los iDevices, la principal fuente de ingresos de la millonaria máquina de Cupertino, y los únicos que, por ahora, resisten el crecimiento incesante de Android y Google. Precisamente por eso, los de Tim Cook se han centrado en mejorar los puntos débiles de las generaciones anteriores ahora que cuentan con un hardware que está batiendo récords: mejorar aún más la experiencia de uso con más posibilidades y la misma estabilidad; multiplicar la autonomía -sobre todo por el desgaste que provocará la simbiosis con el reloj inteligente-; y blindar la seguridad ahora que Apple ofrece todo un universo de consumo en sus equipos. Estas son las claves que nos han mostrado para conseguirlo.

Siri, mucho más que responder

 

Cada semana los usuarios de iPhone y iPad interaccionan con Siri unas 1.000 millones de veces. Esto ha permitido que el sistema mejore un 40% respecto a versiones anteriores y su tasa de error se ha reducido al 5% (Google tiene un porcentaje del 8). Sin embargo, el objetivo en iOS 9 es que deje de ser un asistente para convertirse en una plataforma proactiva. El objetivo es que aprenda del usuario y sea capaz de buscar cosas que no están en su base de datos (como un teléfono) o, por ejemplo, si solemos correr a una hora con música, comenzará a reproducir nuestra lista favorita cuando conectemos los EarPods.

Además, Siri también será más capaz puesto que se integrarán datos de aplicaciones de terceros instaladas en el dispositivo para que los resultados de búsqueda sean más completos y más «a medida». De este modo, si añadimos una cita en el calendario o una ubicación en el mapa, Siri nos podrá decir cuánto tardaríamos en llegar y por dónde deberíamos ir. Incluso al rellenar correos el sistema es más proactivo y nos puede sugerir otras direcciones de email a las que solemos escribir en conjunto con la primera (amigos y familiares, por ejemplo).

Para los que se preocupen por la seguridad, Apple se ha posicionado justo a la contra que Google. Todo lo que Siri aprenda se queda en el terminal. No se comparte con terceros y no se vincula al ID de Apple para evitar hackeos. El problema es qué ocurrirá cuando cambiemos de terminal o tableta. Por supuesto, todas estas mejoras también mejorarían el rendimiento de Spotlight ya que su fuente de información para las búsquedas será mucho mayor.

Notas, News, Pay y Mapas, parecido pero distinto

Apple ha descubierto que las aplicaciones más sencillas como Notas son las preferidas por los usuarios de la manzana. Son fiables y limpias pero, por desgracia, suelen quedarse atrás cuando se comparan con las de terceros. Por eso iOS 9 se ha encargado de vitaminar algunas o, directamente, rediseñarlas desde cero.

Notas ahora permitirá añadir fotos, dibujos hechos a mano, notas rápidas, direcciones y casi cualquier contenido de cualquier otra aplicación en el teléfono o una web. No hace nada que no hagan las demás, pero se suma a una buena batería de mejoras de otras aplicaciones para redondear iOS.

Por su parte, Pay, uno de los lanzamientos de Apple más fructíferos en los últimos tiempos sigue lanzado. Ahora se aprovecha de que Passbook pasa a llamarse Wallet y que podrá incorporar también tarjetas de fidelización a las de pago y a las entradas de nuestros eventos favoritos. Todo ello protegido por nuestra huella dactilar y funcionando con periféricos a partir de tecnología NFC.

Los Mapas, sobre el papel, se acercan -y mucho- a los de Google. En la vista incluyen ya transporte público con rutas de autobuses, trenes, metro y ferrys. Además, nos indicarán las paradas (y las entradas) más cercanas así como restaurantes, bares, tiendas y eventos y nos especificará cuáles aceptan Apple Pay. Una vez más los de Cupertino muestran lo rápido que pueden desarrollar las cosas -cuando hay mucho beneficio de por medio-. Ni rastro de los fallidos mapas de hace un par de años.

