Vodafone y Movistar, las telecos se actualizan

Son las dos empresas de telecomunicaciones de referencia no sólo en el Estado sino también en casi todos los mercados que participan. Suelen ofrecer los mejores terminales y pugnan entre ellas con tarifas prácticamente idénticas. Sin embargo, también son dos de las compañías que más reclamaciones sufren -según datos de la OCU- y, a su paso, dejan tantos amores como odios. Ambas, no obstante, después de mucho tiempo, se han dado cuenta de que su evolución va mucho más lenta que la de los fabricantes de terminales, tabletas y módems. Es por ello que tanto Vodafone como Movistar han decidido actualizarse.

Vodafone comercializa su primer módem en la nube…


Hemos oído hablar muchas veces de la nube: Amazon, GoogleMicrosoftApple empiezan a mostrar a sus millones de clientes las posibilidades de este tipo de soporte. Almacenar contenidos en la red para que sean disponibles en cualquier momento desde cualquier dispositivo. Movilidad absoluta. Independencia de los soportes físicos. Un sueño futurista que hace tan sólo 10 años era impensable para la mayoría de nosotros.

Ahora es la operadora inglesa la que acerca a sus usuarios su Disco en la Red. Se trata de un módem USB de alta velocidad con almacenamiento virtual que permite, además, que varios usuarios compartan sus contenidos.

Este producto, que según la propia empresa está pensado para facilitar el trabajo colaborativo en tiempo real en pequeñas empresas y autónomos, se caracteriza porque es el propio sistema el que realiza autoguardados y mantiene los datos encriptados y seguros. Entre las otras ventajas que nos propone Vodafone está la posibilidad de trabajar sin conexión -es suficiente con un disco duro convencional donde descargar los archivos- y que su instalación no requiere cableados o programas complejos.

Las tarifas, por el momento, se dividen en dos formatos: la de usuario, que será de 3 euros al mes, y la de administrador, con un coste de 5 euros y que incluye 20 gigas de capacidad para archivos compartidos y otros 8 para uso privado.

… y Movistar se rinde a la mensajería instantánea


Tantas veces como hemos tratado la nube y sus posibilidades en un futuro cercano, hemos hablado también de la mensajería instantánea y el cambio que supone en las empresas de telecomunicaciones. La primera que ha decidido enfrentarse a esta sangría en sus ingresos ha sido Movistar. Espoleada por las portabilidades que mes tras mes hacen que muchos de sus clientes se pasen a sus rivales -especialmente Yoigo, Orange y los operadores virtuales- la empresa española ha decidido simplificar sus tarifas y potenciar la contratación de paquetes «móvil más fijo».

En cualquier caso, el movimiento que más nos llama la atención desde aquí tiene que ver con los mensajes cortos. Todos los clientes que contraten  -o si ya la tienen basta con que llamen a Atención al Cliente- una tarifa de internet móvil tendrán gratis todos los SMS que envíen a cualquier número de cualquier operador a partir del 10 de noviembre. El objetivo es doble: atraer a los clientes de este tipo de tarifas de la competencia y hacer frente a aplicaciones multiplataforma como WhatsApp.

Todas las nuevas tarifas: tanto las de voz como los paquetes de voz e internet móvil se simplifican y rebajan sus cuantías con el objetivo de premiar a sus clientes fieles… evitar las migraciones y atraer a clientes de la competencia. Al fin y al cabo, como reza su nuevo presidente, Luis Miguel Gil Pérez, «nos equivocamos, como todo el mundo, pero tenemos la humildad suficiente para tratar de cambiar las cosas». La mala noticia para las dos grandes es que otros operadores más pequeños -como por ejemplo Euskaltel- tiene tarifas de 5 céntimos el minuto, sin permanencia… y te regalan 100 megas de internet móvil. Aún queda margen de mejora para todas las operadoras.

LTE, llega el internet móvil ultrarrápido

Primero fueron las conexiones WAP, luego llego el GPRS y el 3G, algunos modelos lanzaron versiones optimizadas 3GS… pero todos ellos ensombrecerán ante las aptitudes que han mostrado en las pruebas las redes LTE (Long Term Evolution), la nueva forma de conectarse a internet desde dispositivos móviles con una capacidad de transferir datos de 30 megabits por segundo -y con picos de hasta 100-.

De momento, sólo Vodafone, Movistar y Orange dispondrán de este tipo de redes -ahora en fase de pruebas en el Estado- aunque parece que todas las demás compañías vinculadas a estas -como por ejemplo Euskaltel- también podrán ofrecerla a sus clientes en un espacio de tiempo relativamente corto.

El lanzamiento precomercial está dirigido a empresas, Administraciones Públicas y «grandes clientes» que dispongan de dispositivos móviles con módems USB puesto que todavía no hay en el mercado terminales que soporten estas velocidades. Los rumores de los nuevos Galaxy, Motorola y iPhone apuntan a que lo harán pero, de momento, se quedan en rumores.

