Redmi Note 2, Xiaomi retorna a los orígenes

Después de experimentar un enorme crecimiento durante el último año que la ha llevado a superar a los gigantes Samsung y Apple en China en algunos trimestres, Xiaomi ha presentado el Redmi Note 2, un modelo central en su catálogo y que es el soporte elegido para presentar su nueva actualización de software sobre Android.

En la quinta edición de su evento de novedades de verano en Beijing la empresa presentó por sorpresa la renovación de un modelo, el Redmi Note, que ya ha vendido más de 70 millones de unidades en todo el mundo. Y decimos lo de sorprendente porque el primer Note seguía con un buen ritmo de ventas y el fabricante parecía ahora más centrado en el Mi4 -y su sucesor Mi5- más caro y, sin duda, la estrella de su colección.

El phablet que ya está a la venta en China y que no tardará en llegar a otros mercados costará entre 125 y 155 dólares en función de su configuración y contará con un panel de 5,5 pulgadas, una cámara de 13 Mp y 2 GB de RAM estando la diferencia en su capacidad de almacenamiento: 16 GB o 32 en función de lo que queramos pagar.

En ambos casos trabajará con un chip Cortex A53, un Snapdragon de cuatro núcleos a 1,6 GHz y arquitectura de 64 bits con una GPU Adreno compatible con juegos 3D así como con un sistema Dual SIM 4G que permitirá velocidades de descarga de hasta 150 Mbps.

Curiosamente, el Redmi Note 2 será el primer terminal externalizado por los chinos que han decidido llevar su fabricación a la India a través del gigante Foxconn (conocido por ensamblar algunas de las ediciones más exitosas de los iPhone). ¿Nueva economía de escala o síntoma de que hasta los fabricantes chinos siguen las máximas de la globalización?

Como decíamos antes, Xiaomi aprovechó para presentar Miui 7, su última versión de Android que está disponible para sus clientes -tiene retrocompatibilidad- desde el pasado día 19 y que promete mejorar el rendimiento y la autonomía de todos los terminales que lo implementen.

Gadgets, ¿quién dijo que tienen que ser caros?

Para muchas personas las nuevas tecnologías son el vicio del siglo XXI. Dispositivos pensados para hacernos la vida más fácil (y engancharnos) que suelen tener un denominador común: un precio bastante alto y una vida bastante corta. ¿Es eso verdad? Os presentamos una pequeña colección de gadgets que, por poco precio, os tendrán a la última.

  • NGM Harley Davidson. Windows Phone 8.1 (compatible con Windows 10), procesador quad core a 1,2 GHz, 1 GB de RAM, 8 GB de almacenamiento ampliables, cámara posterior de 8 Mp, acabados en cuero, panel de 5 pulgadas HD y 269€ de precio. ¿Se puede pedir algo más? Que tenga un diseño diferente. Hecho. Lo construye NGM y lo decora la legendaria casa de motos.

  • Kit Audio Philips. Diseño retro gracias a unos auriculares Strada con diadema de tela, controladores de 32 mm de alta potencia, sistema acústico abierto para un sonido más fluido y natural, un altavoz con tecnología Bluetooth de alcance de 10 metros, sistema anti distorsión y batería de alta capacidad. Todo por 50€. ¿Tienes excusa para no llevar tu música a todas partes?

  • SPC Smartee Watch 2. El fabricante español SPC se ha centrado en el desarrollo de dispositivos de bajo coste y un rendimiento notable. Su reloj inteligente llega a su segunda generación con un diseño limpio y unas especificaciones en la media del mercado pero con una ventaja irrefutable: un precio de 129€. Con capacidades métricas para la práctica deportiva y un funcionamiento excelente con el ecosistema Android, sorprende por su buen rendimiento. Indispensable si dudas de la necesidad de llevar un ordenador en la muñeca.

  • Mi Power Bank 10400 mAh. La solución más sencilla, capaz y barata para tener siempre la batería cargada. Con capacidad para recargar un iPhone 6 cuatro veces, se carga al 100% con solo 5 horas de alimentación. Algo propio de equipos premium con un precio mucho mayor que los 30€ que Xiaomi nos pide por su sistema externo. Excelente.