Por último, se estrena News que bien podríamos presentar como el Flipboard de la casa. Explicaremos a la aplicación nuestros intereses y medios de comunicación favoritos para construir una revista totalmente personalizada. No es nada nuevo pero la baza de Apple es para qué descargarnos algo de un tercero si la aplicación nativa ya está optimizada para iOS. En un primer momento se lanzará solo en Australia, Estados Unidos y Reino Unido y, en función de los acuerdos con editoriales y su éxito en sus mercados fuertes, se atreverán con otros idiomas. El maquetado, hay que reconocerlo, sí está por encima de sus rivales. Tiempo han tenido para diseñarla…

Esta será una de las mejoras que más agradecerá el iPad, de capa caída por la bajada global de ventas de las tabletas ante la presión de los phablets. Sin embargo, la principal aportación de iOS 9 a la tablet será la incorporación de una tabla de herramientas o los atajos en los teclados físicos que añadamos al iPad y, sobre todo, de la pantalla dividida.

Sí, tampoco es nada nuevo (los Note lo tienen hace mucho tiempo) pero la fluidez con la que demostraron el funcionamiento del Picture in Picture para reproducir vídeos en una «pantalla flotante» mientras trabajamos en una app en el resto del panel o la división para pasar contenidos de una app a otra denota que ha merecido la pena la espera.

Disponibilidad, precios, ventajas y desventajas

El lanzamiento será en otoño -como es habitual- de forma gratuita -como es obligatorio- y funcionará en cualquier equipo que ya corra con iOS 8. Para los usuarios de iPhone 6 les garantiza una hora más de autonomía. Para los demás, les promete no quitarles horas lejos del enchufe ni tampoco rendimiento. El objetivo primordial para los de Cook era garantizar la estabilidad, la fluidez y, sobre todo, el rendimiento. Sin los errores de las versiones de iOS 8.

La beta para desarrolladores ya está disponible por lo que serán muchos los que se animarán a descargarlo pero, hay que recordar, que en Cupertino no lo recomiendan puesto que se trata de una versión de pruebas. ¿Hay más novedades? Sí, se llama Apple Music pero esa la trataremos mañana.

OS X, al detalle

 

 

OS X ya ha llegado. La actualización gratuita del entorno para los ordenadores Mac de Apple es, probablemente, el cambio más radical en cuanto a interfaz que ha sufrido la plataforma en el último lustro. Todos los equipos ensamblados desde 2007 podrán disfrutar de un programa que por funcionamiento y utilidades es un paso más en el camino de los de la manzana en unificar sus ordenadores con los iDevices con iOS. ¿Lo han conseguido?

 

Como bien explicaron en la presentación del programa, el mayor cambio no es el que más notarán sus usuarios. OS X mejora ampliamente la gestión energética de sus equipos -portátiles o de sobremesa- y desde Cupertino hablan de hasta una hora más de autonomía gracias a las transiciones del estado de la CPU que permiten un uso menor del procesador y reducir el consumo energético. Además, nos presentan la «memoria comprimida»: la gestión de la memoria libre para que las aplicaciones se lancen más rápido con lo que la vuelta a la actividad desde el reposo es mucho más rápida.

 

Por programas -o aplicaciones- las mejoras son más llamativas.

 

 

