Moto 360 Sport, el smartwatch definitivo

Cuando se asiente el mercado de smartwatches, probablemente, el Moto360 sea recordado como uno de los pioneros que ayudó a poner los cimientos del universo de relojes inteligentes. Con un buen diseño, funcionalidades notables y un precio asequible (289 euros), el dispositivo de Motorola es uno de los más recomendables del mercado usemos el móvil que usemos.

Por eso, cuando hace semanas la ahora filial de Lenovo anunció el lanzamiento de una versión Sport fuimos muchos los que esperamos a la llegada de uno de los relojes deportivos más interesantes del mercado… y no nos ha defraudado.

El Moto360 Sport se antoja como un reloj sobresaliente para realizar actividades al aire libre. ¿El motivo? Permite independizarnos por completo de nuestro smartphone y de cualquier otro dispositivo para monitorizarnos o escuchar música. El reloj nos permite almacenar canciones desde Google Music, Spotify, etc., guardar Podcasts y escucharlas vía Bluetooth en nuestros auriculares.

Además, como cuenta con Android Wear es compatible con aplicaciones como FtiBit, Under Armour Record, Strava, MapMyRun, etc. Si no participamos en ninguna de ellas, cuenta con el software MotoBody que nos permitirá almacenar nuestros datos para luego sincronizarlas con cualquier otra. Y esto es posible porque cuenta con GPS para poder monitorizar nuestra ruta, nuestro tiempo y nuestros ritmos de entrenamiento -además de planificarlos previamente para luego realizar algunos específicos-. Asimismo, cuenta con sensor del ritmo cardíaco con lo que no solo registrará nuestras variaciones minuto a minuto sino que cuantificará cuánto tiempo estamos en cada zona de ritmo cardiaco para una mejor gestión de nuestros entrenamientos.

También almacenará los pasos que damos, los pisos que subimos, las calorías que quemamos y el tiempo y la calidad del sueño tanto durante nuestro entrenamiento como en nuestra vida diaria para realizar un seguimiento más completo de nuestra actividad personal.

Como hemos dicho, el modelo es especialmente apto para el entrenamiento al aire libre. Y en esto tiene mucho que ver su pantalla con tecnología AnyLight que adecua de forma sobresaliente el brillo del panel para que los datos sean visibles incluso bajo la luz directa del sol. Con una superficie de 1,37 pulgadas -35 milímetros- es más que suficiente para ver los datos con claridad así como todas las notificaciones que nos permite personalizar el sistema operativo para wearables de Google. Por cierto, como no podía ser de otra forma, la esfera es Gorilla Glass 3 resistente a los golpes y rayones.

Con una autonomía de dos días bajo cualquier condición de uso, su estructura de silicona no solo lo hace resistente al sudor sino que evita las manchas y lo protege de posibles golpes. Además, cuenta con unas estructuras de ventilación que evita que se recaliente -con las molestias que esto supone al llevarlo-. Con certificado IP67, es resistente al polvo y al agua -aunque el fabricante no recomienda nadar con él-.

En cuanto a conectividad, cuenta con WiFi así como con Bluetooth 4.0 y cargador inalámbrico. En definitiva un producto muy recomendable que aúna lo mejor de los relojes deportivos más completos y toda la tecnología smartwatch de Google.

Smartwatches, Motorola y Lenovo tras la estela de Google

Si algo ha dejado claro el IFA de Berlín es que, respondan o no las ventas, los principales fabricantes tienen claro que los relojes inteligentes son una de las familias de producto a explotar en los próximos años. De este modo, después de las ventas del Apple Watch (discretas para ser un producto de Apple pero mucho mejores que las de cualquier rival), el mercado ha girado hacia modelos más intuitivos, capaces y, sobre todo, con más «forma de reloj».

Dos de los más interesantes que se han presentado en la reunión alemana han sido el Moto 360 de Motorola y el reloj de su nueva matriz, Lenovo. Ambos con una característica en común: una fe ciega en en el sistema operativo de Google para wearables, Android Wear.

Moto 360, dos tamaños y mucha potencia por muy poco dinero

Si hay algo que ha caracterizado al Moto 360 desde su presentación es su interés por un diseño tradicional. Un smartwatch más allá de un dispositivo inteligente ha de parecer lo que es: un reloj. Así mismo, la empresa americana se ha centrado en diferenciar los tamaños de la versión femenina y masculina -y guiño a la relojería tradicional- además de crear dos formatos bien diferenciados: uno deportivo y otro más «vestido».

También ha jugado un papel fundamental las posibilidades de personalización del dispositivo mediante correas intercambiables así como una lista de materiales de construcción diferenciados. Siguen algunos detalles más polémicos como la banda negra del panel que se encarga de la luminosidad de la estructura, sin embargo, los ingenieros defienden que esto permite un marco tan delgado y que sea el único del mercado que puede utilizar un 71% de la superficie frontal como pantalla.