  • Nikon D3200. Sí, un gadget de 400€ no es barato pero, si miramos su rendimiento, compite con equipos mucho más caros y sale airoso. Sus prestaciones son bestiales, su interfaz y modos de uso, perfectos para los no muy iniciados: hace fotos de hasta 24 Mp, su ISO llega a 6.400, tiene prestaciones de vídeo Full HD, sensor CMOS y tecnología para compartir cualquier contenido al momento vía smartphone. Además, incorpora un sensor AF-S DX 18-55 mm f/3.5 VR. Una maravilla.

Mi TV 2, familia aventajada

Como ya vimos la semana pasada, Mi (Xiaomi) es una de las empresas más activas del mercado. Sus productos son un compendio de rendimiento y excelente calidad-precio y la firma intenta quitarse por todos los medios su imagen de «multicopista» de las grandes referencias del mercado tecnológico a base de productos que se renuevan cada poco tiempo para controlar, al menos, su enorme mercado doméstico.

Hace pocos días también descubrimos el profundo cambio que está viviendo el mercado televisivo y que, a buen seguro, el despliegue de un servicio on demand de Apple acelerará. Así, que tanto los fabricantes «clásicos» (Philips, LG, Samsung, Sony, etc.) como los gigantes de Silicon Valley (Google, Apple y Microsoft) y las propias plataformas de televisión (Netflix, Waki.tv, Telefónica, Orange y compañía) se empiezan a posicionar para no quedarse atrás en un negocio multimillonario.

Por eso hoy os traemos la nueva Mi TV 2, un televisor diseñado por los ingenieros del gigante chino que tenían como principal premisa diseñar un hardware lo suficientemente capaz como para que ningún juego o película se le resistiera y que funcionara a la perfección de la mano de Android.

Hasta ahora la casa china ya tenía experiencia con los televisores. El actual Mi TV cuenta con los mejores paneles Full HD de LG y Samsung (y así lo publicitan en su web) a los que añade escalado 3D, sistema de sonido Dolby DTS, un procesador Snapdragon de cuatro núcleos a 1,7 GHz que trabaja con una GPU Adreno 320 y cuenta con 2GB de RAM DDR3. Nada mal para un equipo de 47 pulgadas que bajo su marco ultrafino incorpora toda la tecnología del dispositivo Mi Box.

Pero volvamos a la Mi TV 2. En este caso se trata de un equipo de 40 pulgadas que más que por especificaciones destaca por su equilibrio. No cuenta -como cabría esperar- con el software Android TV sino que, aprovechando su potencia, han tomado Android 4.4 y le han colocado su propia capa. Así, el dispositivo trabaja con MIUI TV aunque prometen actualizar lo antes posible a Lollipop.

En esta ocasión el panel es de Sharp y cuenta con la afamada tecnología SDP X-GEN que le da un alto contraste de 5000:1. El sonido consigue el certificado Dolby MS12 para los sistemas envolventes.  El procesador, esta vez, es un ARM Cortex-A9 quad core a 1,45 GHz y una GPU ARM Mali 450MP4 que conforman un chipset MStar poco conocido pero que promete un buen rendimiento acompañado de los 1,5GB de RAM.

Sobre el papel no es el conjunto más potente (el que quiera potencia bruta deberá pagarla en forma de Xbox o PS4 acompañada de un panel de última generación Samsung) pero es mucho más que suficiente para mover de forma nativa juegos sencillos y acceder a internet sin problema.

 

Sobre el diseño, destaca su grosor de 14,5 mm y la disponibilidad de varios colores para la carcasa. Un conjunto muy interesante si tenemos en cuenta que al cambio el gadget vale 290€. Nada mal si tenemos en cuenta que la empresa ha prometido gastar 1.000 millones de dólares para aumentar la oferta disponible en su plataforma de contenidos.

Pensada para el mercado chino y países adyacentes, la marca todavía no ha desmentido su llegada a otros mercados pero la apertura de varias tiendas en Estados Unidos y Europa para comercializar su gama de productos (menos teléfonos inteligentes) abre esta posibilidad.