Telefónica anunció la semana que ha escogido Barcelona y Madrid para hacer sus pruebas; Vodafone ha tomado de laboratorio esas dos mismas ciudades y Málga; por último, Orange se estrenará en Barcelona y Valencia.

Todas las empresas utilizarán la banda de 2,6 GHz cuyo espectro se subastó en julio a pesar de que la óptima -y la que se emplea en otros países- es la de 800 Mhz, si bien esta no estará operativa en el Estado hasta, por lo menos, 2014.

De momento, la entrada de las redes LTE se antojan un paso imprescindible en la exigente Agenda Digital Europea que tiene como uno de sus objetivos ofrecer 30 megas a toda la población de la Unión en 2020. Telefónica se ha mostrado especialmente optimista en la inversión siempre y cuando se tenga en cuenta lo que ellos llaman «mercado de doble cara» o, lo que es lo mismo, que cada usuario y cada empresa en la red pague en proporción a su consumo -lo que afecta directamente a grandes proveedores de servicios como Google y Facebook- para poder tener un retorno óptimo de su inversión.

A este respecto las operadoras mostraron a la Comisión Europea 11 propuestas para un «modelo sostenible» en el que muestran datos como que sólo el 30% de los datos de teléfonos inteligentes usan sus redes ya que la mayoría se aprovechan de las redes WiFi y las fijas. Además, expresaron su malestar con servicios como Whatsapp que canibalizan gran parte de los recursos de las conexiones y que, además, les atacan a una parte fundamental de su negocio: la mensajería.

NFC, ¿te pago con dinero o con el teléfono?

Los adictos a los smartphones y teléfonos móviles en general están de enhorabuena. Google ha anunciado que creará un servicio de pago por móvil sin contacto, o lo que es lo mismo, un sistema basado en tecnología NFC -Near Field Communication- que permitirá a los clientes equipados con un teléfono compatible utilizar su terminal para realizar micropagos como si de una tarjeta bancaria se tratara.

En la actualidad no hay muchos equipos que incorporen esta capacidad, de hecho el Google-Samsung Nexus S es de los pocos que la llevan. No obstante, otros fabricantes como Nokia o RIM ya han anunciado que la implementarán en sus próximos modelos.

Las primeras pruebas con este sistema de pago se llevarán a cabo -cómo no- en Nueva York y San Francisco, motivo por el cual, la empresa californiana financiando la instalación de terminales compatibles con esta tecnología. Según Google, la ausencia de estos equipos es la que frena la expansión de este modo de pago. Curiosamente, Apple ha descartado la implementación del estándar NFC en el próximo iPhone y parece resistirse a ello hasta la llegada de la sexta generación.

Square, la otra apuesta

Pero Google y Apple no son las únicas empresas que debaten a este respecto. Jack Dorsey, fundador de Twitter, no quiere quedarse a la zaga y ha lanzado un startup al que ha llamado Square: la propuesta consiste en un pequeño lector de tarjetas que se incorpora al iPhone, iPad o cualquier terminal Android para convertirlos en dispositivos que acepten y permiten la realización de transacciones y transferencias. Su objetivo es revolucionar el sistema de micropagos en Estados Unidos. Lo define como «ideal para la pequeña tienda de la esquina o para saldar deudas entre amigos».

Pero Dorsey no está sólo en esta aventura y, como publican en [Enlace roto.], inversores de Google, Twitter y FourSquare apuestan también por esta tecnología. En cualquier caso, Verifone, VISA y iCharge, entre otros, ya han anunciado competencia.

La situación en el Estado


Pero la tecnología NFC no es sólo competencia de Estados Unidos. En Sitges 1.500 consumidores y 500 establecimientos participan en una prueba piloto llevada a cabo por Telefónica, La Caixa y la propia VISA. Para Diana Caminero, responsable de NFC de Telefónica, el objetivo de la prueba es «validar si realmente hay interés en este tipo de servicios. De momento la respuesta es muy positiva y la gente comenta lo sencillo y rápido que es».

Según la teleco, en 2013 el 30% de los móviles podrían equipar esta tecnología para la que no es necesaria la conexión a Internet. Basta con un chip NFC integrado con la tarjeta SIM y sincronizada con la tarjeta de crédito. Una vez hecha la compra será suficiente acercar el teléfono a unos tres centímetros del terminal NFC para realizar la transacción.

De momento, Vodafone, Movistar y Orange han llegado a un acuerdo para desarrollar e instalar la tecnología en el Estado bajo un mismo estándar que facilite su uso y comprensión a los consumidores.

Según una noticia publicada en el [Enlace roto.] el empleo de esta u otras herramientas para realizar micropagos se está convirtiendo en un modo de reducir la llamada «brecha digital» en continentes como África, donde el uso de SMS para llevarlos a cabo está «bastante» extendido.

Web TV, la nueva generación

Si acabas de comprar una televisión que te permite acceder a Internet y dudas entre las diferentes plataformas de televisión de pago o gratuitas que hay disponibles… no descartes el futuro: WebTV. Enormes catálogos de películas y aplicaciones especialmente desarrolladas para el «rey» del salón. Sólo necesitas un cable de red y una entrada HDMI… y un buen sofá para disfrutar de todo ello. Aquí tienes algunas de las mejores ofertas del mercado.