Volviendo a los tamaños, existen dos versiones, una de 46 mm y otra de 42 mm mucho más delgada -su grosor de 11,4 mm lo deja como un peso pluma de su segmento-. Es cierto que el mayor puede parecernos demasiado para la muñeca, pero también es cierto que ofrece una batería de 400 mAh que redunda en una autonomía de dos días a pleno uso: insuperable por ningún rival a día de hoy.

Si a eso le unimos que en su interior trabaja un procesador Snapdragon 400 acompañado de 512MB de RAM y 4GB de capacidad de almacenamiento así como conexiones WiFi y Bluetooth, nos encontramos con un equipo redondo que mejora en todo a su predecesor. Respecto a la resolución, ambos formatos, tanto el de 42 (1,37″) como el de 46 milímetros (1,56″) la tienen de 360×325 píxeles.

Si te estas preguntando cuál es el precio de contar con un dispositivo que pinta tan bien (y con un diseño tan sofisticado) en la muñeca te sorprenderá saber que el de 42 milímetros parte de 309€ y el de 46 de 359, nada exagerado comparados con relojes analógicos de gama media -y chip-.

Mundo aparte será el Moto 360 Sport que incluye GPS y sensor de actividad cardiaca: el Bluetooth permitirá conectar auriculares para escuchar la música almacenada en sus 4GB de memoria, contará con correa de silicona, tecnología Anylight para ver mejor la pantalla en exteriores y promete una construcción más resistente.

Lenovo quiere revolucionar el concepto de Smartwatch

Aunque sean dispositivos relativamente nuevos son muchos los fabricantes que quieren dar un golpe en la mesa y revolucionarlos añadiendo algo que los haga aún más «inteligentes». En esta línea se encuentra Lenovo que le ha añadido a la pulsera de su prototipo una pequeña pantalla que por posibilidades nos recuerda poderosamente al sensor de las Google Glass.

Este display, bautizado como «Magic View» pretende poder captar y emitir información a través de un «prisma» que se aprovecha de la propia correa para ganar nitidez y otorgar privacidad al usuario -solo se ve el contenido en función del ángulo en el que coloquemos el reloj-.

De este modo, aunque aún no se sabe qué utilidades le quiere dar Lenovo a este extra, sí se pudo comprobar que es un apéndice que han colocado sobre el propio Moto 360 y que han prometido desarrollar para próximas versiones.

Apple Watch, sus alternativas (I)

Cada cierto tiempo desde la llegada de los iPod Apple ha ido presentando productos que, con más o menos tino, han cambiado los mercados para los que estaban pensados. El iPhone cambió para siempre el modo de entender los smartphones. El iPad creó todo un mercado multimillonario. Y ahora el Apple Watch parece el dispositivo perfecto para hacer que el gran público comience a interesarse por los relojes inteligentes.

Sin embargo, hay algo que ha cambiado en cómo presenta Apple los equipos. Desde 2010 todos los rivales (muchos y muy buenos) se han preocupado especialmente en evitar que Apple tome la delantera en ningún mercado. No porque esto le suponga una mayor cuota o un mayor impacto, sino porque suele traducirse en que se queda con casi todos los beneficios.

Los smartwatches llevan bastante tiempo en el mercado. PebbleI’m Watch, Sony, Samsung, LG, Google con su Android Wear. Todos llegaron antes. Muchos, incluso antes de los rumores sobre el lanzamiento del equipo de Apple (la mayoría apostamos por una televisión antes que por un reloj). No obstante, ninguno ha conseguido hacerse con el mercado. Ni siquiera el exitoso, llamativo y extraordinario Moto 360. Ahora, la industria, por el contrario, considera que el efecto llamada del Watch de la manzana revolucionará el mercado y que, a buen seguro, se cobrará unas cuantas víctimas por el camino.

Los analistas más pesimistas consideran que se venderán al menos 30 millones de relojes de la manzana durante los primeros doce meses y que esto permitirá un gran crecimiento de sus rivales (LG, Motorola y Samsung parecen los mejor colocados). Por eso vamos a presentar las alternativas al primer reloj inteligente de los de Cupertino.

Los primeros, los que os presentaremos hoy, serán aquellos que trabajan con Android Wear, la versión para dispositivos de este tipo del sistema operativo móvil más extendido y que al contar con el respaldo de Google es, hasta que Microsoft decida moverse, el rival más serio para Apple. Pero como el rango de precios del Watch se dispara hasta los 17.000€ también os traeremos (mañana) algunos relojes inteligentes nacidos al amparo del lujo.