  • El gestor de Pantallas múltiples permite conectar el Mac a un segundo monitor o a una pantalla HD pero, como novedad, el dock (centro de trabajo vital de los sistemas operativos de Apple) también llega a la segunda pantalla lo que nos permite ganar espacio sin perder movilidad. Eso redunda en una mayor intuitividad en el trabajo que realicemos y, sobre todo, una gestión más cómoda de los programas. Además, AirPlay hará que la conexión se pueda hacer sin necesidad de cables.
  • El Finder también recibe una mejora bastante visual: a partir de ahora podremos etiquetar por colores (y cada uno se refiere a un nivel de importancia) todos los archivos de nuestro Mac con lo que el acceso por temáticas será más sencillo. Además, la gestión de estas etiquetas se hará desde los propios archivos sin necesidad de entrar al Finder cada vez que queramos catalogar una. El cerebro de OS X, además, permitirá unificar todas las pestañas en una sola para poder organizar los archivos de un modo más intuitivo y, sobre todo, navegar de un modo más fluido -similar a Safari o Chrome-.
  • El Calendario era, hasta ahora, una de las aplicaciones más utilizadas en iOS pero, según la propia empresa, el salto no se daba tan directamente a los ordenadores. A pesar de la sincronización vía iCloud los usuarios seguían uniendo calendario a movilidad. Para facilitarlo todo la aplicación de sobremesa se convierte en una réplica de la de iOS y, además de una sincronización automática, permite añadir datos como la dirección (que nos geolocalizará automáticamente gracias a los nuevos Mapas) y nos dará información meteorológica de ese punto a la hora de la nota. Más allá, si indicamos al programa si iremos en coche o andando, éste nos avisará de cuándo debemos ponernos en marcha. Es cierto que Google ya lo hace. También es cierto que no lo hace en un ordenador ni con un interfaz tan amigable.
  • Precisamente, la evolución de los Mapas ha sido sobresaliente en muy poco tiempo -falta le hacía-. El último paso ha sido integrarlos en Mavericks para poder trazar rutas y enviarlos a nuestro iPhone para que las recupere y nos guíe. Además, un nuevo servicio nos permite conocer el estado del tráfico para crear rutas alternativas y calcular mejor el tiempo de nuestro viaje. Mapas, además, se acerca aún más al programa de Google (que sigue siendo la referencia) y permite la búsqueda por negocios o centros para obtener más información sobre ellos -¿qué queda ya de FourSquare?-.
  • Safari es, probablemente, la aplicación que más novedades trae y la que más notarán los usuarios por su empleo (su penetración en Mac es tan abultada como la de Chrome en las demás plataformas). Permite implementar dentro del navegador Twitter y LinkedIn para estar al día de nuestros contactos y compartir nuestra navegación -por defecto esto viene desconectado-. Además, tendremos las listas de lectura, favoritos, historial y enlaces compartidos mucho más a mano y el propio programa ha sido optimizado para que todo resulte mucho más ágil. Sólo hubiéramos apostado por un cambio de interfaz que lo hiciera más iOS (como en el resto del escritorio donde los novedosos iconos de iWork conviven con otros más clásico de iLife de la era Jobs).
  • Para agilizar aún más la experiencia virtual se ha implementado también el Llavero de iCloud que, como en iOS 7.0.3 permite encriptar nuestras contraseñas para realizar operaciones de un modo más ágil (como comprar online). Esto, como siempre, queda vinculado a nuestra cuenta en la nube de modo que, si lo deseamos, los datos estarán presentes en todos nuestros equipos Apple. No es recomendable para los más paranoicos con las teorías (y prácticas) de ciberespionaje de Silicon Valley.
  • El gestor de Notificaciones también se vuelve más iOS para poder estar en contacto mediante redes sociales con quien queramos, saber cuando nos etiquetan o recibimos un seguidor, un me gusta o un comentario y los titulares de las cabeceras que deseemos. Todo en un click a la derecha del escritorio sólo que mucho más rápido.
  • Por último, iBooks, la aplicación pensada para que los iDevices hagan frente a Amazon y sus Kindle se hibrida con el ordenador para que podamos leer lo que queramos, donde queramos, cuando queramos… sin perder ni un sólo minuto buscando contenidos entre dispositivos. Todo es más ágil y para los locos por la lectura, inmensamente más cómodo. Por cierto, sus aplicaciones para enseñanza (no sólo iBooks Author) se multiplican. No nos extraña entonces que Apple haya optado por dejar en sus tiendas el iPad 2, el más exitoso en la enseñanza en Estados Unidos.
  • Respecto a las suites de productividad iWork y creatividad iLife, ambas han mejorado su interfaz, su velocidad y su interactividad: hay nuevas plantillas, todo se integra más fácilmente en la nube, serán gratuitas con los nuevos equipos -última oportunidad de Microsoft de insertar su Office en iPad y iPhone- y ganan nuevas utilidades que las hacen inseparables del entorno de la manzana.
En resumen, no es un cambio radical sino una evolución (gratuita) hacia un sistema operativo más unificado, sencillo, eficiente y rápido que conseguirá que muchos den el salto de Windows a OS X sin miedo y, sobre todo, que sigue convirtiendo el ecosistema de Apple en el más potente del mercado.