  • Blusens Web:TV: la empresa gallega nos propone un pequeño dispositivo que sirve de sintonizador de televisión HD, reproductor multimedia y equipo de acceso a Internet. Esto nos permite acceder tanto al videoclub de Blusens como usar su navegador. Equipado con dos puertos USB, podemos reproducir o gravar contenidos directamente de la televisión para luego emitirlo streaming a cualquier otro equipo del hogar. Para acceder a su catálogo -que ofrece unos mil títulos por precios que van desde 0,99 hasta 2,99€- sólo tenemos que registrarnos desde un PC y pagar los 149€ que cuesta este dispositivo.
  • Dlink Boxee Box: desde Taiwán nos llega Boxee. Nacida originariamente como una aplicación para la XBox, este producto se ha desarrollado más allá y ahora nos oferta integración con redes sociales -Facebook, Twitter, Buzz, Tumblr y Flickr-, el acceso a canales RSS, u otras aplicaciones creadas específicamente para Boxee como FHM TV, Wired o NBA. Como en el caso del Web:TV de Blusens, dispone de una entrada Ethernet, dos puertos USB y una ranura de expansión SD, además de un mando a distancia Qwerty. Al tener navegador integrado, podemos entrar libremente por la red, aunque tiene limitaciones como la ausencia de contenidos en castellano o la ventana única de su navegador. Su precio, 229€ nos muestra que en Taiwán saben cuál es el camino que parece seguirá la TV los próximos años.
  • Vodafone Internet TV: la multinacional británica nos oferta un producto de WyPlay sin disco duro -el original sí lo equipa, y han equipado con interfaz más sencillo. El Internet TV Center de Vodafone equipa, además, un sintonizador de TDT, un media centre y acceso a servicios online exclusivos. Sólo tiene un puerto USB que nos permite la grabación y reproducción desde un disco duro externo, además de una ranura para canales de pago -C1-. Sus servicios en línea son, de momento, bastante modestos, aunque es gratuito para aquellos que quieran la máxima velocidad ADSL de Vodafone -20 Mb por 25€ al mes más otros 15€ por cuota de línea-.
  • Videoclub Movistar: la otra posibilidad de una teleco viene de la mano de Telefónica. Por 49,90€ al mes, los clientes del plan dúo ADSL de Movistar pueden acceder a un servicio pensado, principalmente, en el alquiler de películas. Además, también reproduce contenidos desde cualquier dispositivo conectado a su puerto USB o compatible con DLNA. Admite casi todos los formatos de vídeo, aunque su acceso a la red se limita sólo al videoclub. El catálogo es el mismo que el de Imagenio y los precios oscilan desde los 3€ de algunas películas, los 6€ de conciertos, 0,50 de documentales y 1€ por cada episodio de series. Si la conexión del usuario es de 10 Mb, podrá acceder a contenidos en 1.080 HD.
  • Sony SMP-N100: a pesar de costar sólo 129€, el dispositivo de Sony tiene una de las mejores ofertas del mercado. A los contenidos a la carta que ofrecen algunas cadenas como La Sexta Tres o Antena 3 se suman los de Internet Bravia y Qriocity -previo registro a través de un PC-. Tiene conexiones de HDMI, vídeo por componentes, audio RCA, audio óptico, Ethernet, Wifi y es compatible con el estándar DLNA para archivos multimedia. También dispone de puerto USB para la transimisión de archivos de vídeo desde otros dispositivos. Una muy buena opción.
  • Apple TV: como casi todos los dispositivos que tienen gravada una manzana en su carcasa, tiene todo lo bueno y lo malo de Apple. Por 119€ y una memoria de almacenamiento de 8 gigas (reducida respecto a la versión anterior), el dispositivo enlaza el televisor con iTunes. Ello te abre una gran oferta de series, películas -ambas en HD- y música, además de a toda la librería del usuario. Pero también tiene todo lo malo de Apple: la imcompatibilidad con formatos AVI y DIVx -si bien se pueden reproducir desde cualquier BluRay-. Para hacerlo más espectacular, como mando a distancia se puede usar el del equipo o  un iPad, iPod Touch o iPhone. Destaca el tiempo que se tiene para ver los contenidos, 30 días desde su compra o 48 horas desde el inicio de la reproducción.
  • Digital Plus: aunque no es propiamente dicho Web TV, y como refleja la noticia publicada en el [Enlace roto.], este videoclub se presenta como una buena alternativa a las anteriores. Permite acceder a un amplio catálogo de películas y series -en alta definición y formato «normal»- durante 30 días después de la compra del título o capítulo. Como en otros casos, el usuario puede visualizar el contenido en un periodo de dos días desde la primera reproducción y los precios estarán entre los 1,99€ de los capítulos de los seriales hasta los 4,99€ de los estrenos cinematográficos en alta definición. Su punto fuerte, el acuerdo entre la genial HBO y la plataforma de PRISA.