  • Motorola Moto 360. Nacido durante el breve matrimonio entre Google y Motorola, es el máximo exponente del gran salto que ha dado la compañía de Illinois en los últimos meses. Su precio es muy llamativo (249€) pero lo mejor es su depurado diseño -sí, parece un reloj- la calidad de su panel, sus 512 MB de RAM, su procesador y la fluidez con la que mueve aplicaciones. Una buena autonomía (comparada con el equipo de Apple), resistencia al polvo y al agua y toda la potencia de Android Wear le avalan.

  • LG G Watch R. Hay una versión normal en plástico pero competir con Apple requiere siempre de los mejores materiales y una construcción premium así que nos quedamos con este equipo con caja de acero, correa de cuero, procesador a 1,2 GB y 512 MB de RAM y mucha más autonomía que sus rivales. Es tan bueno que hasta Audi ha decidido pedirle a los coreanos que construyan una versión compatible con sus coches. Su precio de 299€ vale hasta el último céntimo. Para nosotros, de largo el mejor Android.

  • ASUS Zenwatch. Con un diseño que nos recuerda poderosamente a las creaciones de Nixon, la compañía taiwanesa ha desarrollado un reloj con panel AMOLED y procesador Snapdragon -el estándar del mercado- que destaca por su resistente caja de acero inoxidable y un peso contenido (75 gramos es poco para un reloj aunque este sea inteligente). Resistente al polvo y el agua tiene un diseño innovador y buenos acabados con un precio muy competitivo (199€).

  • Samsung Gear 2 Neo. La apuesta de Samsung es un equipo equilibrado con procesador de dos núcleos, 512 MB de RAM y una autonomía en la media que destaca por su compatibilidad con la familia Galaxy y por su interfaz ligero. ¿Su pero? Su precio es similar a sus rivales pero sus acabados penalizan frente al otro modelo de la casa con Tizen.

  • Sony Smartwatch 3. El equipo japonés va por su tercera generación y destaca sobre los demás por su gama personalizable, por sus acabados sobresalientes, su funcionamiento fluido, su compatibilidad con el ecosistema de Sony y, sobre todo, por su maravillosa gestión de Android Wear. Es el más equilibrado gracias a sus opciones y a su excepcional precio: 230€. Por cierto, la experiencia de Sony ha hecho que pueda funcionar sin necesidad de llevar el smartphone encima. Una maravilla.

 

Android Wear, Google se pone guapo

 

 

Cuando todo el mundo está hablando sobre el sentido de los Galaxy Gear, el futuro (ahora absolutamente confirmado por las circunstancias) del iWatch de Apple o los wearables de Nike, Adidas, Fitbit, Pebble, etc., Google ha querido dar un golpe de efecto al mercado presentando su adaptación específica de Android para este tipo de dispositivos.

 

Así, el mismo día que se han hecho públicso el Moto 360 y el LG G Watch (tendremos que seguir de cerca la familia G de los coreanos), la empresa de Mountain View ha demostrado que su plataforma es perfectamente adaptable a cualquier dispositivo, incluido los codiciados relojes inteligentes.

 

Desarrollado a partir de la versión 4.2.2 -Kit Kat-, su interfaz está pensado para ser totalmente táctil y para permitirnos llegar a gran cantidad de información útil con sólo acariciar el panel y, lo que es mejor, modificar esa información en función del contexto en el que nos encontremos.

 

En cuanto a especificaciones, está pensado para trabajar con relojes redondos con una resolución de 320×320 o cuadrados de 280×280 y exige un hardware mínimo que incluya un chip de 2 núcleos, 512 MB de RAM, 4GB de memoria interna, Bluetooth de última generación (4.0 para conectarse al terminal) y varios sensores internos que, aunque nos parezcan básicos en un smartphone, son difíciles de incluir en un dispositivo de pulsera.

 

De momento, los de Mountain View han explicado que se trata de una versión inicial de un sistema operativo con unas «grandes posibilidades de mejora» por lo que, aunque ahora funcione simplemente como un mero «notificador» y permita hacer acciones muy restringidas por voz, se espera que a medio plazo (unos dos años) pueda llegar a ser casi un sustituto de la plataforma para tabletas y smartphones.

 

Pero por ahora, tendremos que «conformarnos» con un sistema de notificaciones sincronizado entre dispositivos y un conjunto de tarjetas contextuales que nos dará información sobre lo que nos rodea. Recopilar información a partir de sensores y ejecutar actividades más complejas son el objetivo de un entorno cada vez más completo que está pensado para llegar a más dispositivos (la duda es si quedará espacio para la «patina» que cada fabricante suele añadir sobre Android).

 

https://www.youtube.com/watch?v=0xQ3y902DEQ