Más madera

Para los que busquen más «músculo» Xiaomi les ha preparado un televisor con mayúsculas. 49 pulgadas, con resolución 4K y 90 píxeles por pulgada (no es muy habitual una cifra tan alta en este segmento).

El equipo monta el mismo chipset que su hermana pequeña pero aumenta el rendimiento gracias a que la RAM sube hasta 2 GB DDR3 y para redondear el sonido añaden una barra 8.1 que ofrecerá conectividad analógica y Bluetooth.

También trabaja con MIUI y promete una actualización a Lollipop y, para mejorar la jugabilidad puede acompañarse de un gamepad Bluetooth 4.0. ¿Su precio? Al cambio 475€. Lo malo es que tampoco está claro que pueda llegar a nuestros mercados si la aceptación de sus tiendas no es la que esperan. Aún así, los fabricantes coreanos deberían tener cuidado.

Xiaomi y Li-Ning, ¿el principio de los smart sneakers?

Si ayer mismo hablábamos de una alianza poco habitual para dinamitar un mercado anquilosado (sus actores son tan escasos como caros), el de la relojería suiza de lujo, hoy hablaremos de otra alianza sorprendente que tiene como objetivo cambiar un mercado al alza: el del material deportivo.

Con más o menos razón tenemos la imagen de que las grandes firmas chinas se dedican a copiar casi por sistema las innovaciones de las empresas americanas, europeas, japonesas y surcoreanas. Sin embargo, existen una pequeña muestra de multinacionales que destacan por la calidad de sus productos y su dinamismo a la hora de lanzar nuevas ideas al mercado -muchas naufragan pero otras hacen que las empresas «tradicionales» tengan que ponerse las pilas.

Xiaomi (ahora solo Mi) durante mucho tiempo ha formado parte del grupo de empresas que se han preocupado, casi en exclusiva, a realizar copias más baratas de productos de la competencia. El MiPad por ejemplo, tiene una enorme «influencia californiana» en su diseño y funcionamiento. El Mi Note, aunque es un producto espectacular, se parece demasiado a otros Notes del mercado… y esto ha acabado lastrando dispositivos que, per se, son más que buenos.

Li-Ning, por su parte, ha entrado en el cambiante negocio del material deportivo a la sombra del dúo de gigantes Nike y Adidas. Su mejor carta de presentación fueron las Juegos Olímpicos de Pekín en 2008 y desde entonces son muchos los atletas que se han ido sumando a su lista de patrocinados (destacan Dwayne Wade, José Manuel Calderón, Marin Cilic, Yelena Isinbáyeva o Asafa Powell) y las disciplinas en las que sus productos se han ido ganando el respeto del público.

Ambas empresas se han unido para crear un completo catálogo de ropa deportiva inteligente y, según Reuters, su primer producto, unas zapatillas de deporte inteligentes, están ya en su última fase para llegar al mercado antes de que acabe el año. Las sneakers permitirán monitorizar la actividad física para registrarla en la suela -suponemos que no mediante un sensor extraíble tipo el miCoach o el Plus de Adidas y Nike- para, después, permitir la gestión de los datos a través de un dispositivo móvil.

Todo parece indicar que Huami -encargada de la fabricación de la Mi Band- implementará la tecnología de Xiaomi en el talón de las zapatillas para que el chip cuente la distancia, velocidad y pasos del deportista.

El producto, en principio, se distribuirá fuera de China en las tiendas que trabajen con Li-Ning y las tiendas de accesorios que Mi tiene previsto abrir en Estados Unidos y Europa durante los próximos meses. La marca deportiva creada por la leyenda china de la gimnasia Li Ning (ganó tres medallas de oro, dos de plata y una de bronce en Los Ángeles 84 y encendió el pebetero olímpico en Pekín) ha explicado que ha escogido a Mi y su socio Huami (encargada de crear el ecosistema Shenzhen que usa) por la «inteligencia de sus productos».