 

Nokia, golpe de efecto

La finlandesa Nokia parece dispuesta a renacer. A pesar de los malos resultados que la alejan de Samsung en la carrera por ser el primer fabricante mundial de móviles y la coloca en séptimo lugar por detrás de la coreana, Apple, RIM, HTC, ZTE y LG en el mercado de smartphones, todos los indicios apuntan a que 2013 puede ser el año de la vuelta del otrora gigante. No sólo porque Windows Phone es el único sistema operativo para teléfonos inteligentes que crece además de Android (aunque está a años luz de la cuota de mercado de iOS), sino porque de vez en cuando se permiten dar golpes de efecto con su saber hacer como han hecho hoy frente a Google y Apple.

 

La empresa escandinava ha anunciado el lanzamiento inminente de Here, un servicio de mapas gratuito disponible para los usuarios de iOS y que el año próximo llegará a la tienda de aplicaciones Google Play. El programa supone todo un giro para la integración de Nokia Maps dentro de Windows Phone y, además, una muestra a Apple de que ellos sí saben hacer estos programas (Tim Cook tuvo que pedir perdón por la chapuza de Apple Maps) y de paso una forma de adelantarse a Google, quien afirma que no tiene prisa por lanzar una versión de Google Maps para los iPhone, iPad y iPod.

 

Para quienes tenemos un teléfono con una manzana mordida es toda una buena noticia volver a disfrutar de mapas fiables y rápidos que no sólo trabajan perfectamente sin conexión a internet, sino que interactúan con los usuarios sin necesidad de escribir las órdenes. Sólo con la voz.

 

Así, la compañía pondrá un paquete de software a disposición de los desarrolladores de contenidos para la plataforma de los de Mountain View para que puedan implementar sus mapas en las aplicaciones que  diseñen para Google Play.

 

Cuando parecía que no iba a haber más sorpresas, los fineses han explicado que Here también será compatible con Firefox OS, el sistema operativo alternativo creado entre la Fundación Mozilla y Telefónica pensado para los países en vías de desarrollo, ávidos consumidores de smartphones de bajo coste.

 

El primer Firefox OS llegará con Here a las tiendas brasileñas en 2013 y gracias a que ambos programas están basados en HTML5 son totalmente compatibles entre sí. Una forma maravillosa para que Nokia se cuele en esos mercados con su software y «acostumbre» a los usuarios cuando quieran dar el salto a un teléfono inteligente de gama más alta.

 

Por cierto, ya han comenzado los rumores sobre posibles smartphones de baja gama equipados con Firefox OS. Para ello es clave saber del éxito de los ASHA, que todavía no cuentan con Windows Phone y que siguen trabajando con Symbian y, sobre todo, la gran cantidad de recursos que Nokia da a la fundación Mozilla en su apoyo al freeware.

 

Estos mismo días se ha sabido que Nokia se ha hecho con la empresa de mapas e imágenes 3D Earthmine, lo que permitirá que los fineses compitan directamente con el Streeview de Google y, sobre todo, que Windows Phone tenga ya una herramienta más potente que los mápas de Bing para potenciar y geolocalizar las búsquedas.

 

Como conclusión: Nokia se cuela del fallo de Apple, se cuela en iOS ante la indecisión de Google, entra en el creciente universo Android, se vuelve indispensable para Windows Phone y, de paso, gana un nuevo aliado como Mozilla. ¿Cómo reaccionarán ahora Apple y Google?