Healthbox, Under Armour y HTC quieren unir ejercicio y nutrición

Under Armour es la empresa deportiva de moda. En su mercado doméstico, Estados Unidos, ya es la compañía dominante solo por detrás de Nike y sus últimos movimientos la colocan en un lugar de privilegio en otros países. Su plataforma social Under Armour Connected Fitness es la mayor del planeta gracias a un ecosistema que incluye aplicaciones deportivas y de nutrición (Endomondo y MyFitness Pal destacan sobre manera) con millones de usuarios únicos.

HTC, fabricante taiwanés de hardware, destaca por su gran capacidad para plasmar a la perfección los diseños de producto de terceros. Algunos de sus equipos ensamblados para Google (Nexus) son muy respetados tanto por consumidores como por analistas y aunque lleva años en la cuerda floja -el sector móvil es un pozo sin fondo para la mayoría de los fabricantes- es uno de los partners más respetados en el negocio tecnológico.

Por eso, en el CES de Las Vegas más deportivo, sano y vestible hasta la fecha, el matrimonio entre ambos no solo no ha extrañado a nadie sino que ha arrancado el aplauso de los asistentes y los inversores. El bebé que han creado, llamado HealthBox, es una solución integral que monitoriza actividad, ejercicio, sueño y nutrición de una forma ingeniosa y, sobre todo, muy diferente.

El paquete incluye una pulsera de actividad física (llamada UA Band), una banda de ritmo cardiaco (UA Heart Rate) y una báscula inteligente (UA Scale). Sobre el papel nada que no ofrezcan otros fabricantes como FitBit, sin embargo, el factor diferencial es que mientras que FitBit ofrece una plataforma personal de medición de actividad, la dupla HTC-Under Armour cuenta con todo el conjunto de programas que permite una evolución real hacia una vida más sana.

La pulsera monitoriza el sueño y lo que nos movemos a diario, se conecta de modo automático al smartphone (por si no queremos mirar los datos directamente en ella, y cuenta con un acabado en poliuretano sobresaliente.

La banda de pecho pretende controlar mejor el ritmo cardiaco. Los ingenieros coinciden en que la calidad de medición de los sensores en pulseras no es tan alta como la de las bandas de pecho. Por último, la báscula no solo realiza un seguimiento de nuestro IMC, peso, nivel de grasa y masa muscular sino que permite aunar esos datos a los de MyFitness Pal y conseguir una información nutricional más precisa aunándolo a nuestra actividad.

Con un precio de preventa de 400 dólares en Estados Unidos -puede parecer mucho pero no lo es más que comprar los dispositivos por separado de otro fabricante especializado-, HTC anunció recientemente la posibilidad de comprar cada uno de ellos individualmente en función e las necesidades de cada deportista.

Endomondo y MyFitnessPal, la dupla perfecta de Under Armour

Una de nuestras marcas deportivas fetiche por la alta carga tecnológica de sus productos es Under Armour. En los últimos tiempos ha ganado relevancia en el mercado –[Enlace roto.]– por su forma tan poco convencional de hacer las cosas: desde el nombre de sus embajadores más relevantes (Gisele Bündchen, Dwayne Johnson o deportistas como el MVP de la NBA Stephen Curry, el tenista Andy Murray, el golfista Jordan Spieth, la esquiadora Lindsey Vonn, el jugador de fútbol americano Tom Brady o la leyenda de la natación Michael Phelps) hasta la forma en la que introduce sus productos en películas o eventos deportivos.

Sin embargo, hoy no nos vamos a centrar en ningún producto sino en dos aplicaciones para smartphones que adquirió a principios de este año y que además de ser complementarias entre sí son muy interesantes para cualquier deportista: Endomondo y MyFitnessPal.

Endomondo, gestiona tu deporte

Casi todas las aplicaciones de running disponibles en el mercado tienen una «tara» en común: solo sirven para gestionar nuestros entrenamientos a pie o, como mucho, aquellos que hagamos en bici -cross training-. Sin embargo, si queremos registrar o contabilizar cualquier otro tipo de entrenamiento que llevemos a cabo como nadar, trabajo en el gimnasio o cualquier otro deporte que practiquemos ocasionalmente, esa actividad queda en el limbo.

Endomondo, por el contrario, permite monitorizar -gadget mediante- cualquier actividad que hagamos outdoor e introducir manualmente cualquier otra de interior (es compatible con algunas máquinas de gimnasios, por cierto). Por supuesto, es compatible con pulsómetros y bandas Bluetooth y gracias a esos datos de movimiento y pulsaciones (además de la edad, sexo, peso y altura) nos devuelve una serie de datos con las que analizar nuestra actividad. La faceta social es obligada y permite compartir y «cotillear» las actividades de nuestros amigos.

Para los que esto sea insuficiente, Endomondo también dispone de una versión de pago (5,99€ al mes o 25,99€ todo el año) que incluye planes de entrenamiento específicos en función de nuestros objetivos (por distancia y tiempo) y nos da datos más completos -diarios, semanales, mensuales y anuales- de nuestra actividad física. 25 millones de usuarios activos lo avalan.

MyFitnessPal, no solo es lo que entrenas

Conocedores del deporte como algo más allá de una actividad que nos ocupa unas horas al día (requiere constancia y adecuar otras facetas de nuestro día a día como la nutrición y el descanso) la empresa americana también decidió adquirir MyFitnessPal para redondear su ecosistema de aplicaciones -lo han llamado UnderArmour Connected Fitness y también incluye UARecord y MapMyFitness-.

En este caso se trata del contador de calorías con la base de datos de alimentos más grande del mercado: más de 4.000.000. Desde su nacimiento se desarrolló como un programa en el que incluir los alimentos y cantidades ingeridos tenía que ser rápido e intuitivo (si no lo es no se tarda en dejar de utilizarlo).

Permite crear una lista de alimentos «favoritos» además de las variantes de cada plato (cómo lo cocinamos nosotros, no el genérico); es capaz de reconocer el contenido calórico de un producto con solo escanear su código de barras y se encarga de registrar los nutrientes principales de nuestra ingesta: grasas, proteínas, carbohidratos, azúcares, fibra, etc. así como el colesterol o las calorías del mismo.

Con todo ello, permite cruzar los datos con otras aplicaciones deportivas de modo que podremos adecuar nuestra ingesta a nuestra actividad física. La lista es bastante amplia: 350 ejercicios que incluyen entrenamiento muscular y cardiovascular incluidas series o repeticiones. Todo ello adecuándolo a nuestro perfil personal: edad, altura, peso, quema diaria de calorías en nuestro trabajo (soporta los datos de la app Salud del iPhone, por ejemplo) para conseguir un objetivo realista y controlar qué estamos comiendo.

De esta forma, lo que comenzó siendo una herramienta para adelgazar se ha convertido en una aplicación que nos permitirá saber cuándo estamos comiendo por encima o por debajo de lo que demanda nuestro cuerpo en función de nuestros entrenamientos. Solo necesitaremos el consejo de un especialista y un poco de sentido común para enfocar nuestra dieta y tener una vida sana.