Parece que la llegada de la renovación de la exitosa Mi Band y el rumoreado Mi Watch serán los aperitivos de un nuevo producto que, seguro, hará que gigantes como Nike, Adidas o Under Armour se apresuren a lanzar sus propios modelos de zapatillas 2.0.

Mi Note, Xiaomi cambia de inspiración

Xiaomi es, sin duda, uno de los fabricantes chinos más activos, con más crecimiento y más reputado del mercado. La relación calidad-precio de sus dispositivos es sobresaliente y su desarrollo como empresa tecnológica está fuera de toda duda. Sin embargo, del mismo modo que le pasó antes a Samsung (titán al que tiene en su punto de mira), su «inspiración» en otros modelos de la competencia es excesivo.

El último dispositivo en llegar a su catálogo es el Mi Note, un phablet que más allá de ser la evolución del Mi4 y el Redmi Note, es un modelo de gama alta que, según el CEO de la empresa -Lei Jun-, tiene como rival el iPhone 6 Plus.

Por dimensiones, cuenta con una diagonal de 5,7 pulgadas y un grosor de 6,95 milímetros. Si ahora os decimos que el peso es de 161 gramos podemos concluir que es más grande, fino y ligero que el de la manzana y que el Galaxy Note, modelo al que prácticamente clona en diseño. ¿Cuál es el secreto para semejante milagro técnico? Que tiene dos acabados muy diferentes entre sí y que en su configuración más capaz (es el Android más potente hasta la fecha) su precio ya no es tan de gama media-baja.

El punto fuerte -para Xiaomi- del Mi Note es su panel. Construidos por Sharp y Japan Display, uno cuenta con resolución Full HD mientras que el segundo es un «2K» -2.560×1.440 píxeles- y un contraste de 1:4000 lo que, unido a una notable saturación del color, da un resultado mucho mejor de lo esperado (habrá que ver cuál es la vida útil de esos paneles sin quemarse). El apellido de esta versión es PRO. Ambos cuentan con protección Gorilla Glass 3 tanto para el panel como para la parte trasera.

Sabedores de la importancia de la reproducción de contenidos multimedia en los equipos de estas dimensiones, Lei Jun subrayó que ha incorporado un chip de sonido (se encargada de decodificarlo) ESS ES9018 de Sony para gestionar el audio en calidades 24-bit/192 kHz (similar a la del último walkman de los nipones) además de añadir unos auriculares a la altura -hasta ahora era uno de los puntos a mejorar de los Xiaomi-.

Para las cámaras, de nuevo, el proveedor elegido ha sido Sony. La principal, de 13 Mp emplea el módulo IMX214 que ya han llevado algunos Xperia y que, además, trabaja con estabilizador óptico. El flash de dos tonos (que tan buenos resultados da en modelos como el iPhone) ha sido desarrollado por un experto en LEDs: Philips. Una pena que no mentaran nada sobre el nuevo software de imagen desarrollado por MIUI.

Respecto al procesador, los chinos han vuelto a contar con Qualcomm para los dos niveles de acabado de su Mi Note. La versión Full HD trabaja con un Snapdragon 801 acompañado por 3 GB de RAM y una batería de 3.000 mAh. Para el PRO han escogido el chip 810 con arquitectura de 64 bits acompañado de una RAM de 4 GB, 64 de memoria interna, conectividad LTE y una batería que crece muy poco (y segará la autonomía) de 3.090 mAh.

Los precios, obviamente, han subido, sin embargo, siguen siendo muy competitivos. La versión de acceso del Mi Note normal tiene un coste de 320€ mientras que el PRO más avanzado tiene un precio de 450€. Más que en Mi anteriores pero menos que en cualquier otro modelo premium de la competencia.

Por primera vez los ingenieros han dejado de lado las reminiscencias más obvias a Apple y Samsung y, aunque su diseño es similar al segundo y la interfaz muy parecida a los primeros, podemos decir que el Mi Note es el primer equipo de la casa con personalidad propia y que demuestra que Xiaomi, si sigue esta senda puede ser algo más que el tercer fabricante mundial de smartphones.